La agricultura en la Revolución Industrial británica

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3329 / $18000

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 09 marzo 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés, portugués, turco
X

La agricultura, como la mayoría de los demás ámbitos de la vida laboral, se vio muy afectada por las máquinas inventadas durante la Revolución Industrial. La agricultura, en Gran Bretaña y en otros lugares, había dado un salto de avance en el siglo XVIII, y su éxito liberó mano de obra para las fábricas de las zonas urbanas. Desde las mejores herramientas de hierro hasta las trilladoras, la vida en el campo se transformó en una incesante búsqueda de beneficios.

Triple Plough
Triple arado
Scott Swigart (CC BY)

Usos de la energía de vapor en la agricultura

En el siglo XVIII, las actividades agrícolas de todo el mundo siguieron utilizando la fuerza del hombre y los músculos de los animales para hacer el trabajo más fácil y eficaz. En Europa, y en particular en Gran Bretaña, el costo relativamente elevado de la mano de obra (en comparación, por ejemplo, con Asia) impulsó a los inventores a crear máquinas que abarataran la agricultura y aumentaran los beneficios sustituyendo, en la medida de lo posible, las fuentes tradicionales de energía por máquinas.

Eliminar publicidad
Publicidad

El cambio de un método agrícola fundamental se produjo con la invención de la máquina aventadora por Andrew Rodger en Escocia en 1737. Durante milenios, el trigo se había separado de la paja simplemente lanzando los dos al viento y dejando que la paja se llevara el viento. El método era bastante eficaz, pero el viento tenía que ser ni demasiado débil ni demasiado fuerte, y los días sin viento eran inútiles. La máquina de Rodger funcionaba con un ventilador interno y era capaz de separar el grano, el tamo, el polvo y la paja. El ventilador se accionaba a mano, pero la máquina fue otra de las que se beneficiaron de la incorporación de un mecanismo que utilizaba la fuerza del vapor.

EL CENSO DE 1851 REVELÓ QUE, POR PRIMERA VEZ, VIVÍA MÁS GENTE EN LAS CIUDADES QUE EN EL CAMPO.

Las primeras máquinas de vapor que se utilizaron en la agricultura fueron las acopladas a los molinos. Las ruedas hidráulicas se utilizaban desde hacía mucho tiempo para mover las piedras de moler y producir harina, pero ahora las máquinas de vapor podían utilizarse como reserva para cuando el nivel del agua del río que accionaba la rueda hidráulica era bajo. Los molinos de viento también existían desde hacía mucho tiempo, pero durante la Revolución Industrial se mejoró la herrería, lo que permitió que piezas como el mecanismo de giro de las velas, los frenos y la cola de abanico (que aseguraba que las velas apuntaran en la dirección del viento) estuvieran mejor fabricadas y fueran más eficientes que nunca. A partir de la década de 1860, un nuevo método de moler la harina, el molino de rodillos, empezó a sustituir gradualmente a los molinos de viento tras su introducción en Gran Bretaña desde Europa central.

Eliminar publicidad
Publicidad

En el último cuarto del siglo XVIII, los ingenieros habían perfeccionado la máquina de vapor de modo que era lo suficientemente móvil y eficiente en cuanto al consumo de combustible como para poder utilizarse en cualquier lugar. Esta movilidad de la potencia era especialmente útil para la agricultura. En 1787, el escocés Andrew Meikle (1719-1811) inventó la primera trilladora a vapor (que separa el grano de la cáscara). La máquina utilizaba un tambor con batidores para separar la cáscara, primero a caballo o con agua y luego con vapor. Aumentaba enormemente la velocidad a la que se podía trillar el grano. El invento tuvo éxito dentro y fuera del país; George Washington (1732-1799) encargó una trilladora Meikle para su propia granja. Otro rasgo de la mecanización en América fue la introducción de máquinas en las plantaciones, utilizadas, por ejemplo, para triturar la caña de azúcar. En 1834, en Estados Unidos, Cyrus McCormack inventó la primera segadora mecanizada. Ahora un agricultor solo tenía que alquilar una máquina para cuando realmente la necesitaba, tal vez solo unas pocas semanas al año.

