Batalla de Inglaterra

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$2369 / $18000

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 08 mayo 2024
Disponible en otros idiomas: inglés, italiano
X
RAF Spitfire (by Airwolfhound, CC BY-SA)
Spitfire de la RAF
Airwolfhound (CC BY-SA)

La batalla de Inglaterra, fechada del 10 de julio al 31 de octubre de 1940 por el ministerio del Aire del Reino Unido, fue una batalla aérea entre la Luftwaffe alemana y la Real Fuerza Aérea británica y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45). La Luftwaffe no logró alcanzar la superioridad aérea, necesaria para cualquier futura invasión de Gran Bretaña, por lo que la RAF obtuvo una preciosa victoria que finalmente detuvo la expansión hacia el oeste de la Alemania nazi.

La caída de Francia

Alemania atacó Polonia el 1 de septiembre de 1939 y así comenzó la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas alemanas arrasaron los Países Bajos y Francia en 1940. La Fuerza Expedicionaria Británica en Francia, aislada del sur del país, se vio obligada a retirar 340.000 hombres en la evacuación de Dunkerque de mayo-junio. París fue ocupada el 14 de junio. El gobierno francés se rindió el 22 de junio. Había sucedido lo impensable: Francia había caído y ahora se esperaba que el líder alemán Adolf Hitler (1889-1945) invadiera Gran Bretaña en la Operación León Marino. En primer lugar, era esencial establecer la superioridad aérea para que la flota invasora cruzara con seguridad el canal de la Mancha. El comandante en jefe de la Fuerza Aérea alemana, Hermann Göring (1893-1946), le prometió a Hitler que su Luftwaffe destruiría el poder aéreo británico atacando directamente aviones de combate y bombardeando aeródromos y fábricas de aviones. Como le dijo al Parlamento el Primer Ministro británico Winston Churchill (1874-1965) el 18 de junio: "La batalla de Francia ha terminado. Supongo que la batalla de Inglaterra está a punto de comenzar" (Overy, 9).

Eliminar publicidad
Publicidad

Gran Bretaña no estaba preparada para la guerra que tan rápidamente llegó a sus costas. En total, la RAF había perdido 931 aviones y sufrido más de 1.500 bajas en la defensa de Francia, incluida la pérdida de más de 500 pilotos. La RAF necesitaba desesperadamente más pilotos y aviones para defender a Gran Bretaña en los próximos meses, lo que resultaría ser un período crucial de todo el conflicto de cinco años. Según el secretario del mariscal en jefe del Aire Hugh Dowding (1882-1970), el comandante en jefe del Comando de Cazas de la RAF, Dowding "dijo que sabía muy bien que nunca podría ganar la guerra, pero era muy consciente del hecho de que era el único hombre que podía perderla fácilmente" (Holmes, 132). El pueblo británico ya estaba preparado para lo peor. Miles de niños habían sido evacuados de las ciudades, se estaban construyendo refugios antiaéreos en los jardines de la gente, se estaba aplicando el apagón (donde no se podían ver luces no esenciales por la noche) y todos llevaban máscaras antigás. La pregunta era ¿dónde, cuándo y cómo atacarían los alemanes?

Los aviones cazas

LOS PILOTOS EN AMBOS BANDOS ERAN HOMBRES JÓVENES; cualquiera de más de 30 años solía recibir el APODO DE "ABUELO".

Los dos principales cazas de la RAF en el verano de 1940 eran el Supermarine Spitfire y el Hawker Hurricane, ambos propulsados ​​por motores Rolls-Royce Merlin. El Spitfire era el avión superior en términos de maniobrabilidad y su velocidad máxima de 721 km/h (448 mph). El armamento estándar del Spitfire era dos ametralladoras (0,5 pulgadas / 12,7 mm) y dos cañones Hispano (0,8 pulgadas / 20 mm). El Spitfire llevaba tambores de munición de 300 a 350 cartuchos por cada ametralladora, lo que significaba que un piloto solo podía dispararlos durante un total de 15 segundos. El segundo mejor caza de la RAF era el Hurricane, pero tenía más armamento que los Spitfire. El Hurricane era fiable y estaba bien armado con entre 8 y 12 ametralladoras.

