Día D

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Ritchie R. R. Chaidez
Publicado el 22 mayo 2024
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, italiano, portugués
X
Attacking Omaha Beach (by Robert F. Sargent, Public Domain)
Atacando la playa Omaha
Robert F. Sargent (Public Domain)

El Día D fue el primer día de la llamada «operación Overlord», el ataque aliado a la Europa Occidental ocupada por los alemanes, que comenzó en las playas de Normandía, Francia, el 6 de junio de 1944. Principalmente tropas estadounidenses, británicas y canadienses, con apoyo naval y aéreo, atacaron cinco playas, desembarcando unos 135.000 hombres en un día considerado ampliamente como uno que cambió la historia.

¿Dónde atacar?

La operación Overlord, que pretendía atacar una Europa ocupada comenzando con un desembarco anfibio en el noroeste de Francia, Bélgica u Holanda, llevaba planeándose desde enero de 1943, cuando los líderes aliados acordaron la concentración de tropas británicas y estadounidenses en Gran Bretaña. Los Aliados no estaban seguros de dónde desembarcar exactamente, pero los requisitos eran simples: una travesía marítima lo más corta posible y al alcance de la cobertura de los cazas Aliados. Un tercer requisito era tener un puerto importante cerca, que pudiera ser capturado y utilizado para desembarcar más tropas y equipos. La mejor opción parecía ser Normandía, con sus playas llanas y el puerto de Cherburgo.

Eliminar publicidad
Publicidad

El Muro del Atlántico

El líder de la Alemania nazi, Adolf Hitler (1889-1945), llamó a su línea defensiva occidental «el Muro Atlántico». Tenía lagunas, pero presentaba una impresionante cadena de fortificaciones a lo largo de la costa desde España hasta los Países Bajos. La construcción de baterías de artillería, redes de búnkeres y puestos de observación habrían comenzado en 1942.

UNA FLOTA ALIADA DE 7.000 BUQUES PARTIÓ DE VARIOS PUERTOS DE LA COSTA SUR INGLESA.

El alto mando alemán sabía que se produciría un ataque, pero no dónde. Los Aliados invirtieron muchos esfuerzos en inteligencia de distracción para hacer creer al enemigo que la invasión se produciría en cualquier lugar excepto en Normandía. El favorito que resultó ser bastante erróneo fue el engaño de que Calais sería la zona de desembarco. Muchos comandantes alemanes pensaron que el Paso de Calais era la opción más obvia, ya que era la más cercana a Gran Bretaña. En consecuencia, esta zona era la mejor defendida. Los Aliados aprovecharon otra de las convicciones del enemigo: que el general estadounidense George Patton (1885-1945), conocido por sus tácticas agresivas, comandaría el asalto del Día D. Los Aliados utilizaron a Patton y a un grupo de ejército totalmente ficticio como pista falsa. Incluso cuando comenzó el Día D, los mandos alemanes no estaban seguros de que Normandía no estuviera siendo objeto de un ataque de distracción mientras se producía la verdadera invasión en otro lugar. Para mantener en secreto el plan y la concentración de tropas, no se permitió a nadie salir de Gran Bretaña sin autorización, incluidos los diplomáticos.

Eliminar publicidad
Publicidad

German Atlantic Wall Defences
Defensas alemanas: el Muro Atlántico
Bundesarchiv, Bild 101I-263-1591-07A / Valtingojer (CC BY-SA)

