Las relaciones entre Kerma y el Egipto de los faraones

Artículo

P. DeMola
por , traducido por Miriam López
Publicado el 14 marzo 2013
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés

La naturaleza vacilante de las asociaciones del Antiguo Egipto con el Reino de Kerma puede describirse como una expansión y contracción, un tira y afloja virtual entre culturas rivales. Los cambios estructurales en la administración egipcia condujeron a la alternancia de políticas con la Baja Nubia, mientras que la creciente complejidad de la cultura kushita supuso un serio contrapeso al dominio egipcio. Estos cambios multigeneracionales repercutieron en los asuntos sociopolíticos y económicos de ambas sociedades, hoy visibles en el registro arqueológico. En este ensayo, analizaré los cambios en las fronteras y las transformaciones de la cultura material kushita y egipcia en un intento de ofrecer algo de claridad y una perspectiva original sobre la compleja relación entre estos estados vecinos.

Western Deffufa Temple, Kerma
Templo de Deffuta del Oeste, Kerma
Walter Callens (CC BY)

Introducción

Tradicionalmente, cuando los arqueólogos y los historiadores de la antigüedad citan episodio de primeras interacciones globales, suelen mencionar estados como Fenicia, Atenas o Roma, fijos en la conciencia colectiva, como ejemplos de vínculos comerciales competitivos e intercambio cultural. Al sur de Egipto se encuentra el antiguo emplazamiento de Kerma, un estado complejo que entabló una serie de relaciones prolongadas y oscilantes con el Egipto faraónico. Situada en la orilla oriental del Nilo, en la parte baja de Dongola Reach, Kerma se convirtió en el centro del primer reino nubio (Reino de Kerma). Sus raíces culturales se remontan, posiblemente, al Neolítico tardío sudanés (véase Kemp 1982: 715; Edwards 2004: 2, 4, 46, 66-67; Bourriau 2000: 208; Morkot 2000: 38). A principios del milenio II a.C., Kerma se había convertido en "el rival de Egipto" (O'Connor 1993: iii).

Eliminar publicidad

Advertisement

En este ensayo, analizaré las cambiantes relaciones entre el antiguo Egipto y Kerma. Sintetizando las dos cronologías principales, he llegado a tres períodos específicos de interacción: Período del Reino Medio/Kerma Medio desde los reinados de Amenemhat I a Sobekhotep IV (hacia 1990-1725 a.C.), Kerma Clásico medio y tardío durante el Segundo Período Intermedio (hacia 1640-1548 a.C.) y Kerma del Reino Nuevo (postclásico), aproximadamente desde el reinado de Tutmosis I hasta el de Horemheb (hacia 1502-1302 a.C.) (véase también Edwards 2004: 80-81, 90, 94, 101-03; Shaw 2000: 480-81, Callender 2000: 172, Bard y Shubert 1999: 54-55, Van Dijk 2000: 308-09). A partir de aquí, intentaré ilustrar cómo las tradiciones socioculturales de las sociedades kushitas y egipcias se vieron influidas por las fluctuaciones políticas a lo largo de la frontera nubia. No obstante, hay que señalar que cada uno de los periodos mencionados es aproximado y se enmarca en construcciones arqueológicas más amplias que a menudo se solapan.

Parte I: Kerma Medio

Encrucijada regional

Para entender mejor la relación de Egipto con Kerma, es esencial conocer primero un poco la zona que se encuentra entre Kush y el Alto Egipto, una región que actuaba como encrucijada en las interrelaciones egipcio-kermanas. En el reinado de Amenemhat I, la Baja Nubia estaba poblada por asentamientos del Grupo C tardío (fase Ib), encontrados en sitios como Dakkeh, Faras y Wawat (Kemp 1983: 127; O'Connor 1993: 35; Edwards 2004: 78, 81, 94; Morkot 2000: 53). Las pruebas epigráficas del Reino Antiguo, junto con el análisis espacial de los cementerios de Aniba, son indicativas de la presencia de los primeros gobernantes regionales nubios (véase O'Connor 1993: 32-36; Edwards 2004: 78-79). La naturaleza exacta de la situación política es incierta. Sin embargo, se ha propuesto que estos gobernantes indígenas fueron inicialmente leales a los reyes de Egipto (véase también Morkot 2000: 55, Haag 2003: xiv). Por diversas razones, las relaciones de Egipto con la Baja Nubia se deterioraron y se construyó un perímetro de fortalezas coloniales en puntos estratégicos, como Buhen y Qubban, a lo largo de la región del Wawat del Nilo Medio (Callender 2000: 151, cf. Shaw 2000, 318; Morkot 2003: 88).

