Trabajo infantil en la Revolución Industrial británica

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 12 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés, indonesio, italiano, portugués, turco, ucraniano
X

Durante la Revolución Industrial británica (1760-1840) se utilizó a los niños como mano de obra en fábricas, minas y explotaciones agrícolas. A menudo trabajaban en los mismos turnos de 12 horas que los adultos y cobraban una miseria por meterse debajo de peligrosas máquinas de tejer, mover carbón por estrechos pozos mineros y trabajar en cuadrillas agrícolas.

Era muy frecuente que los trabajos de los niños estuvieran bien definidos y fueran específicos para ellos; en otras palabras, el trabajo infantil no era una mera ayuda adicional para la mano de obra adulta. La educación de muchos niños era sustituida por una jornada laboral, una elección que a menudo hacían los padres para complementar los escasos ingresos familiares. No fue hasta la década de 1820 cuando los gobiernos empezaron a aprobar leyes que restringían la jornada laboral y se obligó a los empresarios a proporcionar condiciones de trabajo más seguras para todos, hombres, mujeres y niños. Incluso entonces, la falta de inspectores hizo que siguieran produciéndose muchos abusos, una situación que fue observada y difundida por organizaciones benéficas, filántropos y autores con conciencia social como Charles Dickens (1812-1870).

Eliminar publicidad
Publicidad

Child Cotton Mill Worker
Niña trabajadora de fábrica de algodón
Lewis Hine (Public Domain)

Falta de educación

Como enviar a un niño a la escuela implicaba pagar una cuota (incluso la más barata pedía un penique al día), la mayoría de los padres no se molestaban en hacerlo. Las aldeas solían tener una pequeña escuela, donde los padres de cada alumno pagaban al maestro, pero la asistencia era a veces irregular y la educación rudimentaria en clases desesperadamente abarrotadas. Había algunas escuelas gratuitas gestionadas por organizaciones benéficas, y las iglesias solían ofrecer escuela dominical. Hasta 1844 no hubo más escuelas gratuitas, como las escuelas benéficas (ragged schools) creadas por Anthony Ashley-Cooper, séptimo conde de Shaftesbury (1801-1885). Estas escuelas se concentraban en lo básico: lectura, escritura y aritmética. La educación obligatoria para niños de 5 a 12 años, y las instituciones necesarias para impartirla, no llegarían hasta la década de 1870. En consecuencia, "al menos la mitad de los niños nominalmente en edad escolar trabajaban a jornada completa durante la revolución industrial" (Horn, 57).

Algunos propietarios de fábricas fueron más generosos que otros con los niños a su servicio. Un ejemplo es la fábrica Quarry Bank de Styal, en el condado de Cheshire. Aquí el propietario proporcionaba escolarización después de la larga jornada laboral a 100 de sus niños trabajadores en un edificio dedicado a ellos, la Casa de Aprendices.

Eliminar publicidad
Publicidad
Para la gran mayoría de los niños, la vida laboral empezaba pronto y suponía, en el mejor de los casos, tedio y, en el peor, una interminable ronda de amenazas.

Un indicador de la mejora de la educación, a pesar de todas las dificultades, son las tasas de alfabetización, medidas de forma bastante imperfecta por los historiadores mediante el registro de la capacidad de una persona para firmar con su nombre en documentos oficiales como los certificados de matrimonio. Hubo una gran mejora en la alfabetización, pero hacia 1800, todavía solo la mitad de la población adulta podía firmar con su nombre en tales documentos.

Para los niños que podían encontrar trabajo en la Revolución Industrial, y había empresarios haciendo cola para ofrecérselo, no había sindicatos que los protegieran. Para la inmensa mayoría de los niños, la vida laboral comenzaba a una edad temprana (una media de 8 años), pero como a nadie le importaba realmente la edad, esto podía variar enormemente. El trabajo suponía, en el mejor de los casos, tedio y, en el peor, una ronda interminable de amenazas, multas, castigos corporales y despido inmediato ante cualquier protesta por dicho trato. En una encuesta realizada en 1833, se descubrió que las tácticas empleadas con los niños trabajadores eran negativas en un 95%. El despido inmediato representaba el 58%. Solo en el 4% de los casos se recompensaba el trabajo bien hecho, y solo en el 1% de los casos se concedía un ascenso o un aumento de sueldo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Child Sewing by Laugée
Niña cosiendo por Laugée
Désiré François Laugée (Public Domain)

Trabajo infantil tradicional

En la industria artesanal tradicional del tejido a mano, los niños siempre habían lavado y cardado la lana cruda para que su madre pudiera hilarla en una rueca, que luego era tejida en tela por el padre utilizando un telar manual. Los artesanos solían contratar a uno o dos aprendices. A los aprendices se les daba alojamiento y comida y su maestro les enseñaba un oficio concreto. A cambio, el niño no solo trabajaba gratis, sino que se esperaba que pagara una gran cantidad por adelantado antes de empezar un contrato que podía durar un año o varios, o incluso hasta siete, dependiendo del oficio. También había niños que trabajaban en los pequeños negocios de sus padres o parientes, como pequeños fabricantes como cesteros, herreros y alfareros.