Eliminar publicidad
Publicidad

Hawker Hurricane MK. IIb
Hawker Hurricane MK. IIb
Airwolfhound (CC BY-SA)

La RAF tenía 19 escuadrones Spitfire y 32 escuadrones Hurricane en junio de 1940. Estos cazas y otros como el Boulton Paul Defiant formaban una fuerza operativa total de alrededor de 600 cazas, decididamente muy pocos para defender Gran Bretaña. Algunos pensaban que se necesitaban 120 escuadrones, pero era imposible. Además, Dowding era un comandante cauteloso y rara vez comprometía más de la mitad de su fuerza en un momento dado. Afortunadamente para Dowding, cada semana salían de las líneas de producción 300 nuevos cazas. Además, durante la batalla, 250 de los aviones dañados se reparaban y se volvían a poner en servicio cada semana, una estadística crucial ya que hasta el 30% de los aviones resultaban dañados por accidentes y no por fuego enemigo. La Luftwaffe tuvo un problema similar, pero aquí estaba seriamente en desventaja porque sus fábricas de reparación estaban muy lejos en Europa central.

LA VENTAJA DE SER LOCAL ERA IMPORTANTE YA QUE LOS CAZAS ALEMANES TENÍAN MUCHO MENOS TIEMPO EN LOS CIELOS SOBRE GRAN BRETAÑA ANTES DE QUE SE AGOTARA SU COMBUSTIBLE.

El principal caza de la Luftwaffe era el Messerschmitt Bf 109 (Me 109), propulsado por un motor Daimler-Benz de 12 cilindros. El Spitfire era más maniobrable que el Me 109, pero este último podía ir en picado mejor gracias a su motor de inyección de combustible. Ambos aviones tenían una velocidad máxima similar. El caza alemán estaba armado con un cañón y dos ametralladoras. El Me 109 llevaba más munición que sus homólogos de la RAF, por lo que el piloto podía disparar durante 55 segundos en total. En 1940, más de 150 de estos cazas, conocidos por sus pilotos como "Emils", salían de la línea de producción cada mes. El avión de segunda elección de la Luftwaffe fue el cazabombardero Messerschmitt Bf 110 (Me 110), más lento. Los combatientes alemanes adoptaron la formación Schwarme, donde siempre había dos pares de combatientes juntos. Los cuatro aviones estaban relativamente dispersos, lo que hacía que el grupo fuera mucho menos visible que la formación más cerrada que adoptaron los cazas de la RAF al principio de la batalla.

Eliminar publicidad
Publicidad

La Luftwaffe era numéricamente muy superior a la RAF, pero el historiador M. Smith señala que las tres flotas aéreas de la Luftwaffe involucradas en la batalla (Luftflotten 2, 3 y 5) no podían desplegar todas sus fuerzas a causa de la distancia: "En la práctica... la Luftwaffe contaría con un núcleo de unos 750 bombarderos de largo alcance, unos 250 bombarderos en picado, algo más de 600 cazas monomotores y 150 bimotores" (Dear, 124).

Bf 109 in Flight
Bf 109 en vuelo
D. Miller (CC BY)

La ventaja de ser local fue un factor importante ya que los cazas alemanes tenían mucho menos tiempo en los cielos sobre Gran Bretaña antes de que se les acabara el combustible. Los alemanes podían concentrar todos sus aviones al sureste de Inglaterra, pero, manteniendo la iniciativa táctica, también podían mantener a los británicos en vilo cambiando continuamente de objetivos, tanto en términos de geografía como de tipo, como transporte marítimo por el canal, ciudades costeras, aeródromos, estaciones de radar y ciudades. En resumen, la RAF tuvo que desplegar combatientes por toda Gran Bretaña. Una desventaja para la Luftwaffe fue que los aviadores alemanes obligados a saltar y utilizar sus paracaídas se convertían en prisioneros de guerra. Esta fue una batalla en la que los hombres eran tan vitales como las máquinas, y entrenar pilotos y reemplazar las pérdidas se volvió problemático para ambos bandos, no tanto en términos de unidades, sino ciertamente en términos de experiencia en la aviación.