Eliminar publicidad

Advertisement

Una razón plausible detrás de esta expansión hacia el sur era asegurar los intereses comerciales, especialmente las rutas del oro de las minas encontradas en Darahib, Qareiyat y Umm Nabardi, entre otros (Lobban 2004: 101-02; Edwards 2004: 78, Garlake 2002: 54, Morkot 2000: 56, Callender 2000: 161; Hayes 1962: 40). Además, estos nuevos asentamientos funcionarían como centros de comercio tanto para la población egipcia como para la nubia (Ben-Tor 2007: 53, Edwards 2004: 111). Curiosamente, algunos sugieren que Kerma podría haber aprobado la colonización gradual de la Baja Nubia por parte de Egipto con la vista puesta en el comercio del norte (Morkot 2000: 57). Sin embargo, otros han señalado que la evolución de la fuerza política de Kerma Medio, agravada por un creciente temor a la inestabilidad a lo largo de la frontera, forzó la mano de Egipto en las expediciones a la región (Shillington 2005: 762; Lobban 2004: 102). En cualquier caso, los ricos yacimientos de oro del sureste de Nubia (esenciales para las necesidades económicas de Egipto) unieron de forma estrecha a egipcios y kushitas (véase también O'Connor 1982: 905, Callender 2000: 148).

Lady Sennuwy, Kerma
Senuwy, Kerma
Peter Eimon (CC BY-NC-SA)

Transiciones

En el reinado de Senusret I (hacia 1971-1926 a.C.), Kerma era la ciudad más importante de la Alta Nubia, extendiendo posiblemente la hegemonía sociopolítica sobre otros centros contingentes como Sai y Bugdumbush (Callender 2000: 161, Edwards 2004: 79; O'Connor 1993: 37-38). La presencia de elaboradas tumbas para los miembros de su élite demuestra un alto grado de complejidad social (Cremin 2007: 102; Shaw et al. 1995: 573, Edwards 2004: 90), respaldado por papiros y otras evidencias fragmentarias que aluden a la existencia de un orden social estratificado, con una administración cívica jerarquizada (véase Shillington 2005: 762, Grimal 1994: 168-69, Morkot 2000: 59, 61). Sea cual fuere el alcance de su desarrollo, parece que durante el periodo del Reino Medio no se han encontrado entierros significativos de gobernantes kushitas fuera Kerma (véase también Edwards 2004: 79, O'Connor 1993: 37, Kemp 1982: 715).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Las relaciones entre egipcios y nubios, una vez establecidas tímidamente en la Baja Nubia (hacia 1864-1854 a.C.), oscilaron entre la beligerancia y el intercambio socioeconómico (véase también Bourriau 2000: 208, Callender 2000: 165-166, 174). Por ejemplo, los motivos y las técnicas pictóricas empleadas en las tumbas de Qau el-Kebir, Meir, y un ejemplar no utilizado de Assiut, insinúan una influencia artística importada de la cultura kerma (Smith y Simpson 1998: 103, 116-17). Igualmente interesantes son las pruebas kushitas que revelan una interconexión panegipcia (O'Connor 1993: 39). Por ejemplo, los tipos de cerámica del Alto y Bajo Egipto se encuentran en contextos de Kerma Medio, lo que sugiere una red de comercio a larga distancia (Ben-Tor 2007: 54), relación apoyada por los papiros tebanos que documentan varias transacciones entre los fuertes egipcios de la Baja Nubia y los kushitas indígenas "del sur" de la Alta Nubia (Bard y Shubert 1999: 578; Callender 2000: 166). Así pues, se puede afirmar que los egipcios del Reino Medio llevaban a cabo una política comercial fija con sus vecinos nubios en un contexto de fortalezas que se duplicaban como centros de intercambio cultural.