El mariscal de campo Gerd von Rundstedt (1875-1953), comandante en jefe del ejército alemán en el oeste, creía que sería imposible detener una invasión en la costa y que, por tanto, sería mejor mantener el grueso de las fuerzas defensivas como reserva móvil para contraatacar contra las cabezas de playa enemigas. El Mariscal de Campo Erwin Rommel (1891-1944), comandante del Grupo de Ejércitos B, no estaba de acuerdo y consideraba esencial detener cualquier invasión en las propias playas. Además, Rommel creía que la superioridad aérea aliada dificultaría gravemente los movimientos de las reservas. Hitler estaba de acuerdo con Rommel, por lo que los defensores se desplegaron allí donde las fortificaciones eran más débiles. Rommel mejoró las defensas estáticas y añadió estructuras de acero antitanque a todas las playas más grandes. Al final, Rundstedt recibió una reserva móvil, pero el compromiso debilitó ambos planes de defensa. A las fuerzas armadas alemanas tampoco les ayudó su confusa estructura de mando, que significaba que Rundstedt no podía recurrir a ningún blindado (pero Rommel, que dependía directamente de Hitler, sí podía), y ninguno de los dos comandantes tenía control alguno sobre las fuerzas navales y aéreas disponibles ni sobre las baterías costeras controladas por separado. No obstante, las defensas se reforzaron alrededor de las defensas más débiles de Normandía hasta alcanzar la impresionante cifra de 31 divisiones de infantería más 10 divisiones acorazadas y 7 divisiones de infantería de reserva. El ejército alemán tenía otras 13 divisiones en otras zonas de Francia. Una división alemana estándar tenía una fuerza completa de 15.000 hombres.

LAS FUERZAS AÉREAS ALIADAS EFECTUARON 15.000 SALIDAS EL DÍA D.

Muchas de las divisiones alemanas no eran tropas de choque, sino soldados inexpertos, que pasaban más tiempo construyendo defensas que en el vital entrenamiento militar. Había una lamentable falta de materiales para el sueño de Hitler del Muro Atlántico, que era en realidad algo así como un queso suizo, con algunas zonas fuertes, pero muchos agujeros. El ejército alemán no disponía de suficientes minas, explosivos, hormigón o mano de obra para proteger mejor la costa. Al menos un tercio de las posiciones de cañones seguían sin protección de casamatas. Muchas instalaciones no eran a prueba de bombas. Otra debilidad grave era el apoyo naval y aéreo. La armada solo disponía de 4 destructores y 39 S-boats, mientras que la contribución de la Luftwaffe (Fuerza Aérea Alemana) era igualmente mísera, con solo 319 aviones operando en los cielos cuando se produjo la invasión (aumentando a 1.000) en la segunda semana.

Eliminar publicidad
Publicidad

De Neptuno a Normandía

El Comandante Supremo de la fuerza de invasión aliada era el General Dwight D. Eisenhower (1890-1969), que había estado al mando de las operaciones aliadas en el Mediterráneo. El comandante en jefe de las fuerzas terrestres de Normandía (39 divisiones en total) era el experimentado general Bernard Montgomery (1887-1976). Al mando del elemento aéreo estaba el Mariscal Jefe del Aire Trafford Leigh Mallory (1892-1944) y del elemento naval el Almirante Bertram Ramsay (1883-1945).

Allied D-Day Landings of WWII, June 1944
Desembarco aliado del Día D de la Segunda Guerra Mundial, junio de 1944
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Los preparativos para Overlord se llevaron a cabo durante los meses de abril y mayo de 1940, cuando la Royal Air Force (RAF) y la United States Air Force (USAAF) bombardearon sin descanso los sistemas de comunicaciones y transporte de Francia, así como las defensas costeras, los aeródromos, los objetivos industriales y las instalaciones militares. En total, se llevaron a cabo más de 200.000 misiones para debilitar al máximo las defensas nazis y prepararlas para las tropas de infantería que estaban a punto de participar en el mayor movimiento de tropas de la historia. La Resistencia francesa también desempeñó su papel en la preparación volando líneas de tren y sistemas de comunicación que asegurarían que los defensores no pudieran responder eficazmente a la invasión.