Los bombarderos

Mientras la Luftwaffe intentaba destruir la RAF en tierra, se desplegaron bombarderos de tamaño mediano en la batalla de Inglaterra. La Luftwaffe tenía bombarderos bastante pesados ​​como el Dornier Do 17 y el Do 215, pero el bombardero Heinkel He 111 era más rápido y versátil. Todos los bombarderos alemanes estaban armados con ametralladoras, pero demostraron ser muy vulnerables a los ataques de cazas enemigos mucho más rápidos, hasta el punto de que necesitaron una escolta de cazas y, al final, se vieron restringidos a vuelos nocturnos. Una gran desventaja para la Luftwaffe era la pequeña carga de bombas de estos aviones. El mejor bombardero, el Junkers Ju 88, solo podía transportar una carga máxima de bombas de 2.500 kg / 5.500 libras (un bombardero Lancaster de la RAF llevaba 6.350 kg / 14.000 libras). Un bombardero híbrido era el Ju 87 Stuka, que se había destacado en el bombardeo de objetivos específicos durante las tácticas de blitzkrieg (guerra relámpago) de Alemania en Europa occidental hasta el momento de la guerra.

Eliminar publicidad
Publicidad

Los bombarderos de la Luftwaffe se guiaban hacia sus objetivos mediante ayudas de navegación por radar. Knickebein ("Pierna Torcida") enviaba dos señales de radio de navegación desde la Europa continental que los bombarderos podían rastrear. El lugar donde se cruzaban los dos rayos marcaba dónde debían lanzarse las bombas. Para agosto, los británicos ya conocían el sistema y enviaban señales de interferencia. Una mejora de Knickebein fue el equipo de radar X-Gerät (aparato X), que seguía varios haces enviados por transmisores en la Europa continental. A pesar de estas ayudas, los bombardeos eran a menudo irremediablemente imprecisos.

Map of the Battle of Britain, 1940
Mapa de la batalla de Inglaterra, 1940
Simeon Netchev (CC BY-NC-ND)

Los pilotos de ambos bandos eran jóvenes; cualquier persona de más de 30 años recibía a menudo el sobrenombre de "abuelo". Los pilotos de combate de la RAF incluían a muchos de las naciones del Imperio británico y aliados como Polonia y Francia. Muchos de estos pilotos habían adquirido una valiosa experiencia en la batalla de Francia. Los pilotos de la Luftwaffe tenían mayor experiencia, ya que muchos habían participado en la guerra civil española (1936-39) como parte de la Legión Cóndor. La Luftwaffe también había adquirido conocimientos operativos con sus ataques a Polonia, Noruega, Dinamarca, los Países Bajos, Bélgica y Francia.

Un sistema de defensa total

Los británicos se habían preparado mucho antes de la batalla estableciendo el sistema Dowding, un sistema integrado de defensa aérea que permitía una respuesta rápida a los ataques aéreos. El sistema incluía descifradores de códigos de inteligencia Ultra que escuchaban las comunicaciones secretas de Alemania, aviones de reconocimiento de la RAF y 30.000 voluntarios del Royal Observer Corps que proporcionaban actualizaciones en tiempo real sobre los movimientos de los aviones. La clave del sistema era el radar (Radio Detección y Rango), entonces llamado radiogoniometría (RDF). El radar constaba de torres construidas a lo largo de la costa sur y sureste de Inglaterra, y algunas también estaban ubicadas tierra adentro. Había tres tipos: 20 estaciones Chain Home (CH) que podían detectar aeronaves a una distancia de hasta 160 km (100 millas), 30 estaciones Chain Home Low (CHL) que detectaban aeronaves por debajo de 300 metros (1000 pies) y 24 unidades de radares móviles MB2. El radar permitió al cuartel general de la RAF saber dónde y cuándo estaba atacando la Luftwaffe. Estas torres de radar resultaron difíciles de bombardear y relativamente fáciles de reparar, pero la Luftwaffe nunca lanzó un ataque concentrado contra estas estructuras vitales.