En cuanto a las condiciones económicas, la infraestructura se expandió para los kushitas durante el periodo del Reino Medio, hecho atestiguado tanto por la calidad como por la cantidad de sus bienes funerarios. Por ejemplo, en Kerma, la riqueza está marcada por los abundantes enterramientos acompañados de animales adornados, cerámica y joyas (Darnell y Manassa 2007: 97). Una observación bastante fascinante es el uso de la bucrania para rodear al difunto de forma semiesférica, una costumbre que no era barata (Edwards 2004: 84, 90-92; Redford 2004: 32). Sin embargo, no toda la interacción estaba relacionada con el comercio, durante el reinado de Amenemhat III se realizaron varias "expediciones" egipcias en busca de recursos, lo que probablemente equivale a incursiones militares (Callender 2000: 161). En respuesta a estos actos, las defensas de la ciudad de Kerma se reforzaron con movimientos de tierra, como murallas y trincheras (Kemp 1983: 163, Edwards 2004: 90, Shaw et al. 1995: 584). En resumen, a partir de las pruebas materiales comienza a formarse una imagen de contacto interregional entre Kerma Media y el gran valle del Nilo (Smith y Simpson 1998: 117-18).

Eliminar publicidad

Advertisement

Parte II: Kerma Clásica y el Segundo Periodo Intermedio

Cambio de manos

Tras el reinado de Sobekhotep IV (hacia 1725 a.C.), el orden sociopolítico egipcio comenzó a fracturarse. Los fuertes fronterizos se segmentaron y, con el establecimiento de los hicsos en el Bajo Egipto, se desarrolló una antigua multipolaridad entre los estados de Avaris, Tebas, Wawat y Kerma (cf. Bourriau 2000: 190; Morkot: 2005: 111-12; Edwards 2004: 95; Levy y Thompson 2010:33). Como resultado, Kerma comenzó a expandirse hacia el norte, y algunos datos sugieren que los kushitas saquearon y ocuparon muchos fuertes del Reino Medio, como los encontrados en Semna y Kor (Redford 2004: 34; Morkot 2000: 64). En Kerma, esto se evidencia por la presencia de posibles restos en forma de estatuas, cuencos de ofrendas, estatuillas e impresiones de sellos con inscripciones de nombres de reyes de finales del Reino Medio (Morkot: 2005: 112; Smith y Simpson 1998: 120; O'Connor 1993: 54). Sin embargo, algunos han sugerido que estos bienes son el resultado del comercio meridional de las propias cortes reales antes de la devolución del Reino Medio (Edwards 2004: 95; Bourriau 2000: 171, 190). Además, Smith (2003b: 80) sostiene que los relatos tradicionales de "saqueo" por parte de los soldados kushitas no se corresponden con las pruebas materiales. En consecuencia, la anexión de Wawat por parte de Kerma puede haber sido un proceso mucho más suave (véase también Bard y Shubert 1999: 578).

Las pruebas del cementerio de Mirgissa revelan que los enterramientos de estilo Kerma son limitados (Kemp 1982: 755). Por el contrario, el prodigioso grado de "enterramientos egipcios" del periodo Clásico infiere que Kerma pudo haber permitido la continuidad de la administración egipcia, a pesar de la supervisión kushita (véase Ben-Tor 2007: 53, 56-57). Parece plausible una asociación interregional, quizá hasta el grado de semiautonomía de los antiguos fuertes coloniales egipcios. En Buhen, esta suposición se ve corroborada por las pruebas epigráficas que implican que la lealtad de los fuertes fronterizos se había desplazado de Egipto a Kerma durante el inicio del Segundo Periodo Intermedio (Edwards 2004: 97; Bourriau 2000: 207). Así, aunque se importaban productos del Alto Egipto, ahora estaban estrictamente regulados por políticas comerciales dictadas desde Kerma y no desde Tebas (véase también Bourriau 2000: 207; Ben-Tor 2007: 54).

