Angkor Wat

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 13 febrero 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Angkor Wat Temple Complex (by Radek Kucharski, CC BY)
Complejo del Templo de Angkor Wat
Radek Kucharski (CC BY)

Angkor Wat es un complejo de templos en la provincia de Siem Reap, Camboya, dedicado originalmente al dios hindú Vishnú en el siglo XII d. C. Es uno de los mayores edificios religiosos jamás creados, solo superado por el Templo de Karnak en Tebas (Egipto) y, según algunos, incluso más grande.

Su nombre significa "Ciudad del Templo", y se creó como una manifestación física de la interacción humana con el reino de los dioses. Las agujas representan las montañas de la eternidad y el foso, las aguas eternas. Se construyó con 1,5 metros cúbicos de arena y limo en el siglo XII bajo el reinado del emperador jemer Suryavarman II (que reinó del 1113 al 1150 d. C.) como un gran templo hindú que expresaba la dedicación del monarca a Vishnú.

Eliminar publicidad

Advertisement

El templo ocupa 162,6 hectáreas y tiene una torre central de 65 metros de altura. El foso que lo rodea tiene 200 m de ancho y un perímetro de más de 5 km con una profundidad de 4 m. Su función como templo hindú dejó de utilizarse a finales del siglo XIII d. C. y pasó a manos de los monjes budistas.

Era el complejo más grandioso de la región, el centro del Imperio Jemer, pero en el siglo XVI ya estaba abandonado.

En su momento fue el complejo más grandioso de la región, el centro del Imperio jemer, pero había sido abandonado en gran parte en el siglo XVI y fue tomado por la selva circundante. Los exploradores occidentales descubrieron el lugar en el siglo XIX, limpiaron la maleza y comenzaron a restaurarlo. Hoy en día es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y una de las atracciones turísticas más populares del mundo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Suryavarman II y la construcción

Suryavarman II está considerado uno de los mayores monarcas del Imperio jemer (802-1431 d. C.) por su creación de un fuerte gobierno central que unió el país. Suryavarman II también envió numerosas expediciones militares contra el reino de Dai Viet, en el actual Vietnam, y los reinos vecinos de Champa, pero en gran medida fueron infructuosas. Sus mayores éxitos fueron en la diplomacia, no en la guerra, ya que abrió con éxito las relaciones con China, lo que aumentó el comercio y estimuló la economía.

Aunque se lo recuerda como un gran gobernante, Suryavarman II fue un usurpador que asesinó a su tío abuelo Dharanindravarman I (que reinó del 1107 al 1113 d. C.) para hacerse con el trono. Se dice que comparó el golpe con la destrucción de una serpiente, pero no está claro a qué alude ni cuál fue su motivación. A continuación, legitimó su gobierno a través de sus logros personales y lo inmortalizó con la construcción del gran complejo de Angkor Wat, dedicado a su dios protector personal Vishnú, muy probablemente en agradecimiento por su victoria. Había acumulado una riqueza considerable gracias al comercio y los impuestos y no escatimó en gastos para la creación de su templo. El erudito Christopher Scarre señala:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La singular forma de realeza de los jemeres produjo, en lugar de una civilización austera como la del Indo, una sociedad que llevó el culto a la riqueza, el lujo y la monarquía divina a extremos sorprendentes. Este culto alcanzó su apogeo en el reinado de Suryavarman II, que construyó el templo de Angkor Wat. (366)

El edificio se situó a propósito y se crearon caminos en la selva para que los visitantes solo pudieran entrar desde el oeste, una dirección tradicionalmente asociada con la tierra de los muertos pero también con Vishnú, para experimentar la renovación espiritual al acercarse a las energías divinas del templo. El diseño y la imponente altura pretendían atraer la mirada hacia arriba para leer las grandes historias de los dioses, héroes y antepasados talladas en piedra a través de las paredes y en las columnas del gran templo. Alrededor del complejo se construyeron viviendas y talleres, se abrieron mercados y otros negocios, y se creó una red de carreteras.

