El impacto de la Revolución Industrial británica

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 24 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés, alemán, portugués, turco
X

Las consecuencias de la Revolución Industrial británica (1760-1840) fueron muchas, variadas y duraderas. La vida laboral en entornos rurales y urbanos cambió para siempre con la invención de nuevas máquinas, la expansión de las fábricas y el declive de las ocupaciones tradicionales. Los avances en el transporte y las comunicaciones hicieron que la vida en el mundo postindustrial fuera más emocionante y rápida, con personas más conectadas que nunca. Los bienes de consumo se hicieron más asequibles para una mayor cantidad de personas, y había más puestos de trabajo para una población en auge. El precio que había que pagar por el progreso era a menudo una vida laboral ruidosa, repetitiva y peligrosa, mientras que las ciudades se hacinaban, se contaminaban y se llenaban de delincuencia.

Industrial Landscape by Kregczy
Paisaje industrial de Kregczy
Edmund Kregczy (CC BY-NC-SA)

A continuación figuran algunos aspectos que ilustran el impacto de Revolución Industrial:

  • Se inventaron muchas máquinas nuevas que podían hacer cosas mucho más rápido que antes o podían realizar tareas totalmente nuevas.
  • La energía de vapor era más barata, fiable y rápida que las fuentes de energía tradicionales.
  • Se establecieron grandes fábricas que crearon puestos de trabajo y un auge de la producción textil de algodón, en particular.
  • Se hicieron posibles grandes proyectos de ingeniería, como puentes y viaductos de hierro.
  • Las industrias tradicionales, como el tejido a mano y los negocios relacionados con las diligencias, entraron en un declive terminal.
  • El costo de los alimentos y los bienes de consumo se redujo a medida que los artículos se producían en masa y disminuían los costos de transporte.
  • Los fabricantes y agricultores dispusieron de mejores herramientas.
  • Las industrias del carbón, el hierro y el acero experimentaron un auge al proporcionar combustible y materias primas para el funcionamiento de las máquinas.
  • El sistema de canales se amplió, pero luego decayó.
  • La urbanización se aceleró y la mano de obra se concentró en torno a las fábricas de las ciudades.
  • Los viajes baratos en tren se convirtieron en una posibilidad para todos.
  • Disminuyó la demanda de mano de obra calificada, sobre todo en el sector textil.
  • Aumentó la demanda de mano de obra no calificada para manejar máquinas y trabajar en los ferrocarriles.
  • Aumentó la mano de obra infantil y femenina.
  • La seguridad de los trabajadores disminuyó y no se invirtió hasta la década de 1830.
  • Se crearon sindicatos para proteger los derechos de los trabajadores.
  • El éxito de la mecanización llevó a otros países a experimentar sus propias revoluciones industriales.

Minería del carbón

La minería del estaño y el carbón tiene una larga historia en Gran Bretaña, pero la llegada de la Revolución Industrial fue testigo de una actividad sin precedentes bajo tierra para encontrar el combustible que alimentara las máquinas de vapor que llegaron a dominar la industria y el transporte. En 1712 se inventó la bomba de vapor para drenar las minas. Esto permitió profundizar en las minas y aumentar considerablemente la producción de carbón. La máquina de vapor de Watt, patentada en 1769, permitió aprovechar la energía del vapor para casi cualquier cosa, y como las máquinas de vapor funcionaban con carbón, la industria minera se disparó a medida que la mecanización se extendía a industrias de todo tipo. Este fenómeno no hizo sino aumentar con la expansión del ferrocarril a partir de 1825 y el incremento de los barcos propulsados por vapor a partir de la década de 1840. El gas de hulla, por su parte, se utilizó desde 1812 para iluminar viviendas y calles, y como fuente de calor para viviendas particulares y cocinas. El coque, es decir, el carbón quemado, se utilizaba como combustible en las industrias del hierro y el acero, por lo que la demanda de carbón siguió creciendo a medida que avanzaba la Revolución Industrial.