Eliminar publicidad

Advertisement

Intercambio de ideas

Resulta interesante ver las pruebas de la nubianización con la introducción de la cerámica de Kerma entre los expatriados egipcios (Morkot 2000: 64). En Askut el uso de la cerámica Kerma aumenta enormemente a medida que disminuye la cerámica egipcia, lo que sugiere una aculturación por parte de los habitantes coloniales (Edwards 2004: 97; Smith 2003a: 57, 60). Este tipo de intercambio entre egipcios y kushitas en la Baja Nubia se aleja de los contextos del Reino Medio que indican las fases Ib-IIa del Grupo C y la segregación social egipcia (véase Edwards 2004: 94). Sin embargo, el alcance de esta interacción estaba bastante extendido.

Las pruebas epigráficas de los gobernantes de Kerma, o heqa, revelan su afinidad con los tocados del Alto Egipto, moda empleada anteriormente por los egipcios de Wawat (Morkot 2000: 54-55, 68). En Kerma y Sha'at, un caso más prolífico es la aparente difusión del mito egipcio en forma de escarabajos (a veces inscritos, otras veces utilizados como sellos oficiales, pero a menudo incluidos en los enterramientos) que revelan la adopción kushita del kheper, el escarabajo pelotero sagrado egipcio (Ward 1902: 4-5; Ben-Tor 2007: 61-62). Como ejemplo, tenemos un colgante de escarabajo de amatista encontrado en Uronarti fue elaborado localmente (Bianchi 2004: 62), con lo que algo muy egipcio en su origen se convirtió en algo muy nubio en la práctica.

El toque de Egipto

A medida que la ciudad crecía, la infraestructura de Kerma se beneficiaba de un mayor contacto con Egipto, lo que a su vez fomentó un centro cultural más complejo (Smith 2003b: 82). En la Deffufa occidental podemos ver un indicio de la aculturación intercomunal. Reconstruido en varias ocasiones, este magnífico edificio compartió ciertas similitudes en las dimensiones de la base con las estructuras del Reino Medio, como las pirámides del oasis de Fayum y Dahshur (véase Connah 2009: 380; Morkot 2000: 66; Lobban 2004: 132; Véase también Robins 2008: 58; Arnold et al. 2003: 177, 185). La ubicación de esta Deffufa, en relación con otras estructuras religiosas y entierros adyacentes, ha dado lugar a la teoría de que se trataba de un centro religioso (Edwards 2004: 90; Bourriau 2000: 208).

Eliminar publicidad

Advertisement

Sin embargo, el descubrimiento de puñales semíticos de cobre ha llevado a la creencia de que se trataba de un puesto comercial, mientras que varios sellos de barro del Segundo Periodo Intermedio indican fines gubernamentales (Harkless 2006: 85; Ben-Tor 2007: 62). No cabe duda de que los centros religiosos eran zonas de comercio (como Menfis, Tebas, Meroe); este hecho, unido a las cuestiones interpretativas que rodean al sistema religioso de Kerma, impide establecer su razón de ser con absoluta certeza (cf. Prasad 1977: 90-91; Edwards 2004: 110,164-68). No obstante, una colosal fachada en forma de pilón delata claramente la influencia egipcia de Deffufa occidental (O'Connor 1993: 51, 57; Morkot 2003: 88). ¿Fue elaborada por expatriados egipcios o planificada por asesores tebanos? Sea como fuere, la presencia continua y activa de los egipcios en la sociedad de Kerma es incuestionable.

Las interconexiones de Kerma, Avaris y Tebas

A pesar de los enconados problemas internos, la cerámica del Bajo Egipto fue continuamente importada y utilizada por la cultura clásica de Kerma (véase Bourriau 2000: 172, 190; Ben-Tor 2007: 54). Al mismo tiempo, en la cultura material se aprecia una cierta integración social entre los estados de Kerma y del Delta del Nilo. Por ejemplo, los abundantes sellos de barro de la "dinastía Xios" encontrados en Kerma sugieren que ciertas alianzas se forjaron a través de alianzas conyugales (véase Ryholt y Jacobsen 1997: 113-115; Morkot 2000: 65). Durante el Reino Medio el oro nubio era de principal importancia para los reyes egipcios, con lo que era necesario mantener buenas relaciones con el ahora poderoso estado de Kerma (Bourriau 2000: 201; Mojsov 2005: 55). Por otra parte, el heka de Kerma buscaba normalizar las transacciones económicas con los hicsos (véase también Bourriau 2000: 186-87, 208; Silverman y Brovarski 1997: 296; Mojsov 2005: 55). De este modo, se desarrolló un importante vínculo comercial entre Kerma y el Bajo Egipto.

