Cosmética en el Mundo Antiguo

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por ISABEL MAYORAL DELGADO
Publicado el 06 septiembre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, árabe

El uso de cosméticos y perfumes por hombres y mujeres se remonta a la antigüedad, ya que nuestros ancestros también se preocupaban por mejorar su apariencia de la forma más rápida y sencilla. Para ello, utilizaban todo tipo de polvos, cremas, lociones y fluidos. Los registros escritos y pictográficos, junto con restos de materiales hallados, revelan como a nuestros ancestros no sólo mejoraban su aspecto y olor sino que también se aventuraban a tratar aspectos molestos como la calvicie, las canas y las arrugas. En muchas de las culturas ancestrales, el uso de estos cosméticos y perfumes estaban en estrecha relación con rituales religiosos, especialmente con los entierros.

Minoan Woman Fresco, Knossos
Fresco de mujer minoica, Cnosos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Cosmética egipcia

Los egipcios daban mucha importancia a la limpieza y la apariencia física por connotaciones religiosas, asociándolo con una forma de purificar el cuerpo y el alma. Es por esto que tanto hombres como mujeres, sin distinción entre clases, se preocupaban por cuidar su aspecto al máximo incluso después de su muerte. Así fue como los egipcios construyeron un puente entre cosmética y divinidad. Por ejemplo, durante los rituales religiosos, los sacerdotes esparcían aceites perfumadas por las estatuas de los dioses, e incluso les aplicaban maquillaje. Tal fue la demanda de productos cosméticos, que incluso en algunos templos se fabricaban directamente, como el templo de Karnak, en cuya pared se encuentran recetas para la fabricación de aceites perfumados.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los cosméticos y perfumes eran caros de producir, y sus ingredientes eran difíciles de obtener.

La importancia de la cosmética para los egipcios también se evidencia en la naturaleza de los productos que se comercializaban internacionalmente, en los cuales se encuentran tallados los utensilios para la aplicación de los productos cosméticos. Este tipo de productos se pueden encontrar en registros como las Cartas de Amarna del siglo XIV a.C. Otra importante fuente de información, que trata de la cosmética mediterránea es el Uluburun shipwreck (1330 - 1300 a.C.), donde se detallan plantas y resinas usadas para producir perfumes. También existen registros visuales en los cuales se muestra claramente en qué partes del rostro se distribuía el maquillaje. Incluso en el papiro erótico de Turin (siglo XII a.C.) hay representaciones de arte en las cuales se observa a una chica joven coloreándose los labios, con connotaciones sexuales.

Para la preparación de cosméticos en el antiguo egipto se usaba una amplia gama de materiales. El famoso lápiz y sombra de ojos que utilizaban Tutankhamun y Nefertiti estaban fabricados mediante la molienda de minerales como la malaquita, de color verde, y la galena, de color negro. Las paletas de pizarra usadas para mezclar los minerales y formar la pasta se encontraron en tumbas del periodo predinástico egipcio (6000 - 3150 a.C.). En ciertas tumbas también es común encontrar mezclas de plantas color rojo ocre usadas como colorete. El uso de este tipo de cosméticos se evidencia en el retrato de la tumba de la reina Nefertari (1255 a.C.). No todos los cosméticos en el antiguo Egipto servían para ensalzar la belleza, sino que estos productos también poseían propiedades medicinales como los hidratantes a base de grasas y aceites y las lociones y ungüentos de natrón y ceniza para limpiar la piel. Investigaciones en las sombras de ojos basadas en plomo, revelaron que sus propiedades de defensa inmunitaria reduce el riesgo de problemas oculares. Finalmente, los egipcios también usaron la cosmética con propósitos más ambiciosos como la fabricación de pastas para repeler los insectos, eliminar la calvicie, eliminar las canas o suavizar las arrugas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Egyptian Faience Capital-shaped Cosmetic Box
Caja cosmética egipcia en forma de capitel de loza
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