Eliminar publicidad
Publicidad

Coal Pits & Factories
Minas y fábricas de carbón
Internet Archive Book Images (Public Domain)

Había cuatro zonas mineras principales: el sur de Gales, el sur de Escocia, Lancashire y Northumberland. Para hacer llegar el carbón a donde se necesitaba, se amplió considerablemente el sistema de canales de Gran Bretaña, ya que el transporte por canal era un 50% más barato que por carretera. En 1830, "Inglaterra y Gales tenían 6237 km de canales interiores, frente a los 2251 km de 1760" (Horn, 17). Gran Bretaña producía anualmente entre 2,5 y 3 millones de toneladas de carbón en 1700, pero en 1900 esta cifra se había disparado hasta los 224 millones de toneladas.

Algunos protestaron violentamente por la llegada de la mecanización, en particular los trabajadores calificados del sector textil.

Fabricación

La máquina de vapor transformó la industria, en particular uno de los sectores más importantes de Gran Bretaña: el textil. El hilado y el tejido habían sido industrias artesanales centradas en uno o varios hogares. Se inventaron una serie de máquinas que revolucionaron la forma de limpiar, hilar y tejer el algodón. Se trata de la lanzadera volante (John Kay, 1733), la máquina de hilar (James Hargreaves, 1764), la máquina de agua (Richard Arkwright, 1769), la mula de hilar (Samuel Crompton, 1779), el telar mecánico (Edmund Cartwright, 1785), la desmotadora de algodón (Eli Whitney, 1794) y el telar de Robert y el telar mecánico (Richard Roberts, 1822-5). La mecanización permitió la creación de fábricas textiles en las que las máquinas, primero de agua y luego de vapor, realizaban el trabajo de forma más rápida y barata que a mano. En la década de 1830, el 75% de las fábricas de algodón utilizaban la energía del vapor y los textiles de algodón representaban la mitad de las exportaciones totales de Gran Bretaña.

Eliminar publicidad
Publicidad

Algunos protestaron violentamente por la llegada de la mecanización, en particular los trabajadores textiles calificados. En el período comprendido entre 1811 y 1816, los luditas, llamados así por su mítico líder Ned Ludd, destrozaron las máquinas de las fábricas. Estos manifestantes eran tratados con dureza, y el delito de dañar las máquinas podía acarrear la pena de muerte.

A pesar de las turbulencias en las formas tradicionales, la mecanización creó muchos más puestos de trabajo de los que se perdieron en las industrias más antiguas. En 1830, uno de cada 80 británicos trabajaba en las más de 4000 fábricas textiles del país. Los nuevos empleos eran muy diferentes de los del pasado. Los trabajadores de las fábricas tenían que realizar muy a menudo tareas repetitivas y se regían por el reloj. Antes, los trabajadores solían cobrar por un proyecto concreto (trabajo a destajo) y trabajaban a su propio ritmo. En el nuevo sistema fabril, un trabajador solo realizaba una tarea de una serie en la que participaban muchos otros trabajadores. Por otra parte, los trabajos en las fábricas garantizaban una remuneración regular, algo de lo que apreciaban especialmente los trabajadores agrícolas temporeros.

Eliminar publicidad
Publicidad

Crompton's Spinning Mule
La mula de hilar de Crompton
Pezzab (CC BY-SA)

Agricultura

La industrialización en Gran Bretaña fue espectacular, pero esto no significó que la agricultura decayera. Por el contrario, las innovaciones y la mecanización contribuyeron a que la agricultura fuera más eficiente que nunca y pudiera así alimentar a una población en constante crecimiento. En 1800, la agricultura representaba el 35% de la mano de obra total de Gran Bretaña, e incluso al final de la Revolución Industrial, en 1841, 1 de cada 5 británicos seguía trabajando en la agricultura. Las máquinas contrarrestaron los costos laborales relativamente elevados de Gran Bretaña y compensaron la tendencia de la población a abandonar el campo y trasladarse a las ciudades.