La flota aliada, compuesta por 7.000 buques de todo tipo, partió de puertos de la costa sur inglesa como Falmouth, Plymouth, Poole, Portsmouth, Newhaven y Harwich. En una operación bautizada con el nombre en clave de «Neptuno», los buques se reunieron frente a Portsmouth, en una zona denominada «Piccadilly Circus», como el concurrido cruce de carreteras londinense, y luego se dirigieron a Normandía y a las zonas de asalto. Al mismo tiempo, planeadores y aviones se dirigieron a la península de Cherburgo, en el oeste, y a Ouistreham, en el extremo oriental del desembarco previsto. Los paracaidistas de las 82ª y 101ª Divisiones Aerotransportadas estadounidenses atacaron por el oeste para intentar cortar Cherburgo. En el extremo oriental de la operación, los paracaidistas de la 6ª División Aerotransportada británica tenían como objetivo asegurar el puente Pegasus sobre el canal de Caen. Otras tareas de las unidades de paracaidistas y planeadores consistían en destruir puentes para obstaculizar al enemigo, retener otros necesarios para el avance de la invasión, destruir emplazamientos de cañones, asegurar las salidas de las playas y proteger los flancos de la invasión.

Eliminar publicidad
Publicidad

Las Playas

El ataque anfibio se fijó para el amanecer del 5 de junio, ya que la luz del día era un requisito para contar con el apoyo aéreo y naval necesario. El mal tiempo provocó un aplazamiento de 24 horas. Poco después de medianoche, las primeras oleadas de 23.000 paracaidistas británicos y estadounidenses desembarcaron en Francia. Los paracaidistas estadounidenses que cayeron cerca de Sainte-Mère-Église se aseguraron de que esta fuera la primera ciudad francesa liberada. A partir de las 3 de la madrugada, comenzaron los bombardeos aéreos y navales de la costa de Normandía, que solo cesaron 15 minutos antes de que las primeras tropas de infantería desembarcaran en las playas a las 6:30 de la mañana.

British Troops, D-Day
Tropas Británicas, Día D
Imperial War Museums (CC BY-NC-SA)

Las playas seleccionadas para los desembarcos se dividieron en zonas, cada una de las cuales recibió un nombre en clave. Las tropas estadounidenses atacaron dos, el ejército británico otras dos y la fuerza canadiense la quinta. Estas playas y las tropas asignadas a ellas fueron (de oeste a este):

  • Playa Utah - 4ª División de Infantería de EE.UU., 7º Cuerpo de EE.UU. (1er Ejército de EE.UU. al mando del Teniente General Omar N. Bradley)
  • Playa Omaha - 1ª División de Infantería de EE.UU., 5º Cuerpo de EE.UU. (1º Ejército de EE.UU.)
  • Playa Gold - 50ª División de Infantería Británica, 30º Cuerpo Británico (2º Ejército Británico al mando del Teniente General Miles C. Dempsey)
  • Playa Juno - 3ª División de Infantería Canadiense (2º Ejército Británico)
  • Playa Sword - 3ª División de Infantería Británica, 1er Cuerpo Británico (2º Ejército Británico)

Además, los 2º US Rangers debían atacar la sólida defensa de Pointe du Hoc entre Utah y Omaha (aunque resultó que los cañones nunca se habían instalado allí), mientras que unidades del Cuerpo de Marines Reales del Reino Unido atacaron objetivos en Gold, Juno y Sword.

Eliminar publicidad
Publicidad

La RAF y la USAAF (fuerzas aéreas de Reino Unido y Estados Unidos respectivamente) siguieron protegiendo a la flota de invasión y asegurándose de que cualquier contraataque terrestre enemigo se enfrentara a un ataque aéreo. Como los Aliados podían poner en el aire 12.000 aviones en esta fase, el contraataque aéreo de la Luftwaffe era penosamente inadecuado. Solamente en el Día D, las fuerzas aéreas aliadas efectuaron 15.000 salidas, frente a las 100 de la Luftwaffe. Ni un solo avión aliado se perdió por fuego enemigo el Día D.

