Revolución gloriosa

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 09 septiembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
William of Orange Landing in England (by John  Wyck, Public Domain)
Guillermo de Orange llega a Inglaterra
John Wyck (Public Domain)

La Revolución gloriosa de noviembre de 1688 vio cómo el protestante Guillermo de Orange (1650-1702) invadió Inglaterra y tomó el trono del católico Jacobo II de Inglaterra (que reinó de 1685 a 1688). No hubo batallas, y Guillermo fue invitado por el Parlamento a convertirse en rey y gobernar conjuntamente con su esposa, la reina María II de Inglaterra (que reinó de 1689 a 1694), hija de Jacobo II.

La política a favor del catolicismo y el gobierno autoritario de Jacobo II habían sellado su destino, y a partir de entonces vivió en el exilio en Francia. Mientras tanto, Guillermo y María gobernaron con los poderes de la monarquía reducidos y los del Parlamento potenciados, como parte de un nuevo sistema de gobierno conocido como monarquía constitucional, el sistema que todavía se ve hoy en el Reino Unido.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las principales causas de la Revolución gloriosa pueden resumirse así:

  • El rey Jacobo II era católico en un estado protestante.
  • El rey se inclinaba por los católicos en sus nombramientos clave.
  • El rey se excedió en su autoridad en asuntos judiciales.
  • El rey destituyó al Parlamento y nunca lo convocó.
  • La Declaración de Indulgencia se consideró una protección de los derechos católicos.
  • Nació un heredero varón católico que sustituyó a sus hermanas mayores protestantes.
  • Un grupo de destacados nobles protestantes invitó al protestante Guillermo de Orange a convertirse en rey.
  • Guillermo de Orange temía que una Francia e Inglaterra católicas unieran sus fuerzas contra él, y por eso quería convertirse en rey.

Protestantismo y autoritarismo

Para entender los acontecimientos de 1688 y su significado, es necesario retroceder varios monarcas en la línea de tiempo de la historia británica. Los tronos de Inglaterra, Escocia e Irlanda se unificaron cuando Jacobo I de Inglaterra (que reinó de 1603 a 1625) sucedió a Isabel I de Inglaterra (que reinó de 1558 a 1603). Jacobo fue el primero de los monarcas Estuardo, y le sucedió su hijo Carlos I de Inglaterra (que reinó de 1625 a 1649). Hasta aquí todo bien, y en su mayor parte pacífico. Luego, Carlos echó a perder las cosas con su gobierno autoritario y la destitución del Parlamento. Se desarrollaron las guerras civiles inglesas (1642-51) y, finalmente, empezó a aumentar el apoyo a la novedosa idea de una república y no simplemente una monarquía limitada. Un Carlos impenitente e intransigente fue ejecutado el 30 de enero de 1649. Resultó que la república de la "mancomunidad" dirigida por Oliver Cromwell (1599-1658) era tan impopular como lo había sido Carlos. El hijo del difunto rey, Carlos, regresó triunfalmente a Inglaterra y al trono con la Restauración de 1660. La monarquía se había reinstaurado. Por desgracia, no había aprendido ninguna lección de los desastrosos acontecimientos de las décadas anteriores. Carlos II de Inglaterra (que reinó de 1660 a 1685) murió en 1685, pero no tuvo hijos. Como resultado, el hermano menor del rey se convirtió en el rey Jacobo II de Inglaterra. La línea de los Estuardo continuaba como siempre, pero no todo era lo que parecía. Además de que el Parlamento había crecido en importancia durante los últimos 50 años, el viejo problema que había asolado a las Islas Británicas desde el reinado de Enrique VIII de Inglaterra (que reinó de 1509 a 1547) volvía con fuerza: el protestantismo frente al catolicismo.

Eliminar publicidad

Advertisement

James II of England
Jacobo II de Inglaterra
Peter Lely School (Public Domain)

Carlos II había sido protestante; el problema era que su sucesor era católico. Jacobo II se había convertido al catolicismo en 1668, y muchos temían que quisiera que Inglaterra volviera a ser un estado católico. Los historiadores siguen debatiendo cuáles eran las intenciones del rey exactamente. Jacobo conocía perfectamente la importancia del asunto, el Parlamento incluso lo había apartado de la sucesión por su fe en 1679 (la Crisis de la Exclusión), pero su hermano hizo que se lo restituyera. El restablecimiento incluía la promesa de que Jacobo criara a sus dos hijos supervivientes, María (nacida en 1662) y Ana (nacida en 1665), como protestantes.