Eliminar publicidad
Publicidad

El cuartel general de combate recopilaba datos y luego enviaba las señales para enviar escuadrones de combate, alertar a los equipos de reflectores, globos de bombardeo y antiaéreos en todo el país, y advertir a los civiles en peligro a través de la policía y los voluntarios de Precaución Contra Ataques Aéreos.

The Dowding  System of WWII
El sistema Dowding de la Segunda Guerra Mundial
Simeon Netchev (CC BY-NC-ND)

El sistema Dowding dependía de la velocidad para ser útil. Los cazas alemanes podrían cruzar el Canal de la Mancha en seis minutos y los bombarderos podrían llegar a los aeródromos más cercanos en 11 minutos. Gran Bretaña también sería atacada desde las bases de la Luftwaffe en Escandinavia. Los cazas británicos tardaban hasta 20 minutos en reunirse y alcanzar la altitud necesaria, lo que significa que los cazas alemanes a menudo estaban listos y esperándolos. La Luftwaffe también hizo uso frecuente de incursiones de distracción, que alejaban a los combatientes de la fuerza de ataque principal. La batalla estaría finamente equilibrada, y ambos bandos nunca estarían seguros de las pérdidas del enemigo.

El Día del Águila

La batalla comenzó en junio, con la Luftwaffe concentrándose en ataques a barcos mercantes en el Canal de la Mancha, con la esperanza de tentar a los combatientes enemigos y luego atacarlos en gran número. También hubo algunas incursiones en puertos costeros durante julio, pero la mayoría de estos enfrentamientos fueron a pequeña escala.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El 13 de agosto fue Adlertag ("Día del Águila"), el primer día de Unternehmen Adlerangriff ("Operación Ataque del Águila"). Fue entonces cuando la Luftwaffe comenzó lo que Göring prometió que sería una destrucción de la RAF de dos semanas de duración, atacando sistemáticamente aeródromos e instalaciones y abrumando a los aviones en el aire. Para los historiadores alemanes, este día es el comienzo de la batalla de Inglaterra. En dos días se lanzaron alrededor de 1.800 incursiones de bombarderos y cazas a lo largo de toda la costa de Inglaterra, desde Northumbria hasta Dorset. El clima no ayudó a los atacantes y el 15 de agosto, la Luftwaffe sintió la solidez de la defensa británica, perdiendo 75 aviones en comparación con las 34 pérdidas de la RAF. A partir del 19 de agosto, Göring ordenó a sus cazas que se concentraran en enfrentarse a sus homólogos de la RAF en el aire. Como resultado, en esta fase de la batalla, y tal vez de manera única en toda la guerra, varios cientos de jóvenes de cada lado determinaban el curso del conflicto mientras el mundo observaba.

Heinkel He 111 Bombers
Bombarderos Heinkel He 111
Imperial War Museums (Public Domain)

La marea cambia

Los cielos de Gran Bretaña a veces estaban saturados de aviones, pero la batalla entre cazas seguía siendo una serie de duelos uno contra uno, como lo describe el Comandante de Ala 'Max' Aitken:

Aunque de repente había muchos aviones, cuando estabas luchando contra un hombre en particular, él en su máquina y tú en tu máquina, el cielo se quedaba vacío y no veías a nadie más, no veías nada excepto a ese hombre que estabas tratando de derribar y que estaba tratando de dispararte.