Utah

Los LSI (Landing Ships, Infantry; buques de desembarco de infantería) de fondo poco profundo desembarcaron tropas en la playa, y los hombres tuvieron que sobrevivir a las minas y al fuego enemigo. Se dispararon bombas de humo para ocultar la playa y los hombres vadearon los últimos 300 metros hasta llegar a la orilla. Los LSI habían desembarcado una milla más al sur de lo previsto, pero gracias a ello evitaron la mayor parte de las defensas y al mediodía la playa había quedado despejada y solo habían muerto seis hombres; durante el día se perdieron unos 200. El Día D desembarcaron ahí 23.250 soldados. Utah había sido fácil, pero al lado, en Omaha, se estaba desarrollando un drama totalmente diferente.

Pursuit Tank, Normandy Landings
Tanque de persecución, Desembarco de Normandía
Imperial War Museums (CC BY-NC-SA)

Omaha

Establecer una cabeza de playa en Omaha fue la dura tarea encomendada a la experimentada 1ª División de infantería estadounidense, apodada «la Gran Roja» por el parche de ese color que llevaban en el hombro. La defensa era sólida y contaban con dos ventajas: un alto acantilado y toda una división adicional estacionada allí para un ejercicio de entrenamiento. Desde el primer momento, las tropas estadounidenses se vieron afectadas por el fuerte oleaje, que dificultó aún más el desembarco. En los 200 buques de asalto, los hombres, cuando no se mareaban en ellos, se veían obligados a utilizar sus cascos para achicar agua frenéticamente. 27 de los 96 tanques se perdieron inmediatamente al ser liberados demasiado lejos de la costa. Casi toda la primera oleada de piezas de artillería se perdió de la misma manera. 13 de las 16 topadoras, destinadas a derribar los obstáculos enemigos, se perdieron. Los defensores pudieron utilizar sus fortines y emplazamientos de cañones para establecer un fulminante fuego cruzado contra los atacantes. Las cosas mejoraron para las tropas estadounidenses cuando las defensas costeras fueron bombardeadas por la marina y la fuerza aérea. Los hombres y el equipo siguieron llegando, pero estaban sometidos a un intenso fuego de las baterías, ametralladoras y morteros de los defensores. Varias lanchas de desembarco volaron por los aires, incluida una en la que viajaban los oficiales de la compañía. Los hombres que se encontraban en la playa estaban inmovilizados y no podían avanzar ni retroceder, protegidos únicamente por el humo tendido para cubrirse y por los obstáculos o restos de la playa a los que podían llegar. Había sido una decisión equivocada del comandante de asalto no llevar más tanques como las fuerzas británicas y canadienses en otros lugares. Después de tres horas, aún no se había ganado una ruta para salir de la playa. Se detuvo el desembarco de más materiales y hombres.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los ingenieros reunieron el equipo que pudieron y empezaron a abrir caminos a partir de los restos de hombres y máquinas que ahora era la playa de Omaha. Los defensores no tenían reservas (y no se pudo traer ninguna porque estaban ocupados con los paracaidistas que causaban estragos detrás de las líneas principales). Por su número y determinación, las tropas estadounidenses se hicieron finalmente con el control de la playa al anochecer. El Día D desembarcaron en Omaha casi 34.000 soldados, con 2.200 bajas.

Gold

En las playas asignadas a las fuerzas británicas y canadienses, los tanques Sherman con tripulaciones bien entrenadas atacaron los fortines, mientras que los tanques Crab eliminaban las minas para crear carriles seguros en la playa. Todavía se enfrentaban a la artillería en Gold, ya que el bombardeo naval y aéreo no había aniquilado todas estas posiciones. Las minas de la playa también acabaron con muchos de los carros de combate antes de que su número despejara el camino. Los carros y vehículos blindados destrozados se convirtieron entonces en valiosos puntos de socorro para las unidades de infantería que se arremolinaban en la playa. Al oeste, los cañones de Le Hamel causaron estragos hasta que quedaron fuera de combate a media tarde. El Día D, 24.970 soldados desembarcaron en Gold con 400 bajas.