Los niños trabajaban en la agricultura, que seguía siendo un sector importante durante la Revolución Industrial y en el que trabajaba el 35% de la mano de obra total de Gran Bretaña en 1800. Los niños, como siempre habían hecho, seguían cuidando rebaños de animales y bandadas de aves, y esencialmente realizaban cualquier tarea que se les exigiera y de la que fueran físicamente capaces. Muchos niños se unían a cuadrillas agrícolas que se desplazaban allí donde había empleo temporal o estacional.

Niños en las minas

Hombres, mujeres y niños trabajaban en las minas británicas, sobre todo en las de carbón, que experimentaron un gran auge al producir el combustible necesario para alimentar las máquinas de vapor de la Revolución Industrial. Los tres grupos ya trabajaban en la minería antes de la llegada de las máquinas, pero la expansión de la industria hizo que ahora participaran muchos más que antes. Los propietarios de las minas encontraban útiles a niños de tan solo cinco años, ya que eran lo suficientemente pequeños como para subir a los estrechos pozos de ventilación, donde podían asegurarse de que las trampillas se abrieran y cerraran con regularidad. Los testimonios como el de James Pearce en 1842 eran comunes:

Eliminar publicidad
Publicidad

Tengo 12 años. Bajé a los pozos hace unos 7 años y medio para abrir puertas. Tenía una vela y un fuego a mi lado para alumbrarme... Trabajaba 12 horas al día y cobraba 6 peniques al día. Cumplí y conseguí el dinero. Cuando me pagaban se lo llevaba a casa a mi madre. Estuve año y medio en este trabajo. Una vez me quedé dormido y me golpeó un conductor.

(Shelley, 42)

Child Pulling Coal in a Mine
Niño extrayendo el carbón en una mina
Unknown Artist (Public Domain)

La mayoría de los niños, a medida que crecían, eran empleados para trasladar el carbón desde el nivel de trabajo hasta la superficie o para separarlo de otros desechos antes de ser transportado. A los que tiraban del carbón en carros con arnés se les llamaba "hurriers", y a los que empujaban, "thrusters". Era un trabajo agotador y perjudicial para el desarrollo físico del niño. Muchos padres no se oponían a que sus hijos trabajaran, a pesar de los riesgos para la salud, ya que aportaban ingresos muy necesarios para la familia. Además, más de la mitad de los niños que trabajaban en las minas conservaban su empleo al llegar a la edad adulta, por lo que era una buena vía para asegurarse un trabajo de por vida. Entre 1800 y 1850, los niños constituían entre el 20 y el 50% de la mano de obra minera.

Un niño trabajador era un 80% más barato que un hombre y un 50% más barato que una mujer.

La consecuencia de trabajar a una edad tan temprana fue que la mayoría de los niños empleados en las minas nunca tuvieron más de tres años de escolarización. Los niños solían sufrir problemas de salud debido al duro trabajo físico y a los largos turnos de 12 horas. Respirar polvo de carbón año tras año hizo que muchos desarrollaran enfermedades pulmonares más adelante. Como señala con rotundidad el historiador S. Yorke, "la industria minera del carbón debe representar una de las peores explotaciones de hombres, mujeres y niños que jamás haya tenido lugar en Gran Bretaña" (98).

Niños en las fábricas

Las fábricas con nuevas máquinas propulsadas por vapor, como los telares mecánicos, fueron el gran desarrollo de la Revolución Industrial, pero tuvieron un costo. Estos lugares, especialmente las fábricas textiles, eran oscuros y ruidosos, y se mantenían deliberadamente húmedos para que los hilos de algodón fueran más flexibles y menos propensos a romperse. La nueva mecanización de la fabricación hacía que la mano de obra básica necesitara pocos conocimientos. Se pedía a los niños que se metieran debajo de las máquinas para recoger los desechos de algodón y reutilizarlos o para reparar los hilos rotos o eliminar los atascos de la maquinaria. A menudo era un trabajo peligroso, ya que las máquinas podían ser impredecibles. Una enorme máquina de tejer podía pararse en seco, con piezas pesadas cayéndose y piezas móviles, como husos, volando como balas.