El arado oscilante de Rotherham (Joseph Foljambe, 1730), la criba (Andrew Rodgers, 1737), la trilladora (Andrew Meikle, 1787), la segadora (Cyrus McCormack, 1834) y los molinos harineros de vapor transformaron la cosecha y la producción de alimentos. Las máquinas de vapor móviles se utilizaron para cortar zanjas de drenaje y bombear zonas anegadas para hacerlas útiles para la agricultura. Con el sistema de cercados, se utilizaron más tierras comunales para la agricultura. Los aperos agrícolas fabricados en serie son más resistentes, afilados y duraderos que las herramientas tradicionales gracias a las nuevas máquinas para trabajar el metal. Los científicos desarrollaron mejores fertilizantes para aumentar el rendimiento. Todas estas mejoras abarataron los alimentos y ayudaron a que mucha más gente tuviera dietas más sanas, por lo que la esperanza de vida aumentó, sobre todo en lo que respecta a los niños.

La Revolución Industrial tuvo efectos negativos en el sector agrícola. Se perdieron puestos de trabajo, sobre todo estacionales, ya que los agricultores ahora contrataban máquinas en época de cosecha. Algunos jornaleros atacaron a las nuevas máquinas que les habían arrebatado su medio de vida, sobre todo durante los Disturbios del Swing de 1830-32. La tierra se volvió más valiosa, por lo que aumentaron los alquileres, lo que llevó a muchos pequeños agricultores a tener que abandonar sus explotaciones.

Eliminar publicidad
Publicidad

Mano de obra

Aumentó mucho el empleo de mano de obra femenina e infantil, sobre todo en fábricas y fábricas textiles. Una de las razones era que eran más baratos que los trabajadores masculinos; otra, que las mujeres y los niños tenían manos más pequeñas y a menudo más hábiles, lo que suponía una ventaja a la hora de utilizar algunas máquinas. Los tres grupos solían trabajar turnos de 12 horas hasta que esta práctica se redujo por ley a 10 horas (en 1847). Los niños, en promedio, empezaban a trabajar desde los ocho años en minas y fábricas, por lo que "al menos la mitad de los niños nominalmente en edad escolar trabajaban a jornada completa durante la revolución industrial" (Horn, 57). En la industria textil, las mujeres constituían la mitad de la mano de obra.

Luddites Smashing Textile Machines
Luditas destruyendo máquinas textiles
Unknown Artist (Public Domain)

La salud y la seguridad de los trabajadores no solían ser prioridad para los empresarios hasta que las leyes las convirtieron en una consideración obligatoria. Las enfermedades pulmonares causadas por el polvo del carbón eran un problema común para los mineros. Trabajar en las húmedas condiciones de una fábrica textil tenía un efecto negativo similar en los trabajadores de la misma. Las fábricas eran muy ruidosas y muchos trabajadores sufrían pérdida de audición en diversos grados. Las lesiones por esfuerzo repetitivo eran frecuentes, ya que los trabajadores realizaban las mismas tareas todo el día, seis días a la semana. Se manipulaban sustancias peligrosas como plomo y mercurio. Las máquinas eran grandes, pesadas, tenían piezas que se movían con rapidez y eran propensas a romperse, todo lo cual podía provocar accidentes como la pérdida de dedos, extremidades o cosas peores.

Para muchos, la visión y el sonido de un tren atravesando el campo era el resultado más visible e impresionante de la Revolución Industrial.

En principio, los sucesivos gobiernos se mostraron reacios a restringir a los empresarios, ya que se consideraba que interferir podría perjudicar a la economía nacional. Los trabajadores intentaron actuar colectivamente para proteger sus intereses, pero los empresarios y políticos se resistieron a la formación de sindicatos. De hecho, el gobierno prohibió los sindicatos entre 1799 y 1824. Sin embargo, a partir de la década de 1830, las leyes del Parlamento empezaron a garantizar a los trabajadores una mayor protección y mejores condiciones laborales. Sindicatos como la Amalgamated Society of Engineers (Sociedad Conjunta de Ingenieros, creada en 1851) crecieron para garantizar que estos derechos no se perdieran.