Angkor Wat, Cambodia
Angkor Wat, Cambodia
Dennis Jarvis (CC BY-SA)

Se formó una sustancia conocida como laterita para sostener el templo emergente, que luego se recubrió de piedra arenisca. Los bloques de arenisca utilizados en la construcción se extrajeron de un lugar conocido como las Colinas de Kulen, 18 millas al norte, y se llevaron a la obra a través de una serie de canales. Se desconoce el tiempo que tardó la construcción y, según algunas interpretaciones, nunca se terminó del todo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Antecedentes religiosos

Angkor Wat puede interpretarse de muchas maneras diferentes, pero Suryavarman II quería asegurarse de que, se viera como se viera la obra, él formara parte de ella. Suryavarman II es representado en las estatuas como Vishnú, en unión con el dios, y desempeñando sus responsabilidades como gobernante, como pasar revista a sus tropas y celebrar la corte. La aparición de la imagen del monarca en tantas escenas diferentes, de hecho, llevó a los primeros excavadores a concluir que el sitio era un templo funerario.

Hay razones de peso para llegar a esta conclusión: a diferencia de los demás templos de la zona, que están orientados al este, Angkor Wat está orientado al oeste, hacia la tierra de los muertos. Además, los bajorrelieves que adornan el templo están claramente pensados para ser leídos en sentido contrario a las agujas del reloj y, en los servicios funerarios, se realizan los rituales religiosos tradicionales al revés. Si se hubiera encontrado alguna prueba de que Suryavarman II fue enterrado en este lugar, no se podría negar que se trata de un templo funerario, pero no hay pruebas de ello.

Es posible que se iniciara como templo funerario pero que quedara inacabado a la muerte de Suryavarman II y que éste fuera incinerado y enterrado en otro lugar. Sin embargo, es más probable que Suryavarman II lo mandara construir a propósito para honrar a su dios, y esta afirmación tiene más peso si se tienen en cuenta las creencias religiosas del rey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Suryavarman II
Suryavarman II
Kris (CC BY)

Suryavarman II practicaba una forma de hinduismo conocida como vaishnavismo, que consiste en la devoción al dios Vishnu por encima de todos los demás. Aunque los occidentales suelen considerar el hinduismo como una religión politeísta, en realidad es henoteísta, lo que significa que solo hay un dios con muchos aspectos diferentes. En un sistema de creencias henoteísta, se considera que un solo dios es demasiado inmenso para ser captado por la mente humana, por lo que aparece en una multiplicidad de personalidades, todas centradas en un único aspecto diferente de la vida humana.

En el hinduismo, Brahma es la deidad suprema que crea el mundo, mientras que en su forma de Vishnu preserva la vida y, como Shiva, quita la vida y recompensa a los humanos por su esfuerzo con la muerte, que luego continúa el ciclo de renacimiento o lleva a la unión con el alma superior. Angkor Wat refleja el curso de la vida, la muerte y la eternidad según el vaishnavismo, elimina a Brahma como dios supremo y lo sustituye por Vishnú.

A lo largo de los siglos, Vishnú se aparece a los seres humanos de muchas formas, como avatares (como el popular dios hindú Krishna) para guiar e instruir a la gente. El ejemplo más famoso es el del texto religioso Bhagavad-Gita ("Canción de Dios"), cuando Krishna visita al príncipe Arjuna en el campo de batalla de Kurukshetra para explicarle la naturaleza de la existencia y su propósito en la vida. El templo de Angkor Wat está diseñado para cumplir este mismo propósito a través de su ornamentación, que cuenta la historia de la condición humana, la inmanencia de los dioses y la mejor manera de vivir la vida.

Eliminar publicidad

Advertisement

Suryavarman II elevó la posición de la gente común a través de la religión al decretar el culto a Vishnu, una deidad protectora de todos.

El auge del vaishnavismo en Camboya fue un resultado directo de los conflictos entre los jemeres y los vecinos chamanes. Suryavarman I (que reinó del 1006 al 1050 d. C.) extendió las fronteras de su reino hasta Tailandia durante su reinado y entró en conflicto con las ciudades de los Champa. La religión de los Champa era el budismo (que también era la fe de la élite jemer), que era visto con hostilidad por la mayoría de los jemeres, que lo veían como una amenaza a su fe. Vishnú, como dios protector, aumentó su popularidad gracias a estos conflictos y a la reacción contra el budismo.