Mechanized Reaping Machine
Segadora mecanizada
Unknown Artist (Public Domain)

Se utilizaron máquinas de vapor móviles para bombear las zonas anegadas y hacerlas útiles para la agricultura: una sola máquina era capaz de drenar 24 km² (6000 acres). Se hacían zanjas de drenaje con máquinas y luego se colocaban tuberías para drenar mejor los campos. Estas obras permitieron reclamar tierras comunales para uso agrícola, un proceso conocido como cercamiento. A medida que se desarrollaba la tecnología, se podían utilizar potentes máquinas de vapor en casi cualquier lugar de la granja para arrancar árboles y setos y hacer que los campos fueran más fáciles y eficientes de arar. La energía del vapor se utilizaba también para muchas otras tareas, como cortar madera.

Eliminar publicidad
Publicidad
Producidas en serie y con una vida útil más larga, las herramientas eran ahora más asequibles para una mayor cantidad de agricultores.

Mejores herramientas y equipos

La agricultura siguió siendo un importante sector de empleo incluso después de que la Revolución Industrial arrasara Gran Bretaña. En 1841, "algo más de 1 de cada 5, el 22% de la población activa del país, trabajaba la tierra" (Shelley, 44). Aunque muchos de estos trabajos agrícolas seguían implicando el trabajo a mano, las herramientas utilizadas eran a menudo fabricadas por máquinas de precisión accionadas por vapor. Se descubrió que una guadaña de hoja larga era mucho más eficaz que la hoz tradicional. Los arados tirados por caballos tenían ahora cuchillas de hierro más eficientes, las sembradoras tenían piezas más resistentes y las herramientas de corte tenían un filo más fino y duradero.

El arado oscilante de Rotherham fue inventado por Joseph Foljambe en Yorkshire en 1730. Este nuevo tipo de arado estaba hecho de hierro fundido y podía seguir mejor los contornos de la tierra. El arado de Foljambe se hizo tan popular que pronto se empezó a producir en serie en una fábrica cerca de Rotherham. Al igual que con otras herramientas producidas en serie durante la Revolución Industrial, Foljambe se aseguró de que las distintas piezas de su arado pudieran sustituirse fácilmente por otras nuevas cuando se rompieran o desgastaran. Producidas en serie y con una vida útil más larga, estas herramientas eran ahora más asequibles para una mayor cantidad de agricultores.

Horse-Powered Threshing Machine
Trilladora a tracción animal
Unknown Artist (Public Domain)

La rama científica de la Revolución Industrial también hizo posibles grandes avances para los agricultores. Los científicos se interesaron mucho por la agricultura y por cómo mejorarla, lo que llevó a la formación de la Royal Agricultural Society en 1842. Joseph Henry Gilbert y John Bennet Lawes ensayaron exhaustivamente tipos de suelo y plantas en su Laboratorio Agrícola de Rothamstead. Los resultados de estos experimentos permitieron al laboratorio producir fertilizantes mucho más eficaces, lo que mejoró significativamente el rendimiento de los cultivos a partir de la década de 1860.

Eliminar publicidad
Publicidad

Consecuencias

La mecanización de la agricultura redujo los costos de mano de obra y, por tanto, también el costo de los alimentos; la gente comía más y mejor, lo que tuvo una consecuencia directa en la esperanza de vida, sobre todo de los niños. A medida que la agricultura se volvía más rentable, aumentaban los casos de cercamiento, ya que la gente buscaba más riqueza. A veces se reclamaban tierras en contra de la voluntad de la población local, ya que la ley exigía el consentimiento del 80% de la población, pero se podía cumplir si un solo gran terrateniente accedía al cercamiento. En 55 años, de 1760 a 1815, se cercaron más de 28.300 km² (7 millones de acres) de tierras comunales británicas. Además, al mejorarse las tierras para la agricultura gracias a los proyectos de drenaje, los alquileres se dispararon, lo que obligó a muchos pequeños agricultores a trasladarse a otro lugar o a cambiar de profesión.

Los grandes avances tecnológicos en el transporte, especialmente el ferrocarril y los barcos de vapor, provocaron un efecto dominó de la industrialización. A medida que las redes de transporte se hacían más amplias, densas y baratas, las mercancías transportadas también se abarataban. Granos más baratos llegaron a Gran Bretaña desde Estados Unidos y Canadá. Se trataba de un avance muy necesario ya que, a pesar de la mejora de los rendimientos agrícolas en el país, no podían satisfacer el apetito de una población en auge. Una segunda innovación tecnológica de consecuencias trascendentales fue la invención del transporte refrigerado, que permitió enviar carne a Gran Bretaña desde lugares tan lejanos como Argentina, Australia y Nueva Zelanda. La carne importada, producida en extensas granjas de esos países, era más barata que la cultivada en Gran Bretaña. En la década de 1780, Gran Bretaña había pasado de ser un exportador neto de alimentos a un importador neto, y el déficit siguió creciendo durante el siglo siguiente. El abaratamiento de los productos fue uno de los factores que contribuyeron a la Gran Depresión agrícola de 1873.