El rencor hacia Jacobo II era tal que Monmouth consiguió reunir hasta 4000 hombres para su ejército rebelde.

Como todo el mundo prefería la opción pacífica y menos fastidiosa de continuar con el statu quo, se permitió que Jacobo, de 51 años, ascendiera al trono en 1680. El rey incluso eliminó la parte de la comunión de su coronación. Sus partidarios fueron aclamados, los neutrales no sabían a quién más apoyar, y sus enemigos esperaban que su reinado fuera corto y que su hija protestante María pudiera entonces asegurar que los logros de la Reforma inglesa permanecieran intactos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Rebelión

Jacobo tuvo su cuota de problemas con dos rebeliones al principio de su reinado. La primera tuvo lugar en Escocia en mayo de 1685, cuando el conde presbiteriano de Argyll, líder de los Campbell, lideró una revuelta contra el rey en Escocia. Argyll fue capturado mientras marchaba a Glasgow, y la rebelión se acalló. Es muy probable que esta revuelta fuera una acción paralela a otra más grave en el sur de Inglaterra, la Rebelión de Monmouth de junio-julio de 1665.

The Morning of Sedgemoor
La mañana de Sedgemoor
Edgar Bundy (Public Domain)

James Scott, duque de Monmouth (nacido en 1649), era el hijo ilegítimo de Carlos II. Ya había participado en un plan para hacerse con el trono, el Complot de Rye House de 1663, cuando un grupo de parlamentarios veteranos de la Guerra Civil intentó asesinar a Carlos II y a su hermano tras una reunión de carreras en Newmarket. El complot fue mal planeado y fracasó, Monmouth fue exiliado a los Países Bajos por su participación. Ahora Monmouth estaba de vuelta y con él otros 80 exiliados descontentos. El variopinto grupo desembarcó en Lyme Regis en junio y comenzó a reclutar hombres para una rebelión armada. El rencor hacia Jacobo II era tan grande que Monmouth consiguió reunir hasta 4000 hombres para su ejército, pero era un ejército amateur y mal equipado. Un ejército realista derrotó fácilmente a los rebeldes en Sedgemoor, Somerset, el 6 de julio. Monmouth fue capturado y ejecutado, a pesar de las peticiones de clemencia de su tío. Jacobo fue implacable en el rastreo de cualquier persona con la más remota conexión con la Rebelión de Monmouth. Unos cuantos cientos fueron ahorcados, 850 fueron deportados para realizar trabajos forzados en el Caribe y muchos más fueron azotados. Las audiencias de los acusados se conocieron como "Bloody Assizes". Aunque castigar con dureza a los rebeldes no era algo raro, la sangrienta venganza no contribuyó a la popularidad del rey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Indulgencias y nombramientos

Tanto la rebelión de Argyll como la de Monmouth habían sido asuntos relativamente menores, pero deberían haber sido disparos de advertencia de lo que podría ocurrir. En cambio, la política del rey se inclinó aún más hacia el catolicismo. Jacobo nombró implacablemente a católicos en puestos clave del gobierno, los tribunales, la marina, el ejército e incluso las universidades. Jacobo también ignoró algunas leyes, amplió otras, y renunció a las sentencias cuando se aplicaban a individuos católicos a los que favorecía, lo que se conoció como sus poderes de disposición y suspensión. El Parlamento protestó por estas políticas, y el rey respondió destituyendo a la Cámara en noviembre de 1685; que no se volvería a convocar hasta que hubiera un nuevo monarca en el trono.

Otra decisión polémica fue la Declaración de Indulgencia de abril de 1687 (también conocida como Declaración de la Libertad de Conciencia). Esta declaración mejoró la tolerancia religiosa para todas las confesiones, pero muchos protestantes la vieron solo como un medio para mejorar el estatus de los católicos. El rey no infundió mucha confianza a los no católicos cuando declaró en 1687 "no podemos sino desear de corazón, como fácilmente se creerá, que todos los habitantes de nuestros territorios sean miembros de la Iglesia católica" (Miller, 332). Para empeorar las cosas, Jacobo reeditó la Indulgencia en 1688 e insistió en que se leyera en todas las iglesias. El arzobispo de Canterbury y otros seis obispos protestaron por ello, pero el rey se limitó a encerrarlos en la Torre de Londres. Luego fueron juzgados, pero el tiro les salió por la culata cuando fueron absueltos y hubo una gran celebración pública.