Eliminar publicidad
Publicidad

Transporte y comunicación

Para muchos, la visión y el sonido de un tren atravesando la campiña local era el resultado más visible e impresionante de la Revolución Industrial. Los trenes se utilizaron por primera vez en trayectos cortos en las minas. En 1825, el primer tren de pasajeros circuló de Stockton a Darlington. La primera línea interurbana de pasajeros se inauguró en 1830. La línea, que circulaba entre Liverpool y Manchester tirada por la locomotora Rocket de Stephenson, tuvo tal éxito que hizo que el ferrocarril se extendiera por todas partes. El tren también revolucionó el transporte de mercancías, ya que un solo tren podía transportar 20 veces más carga que un barco de canal y llegar a su destino ocho veces más rápido. Esto hizo que los bienes de consumo y las materias primas transportados en tren resultaran más baratos que antes.

A partir de 1848, los pasajeros podían viajar de Londres a Glasgow en 12 horas, un trayecto que habría llevado muchos días en diligencia. En 1870, Gran Bretaña contaba con más de 24.000 kilómetros de líneas ferroviarias. La gente estaba más conectada que nunca. Incluso los menos pudientes podían comprar billetes de excursión baratos, por lo que los balnearios estaban en auge. Un viaje de Londres a Brighton en diligencia duraba cinco días y costaba 1,20 libras en 1830; diez años más tarde, el mismo trayecto en tren duraba tres horas y costaba 40 peniques.

Image Gallery

A Gallery of 30 Industrial Revolution Inventions

The Industrial Revolution, usually dated from around the mid-18th century to the mid-19th century, brought an extraordinary array of inventions that...

Las empresas, especialmente los productores de alimentos, podían ahora llegar a nuevos mercados que antes eran demasiado caros o estaban demasiado lejos para vender allí productos frescos. Las empresas ya no se limitaban a los mercados locales, donde ya eran bien conocidas, sino que invertían en publicidad en todo el país dentro de las nuevas y bulliciosas estaciones de tren. El ferrocarril creó decenas de miles de puestos de trabajo. El vapor también se utilizó para propulsar barcos de metal, más rápidos y fiables que los que solo utilizaban velas. Los astilleros fueron otro importante empleador. El auge del transporte a vapor perpetuó el éxito de las industrias del carbón, el hierro y el acero. En 1850 se produjeron en Gran Bretaña 2,25 millones de toneladas de arrabio, frente a las 70.000 toneladas de 1786. Sheffield se convirtió en el mayor productor de acero del mundo; la ciudad tenía cinco fabricantes de acero en 1770, pero 135 en 1856.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Las comunicaciones se aceleraron enormemente gracias al ferrocarril. Los trenes repartían periódicos de una zona a otra del país en el mismo día. Los trenes entregaban cartas y paquetes en 24 horas. Los ferrocarriles inspiraron la invención del telégrafo eléctrico, inventado en 1837 por William Fothergill Cook (1806-1879) y Charles Wheatstone (1802-1875), para que los maquinistas pudieran comunicarse con las estaciones. Pronto el público pudo enviar mensajes privados, y también los periodistas utilizaron el telégrafo para ponerse en contacto con sus oficinas, con lo que la difusión de noticias se aceleró notablemente. A medida que la Revolución Industrial se extendía a otros países europeos y a Estados Unidos, aumentaban las posibilidades de comunicación y de viaje. Los barcos de vapor que cruzaban los océanos y los cables telegráficos intercontinentales hicieron que el mundo estuviera más conectado que nunca.

Como en otras áreas de la Revolución Industrial, los nuevos medios de transporte trajeron algunas consecuencias negativas. Los canales y las compañías de diligencias entraron en decadencia. Algunas personas se vieron obligadas a ceder sus tierras para dejar paso a las líneas de ferrocarril. Aumentó la contaminación atmosférica y acústica, y el paisaje quedó deteriorado por las vías, puentes y túneles construidos para permitir a los trenes la ruta más directa entre destinos.