En los estratos del Clásico de Kerma se han encontrado varios objetos semíticos de bronce y sellos de arcilla con los nombres de los reyes hicsos (Morkot 2000: 65; Kuhrt 1995: 180). Además, la cerámica de Tell el-Yahudiya (literalmente "montículo de los judíos") se utilizó prolíficamente en las tumbas nubias, como las encontradas en Buhen (Henry 2003: 37; Biers y Terry 2004: 93; Smith y Simpson 1998: 117, 120; O'Connor 1993: 138); mientras que en el Bajo Egipto, el marfil de elefante se convirtió en una importación codiciada desde la Baja Nubia (Krzyszkowska y Morkot 2000: 324). Algunos han señalado que el número desproporcionadamente bajo de cerámicas de Kerma en el Bajo Egipto sugiere que el comercio entre las dos entidades políticas no estaba regulado administrativamente (Ryholt y Jacobsen 1997: 140-41), aunque en el mejor de los casos se trata de especulaciones sin fundamento.

Isis Figurine
Estatuilla de Isis
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La gran cantidad de productos egipcios en contextos del Clásico de Kerma podría explicarse con la misma facilidad como resultado de una mejor capacidad logística por parte de los gobernantes semitas del Bajo Egipto. Además, de los textos atribuidos a Kamose (1555-1548 a.C.) se deduce que se había forjado una alianza económica entre los kushitas y los hicsos para "exprimir" a los reyes tebanos (véase Kuhrt 1995: 180). Y hay pruebas de que este plan también tuvo bastante éxito. Un ejemplo puede ser el diseño más bien exiguo de los enterramientos reales en la Tebas del Segundo Intermedio, que contrasta con la afluencia mostrada en los enterramientos de élite de la Kerma clásica (véase Bryan 2000: 221-23; O'Connor 1993: 54-55). El túmulo del Clásico tardío K-III puede ser un ejemplo de ello. Una variedad de artefactos "elegantes" y la gran envergadura arquitectónica de la propia tumba no dejan lugar a dudas sobre la riqueza del propietario (O'Connor 1993: 54-57). Además, la utilización de un disco solar alado como decoración funeraria en su cámara funeraria refuerza la noción de influencia egipcia (Bard y Shubert 1999: 271; Smith y Simpson 1998: 119). En cualquier caso, a medida que el Segundo Periodo Intermedio llegaba a su fin, el comercio entre Kerma y Tebas comenzó a prosperar (Bourriau 2000: 209).

Parte III: El Reino Nuevo de Kerma

Reconquista

A medida que nos acercamos al final del reinado de Kamose, la administración del Bajo Egipto fue lentamente puesta de nuevo bajo el dominio tebano. En el reinado de Tutmosis I (1502-1492 a.C.), las fortalezas de Wawat habían sido ocupadas por un Egipto reunificado mientras la frontera sur se extendía más al sur, más allá de la Tercera Catarata. Bajo Tutmosis II (1492-1479 a.C.), la propia Kerma fue tomada y puesta bajo el dominio del Virrey del Alto Egipto de Kush (Bryan 2000: 232, 235; Grimal 1994: 212; Morkot 2000: 70; Edwards 2004: 106). Cabe destacar aquí el papel que desempeñaron los guerreros kushitas en el último ejército tebano del Segundo Intermedio y su reconquista de Wawat (Bourriau 2000: 209). Es posible que la entrada de los kushitas en el ejército tebano de finales del Segundo Intermedio haya sido un indicio temprano de un colapso de las capacidades administrativas de Kerma, que terminó por ser expulsada de Wawat. Los registros tebanos describen la brutal derrota del heka de Kerma con escabrosos detalles (Bryan 2000: 234), mientras que en Aniba, las pruebas epigráficas de principios del Reino Nuevo describen la entrega de regalos tributarios kushitas a los nuevos faraones egipcios, tal y como se les llegó a conocer (Bryan 2000: 224; Atiya y El-Shahawy 2005: 21).