James Francis Edward Stuart
Jacobo Francisco Eduardo Estuardo
Unknown Artist (Public Domain)

Un príncipe católico

Además de tener que aceptar a un rey católico, los protestantes también tuvieron que soportar a una reina católica y a un heredero católico al trono. Jacobo se había casado con su segunda esposa, María de Módena (fallecida en 1718), en 1673; incluso hubo rumores descabellados de que la reina era en realidad hija de un papa. Entonces, quizá ocurrió el golpe definitivo para los protestantes más militantes. El rey, después de soportar la tragedia de que muchos de sus vástagos murieran en el parto o en la primera infancia, tuvo un hijo. Jacobo Francisco Eduardo nació el 10 de junio de 1688. Esto significaba que ni María ni Ana se convertirían en el siguiente monarca, y siendo ambos padres católicos, parecía una certeza que el príncipe Jacobo sería criado en esa fe. Tan conveniente fue este acontecimiento para el rey, que muchos sospecharon que el niño no era suyo, sino que lo habían traído con el único propósito de perpetuar el catolicismo en Inglaterra. El hecho de que el padrino del príncipe Jacobo fuera el papa Inocencio XI fue otra provocación innecesaria. Los protestantes que habían pedido moderación hasta que el anciano rey murió y la protestante María asumió el poder, ahora no tenían argumentos. Los nobles protestantes rebeldes sabían que debían actuar ahora o nunca.

Eliminar publicidad

Advertisement

"Vengo a hacerles EL BIEN. Vengo por el bien de todos vosotros".
príncipe Guillermo

Un príncipe protestante

La cuestión candente no era necesariamente cómo deponer al rey, sino quién lo reemplazaría. Los nobles rebeldes miraron al exterior. El 30 de junio, un grupo de siete, que incluía a los duques de Devonshire y Shrewsbury y al obispo de Londres, se reunió y contactó con el príncipe protestante Guillermo de Orange a través del embajador holandés en Inglaterra, y le propuso convertirse en rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Guillermo tenía varios puntos a su favor, además de su religión. Era nieto de Carlos I de Inglaterra y se había casado con María, la hija de Jacobo II, en 1677. Sin duda, Guillermo se alegró de la oferta, pues ya estaba planeando invadir. Habiendo construido una considerable armada, el príncipe dijo que solo esperaba un "viento protestante" favorable. Su principal motivación era evitar que Inglaterra se convirtiera en un país católico y se uniera a los franceses para atacar los Países Bajos.

El primer intento de Guillermo de llegar a Inglaterra por mar se vio frustrado por el mal tiempo, pero persistió y desembarcó con un ejército de entre 15.000 y 21.000 hombres en Devon el 5 de noviembre de 1688. El ejército era una fuerza de combate experimentada y estaba compuesto por holandeses, ingleses, escoceses, daneses, hugonotes e incluso un contingente de Surinam. El príncipe también llevó una imprenta para poder difundir más fácilmente la propaganda pro-protestante. Cuando desembarcó en Brixham, Guillermo (con su marcado acento holandés) les aseguró a los ingleses que encontró: "Vengo a hacerles el bien. Vengo por el bien de todos vosotros." (Cavendish, 338).

William III of England
Guillermo III de Inglaterra
Willem Wissing (Public Domain)

Guillermo marchó lentamente hacia el este, en dirección a Londres, a través de un clima desfavorable. Mientras tanto, Jacobo se quedó aislado, abandonado por antiguos partidarios como John Churchill e incluso su propia hija Ana. La reina abandonó Inglaterra hacia la seguridad de Francia en diciembre. Jacobo sufrió deserciones más importantes entre los altos mandos de su ejército, y hubo revueltas inmediatas en favor de Guillermo en Cheshire, Yorkshire y Nottinghamshire. Entonces, tras sufrir una extraña serie de hemorragias nasales, el rey decidió abandonar el campo de batalla y seguir a su esposa. Es posible que el rey sufriera un colapso mental en ese momento, ya que estaba totalmente convencido de que estaba destinado a sufrir el mismo terrible destino que su padre. La reina María logró cruzar el Canal, pero el rey no, a pesar de su disfraz de mujer. Unos pescadores lo descubrieron y lo llevaron cautivo a Kent. Guillermo se encontraba ya en Londres, y decidió que lo mejor que podía hacer con su rival y suegro era permitirle partir hacia Francia, tal y como había deseado. Guillermo había logrado la notable hazaña de encabezar la primera invasión exitosa de Inglaterra desde su tocayo Guillermo el Conquistador (que había reinado de 1066 a 1087) en 1066.