(Holmes, 136)

En las últimas etapas de la batalla de Inglaterra, los Spitfires y Hurricanes se utilizaron como una única unidad táctica de 60 aviones, una formación conocida como "Big Wing" (Ala Grande). La idea fue defendida por Trafford Leigh-Mallory (1892-1944), quien comandaba el Grupo de Cazas Nº12 que protegía las industrias de las Midlands. El golpe que podía producir un "Ala Grande" era mucho mayor que el de movilizar a un solo escuadrón, pero tomaba tiempo reunir la formación y, por lo general, los bombarderos enemigos ya habían alcanzado sus objetivos antes de que los cazas llegaran a ellos. Otra desventaja era que tener cazas involucrados en un "Ala Grande" significaba que ninguno defendía los aeródromos de otros escuadrones de cazas que se habían integrado.

Los bombarderos de la Luftwaffe continuaron atacando, pero a menudo quedaban decepcionados por la calidad de las bombas. Las bombas incendiarias podían ayudar a marcar un objetivo para otros bombarderos, pero eran tan ligeras que a menudo se desviaban mucho. Esto significaba que los bombarderos que seguían el ataque continuaran atacando lejos del objetivo de la misión. Además, la decisión de la Luftwaffe allá por los años 1930 de no desarrollar bombarderos pesados ​​cuatrimotores resultó entonces significativa. Incluso el famoso bombardero en picado Stuka resultó ser una gran decepción cuando se demostró que era muy vulnerable a los cazas enemigos. Finalmente, el Stuka fue retirado de la batalla. En resumen, los bombarderos no estaban asestando los golpes de gracia que Göring esperaba.

Squadron of Spitfires
Escuadrón de Spitfires
Imperial War Museums (Public Domain)

Puede que los bombarderos alemanes fueran más bien ligeros, pero aun así podían causar una matanza. Un pequeño grupo de He 111 bombardeó Londres la noche del 24 de agosto de 1940. Habían sido enviados para atacar una terminal petrolera, pero impactaron por error en la ciudad, iniciando así un bombardeo recíproco de zonas civiles que se intensificó durante el resto de la guerra. La RAF bombardeó Berlín la noche del 25 de agosto y la Luftwaffe envió 300 bombarderos a Londres el 7 de septiembre. Una desventaja significativa del mayor uso de bombarderos por parte de la Luftwaffe fue que sus cazas tenían que escoltarlos, y esto redujo sus grandes puntos fuertes de velocidad y maniobrabilidad. Los bombarderos de la RAF estuvieron activos durante la batalla, atacando las barcazas acumuladas en Francia listas para una invasión y atacando los aeródromos alemanes.

La batalla se convirtió en una batalla de desgaste, sin que ninguno de los bandos lograra el dominio total, haciendo que ambos sobreestimaran las pérdidas de su enemigo. Este último fracaso afectó particularmente a la Luftwaffe ya que, creyendo que el Comando de Cazas estaba al límite de sus recursos, Göring ordenó a grupos de bombarderos atacar día y noche, pero al hacerlo, comprometió demasiados aviones propios contra un enemigo que, de hecho, estaba tan fuerte como en cualquier momento de la batalla. Los alemanes también sufrieron por no tener una estrategia clara sobre cómo y dónde atacar al enemigo. Ambos bandos perdieron una cantidad alarmante de aviones y hombres en los últimos días de agosto y la primera semana de septiembre. Llegados a ese punto, se convirtió en cuestión de quién podría reponer mejor sus recursos, y aquí los británicos tenían una gran ventaja.

A finales de agosto, los aeródromos de la RAF fueron bombardeados sin piedad. A partir de la segunda semana de septiembre, la Luftwaffe tomó la fatídica decisión de cambiar de nuevo sus objetivos, esta vez a las ciudades, tal vez en la creencia errónea de que a la RAF le quedaban unos pocos cientos de aviones y que, al aplastar la moral de los civiles, la batalla e incluso la guerra occidental podría terminar. Al final, la Luftwaffe lanzó más de 3.000 bombardeos contra Gran Bretaña y mató a 27.000 civiles.