En la época del reinado de Suryavarman II, la forma de hinduismo conocida como brahmanismo, que favorecía a la élite, era cada vez más popular en la región y el budismo también había ganado más adeptos. Suryavarman II elevó la posición del pueblo llano, valiéndose de la religión, al decretar el culto a Vishnú, una deidad protectora de todos, no el aspecto creador supremo ni el aspecto destructor, sino el mediador entre los seres humanos y lo divino que también había demostrado ser un guardián benévolo.

Una de las historias más populares sobre la bondad y la astucia de Vishnú en beneficio de los seres humanos es El batido del océano (también conocida como El batido del océano de leche) en la que engaña a los demonios para que le entreguen la Amrita (ambrosía) que hará inmortales a los dioses y preservará el orden eterno. Esta historia se encuentra entre los bajorrelieves más famosos encontrados en Angkor Wat y apoya la afirmación de que el edificio fue concebido originalmente como un templo de culto y no como un lugar funerario.

Historias en piedra

Angkor Wat está diseñado para representar el monte Meru, el nexo espiritual y físico en el hinduismo que es el centro de toda la realidad. Los cinco picos del Monte Meru están representados por las cinco agujas del templo. Se creía que Brahma y los Devas (semidioses) vivían en el monte Meru y es famosa la referencia que se hace en el Mahabharata cuando Yudhishthira y sus hermanos viajan a las puertas del cielo. Los hermanos van muriendo uno a uno hasta que solo quedan Yudhishthira y su fiel perro. Cuando llegan a la frontera del cielo, el guardián de la puerta le dice a Yudhishthira que puede entrar por la vida digna que vivió, pero que no se admiten perros en el cielo. Yudhishthira rechaza cualquier paraíso que no incluya a los perros y se aleja, pero el guardián lo detiene y se revela como Vishnú, que solo lo estaba probando una última vez antes de permitirle la entrada.

Historias como esta se cuentan por todo el templo, donde se encuentran escenas de las obras clásicas de la literatura religiosa hindú, como el Ramayana y el Bhagavad-Gita. La gran batalla de Kurukshetra del Gita se representa con claridad, al igual que la batalla de Lanka del Ramayana. Como la mayoría de la gente no sabía leer en el siglo XII d. C., Angkor Wat sirvió como un gigantesco libro en el que se podían relatar visualmente los importantes relatos religiosos y culturales.

Churning of the Ocean of Milk
El batido del océano de leche
Jason Eppink (CC BY)

El templo se erige hacia arriba a través de una serie de galerías, lo que daba un amplio espacio a los diseñadores para explorar la historia cultural, religiosa y temporal del pueblo. La galería exterior del templo se extiende a lo largo de más de 600 m cubiertos por estos relieves. Angkor Wat fue diseñado para representar el mundo, con las cuatro esquinas del muro exterior ancladas en las cuatro esquinas de la tierra y el foso que representa los océanos circundantes. Escenas de la vida cotidiana, relatos mitológicos, iconografía religiosa y procesiones reales se enroscan en la fachada.

En la entrada occidental, una gran estatua de Vishnú con ocho brazos se ha colocado en la actualidad para recibir a los visitantes que depositan ofrendas a sus pies en señal de súplica o en agradecimiento por las oraciones atendidas. El santuario central del templo está alineado de norte a sur con el eje de la tierra, y la estatua de Vishnú se situaba en el centro, dejando claro que Vishnú estaba en el centro de todos los acontecimientos terrenales y divinos. Las galerías, según algunos estudiosos, se utilizaban para las observaciones astronómicas y se construyeron específicamente con ese fin para que los astrónomos pudieran ver claramente la rotación de los cielos en el cielo nocturno. No cabe duda de que el lugar estaba vinculado a las observaciones astronómicas, ya que está colocado con precisión para reflejar la constelación de Draco, el dragón, que representa la eternidad porque nunca se pone.

Transformación y decadencia

Los artesanos budistas ampliaron la intrincada historia del templo sin quitarle nada.