Los cosméticos y perfumes eran caros de producir, y sus ingredientes eran difíciles de obtener. Quizás la sustancia más famosa y lujosa era incienso. El incienso se obtenía de la resina de los árboles de Boswellia, y se usaba no sólo como perfume para los vivos y embalsamados, sino que también se utilizaba para eliminar el mal aliento, para nutrir el pelo, y como aceite de masaje. Otra sustancia famosa y cara era la mirra, una resina extraída del arbusto de la mirra. La mirra se usaba en cosmética y medicina, y sólo estaba disponible en Yemen y Somalia – de ahí la expedición de la reina Hatshepsut´s a la tierra de Punt a mediados del siglo 15 a.C. para recolectar mirra, entre otros exóticos, y plantarlos en el templo de Deir el-Bahari. Dado su alto valor, tanto la mirra como el incienso fueron productos comerciales muy importantes a lo largo del mundo antiguo.

Los envases de maquillaje han sido mejores supervivientes que los propios cosméticos. Éstos varían desde láminas de junco hasta recipientes de vidrio, finamente tallados con formas de peces y mujeres predominantemente, loza y piedra, especialmente alabastro. Aquellos que podrían permitírselo, guardaban su colección de cosméticos en un cajón de madera junto con otros objetos personales como un espejo (hecho con metal altamente pulido), cuchilla y tijeras. No en vano ha quedado el símbolo del ojo pintado como uno de los componentes del jeroglífico egipcio de la belleza.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Face from an Egyptian Coffin
Rostro de un ataúd egipcio
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Cosmética griega

Al igual que los egipcios, los griegos eran partidarios de utilizar algo de maquillaje y, de hecho, es la palabra griega kosmetica la que nos da la palabra cosmética. Sin embargo, el término griego cosmética tenía una connotación diferente ya que realmente se refería a preparaciones para proteger el pelo, la cara y los dientes. El término para referirse a la cosmética dirigida a la belleza era kommotikon. Los perfumes griegos, se cree que ya se usaban en la edad de bronce (siglo XIV-XIII a.C.) y fueron mencionados en las obras de la Iliada y la Odisea de Homero, escritas en el siglo VIII a.C. Todas las clases de plantas, flores, especias y fragancias, desde la mirra hasta el orégano se preparaban en aceite y se usaban como base para la mayoría de perfumes (como el alcohol hoy en día). La mayoría de perfumes eran una pasta espesa, por lo que se utilizaba una pequeña cucharilla para extraerlo de los pequeños botes que lo contenían. Al igual que los cosméticos, los perfumes se usaban por placer, seducción, como símbolo de estatus y en rituales (especialmente en entierros).

Al igual que hoy, parece que los ingredientes más exóticos de los cosméticos tenían más posibilidades de éxito.

Colorete para las mejillas, blanqueadores para palidecer la tez, sombra y lápiz de ojos eran muy populares entre las mujeres griegas. Los hombres, exceptuando aquellos envueltos pasivamente en relaciones homosexuales, no utilizaban maquillaje. Sin embargo, el tinte para el pelo lo podrían haber usado ambos sexos. Había dos tipos básicos de tintes: uno hecho para pelo oscuro, con colorantes oscuros, como los extraídos de las sanguijuelas tras su inmersión en vino durante 40 días, y otro tipo para pelo más claro fabricado con madera de haya y grasa de cabra.

Eliminar publicidad

Advertisement

El colorete se fabricada con ocre rojo como en Egipto, o con colorante extraído de un tipo de líquen. El lápiz de ojos y cejas estaba compuesto por polvo de kohl, rico en hollín, antimonio, azafrán o ceniza. Todos los tipos de cenizas eran muy usados, especialmente para limpiar los dientes. Al igual que hoy, parece que los ingredientes más exóticos de los cosméticos tenían más posibilidades de éxito. Extrañas y excelentes sustancias como el polvo del caparazón del caracol, se utilizaban para eliminar pecas. La grasa de la lana de oveja se utilizaba como crema facial, y los excrementos de largarto se frotaban en las arrugas y manchas.