Mayor expansión

En este momento, la llamada "egiptización", o quizás más precisamente la colonización, se volvió más agresiva que en períodos anteriores (Redford 2004: 38-39): se construyeron nuevos fuertes en Sha'at y tan al sur como Tumbos en el norte de Dongola Reach (Grimal 1994: 212; Redford 2004: 171). En Soleb se estableció una colonia fortificada que acabó sustituyendo a Kerma como capital de Egipto en la Alta Nubia y en la lejana Cuarta Catarata se construyó otra fortaleza (Bryan 2000: 268; O'Connor 2001: 158; O'Connor 1993: 60; Morkot 2000: 74).

Junto con los fuertes de la Dinastía XVIII, se construyeron nuevos templos egipcios en todo el antiguo Reino de Kerma, el más lejano a lo largo de la Cuarta Catarata, cerca del bastión fronterizo de Napata (véase también Redford 2004: 49; Edwards 2004: 103, 106; Morkot 2000: 137). Otros ejemplos únicos pueden verse en el corazón de Kush: en Soleb, Amenhotep III (1389-1349 a.C.) construyó un gran templo a Amón-Ra (O'Connor 2001: 150). Además, en Sesibi y Kawa, Akenatón (1349-1332 a.C.) (Bates 1909: 73; Breasted 1909: 80-82; Janssen 1956: 1345) mandó contruir dos templos dedicados a Atón. Las aventuras arquitectónicas de Akenatón en Kerma se insinúan en los numerosos talatat encontrados en Dokki Gel (Darnell y Manassa 2007: 111). Estos talatat, únicos por su uso en la rápida construcción de Ajetatón, pueden sugerir que en Kerma se encontraba un templo de Atón (Allen 2000: 197). Por el contrario, la datación por radiocarbono indica que las estructuras religiosas indígenas fueron abandonadas en el periodo de Amarna, lo que sugiere que el estatus socio-religioso de Kerma había decaído (Edwards 2004: 102, 110; AEN 2010: 94). Resulta intrigante ver que las reformas religiosas de Akenatón se extendieron hasta el sur, lo que demuestra que Kerma era culturalmente importante incluso para el "rey hereje" de Egipto.

Epílogo

A lo largo de este ensayo he intentado destacar aspectos de las relaciones alternas de Kerma con Egipto, centrándome en las áreas de contacto entre egipcios y kushitas hasta el periodo de Akenatón. Sin embargo, no hay que suponer que el aplastamiento del reino de Kerma se extendió a una dominación política de Nubia. Algunas evidencias apuntan a perennes insurgencias kushitas, quizá instigadas por Kerma (véase Morkot 2000:73, 75, 89; O'Connor 1993: 65-66). Quizás una política más relajada por parte de Egipto invitó a estos levantamientos. El gran tamaño de los cementerios del norte del Reino Nuevo de Wawat refleja una clara, si no vasta, presencia egipcia (Edwards 2004: 106; Lobban 2004: 372). En cambio, al sur de la Tercera Catarata no hay cementerios egipcios (Smith 2003b: 54; cf. Edwards 2004: 103).

Al igual que en el Reino Medio, esto puede poner de manifiesto el objetivo específico de la expansión hacia el sur: los ricos yacimientos de oro de Nubia y no una descarada colonización con fines imperialistas (Redford 2004: 52-53; O'Connor 1993: 62). De ser cierto, los gobernantes kushitas de la Alta Nubia podrían haber mostrado cierta autonomía sobre sus respectivos territorios. A partir de aquí, podría argumentarse que la posterior falta de presencia de asentamientos coloniales egipcios en el sur podría haber exacerbado los problemas con los rebeldes kushitas, lo que contrasta con la eficacia de la administración egipcia en la Baja Nubia. En cualquier caso, la naturaleza inconsistente de la larga y a menudo tempestuosa relación de Egipto con Nubia refleja los diferentes problemas socioeconómicos y políticos de los distintos periodos. Una de las ironías puede encontrarse en el hecho de que la cultura kushita continuó prosperando mucho después de que cesara la kerma, culminando en la 25ª dinastía del antiguo Egipto, cuando un faraón nubio se sentó en el trono.

