Francis Bacon

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 27 septiembre 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés
Francis Bacon by van Somer (by Paul van Somer, Public Domain)
Francis Bacon, por van Somer
Paul van Somer (Public Domain)

Francis Bacon (1561-1626) fue un filósofo, estadista y escritor inglés. A menudo se considera a Bacon uno de los fundadores de la investigación científica moderna y del método científico, o incluso el "padre de la ciencia moderna" porque propuso un método combinado nuevo de experimentación empírica y recopilación compartida de datos para que la humanidad pudiera por fin descubrir todos los secretos de la naturaleza y mejorar.

Carrera política

Francis Bacon nació el 22 de enero de 1561 en Londres. Su familia tenía conexiones importantes; su tío, por ejemplo, era William Cecil, lord Burghley (1520-1598), consejero especial y secretario personal de Isabel I de Inglaterra (que reinó de 1558-1603) de 1558 a 1572. Lord Burghley también sirvió como Lord Tesorero de 1572 a 1598. Bacon entró en la Universidad de Cambridge en 1573, donde estudió Derecho. Tras completar sus estudios de Derecho en los Inns of Court de Londres (asociaciones de abogados), Bacon entró a formar parte de la Embajada inglesa en Francia, puesto en el que se mantuvo hasta 1584.

Eliminar publicidad
Advertisement

Al regresar a Inglaterra, Bacon empezó su carrera en la política, en la que llegaría a lo más alto de lo que podía ser un edificio peligroso, especialmente susceptible a los recortes brutales de monarcas absolutos impredecibles. Alexander Pope, conocido por su humor mordaz, en cierta ocasión describió a Bacon como "el más sabio, el más brillante y el más ruin de los hombres" (Rundle, 31). Bacon fue elegido miembro del Parlamento en 1584. El respaldo de su tío no logró garantizarle a Bacon el puesto de Procurador General ni en 1594 ni en 1596. Puede que Burghley hiciera demasiado empeño en su sobrino, ya que, al final, la reina anunció que nombraría a cualquiera menos a Bacon para el puesto.

CON SU CARRERA POLÍTICA HECHA TRIZAS, BACON SE CONCENTRÓ EN INTERESES MÁS ACADÉMICOS.

A pesar de ello, en 1596 la reina nombró a Bacon consejero de la reina. Al final, Bacon abandonó a su afamado tío y se puso de parte del gran enemigo de Burghley, Robert Devereux, duque de Essex. Essex resultaría ser una mala elección, ya que no tardó en caer en desgracia. Por suerte, Bacon logró redimirse en cierta medida al ayudar a garantizar la ejecución de Essex en 1601 y después justificar sus maquinaciones políticas en su Apología de 1604, en la que explicaba que su lealtad, al final, no estaba ni con Burghley ni con Essex, sino con su monarca.

Eliminar publicidad
Advertisement

Elizabeth I Rainbow Portrait
Retrato de Isabel I
Isaac Oliver or Marcus Gheeraerts the Younger (Public Domain)

En 1603, Bacon fue nombrado caballero por el nuevo monarca, Jacobo I de Inglaterra (que reinó de 1603-1625). Después vendrían títulos más extravagantes, el de 1º barón Verulam en 1618 y vizconde de St. Albans en 1621. En 1618 el mismo rey nombró a Bacon Lord Canciller, pero no mantuvo este puesto durante demasiado tiempo debido a que surgieron acusaciones de corrupción. Bacon admitió la culpa, fue encerrado en la Torre de Londres durante cuatro noches y le fue impuesta una multa de la friolera de 40.000 libras (8 millones de libras actuales). Por suerte, el rey Jacobo canceló la multa, pero con su carrera política hecha trizas, Bacon se concentró en intereses más académicos. En este aspecto tendría un gran éxito y sería muy influyente, aún más sorprendente al tener en cuenta que no practicó seriamente ninguna rama de la ciencia.

BACON CREÍA EN LA IDEA DEL PROGRESO: SU LEMA PERSONAL ERA PLUS ULTRA, "MÁS ALLÁ".