Attic Pyxis
Pyxis
Peter Roan (CC BY-NC-SA)

Algunos escritores griegos comenzaron a extender la moralidad de que de alguna manera, la cosmética era un truco a emplear por las mujeres de clase baja o prostitutas, pero esto no frenó el uso de la cosmética por mujeres de todas las clases sociales, casadas o solteras. Como en egipto, los griegos guardaban sus mejores cosméticos y perfumes para acompañarles en sus tumbas tras la muerte. Lekythoi, las fijas jarras de un asa, usadas para guardar aceites refinados y perfumes, eran dedicadas a los fallecidos y se decoraban con temas relacionados con el entierro y el viaje a la nueva vida. En la tumba también se incluían pequeñas cajitas con tapa, conocidas como pyxis, usadas para guardar cosméticos, mientras que el alabastrón era uno de los repientes favoritos para las cremas y ungüentos en la Grecia minoica, micénica y clásica.

Cosmética etrusca

Los etruscos supusieron un puente cultural entre los griegos y los romanos, y el uso de los cosméticos y perfumes es un ejemplo más. Al principio, importaban cosméticos desde Samos, Corinth y Rhodes, pero luego, una vez conocidos los productos, los etructos comenzaron a importar ingredientes desde el suroeste asiático con el fin de fabricar lociones y pócimas para incrementar la belleza de su cuerpo y para usarla en rituales religiosos. En sus tumbas se han encontrado pequeños recipientes y botellas de cristal puntiaguadas, usadas para almacenar ungüentos, pastas y aceites. También era frecuente encontrar delicados instrumentos para extraer los cosméticos, como pequeñas vasijas talladas con figuras femeninas al final del asa. Tallados de estos instrumentos se encuentran en el reverso de espejos de bronce etruscos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Cosmética romana

En la época romana, la cosmética sólo era una preocupación para las mujeres. Cuando algún hombre dedicaba demasiado tiempo a cuidar su apariencia, se tendía a ridiculizarle. Un famoso ejemplo de esto fue el Emperador Otho (r. 69 d.C.), quien fue criticado por afeitarse diariamente y después aplicarse una mascarilla. Como en el mundo griego, algunos escritores romanos –todos hombres- asociaban el maquillaje a la prostitución o a las infidelidades. Sin embargo, al igual que las mujeres griegas, parece que las mujeres romanas de todas las clases continuaron con su tradición.

Mummy Portrait of a Woman Wearing a Medusa Necklace
Retrato de momia de una mujer con un collar de Medusa
Carole Raddato (CC BY-SA)

El uso de perfumes fue muy popular en el mundo romano. Se usaban con diversos propósitos, como añadir algo de perfume al vino o hacer de los baños públicos una experiencia más agradable. Ingredientes comunes en los perfumes eran: canela, palmera datilera, membrillo, albahaca, ajenjo, y todo tipo de flores, desde iris hasta rosas.

Todos estos hábitos en cosmética y perfumería no sólo se evidencian en la literatura y el arte, sino que también existen miles de pequeñas botellas de cristal, jarrones y cajas, encontradas en excavaciones arqueológicas a lo largo del mundo romano. Un hallazgo particular se encontró en Londres, y consta de una barra de la cual cuelgan cinco utensilios: limpiador para los oídos, limpiador de uñas, pinzas, y dos aplicadores de cosméticos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los romanos consiguieron algunos avances en cosmética, al igual que en otras áreas. Por ejemplo, consiguieron de la leche de burra un suavizante de piel perfecto. Poppaea, la mujer del Emperador Nero (r. 54 - 68 d.C.), era fan de esta leche, en la que se bañaba diariamente, y para lo cual necesitaba mantener a 500 burras. Afortunadamente, los escritores romanos dedicaron numerosas páginas a la cosmética, especialmente a la cosmética con beneficios para la salud. Ovidio (43 - 17 d.C.), por ejemplo, detalló un pack facial que contenía ingrediente de nido de pájaro, el cual consideraba útil para mantener la tez saludable. También enumera los ingredientes de otra crema facial: huevos, cebada, chicle, bulbos de narciso, miel, arveja molida, harina de trigo y polvo de astas. En otro brebaje destinado a blanquear la piel, se utilizaron virutas de plomo blanco disueltas en vinagre. Una vez seca la mezcla, se añadió tiza y más vinagre, hasta formar una pasta manejable. Nuestros ancestros sabían que este plomo blanco era venenoso (de hecho lo utilizaban como veneno), por lo que el uso de estos materiales muestra que no lo hacían por ignorancia sino que eran capaces de formular productos con multitud de propósitos.