Eliminar publicidad
Publicidad

En las fábricas, los niños trabajaban, al igual que los adultos que les rodeaban, largos turnos de 12 horas seis días a la semana. Doce horas que dividían agradablemente el día en dos para los empresarios. Como las máquinas funcionaban las 24 horas del día, uno de los niños volvía a su cama caliente después del trabajo, mientras el ocupante se iba para empezar su propio turno, una práctica conocida como "cama caliente". Los niños eran la mano de obra más barata que se podía encontrar, y los empresarios no tardaron en recurrir a ellos. Un niño trabajador era un 80% más barato que un hombre y un 50% más barato que una mujer. Los niños tenían la ventaja de tener dedos ágiles y cuerpos más pequeños que les permitían entrar en lugares y debajo de la maquinaria que los adultos no podían. También podían ser intimidados y amenazados por los supervisores mucho más fácilmente que un adulto, y no podían defenderse.

Child Working in a Factory
Niño trabajando en una fábrica
Frank Meadow Sutcliffe (Public Domain)

Los niños también eran contratados como aprendices por los propietarios de las fábricas en un sistema similar al de la servidumbre. Los padres recibían dinero de la parroquia para que sus hijos trabajaran en las fábricas. La práctica era común, y no fue hasta 1816 cuando se puso un límite a la distancia a la que los niños debían trabajar: 64 km (40 mi).

Los niños constituían alrededor de un tercio de la mano de obra de las fábricas británicas. En 1832, cuando la Revolución Industrial llegaba a su última década, estos niños seguían sometidos a pésimas condiciones de trabajo en las fábricas, como describe aquí el diputado Michael Sadler, que presionó para que se introdujeran reformas:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Incluso en este momento, mientras hablo en nombre de estos niños oprimidos, un gran número de ellos siguen trabajando, confinados en habitaciones con calefacción, bañados en sudor, aturdidos con el rugido de las ruedas giratorias, envenenados con los efluvios nocivos de la grasa y el gas, hasta que por fin, cansados y exhaustos, salen casi desnudos, se sumergen en el aire inclemente y se arrastran temblando hasta las camas de las que se acaban de levantar un relevo de sus jóvenes compañeros de trabajo; y tal es el destino de muchos de ellos en el mejor de los casos, mientras que en muchos casos, están enfermos, atrofiados, lisiados, depravados, destruidos.

(Shelley, 18)

Pobres y huérfanos

Los niños que carecían de hogar y de un puesto remunerado en otro lugar, si eran varones, a menudo recibían formación para convertirse en limpiabotas, es decir, alguien que lustraba zapatos en la calle. Las organizaciones benéficas les daban esta oportunidad para que no tuvieran que ir al infame hospicio. El manicomio se creó en 1834 con la intención deliberada de que fuera un lugar tan horrible que no hiciera más que mantener con vida a sus habitantes, en la creencia de que más caridad que esa simplemente animaría a los pobres a no molestarse en buscar un trabajo remunerado. El hospicio implicaba lo que su nombre indica: trabajo, pero era un trabajo tedioso, normalmente tareas desagradables y repetitivas como triturar huesos para hacer pegamento o limpiar el propio hospicio. No es de extrañar, pues, que muchos niños trabajaran en fábricas y minas.

Reformas laborales gubernamentales

Finalmente, los gobiernos hicieron lo que los incipientes sindicatos habían luchado por conseguir y, a partir de la década de 1830, la situación de los trabajadores en fábricas y minas, incluidos los niños, empezó a mejorar lentamente. Anteriormente, los gobiernos siempre habían sido reacios a restringir el comercio en principio, prefiriendo un enfoque de la economía basado en el laissez-faire. No ayudaba el hecho de que muchos miembros del Parlamento fueran a su vez grandes empresarios. No obstante, se aprobaron varias leyes parlamentarias para intentar, aunque no siempre con éxito, limitar la explotación de la mano de obra por parte de los empresarios y establecer unas normas mínimas.