Eliminar publicidad

Advertisement

Una monarquía constitucional

La línea oficial era que Jacobo había abdicado, y el Parlamento registró la destitución del monarca como ocurrida el 23 de diciembre de 1688, el día en que Jacobo había abandonado las costas inglesas. Guillermo se convirtió en Guillermo III de Inglaterra (también Guillermo II de Escocia, que reinó de 1689 a 1702) mediante un decreto del Parlamento el 13 de febrero de 1689. Este cambio de régimen se conoció como la Revolución gloriosa porque se había producido de forma totalmente pacífica (o casi, hubo algunos episodios de ataques a casas y capillas católicas durante la marcha de Guillermo a Londres). La realidad fue que no hubo batallas ni revueltas en todo el país en apoyo a ninguno de los dos bandos. Los historiadores whigs (a favor de los protestantes) también creían que la revolución era "gloriosa" porque había preservado las instituciones de poder existentes, lo cual era cierto, aunque la relación entre estas instituciones cambió, y lo hizo cada vez más con el paso del tiempo.

El premio de oro de Guillermo tenía algunas limitaciones. La primera era que Guillermo tenía que gobernar conjuntamente con su esposa, ahora María II de Inglaterra, aunque en la práctica solo él tenía el poder soberano. Los "tories" de la Cámara de los Lores (la cámara alta del Parlamento) querían que María gobernara sola, ya que así se preservaba la tradición de la sucesión, pero Guillermo no se conformaría con nada menos que un papel de rey propiamente dicho. La segunda limitación fue impuesta por el Parlamento al idear una nueva forma de gobierno, una monarquía constitucional. En los años siguientes, toda una serie de leyes aprobadas por el Parlamento limitaron los poderes de la monarquía. Se acabaron los días de los monarcas autoritarios que podían destituir al Parlamento a su antojo. Ahora las dos instituciones gobernaban al unísono, un acuerdo establecido por la Carta de Derechos del 16 de diciembre de 1689.

Coin of William III & Mary II of England
Moneda de Guillermo III y María II de Inglaterra
Daderot (Public Domain)

El Parlamento tenía la máxima autoridad en las áreas clave de aprobación de leyes y recaudación de impuestos. También se involucró mucho más en la contabilidad de cómo se gastaba el dinero para los fines del Estado, particularmente en el ejército y la marina. La monarquía se sostenía ahora no con los impuestos que podía recaudar o las tierras que podía vender, sino con el dinero de la Lista Civil emitida por el Parlamento, a partir de la Ley de la Lista Civil de 1697. Es posible que a Guillermo no le gustara este control sobre sus finanzas, pero significaba que no podía destituir al Parlamento durante largos períodos y volver a convocarlo solo cuando se quedaba sin dinero, como sí habían hecho muchos de sus predecesores. Y el rey necesitaba mucho dinero, ya que estaba decidido a utilizar su nueva posición para enfrentarse finalmente a los franceses en el campo de batalla y acabar con su dominio de Europa; así comenzó la Guerra de los Nueve Años (1688-1697).

La lista de limitaciones a Guillermo en Gran Bretaña continuó. A partir de entonces, ningún monarca podía mantener su propio ejército permanente, solo el Parlamento podía declarar la guerra, y cualquier nuevo monarca debía jurar en su coronación defender la Iglesia protestante. Ningún católico o individuo casado con una católica podía volver a ser rey o reina. Para garantizar que el Parlamento no abusara del poder que se le había otorgado, debía haber elecciones libres cada tres años y una garantía de libertad de expresión en sus dos Cámaras. Por último, la Ley de Tolerancia de mayo de 1689, aunque no llegó tan lejos como esperaba el calvinista Guillermo, protegió los derechos de los disidentes protestantes (también conocidos como no conformistas), que constituían alrededor del 7% de la población. Tras un período de persecución bajo los Estuardo, ahora podían practicar libremente su culto y establecer sus propias escuelas. La Ley de Tolerancia no se aplica a los católicos ni a los judíos.