The First Industrial Revolution, c. 1760 - 1840
La primera Revolución Industrial, c. 1760-1840
Simeon Netchev (CC BY-NC-ND)

El censo de 1851 en Gran Bretaña reveló que, por primera vez, vivía más gente en las ciudades que en el campo. El auge de las fábricas mecanizadas en las grandes ciudades, sobre todo en la industria textil, atrajo a muchos trabajadores agrícolas hacia una vida mejor y más estable en las zonas urbanas. El aumento de la mecanización de la agricultura y la consiguiente disminución de puestos de trabajo supuso un incentivo adicional para que estos jornaleros cambiaran de residencia. El éxito de la agricultura, lo que algunos han denominado la Revolución Agrícola que precedió y se superpuso a la Revolución Industrial, hizo que pudiera soportar esta pérdida de mano de obra. De hecho, algunos historiadores han argumentado que solo gracias a que la agricultura era tan eficiente en Gran Bretaña pudo tener lugar la Revolución Industrial. El argumento de que la agricultura británica contribuyó a que la industrialización de Gran Bretaña comenzara antes que en otros lugares es resumido por J. Horn:

Eliminar publicidad
Publicidad

La agricultura representaba una enorme y continua ventaja comparativa. En los albores de la era industrial, la producción por trabajador de la agricultura británica era un tercio mayor que la de Francia y el doble que la de Rusia, mientras que Europa disfrutaba del doble de productividad que cualquier otra parte del mundo. En 1851, la producción británica por trabajador duplicaba la de cualquier Estado europeo contemporáneo. La elevada productividad agrícola no solo fomentó hábitos de trabajo eficaces en toda la población, sino que también liberó mano de obra.

(68)

Al igual que en otras áreas de la economía en la Revolución Industrial, donde un área de la vida laboral impulsaba a otra, el éxito de la agricultura permitió el crecimiento de las fábricas mecanizadas en las zonas urbanas, lo que provocó un crecimiento de la población que, a su vez, creó un mayor mercado para los productos agrícolas, impulsando aún más la industria agrícola. El historiador R. C. Allens sostiene que fue esta última relación la más importante: "La ciudad impulsó al campo, no al revés" (58). Aunque Allen también reconoce que una mayor eficiencia en la agricultura era esencial para ayudar a alimentar a las crecientes ciudades: "Hacia 1800 cada trabajador agrícola inglés producía lo suficiente para mantener a dos trabajadores en la industria manufacturera y los servicios" (ibid).

Hubo quienes se opusieron a los cambios en la vida rural británica. Al igual que los luditas, los tejedores manuales que destrozaban las máquinas textiles que les quitaban el sustento en las ciudades, también los trabajadores agrícolas atacaban, por ejemplo, las nuevas trilladoras. Hubo un período de destrozos especialmente intenso que se conoció como los Swing Riots (por su legendario líder, el capitán Swing) de 1830 a 1832. Puede que los rebeldes se ganaran la simpatía del público, pero el gobierno estaba empeñado en el "progreso", de modo que cientos de personas fueron encarceladas, transportadas o ahorcadas mientras las despiadadas máquinas seguían girando en los campos sin miramientos, igual que en las fábricas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuál fue el impacto en la agricultura durante la Revolución Industrial?

El impacto en la agricultura durante la Revolución Industrial fue el uso de máquinas para ahorrar mano de obra y costos, como los molinos de vapor, las trilladoras y las segadoras. Los alimentos se abarataron, pero se perdieron muchos empleos agrícolas y se dedicaron más tierras a la agricultura.

¿Qué papel desempeñó la agricultura en la Revolución Industrial?

La agricultura desempeñó un papel importante en la Revolución Industrial porque la mecanización hizo que los trabajadores agrícolas buscaran otros empleos en las ciudades, como el trabajo en las fábricas. La mejora de los métodos y las herramientas también permitió producir más alimentos y abaratarlos para una población cada vez más numerosa.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, marzo 09). La agricultura en la Revolución Industrial británica [Agriculture in the British Industrial Revolution]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2191/la-agricultura-en-la-revolucion-industrial-britani/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La agricultura en la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 09, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2191/la-agricultura-en-la-revolucion-industrial-britani/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La agricultura en la Revolución Industrial británica." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 09 mar 2023. Web. 21 jul 2024.

Afiliación