Armoured Column, Normandy Landings
Columna blindada, Desembarco de Normandía
Imperial War Museums (CC BY-NC-SA)

Juno

Las tropas canadienses que atacaron Juno también se enfrentaron a un mar embravecido y al fuego mortífero de los defensores. La marea y el litoral rocoso hicieron necesaria una buena sincronización y expusieron las embarcaciones al fuego enemigo. En una oleada, 20 de las 24 embarcaciones quedaron fuera del agua. Los bulldozers pudieron desembarcar y despejar la playa de obstáculos. Una combinación de tanques e ingenieros con explosivos derribó constantemente los cañones defensivos. Al mediodía, las tropas avanzaban hacia el interior. El Día D desembarcaron en Juno 21.400 soldados, con 1.200 bajas.

Sword

Aquí, en el extremo oriental de la invasión, la flota estaba al alcance de los poderosos cañones de El Havre. Los buques de guerra aliados tenían sus propios cañones, que se utilizaron para bombardear las defensas y los cañones de El Havre. Al abrigo del humo, los tanques se dirigieron primero a los puntos de salida preasignados y atacaron los emplazamientos de los cañones. La infantería les siguió bajo la habitual lluvia de ametralladoras y morteros. A las 11:00 a.m., las tropas aliadas avanzaban más allá de la cabeza de playa. El Día D, 28.845 soldados desembarcaron en Sword con 630 bajas.

Relleno de la Normandía

Al final del Día D, se habían desembarcado 135.000 hombres y se habían producido relativamente pocas bajas: unos 5.000 hombres. Hubo algunos errores graves, sobre todo la dispersión desesperada de los paracaidistas (solo el 4% de la 101ª División Aérea estadounidense fue lanzada en la zona prevista), pero, en todo caso, esto causó aún más confusión entre los comandantes alemanes sobre el terreno, ya que parecía que los Aliados atacaban en todas partes. Los defensores, superando la desventaja inicial de que muchos comandantes de zona se encontraban en una conferencia estratégica en Rennes, acabaron organizándose para contraatacar, desplegando sus reservas y trayendo tropas de otras partes de Francia. Fue entonces cuando la resistencia francesa y los bombardeos aéreos se volvieron cruciales, obstaculizando seriamente el esfuerzo del ejército alemán por reforzar las zonas costeras de Normandía. Los comandantes de campo alemanes querían retirarse, reagruparse y atacar con fuerza, pero, el 11 de junio, Hitler ordenó que no hubiera retirada.

Mulberry Harbour, D-Day
Puerto Mulberry, Día D
Imperial War Museums (CC BY-NC-SA)

Todas las playas de invasión originales se unieron a medida que los Aliados avanzaban hacia el interior. Para ayudar a los miles de soldados que seguían el ataque inicial, se construyeron dos puertos flotantes artificiales. Con el nombre en clave de «Mulberries», estaban situados frente a las playas de Omaha y Gold y se construyeron con 200 unidades prefabricadas. El 20 de junio se produjo una tormenta que destruyó el puerto Mulberry frente a Omaha, pero el de Gold seguía operativo y permitía desembarcar unas 11.000 toneladas de material cada 24 horas. El otro problema para los Aliados era cómo suministrar a miles de vehículos el combustible que necesitaban. La solución a corto plazo, bautizada con el nombre en clave de «Tombola», consistía en que los buques cisterna bombeasen combustible a los tanques de almacenamiento en tierra, utilizando tuberías con boyas. La solución a más largo plazo se llamó PLUTO (Pipeline Under the Ocean; oleoducto bajo el océano), un oleoducto bajo el Canal de la Mancha hasta Cherburgo a través del cual se podría bombear el combustible. Cherburgo fue tomada el 27 de junio y se utilizó para enviar más tropas y suministros, aunque los defensores habían hundido barcos para bloquear el puerto y tardaron unas seis semanas en despejarlo por completo.