Irlanda y Escocia

Jacobo II no estaba muerto, sino en el exilio, y finalmente, alentado por Luis XIV de Francia (que reinó de 1643 a 1715), hizo un intento de recuperar su trono. Desembarcó en Irlanda en marzo de 1689 y tuvo cierto éxito al principio, pero fracasó un asedio de 105 días a la protestante Londonderry (Derry). Luego, la llegada del rey en persona con un gran ejército inglés-holandés, que era superior al de Jacobo tanto en armas como en entrenamiento, supuso la victoria final en la batalla de Boyne el 1 de julio de 1690. Irlanda era un 75% católica, y aunque la guerra de guerrillas continuó, el país se encontró de nuevo con un rey protestante.

Battle of the Boyne
Batalla del Boyne
Jan van Huchtenburg (Public Domain)

En Escocia, el apoyo jacobita (por Jacobo II, del latín Jacobus) había sido especialmente fuerte en las Highlands, pero en las ciudades había más apoyo al protestante Guillermo. Cuando el Príncipe de Orange desembarcó por primera vez en Inglaterra, poco después se produjeron disturbios simpatizantes en Edimburgo, donde los católicos y sus propiedades fueron atacados. Una Convención se reunió para decidir a quién apoyar, y el 11 de abril de 1689 se tomó la decisión de favorecer a Guillermo. Al mismo tiempo, la Reclamación de Derechos estableció la monarquía en términos similares a los declarados en la Carta de Derechos inglesa. María y Guillermo gobernaron conjuntamente en Escocia cuando aceptaron la corona allí el 11 de mayo de 1689. Hubo un levantamiento jacobita dirigido por el vizconde Dundee que derrotó a un ejército pro Guillermo en Killiecrankie en julio de 1689. Luego hubo un revés en agosto en Dunkeld, donde "Bonnie" Dundee fue asesinado. Mientras tanto, el gobierno de Escocia se estableció bajo el control de la Iglesia presbiteriana.

En 1692, las divisiones en Escocia se acentuaron cuando los partidarios de Jacobo II, el clan MacDonald, hicieron que sus líderes fueran masacrados en Glencoe por los Campbell. Jacobo II murió en el exilio en Francia en 1701, pero su hijo Jacobo (el Viejo Pretendiente) y su nieto Carlos (el Joven Pretendiente) mantuvieron la llama de la rebelión en las Highlands. Sin embargo, fracasaron dos revueltas jacobitas en 1715 y 1745 , y no hubo vuelta atrás para la atribulada Casa Real de Estuardo.

Los tres reinos de Inglaterra, Escocia e Irlanda ahora estaban más unidos que nunca, al menos en términos de política y gobierno. Guillermo, María y el Parlamento habían creado una nueva forma de monarquía y gobierno, que proporcionaba una estabilidad política, religiosa y económica nunca antes vista. Así, la Revolución gloriosa terminó "transformando a una Gran Bretaña dividida, inestable, rebelde y marginal, en el Estado que se convertiría en el más poderoso del planeta" (Starkey, 399).

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué fue depuesto Jacobo II en la Revolución gloriosa?

Jacobo II fue depuesto porque estaba demasiado a favor de los católicos y era demasiado autoritario. Los nobles protestantes y el Parlamento querían preservar los logros de la Reforma inglesa y por ello invitaron al protestante Guillermo de Orange a convertirse en Guillermo III de Inglaterra.

¿Por qué se eligió a Guillermo de Orange para sustituir a Jacobo II de Inglaterra?

Guillermo de Orange fue elegido para sustituir a Jacobo II porque era protestante (Jacobo era católico) y era el marido de la hija de Jacobo, María.

¿Qué se obtuvo con la Revolución gloriosa?

La Revolución gloriosa de 1688 hizo que el príncipe protestante Guillermo de Orange ocupara pacíficamente el trono del católico Jacobo II de Inglaterra. A partir de entonces, hubo una monarquía constitucional en la que el Parlamento tenía mucho más poder.

¿Por qué se llamó Revolución gloriosa?

El cambio de rey de Jacobo II a Guillermo III de Inglaterra se llamó Revolución "gloriosa" porque fue un cambio pacífico de monarquía (al menos en Inglaterra) y preservó las tradiciones de gobierno.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, septiembre 09). Revolución gloriosa [Glorious Revolution]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21023/revolucion-gloriosa/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Revolución gloriosa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 09, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21023/revolucion-gloriosa/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Revolución gloriosa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 09 sep 2022. Web. 08 dic 2022.

Afiliación