El nuevo método científico de Bacon

Bacon puso por escrito sus ideas sobre lo que él consideraba un método científico adecuado en El avance del saber, publicado en 1605. En Novum Organum (Nuevo órgano), publicado en 1620, Bacon detalló aún más lo que él creía que era la manera adecuada de enfrentarse al conocimiento de las ciencias naturales. En estas dos obras, Bacon abogaba por la necesidad de un estudio empírico detallado, ya que era la única manera de ampliar en conocimiento de la humanidad y, lo que para él era más importante, lograr el control de la naturaleza. Este enfoque suena bastante obvio hoy en día, pero en aquella época la sombra de Aristóteles (384-322 a.C.), el gran filósofo de la antigua Grecia, seguía siendo muy larga en las mentes contemporáneas. El enforque aristotélico de indagación científica, lo que Bacon llamó el organum tradicional, se había vuelto excesivamente teórico, hasta tal punto que los argumentos verbales subjetivos eran más relevantes que la experimentación práctica. Tales argumentaciones verbales eran si cabe más inútiles porque se servían de terminología imprecisa sobre cuyo significado pocos estaban de acuerdo. Además, decía Bacon, los filósofos naturales se habían dedicado a entender por qué ocurrían las cosas en vez de verificar primero qué era lo que estaba pasando en la naturaleza. En ocasiones se considera a Bacon como un seguidor de la alquimia, pero aparte de admirar la pasión de los alquimistas por sus interminables experimentaciones, tampoco estaba interesado en estos pseudoquímicos. Compuso esta pintoresca condena de filósofos y alquimistas por igual:

Eliminar publicidad
Advertisement

Toda la filosofía natural que se recibe ahora es o bien la filosofía de los griegos o la de los alquimistas... La una proviene de unas pocas observaciones vulgares, y la otra de unos pocos experimentos en el horno. Una nunca deja de multiplicar palabras, y la otra de multiplicar oro.

(Gleick, 52)

Frontispiece to Novum Organum
Frontispicio de Novum Organum
Unknown Artist (Public Domain)

Bacon creía en la idea del progreso: su lema personal era plus ultra, "más allá", y pensaba que sus contemporáneos no estaban igual de interesados en mejorar la condición humana porque estaban embrujados por los logros del pasado. Bacon observó que los límites tradicionales del antiguo Mediterráneo, las Columnas de Hércules, hacía tiempo que habían quedado atrás con marineros como Cristóbal Colón (1451-1506), Fernando de Magallanes (en torno a 1480-1521) o Vasco da Gama (en torno a 1469-1524) que habían explorado el globo terráqueo. La brújula náutica o la pólvora, entre otros inventos clave, habían revolucionado los viajes y la guerra. Bacon consideró que estos desarrollos habían pasado por casualidad, por lo que deseaba establecer un enfoque más sistemático para adquirir conocimiento. Se imaginó cuánto más se podría lograr si los pensadores adoptaran este nuevo enfoque. En consecuencia, Bacon, que se comparó a sí mismo específicamente con un Colón pionero, propuso un sistema de indagación nuevo, al que llamó novum organum; de ahí el título de su libro. Este enfoque, argumentó Bacon, ayudaría a construir una institución científica totalmente nueva, que en aquel tiempo puede que el término más apropiado fuera filosofía natural. Bacon llamó a este nuevo objetivo su Instauratio Scientiarum, o gran fundamento científico. Todo esto no era realmente nuevo ya que otros pensadores habían tenido las mismas ideas, pero la contribución única de Bacon fue proponerse crear un paquete casi coherente de estas ideas (se quedó sin tiempo y murió antes de completar su gran proyecto). El enfoque de Bacon constaba de tres pasos fundamentales.

1. Evaluación de los conocimientos existentes

No contento con indicar cómo tenían que enfocar la ciencia los demás, Bacon tenía la intención de construir él mismo este nuevo edificio del saber o, como mínimo, realizar un progreso excelente en sus cimientos. No obstante, para empezar, Bacon no estaba tan interesado en los conocimientos nuevos como en evaluar todo el conocimiento existente. El fruto de este esfuerzo inicial fue El avance del saber. Bacon no creía que toda la investigación, las ideas y los conocimientos recibidos del pasado seguían siendo válidos, y había que podar muchas ramas muertas del árbol del saber de la humanidad.