La Operación Neptuno (la primera fase del desembarco) finalizó oficialmente el 30 de junio. Desde el Día D se habían desembarcado unos 850.000 hombres, 148.800 vehículos y 570.000 toneladas de suministros y material. La siguiente fase consistía en expulsar a los ocupantes de Normandía. Los defensores no solo tenían problemas logísticos, sino también de mando, ya que Hitler sustituyó a Rundstedt por el mariscal de campo Günther von Kluge (1882-1944) y advirtió formalmente a Rommel que no fuera derrotista.

Las secuelas: La campaña de Normandía

A principios de julio, los Aliados, que no habían llegado más al sur que a unos 32 km de la costa, estaban por detrás de lo previsto. El mal tiempo limitaba el papel de la aviación en el avance. Las fuerzas alemanas utilizaban bien el campo para frenar el avance aliado: innumerables campos pequeños rodeados de árboles y setos que limitaban la visibilidad y hacían que los tanques fueran vulnerables a las emboscadas. Caen estaba firmemente defendida y fue necesario que los bombarderos aliados arrasaran la ciudad el 7 de julio. Las tropas alemanas se retiraron, pero aún conservaban la mitad de la ciudad. Los aliados perdieron unos 500 carros de combate en su intento de tomar Caen, vital para cualquier avance hacia el sur. El avance hacia Avranches fue igualmente tortuoso y se perdieron 40.000 hombres en dos semanas de duros combates. A finales de julio, los aliados habían tomado Caen, Avranches y el vital puente de Pontaubault. A partir del 1 de agosto, Patton y el Tercer Ejército de EE.UU. se lanzaron hacia el sur por el lado occidental de la ofensiva, y se tomaron los puertos británicos de Saint-Malo, Brest y Lorient.

Normandy American Cemetery and Memorial
Cementerio y Memorial Americano de Normandía
Peter K Burian (CC BY-SA)

Las fuerzas alemanas contraatacaron para intentar retomar Avranches, pero la aviación aliada fue decisiva. A lo largo de agosto de 1944, los Aliados barrieron hacia el sur el río Loira, desde St. Nazaire hasta Orleans. El 15 de agosto tuvo lugar un importante desembarco en la costa suroeste de Francia (desembarco de la Riviera Francesa) y Marsella fue capturada el 28 de agosto. En el norte de Francia, los Aliados capturaron suficiente territorio, puertos y aeródromos para un aumento masivo del apoyo material. El 25 de agosto se liberó París. A mediados de septiembre, las tropas aliadas del norte y el sur de Francia se habían unido y el frente de la campaña se expandió hacia el este hasta las fronteras de Alemania. Se producirían contratiempos como la Operación Market Garden de septiembre y un breve contraataque en la Batalla de las Ardenas en diciembre de 1944, pero el rumbo de la guerra y la victoria final de los aliados ahora no era una cuestión de si se obtendría, sino de cuándo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué significa la D de Día D?

La D de D-Day significa «día».

¿Qué ocurrió el Día D?

El Día D, el 6 de junio de 1944, fue una operación anfibia de los Aliados para desembarcar 135.000 soldados en las playas de Normandía, con la que comenzó la campaña para derrotar a Alemania y ganar la Segunda Guerra Mundial.

¿Por qué fue tan importante el Día D?

El Día D del 6 de junio de 1944 fue importante porque inició la retirada de Alemania en Europa Occidental. Si el ejército alemán hubiera resistido el desembarco de Normandía, la guerra habría continuado al menos un año más y posiblemente mucho más.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Ritchie R. R. Chaidez
Ritchie es un estudiante universitario que creció en México. Actualmente estudia en UCLA para obtener un título de Biología. Sus intereses son la ciencia y literatura. Actualmente tiene como pasatiempo traducir artículos de diversos temas. Por influencia de una personita muy especial, ahora presta mas atención a la cultura griega.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2024, mayo 22). Día D [D-Day]. (R. R. R. Chaidez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-23093/dia-d/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Día D." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 22, 2024. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-23093/dia-d/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Día D." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 22 may 2024. Web. 21 jun 2024.

Afiliación