Roman Perfume Bottle
Botella de perfume romana
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Cosmética bizantina

Los bizantinos continuaron con las tradiciones mencionadas anteriormente, y hay registros de que tanto hombres como mujeres usaban colorantes (se piensa que la orina de niños hacía maravillas en esto), preparados para eliminar el cabello, y lociones para hidratar la piel. Las mujeres se aclaraban la piel, pintaban sus labios, y resaltaban sus ojos como sus homólogas del imperio romano hicieron durante siglos. También usaban cremas antiarrugas, alisadores de pelo, tintes para cejas y perfumes.

Tal era la preocupación por su apariencia que los bizantinos ganaron fama en el oeste de Europa por ser amantes del placer, aunque los predicadores cristianos bizantinos amonestaban a su rebaño por su vanidad en ocasiones. Como en la culturas previas, los mejores indicadores del extendido uso de cosméticos son los crisoles, recipientes, aplicadores y cucharas que se utilizaron para fabricarlos, conservarlos y aplicarlos. Es llamativo que ni los romanos ni los bizantinos tenían un gusto excesivo por lo caro, sino que frecuentemente guardaban cosméticos en ataúdes exquisitamente decorados. Uno de los mejores ejemplos es el Ataúd de la Musa del Tesoro Esquilino. Descubierto en el año 1793 de la era actual en Roma, y datada en el S. IV de la misma era, el cofre de plata festoneado está decorado con imágenes grabadas de las Musas y contiene cinco recipientes para ungüentos y perfumes.

The Muse Casket from the Esquiline Treasure
Ataúd de la musa del tesoro esquilino
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Recreando el pasado

A medida que la arqueología experimental avanza, y con la ayuda de la tecnología, cada vez hay más estudiosos investigando la composición de la cosmética y perfumería ancestral, e incluso han intentado recrear alguno de ellos. Uno de los pioneros en esto fue el químico italiano Giuseppe Donato en los años 1970. Incluso algunos de los perfumes que examinó fueron producidos y comercializados, como los perfumes de Donato y Seefried`s Cleopatra, basado en uno que ella usaba. Además, Cleopatra escribió un libro sobre cosmética. También se han realizado investigaciones sobre la efectividad de algunos de los cosméticos ancestrales que decían ser remedios para las arrugas, y sus ingredientes han sido aprobados por expertos modernos. Ciertos ingredientes naturales podrían haber tenido el mismo efecto que sus equivalentes modernos.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

ISABEL MAYORAL DELGADO
Biologist with passion for cosmetic ingredients and ancient history.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, septiembre 06). Cosmética en el Mundo Antiguo [Cosmetics in the Ancient World]. (I. M. DELGADO, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1441/cosmetica-en-el-mundo-antiguo/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Cosmética en el Mundo Antiguo." Traducido por ISABEL MAYORAL DELGADO. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 06, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1441/cosmetica-en-el-mundo-antiguo/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Cosmética en el Mundo Antiguo." Traducido por ISABEL MAYORAL DELGADO. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 sep 2019. Web. 09 dic 2022.

Afiliación