Bibliografía

AEN 2010. Arqueología de Egipto y Nubia. Escuela de Arqueología e Historia Antigua. Leicester: Universidad de Leicester, 2010.

Allen, James P. Middle Egyptian: An Introduction to the Language and Culture of Hieroglyphs. Cambridge: Cambridge University Press, 2000.

Arnold, Dieter. The Encyclopaedia of Ancient Egyptian Architecture (Lexikon der Ägyptischen Baukunst). Ed. Nigel Strudwick y Helen Strudwick. Trans. Sabine Gardiner. Inglés. Londres: I.B.Tauris, 2003.

Atiya, Farid y Abeer el-Shahawy. El Museo Egipcio de El Cairo: Un paseo por los callejones del Antiguo Egipto. Estándar. El Cairo: Farid Atiya Press, 2005.

Bard, Kathryn A. y Steven Blake Shubert, Encyclopedia of the Archaeology of Ancient Egypt. Londres: Routledge, 1999.

Bates, William N., ed. "Archaeological News: Notas sobre excavaciones y descubrimientos recientes". American Journal of Archaeology: The Journal of the Archaeological Institute of America (Macmillan Co.) VIII (julio-diciembre de 1909): 73.

Ben-Tor, Daphna. Scarabs, Chronology, and Interconnections: Egypt and Palestine in the Second Intermediate Period. Vol. 27 de Orbis biblicus et orientalis: Series Archaeologica. Friburgo: Academic Press Fribourg, 2007.

Bianchi, Robert Steven. La vida cotidiana de los nubios. First. Westport: Greenwood Publishing Group, 2004.

Biers, Jane C. y James Terry, Testament of Time: Selected Objects from the Collection of Palestinian Antiquities in the Museum of Art and Archaeology University of Missouri-Columbia. Cranbury: Associated University Presses, 2004.

Bourriau, Janine. "El segundo periodo intermedio (h. 1650-1550 a.C.)". The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. Oxford: Oxford University Press, 2000. 184-217.

Breasted, James Henry. "Second Preliminary Report of the Egyptian Expedition". The American Journal of Semitic Languages and Literatures XXV (1909): 80-82.

Bryan, Betsy M. "The 18th Dynasty before the Amarna Period (c.1550-1352 BC)". The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. Oxford: Oxford University Press, 2000. 218-71.

Callender, Gae. "The Middle Kingdom Renaissance (2055-1650 BC)". The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. Oxford: Oxford University Press, 2000. 148-83.

Connah, Graham. "El África del Holoceno". The Human Past: World Prehistory & the Development of Human Societies. Ed. Chris Scarre. Second. Londres: Thames and Hudson, Ltd., 2009. 350-91.

Cremin, Aedeen. Archaeologica: The World's Most Significant Sites and Cultural Treasures. Lan Cove, NSW: Global Book Publishing, 2007.

Darnell, John Coleman y Colleen Manassa. Tutankhamon's Armies: Battle and Conquest During Ancient Egypt's Late Eighteenth Dynasty. Hoboken: John Wiley and Sons, 2007.

Dijk, Jacobus Van. "The Amarna Period and the Later Kingdom (c.1352-1069 BC)". The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. First. Oxford: Oxford University Press, 2000. 272-313.

Edwards, David N. The Nubian Past: An Archaeology of the Sudan. London: Routledge, 2004.

Garlake, Peter S. Early Art and Architecture of Africa. Oxford: Oxford University Press, 2002.

Grimal, Nicolas Christophe. A History of Ancient Egypt. Malden: Wiley-Blackwell, 1994.

Harkless, Necia Desiree. Nubian Pharaohs and Meroitic Kings: The Kingdom of Kush. Bloomington: AuthorHouse, 2006.

Hayes, William C. Egypt: Internal Affairs from Tuthmosis I to the Death of Amenophis III. Vols. I, II. Cambridge: The Syndics of the Cambridge University Press, 1962.

Henry, Roger. Synchronized Chronology: Rethinking Middle East Antiquity. Nueva York: Algora Publishing, 2003.