Battle of Britain Victory Poster
Cartel de la Victoria de la batalla de Inglaterra
H. M. Stationary Office (Public Domain)

Victoria

La decisión de bombardear ciudades fue un duro golpe para los civiles, pero era un objetivo estratégicamente sin importancia en términos de ganar superioridad aérea, el objetivo original de la batalla. La decisión aseguró que la RAF tuviera un objetivo claro: los escuadrones de bombarderos, especialmente desde que se detuvieron las incursiones de distracción. El 15 de septiembre, a menudo llamado "Día de la batalla de Inglaterra", la RAF derribó alrededor de 60 aviones. Esto supuso la pérdida de 175 aviones alemanes en ocho días. Las pérdidas eran insostenibles, especialmente porque se necesitarían aviones para proteger una flota invasora y para su uso en otros lugares de la guerra, como el ataque planeado por Hitler contra la Unión Soviética. El 17 de septiembre, Hitler pospuso la Operación León Marino.

Las pérdidas totales de aviones de la RAF en la batalla de Inglaterra fueron 788 en comparación con las 1.294 de la Luftwaffe (Dear, 127). La diferencia proporcional general en pérdidas fue de alrededor de 6:10 a favor de la RAF (la diferencia son los bombarderos de la Luftwaffe). En la batalla, los Spitfires derribaron 529 aviones enemigos y se perdieron 361 Spitfires (Saunders, 27). Sin embargo, fue el viejo caballo de guerra, el Hurricane, el que contribuyó más a la victoria: "Los Hurricane destruyeron más aviones enemigos que todas las demás defensas, aéreas o terrestres, juntas" (Mondey, 152). Gran Bretaña había ganado y la RAF había mantenido la superioridad aérea, pero el precio era alto. 2.927 pilotos de la RAF participaron en la batalla; 554 murieron. Como dijo Churchill: "Nunca en el campo del conflicto humano tantos debieron tanto a tan pocos" (Overy, 74).

Fundamentalmente, la RAF terminó la batalla en general más fuerte de lo que había comenzado. La Luftwaffe mantuvo más o menos la potencia de sus aviones, pero el precio de la superioridad aérea había resultado demasiado alto y el número de pilotos que podía recurrir era un tercio menor que al comienzo de la batalla. La Luftwaffe continuó atacando Gran Bretaña, centrándose en los bombardeos nocturnos de ciudades británicas, incluido el London Blitz. La RAF se vengó de estos ataques cuando llevó a cabo el bombardeo estratégico aliado de Alemania, una estrategia que mantuvo durante el resto de la guerra hasta que Alemania fue finalmente derrotada en 1945.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué pasó en la batalla de Inglaterra?

En la batalla de Inglaterra la Luftwaffe alemana repetidamente atacó a Gran Bretaña con aviones cazas y bombarderos, pero finalmente no logró la superioridad aérea sobre la Real Fuerza Aérea británica.

¿Por qué perdieron los alemanes la batalla de Inglaterra?

Los alemanes perdieron la batalla de Inglaterra por la valiente defensa de la Real Fuerza Aérea británica y las limitaciones operacionales como las distancias y el reemplazo de las aeronaves, lo que supuso que la Luftwaffe alemana no pudo hacer frente a sus pérdidas y conseguir la superioridad aérea.

¿Qué países participaron de la batalla de Inglaterra?

La batalla de Inglaterra se libró entre las fuerzas aéreas de Gran Bretaña y Alemania, pero muchos de los pilotos y las tripulaciones de vuelo de la RAF provenían de los países del Imperio Británico como Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Canadá. La RAF británica también tenía escuadrones polacos, checos y franceses.

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2024, mayo 08). Batalla de Inglaterra [Battle of Britain]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-22787/batalla-de-inglaterra/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Batalla de Inglaterra." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 08, 2024. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-22787/batalla-de-inglaterra/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Batalla de Inglaterra." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 08 may 2024. Web. 15 jul 2024.

Afiliación