Angkor Wat se volvió a consagrar como templo budista en el siglo XIV d. C. y se añadieron a la ya impresionante iconografía estatuas de Buda e historias relacionadas con él. Como los budistas respetaban las creencias de los hindúes que aún rendían culto allí, todas las estatuas y obras de arte originales se dejaron en su sitio. Los artesanos budistas añadieron algo a la intrincada historia del templo sin quitar nada.

A principios del siglo XVI, el uso del templo había disminuido, aunque seguía siendo ocupado por monjes budistas, y se convirtió en objeto de historias y leyendas. Se decía que había sido construido por los dioses en un pasado lejano y surgió una historia popular que decía que el dios Indra lo había construido como palacio para su hijo y que se levantó de la nada en el transcurso de una sola noche. El templo estaba protegido de la selva circundante por la inmenso zanja, por lo que, a diferencia de otros templos y ciudades antiguos (como los de los mayas de Mesoamérica) nunca se perdió del todo.

Aunque la población local seguía visitando el lugar, cada vez se asociaba más con embrujos y espíritus oscuros. Se decía que el gran entusiasmo de los devotos que solían visitar el templo debía continuar para infundir energía positiva a la zona. Una vez que el culto en el lugar decayó, los espíritus oscuros, atraídos por el resplandor de la alta energía, se trasladaron y convirtieron el lugar en su hogar. Ahora se cree que la energía oscura emana de las galerías, los pórticos y las entradas vacías, y cada vez hay menos gente que vaya a visitarlo. Con solo unos pocos monjes para cuidarlo, los edificios empezaron a deteriorarse y, aunque nunca fue tomado completamente por la selva, el crecimiento natural avanzó por las paredes y por las grietas entre las piedras.

Descubrimiento y restauración occidental

Sin embargo, el templo no permaneció en silencio durante mucho tiempo. Según los documentos occidentales, Angkor Wat fue visitado por primera vez por el monje portugués Antonio da Madalena en 1586. No hizo ningún esfuerzo por restaurar el sitio, ni siquiera lo sugirió, pero registró su ubicación. El siguiente occidental que lo visitó fue el arqueólogo francés Henri Mouhot hacia 1860. Siempre se cita a Mouhot como el hombre que "descubrió" Angkor Wat pero, en realidad, nunca se perdió. Cualquiera que viviera en la zona conocía el lugar, y era conocido en la leyenda por personas lejanas.

Sin embargo, Mouhot fue el primer occidental que se interesó activamente por Angkor Wat y dio a conocer su existencia. Quedó tan impresionado por el templo que se dedicó a su renovación y restauración. Mouhot creía que el templo había sido construido por alguna civilización antigua ahora perdida y consideraba que las historias de cómo Indra había levantado la estructura en una noche eran una prueba de la tecnología perdida de una cultura antigua. Se negaba a aceptar que pudiera haber sido construido por los antepasados de los camboyanos con los que se relacionaba a diario, exactamente del mismo modo que los occidentales, hacia 1850, rechazaban la idea de que las grandes ciudades y templos de México y América Central pudieran haber sido construidos por los mayas.

Desde la época de Mouhot, Angkor Wat se ha hecho mundialmente famoso. Millones de personas visitan el sitio cada año y los proyectos de restauración están en curso. En 1992, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad y, aunque no fue elegido como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, fue finalista en 2007, lo que atrajo aún más atención hacia el lugar.

En 2016, un artículo del New York Times informaba de los esfuerzos de los arqueólogos, que siguen haciendo descubrimientos en la selva circundante y han localizado los emplazamientos de los trabajadores que construyeron el templo y de otros que vivían en los alrededores del complejo. El propio templo ha sido objeto de una importante restauración y es uno de los parques arqueológicos más populares del mundo. Quienes visitan hoy Angkor Wat siguen los pasos de, literalmente, millones de personas del pasado que han salido de la selva circundante para encontrarse con el lugar que Suryavarman II creó como nexo de unión entre la tierra y el cielo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, febrero 13). Angkor Wat [Angkor Wat]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12950/angkor-wat/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Angkor Wat." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 13, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12950/angkor-wat/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Angkor Wat." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 feb 2020. Web. 02 oct 2022.

Afiliación