2. Experimentación, análisis y recopilación de datos

En un segundo paso Bacon describió su nuevo método científico para que los demás pudieran seguir su ejemplo y que, una vez podado, del árbol del saber brotaran nuevas ramas sorprendentes. Este enfoque se explica en Novum Organum. Bacon resumió el proceso en salir al campo de investigación y experimentar a fondo con la naturaleza sin ninguna idea preconcebida. Había que "someter y molestar a la naturaleza; es decir, que por el arte y la mano del hombre se vea forzada a salir de su estado natural, se apriete y remodele" (Moran, 133). Con este método de experimentación había que observar y recabar hechos y datos para que se produjese "un matrimonio legítimo entre la facultad empírica y racional" (ibid).

Eliminar publicidad
Advertisement

Bacon reconoce que examinar la naturaleza no es fácil y un científico sabio debería mejorar primero sus habilidades con problemas más sencillos antes de abordar verdades más complejas. A pesar de ello, Bacon también creía que los grandes pensadores no eran totalmente esenciales para realizar avances en el conocimiento, ya que cualquier persona con manos y ojos podía realizar experimentos y recabar datos. Además, estos datos deberían compartirse libremente con otros que estuvieran realizando experimentos similares para después cotejar los resultados y presentarlos sistemáticamente, en forma de tablas, por ejemplo. Por encima de todo, y a diferencia de los aristotélicos, Bacon (y quizá convendría recordar que primero estudió Derecho, donde los hechos son cruciales) decía que la observación y la medición deberían ir primero y las teorías después. Hay quienes han criticado esta posición, ya que el método baconiano, como se suele llamar a veces, minimiza el uso de hipótesis, que pueden ser muy útiles, especialmente cuando se trata de matemáticas, un área de estudio que Bacon descuidó, desgraciadamente.

3. Un mundo nuevo

Como tercer paso, Bacon creía que la ciencia debería ofrecer mejoras prácticas a la vida cotidiana y otorgar al ser humano el poder sobre la naturaleza. Los enfoques más tradicionales, decía, habían descuidado este aspecto crucial del conocimiento: que los resultados de las investigaciones fueran relevantes para la vida ordinaria. Bacon indicó lo que podría llegar a lograr su nuevo enfoque: es decir, el aspecto que podría tener nuestro nuevo árbol del saber. Esto quedó plasmado en Nueva Atlántida, publicado póstumamente en 1626. En esta obra Bacon describe una mancomunidad utópica basada en una isla llamada Bensalem. En ella hay una gran institución de aprendizaje patrocinada por el gobierno, la Casa de Salomón (llamada así por el sabio rey Salomón de la Biblia). Los investigadores científicos recaban datos y los filósofos analizan los resultados para que "la vida humana reciba nuevos descubrimientos y poderes" (citado en Burns, 27). Así, en la mítica Bensalem, la ciencia puede proporcionar muchas tecnologías nuevas, incluida, por ejemplo, una especie de teléfono. Bacon todavía estaba trabajando en Instauratio Scientiarum cuando murió y escribiendo un tratado de historia natural titulado Sylva Sylvarum que nunca llegó a completar.

Obras principales de Bacon

Las obras más famosas de sir Francis Bacon incluyen:

Ensayos (1597, revisado en 1612 y de nuevo en 1625)
El avance del saber (1605)
La sabiduría de los antiguos (1609)
Novum Organum: La gran restauración (1620)
De Dignitate et Augmentis Scientiarum (una expansión de El avance del saber, 1623)
La nueva Atlántida (1626)
Sylva Sylvarum (1627)