Efectos en la sociedad

La población de Gran Bretaña se disparó de 6 millones en 1750 a 21 millones en 1851. El censo británico de 1851 reveló que, por primera vez, vivía más gente en las ciudades que en el campo. La población de ciudades y pueblos como Manchester, Liverpool, Sheffield y Halifax se multiplicó por diez en el siglo XIX. El hecho de que más gente joven se conociera significaba que los matrimonios se producían antes, y la tasa de natalidad aumentó en comparación con las sociedades de las zonas rurales.

London Housing by Gustave Doré
Viviendas en Londres de Gustave Doré
Gustave Doré (Public Domain)

En las ciudades que habían crecido en torno a las fábricas y los yacimientos de carbón, la vida se hizo más apretada. Muchas familias se vieron obligadas a compartir el mismo hogar. "En Liverpool, en la década de 1840, 40.000 personas vivían en sótanos, con una media de seis personas por sótano" (Armstrong, 188). La contaminación se convirtió en un grave problema en muchos lugares. Las malas condiciones sanitarias provocaron la propagación de enfermedades. En 1837, 1839 y 1847 hubo epidemias de tifus. En 1831 y 1849 hubo epidemias de cólera. Otro efecto de la urbanización fue el aumento de la pequeña delincuencia. En el anonimato cada vez mayor de la vida urbana, los delincuentes tenían más seguridad de no ser descubiertos.

La educación de muchos niños fue sustituida por la jornada laboral, una elección que a menudo hacían los padres para complementar los escasos ingresos familiares. Existían algunas escuelas rudimentarias y algunos empleadores proporcionaban cierto nivel de educación, pero la enseñanza obligatoria para los niños de 5 a 12 años y las instituciones necesarias para impartirla no llegarían hasta la década de 1870. Las tasas de alfabetización mejoraron en ese período, a lo que contribuyó la disponibilidad de libros baratos, posible gracias a las economías de escala de las máquinas de fabricación de papel y las imprentas.

Se desarrolló el consumismo y los trabajadores pudieron permitirse comprar bienes producidos en masa. Había más tiendas que nunca para satisfacer esta demanda, y los productos eran más interesantes y exóticos, procedentes de todo el Imperio Británico. Creció una clase media urbana, pero el abismo entre los de abajo y los de arriba, en todo caso, aumentó. Los trabajadores de las fábricas, por ejemplo, tenían pocas calificaciones transferibles, por lo que estaban estancados en su nivel de trabajo. En el pasado, un tejedor a mano podría haber ahorrado, quizás a lo largo de muchos años, para formar su propia empresa con sus propios empleados, pero ese método de ascender en la escala social era ahora mucho más difícil de acceder. Puede que el capital haya sustituido a la tierra como gran indicador de riqueza, pero para la mayoría de la gente, la Revolución Industrial supuso una forma de vida diferente, no necesariamente mejor.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuál fue el impacto de la Revolución Industrial británica?

El impacto de la Revolución Industrial en Gran Bretaña fue amplio y variado. Las máquinas de vapor y el sistema de fábricas supusieron la pérdida de empleos calificados tradicionales, pero crearon otros no calificados. Las industrias del carbón, el hierro y el acero experimentaron un auge. Se construyeron ferrocarriles por todas partes y los bienes de consumo se abarataron.

¿Cuáles fueron cuatro efectos de la Revolución Industrial en la sociedad británica?

Cuatro efectos de la Revolución Industrial en la sociedad británica: trabajaron más mujeres y niños, aumentó la urbanización, mejoró la dieta al abaratarse y generalizarse la disponibilidad de alimentos y se propagaron las enfermedades en pueblos y ciudades insalubres.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, abril 24). El impacto de la Revolución Industrial británica [The Impact of the British Industrial Revolution]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2226/el-impacto-de-la-revolucion-industrial-britanica/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "El impacto de la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 24, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2226/el-impacto-de-la-revolucion-industrial-britanica/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "El impacto de la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 abr 2023. Web. 25 may 2024.

Afiliación