Child Shoe Black
Niño limpiabotas
John Thomson (Public Domain)

La primera industria en recibir restricciones a la explotación de los trabajadores fue la del algodón, pero pronto las nuevas leyes se aplicaron a los trabajadores de cualquier tipo. La Ley de Salud y Moral de los Aprendices de 1802 estipulaba que los niños aprendices no debían trabajar más de 12 horas al día, debían recibir una educación básica y asistir a los servicios religiosos no menos de dos veces al mes. Siguieron más leyes, y esta vez se aplicaban a todos los niños trabajadores. La Ley de Fábricas y Molinos de Algodón de 1819 limitaba el trabajo a los niños de 9 años o más, y no podían trabajar más de 12 horas al día si eran menores de 16 años. La Ley de Fábricas de 1833 estipulaba que no se podía emplear legalmente a niños menores de 9 años en ninguna industria y que no se les podía pedir que trabajaran más de 8 horas al día si tenían entre 9 y 13 años, ni más de 12 horas al día si tenían entre 14 y 18 años. La misma ley prohibía a todos los niños trabajar de noche y obligaba a los niños a asistir a un mínimo de dos horas de educación al día.

Aunque hubo muchos abusos de la nueva normativa, había inspectores del gobierno encargados de velar por su cumplimiento. Estos funcionarios podían exigir, por ejemplo, certificados de edad de cualquier niño empleado o un certificado de un maestro de escuela de que se había impartido el número de horas de educación requerido a un niño concreto.

Las leyes anteriores se fueron modificando progresivamente. La Ley de Minas de 1842 estipulaba que ningún niño menor de 10 años podía ser empleado en trabajos subterráneos. La Ley de Fábricas de 1844 limitó la jornada laboral a 12 horas, las máquinas peligrosas debían colocarse en un lugar de trabajo separado y se impusieron normas sanitarias a los empresarios. La Ley de Fábricas de 1847 limitó aún más la jornada laboral a un máximo de 10 horas, una reducción que los activistas llevaban mucho tiempo pidiendo al gobierno. Todavía había muchos que abusaban de las nuevas leyes, y muchos padres seguían necesitando desesperadamente los ingresos extra que aportaban sus hijos trabajadores, pero las actitudes de la sociedad en general estaban cambiando por fin con respecto a la utilización de los niños como mano de obra.

Autores como Charles Dickens escribieron obras tan condenatorias como Oliver Twist (1837), que señalaban la difícil situación de los niños más pobres. En el moralismo de la época victoriana, muchas personas querían ahora que los niños conservaran su inocencia durante más tiempo y no se vieran expuestos tan pronto a las tentaciones y trampas morales de la vida adulta. La idea de que valía la pena conservar la infancia, pero que podía perderse si no se protegía, dio lugar a la fundación de la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños en 1889. El arte siguió removiendo conciencias. El personaje de Peter Pan, de J. M. Barries, que apareció por primera vez en 1901, confirmó este cambio de actitudes y la toma de conciencia y el reconocimiento de que la infancia era algo valioso en sí mismo, algo precioso que no debía desaparecer en el ajetreo diario de las minas y las fábricas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué supuso la Revolución Industrial para el trabajo infantil?

El trabajo infantil siempre se utilizó en la agricultura y las industrias artesanales, pero con la llegada de la Revolución Industrial, los niños fueron utilizados sistemáticamente en minas y fábricas, a menudo realizando trabajos específicos para ellos por un salario bajo y en malas condiciones. Muchos niños trabajaban tantas horas al día como los adultos hasta que en el siglo XIX se promulgaron leyes para restringirlo.

¿Cómo era el trabajo infantil en Gran Bretaña?

En Gran Bretaña se utilizó mucho el trabajo infantil durante la Revolución Industrial. Los niños solían trabajar tanto como los adultos (12 horas al día) hasta que en la década de 1830 nuevas leyes restringieron esta práctica. Los niños recibían un salario mucho menor que los adultos y a menudo eran tratados con dureza en el lugar de trabajo.

¿Cuándo comenzó el trabajo infantil en la Revolución Industrial británica?

El trabajo infantil comenzó pronto en la Revolución Industrial británica, a partir del último cuarto del siglo XVIII. Los niños trabajaban en minas y fábricas porque eran más baratos que los adultos pero trabajaban tantas horas como ellos. Además, los niños podían meterse en lugares más pequeños, como pozos mineros estrechos y debajo de maquinaria pesada.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, abril 12). Trabajo infantil en la Revolución Industrial británica [Child Labour in the British Industrial Revolution]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2216/trabajo-infantil-en-la-revolucion-industrial-brita/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Trabajo infantil en la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 12, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2216/trabajo-infantil-en-la-revolucion-industrial-brita/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Trabajo infantil en la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 abr 2023. Web. 22 jun 2024.

Afiliación