Eliminar publicidad
Advertisement

Muerte y legado

Parece que Bacon no disfrutó de buena salud, y fue un célebre paciente de William Harvey (1578-1657), que descubrió la circulación de la sangre en el ser humano. Lo más probable es que Bacon acudiera a Harvey en busca de una cura para su gota crónica. Sin embargo, Bacon y Harvey no se llevaron bien; en cierta ocasión Harvey describió los ojos de Bacon como los de una víbora y despreció su filosofía diciendo que era un sinsentido. Bacon estaba dispuesto a aceptar consejos de no expertos en lo referente a su salud; de hecho, había señalado a los médicos profesionales en su obra El avance del saber, de los que decía que eran especialmente susceptibles de aceptar sin cuestionarla la sabiduría recibida sobre los remedios en lugar de comprobar si realmente funcionaban en sus pacientes. Bacon tomó con frecuencia drogas relacionadas con el opio, y una vez a la semana hacía una purga de ruibarbo. Puede que cultivara su propio ruibarbo ya que Bacon era un jardinero hábil al que le encantaban las hierbas de olores fuertes y las flores, así como plantar sus propias frutas exóticas, como piñas, por ejemplo.

Frontispiece to Sylva Sylvarum
Frontispicio de Sylva Sylvarum
Unbekannter Künstler (Public Domain)

Científico práctico hasta el final, Bacon murió de una manera algo extraña el 9 de abril de 1626. Se encontraba un día de invierno en el campo rellenando un ganso de nieve, presumiblemente para determinar la eficacia de un nuevo método de refrigeración y contrajo el resfriado que lo acabaría matando. La filosofía de Bacon tardó un tiempo en captar la atención de la gente, pero a mediados del siglo XVII su obra se volvió relevante de repente.

Bacon había tenido una mente tan luminosa y había sido tan reverenciado como uno de los grandes pensadores del siglo XVII que surgieron todo tipo de teorías extrañas y maravillosas sobre él en los siguientes siglos. La más infame de todas, la teoría baconiana, que empezó a circular en 1785, es que Bacon era en realidad William Shakespeare, una afirmación desechada por los historiadores serios.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Fue su manera de entender la ciencia la que garantizó que la obra de Bacon perdurara. El ideal de Bacon de una institución que reuniera a las grandes mentes y promoviera la investigación científica, su Casa de Salomón en Nueva Atlántida, se convirtió en una realidad con la fundación de la Royal Society de Londres en 1662. Los fundadores de esta sociedad no dudaron en acreditarle a Bacon la idea, y estaban dispuestos a seguir sus principios del método científico y su énfasis en compartir y comunicar los datos científicos y los resultados. Fue en medio de esta docta sociedad donde surgió Isaac Newton (1642-1727), que acabaría convirtiéndose en presidente de la misma durante largo tiempo. Newton fue posiblemente el más grande de todos los científicos. Adoptó el enfoque de Bacon, añadió las matemáticas y descubrió leyes de la naturaleza, tales como la ley de la gravedad. Bacon habría admirado las leyes de Newton ya que su fin era explicar los fenómenos observables sin perder el tiempo en divagaciones sobre lo inescrutable, es decir, por qué estaban ahí para empezar. Las leyes no son causas; son descripciones que se pueden usar para explicar y predecir fenómenos. Con el trabajo de Newton, la ciencia tal y como Bacon la había entendido medio siglo antes, pudo nacer por fin.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es más conocido Francis Bacon?

Francis Bacon es más conocido por servir en las altas esferas del gobierno inglés y por escribir obras filosóficas que explicaban su entendimiento de la ciencia: experimentar, recopilar datos y compartir las conclusiones para mejorar el conocimiento de todo el mundo y la vida cotidiana.

¿En qué consistía la filosofía de Francis Bacon?

Su filosofía rechazaba el énfasis teórico del aristotelismo y se centraba en los experimentos prácticos para entender mejor la naturaleza. Bacon creía que la ciencia debía poner la práctica por delante de las teorías preconcebidas.

¿Qué inspiró la filosofía de Francis Bacon?

Su filosofía y enfoque científico inspiraron la fundación de la Royal Society de Londres en 1662.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, septiembre 27). Francis Bacon [Francis Bacon]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19495/francis-bacon/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Francis Bacon." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 27, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19495/francis-bacon/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Francis Bacon." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 27 sep 2023. Web. 26 feb 2024.

Afiliación