Kemp, Barry J. "Old Kingdom, Middle Kingdom and Second Intermediate Period (c. 2686-1552 BC)". Ancient Egypt: A Social History. Cambridge: Cambridge University Press, 1983. 71-182.

Kemp, Barry J. "Old Kingdom, Middle Kingdom and Second Intermediate Period in Egypt". The Cambridge History of Africa: From the Earliest Times to c. 500 BC. Ed. J. D. Fage, Roland Oliver y J. Desmond Clark. Vol. 1. Cambridge: Cambridge University Press, 1982. 658-769.

Krzyszkowska, Olga y Robert Morkot. "Ivory and Related Materials". Ancient Egyptian Materials and Technology. Ed. Paul T. Nicholson e Ian Shaw. Cambridge: Cambridge University Press, 2000. 320-31.

Kuhrt, Amélie. The Ancient Near East: 3,000-330 BC. Vol. I. Londres: Routledge, 1995.

Levy, Jack S. y William R. Thompson. Causas de la guerra. West Sussex: John Wiley and Sons, 2010.

Lobban, Richard. Historical Dictionary of Ancient and Medieval Nubia. Vol. 10 de Historical Dictionaries of Ancient Civilizations and Historical Eras. Lanham: Rowman & Littlefield Publishing Group, Inc., 2004.

Mojsov, Bojana. Osiris: Death and Afterlife of a god. Malden: Wiley-Blackwell, 2005.

Morkot, Robert G. The Black Pharaohs. Londres: The Rubicon Press, 2000.

Morkot, Robert. Historical Dictionary of Ancient Egyptian Warfare. Vol. 26 de Historical Dictionaries of War, Revolution, and Civil Unrest. Lanham: Rowman & Littlefield Publishing Group, Inc., 2003.

-. The Egyptians: An Introduction. London: Routledge, 2005.
O'Connor, David. Ancient Nubia: Egypt's Rival in Africa. Primera edición. Filadelfia: Universidad de Pensilvania, 1993.

O'Connor, David. "Egipto, 1552-664 a.C.". The Cambridge History of Africa: From the Earliest Times to c. 500 BC. Ed. J. D. Fage, Roland Oliver y J. Desmond Clark. First. Vol. 1. Cambridge: Cambridge University Press, 1982. 830-940.

O'Connor, David. "El Nuevo Reino y el Tercer Período Intermedio (1552-664 a.C.)". Ancient Egypt: A Social History. First. Cambridge: Cambridge University Press, 1983. 183-278.

O'Connor, David. "The City and the World: Worldview and the Built Forms in the Reign of Amenhotep III". Amenhotep III: Perspectivas sobre su reinado. Ed. David O'Connor y Eric H. Cline. First. University of Michigan Press, 2001. 125-72.

Prasad, Prakash Chandra. Foreign Trade and Commerce in Ancient India. Nueva Delhi: Abhinav Publications, 1977.

Redford, Donald B. From Slave to Pharaoh: The Black Experience of Ancient Egypt. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2004.

Robins, Gay. The Art of Ancient Egypt . Second. Cambridge: Harvard University Press, 2008.

Ryholt, K. S. B. y Adam Bülow-Jacobsen. The Political Situation in Egypt During the Second Intermediate Period, c.1800-1550 B.C. Vol. XX de CNI Publications. Copanhagen: Museum Tusculanum Press, 1997.

Shaw, Ian. "Egypt and the Outside World". The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. Oxford: Oxford University Press, 2000. 314-29.

-. The Oxford History of Ancient Egypt. Ed. Ian Shaw. Oxford: Oxford University Press, 2000.
Shaw, Thurstan, et al., The Archaeology of Africa: Food, Metals and Towns
. Vol. 20 de One World Archaeology. Nueva York: Routledge, 1995.

Shillington, Kevin, ed. Encyclopedia of African History. Vol. 1. Nueva York: Taylor and Francis Group, 2005.

Silverman, David P. y Edward Brovarski, Searching for Ancient Egypt: Art, Architecture, and Artifacts from the University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology. Cornell University Press, 1997.

Smith, Stuart Tyson. "Pharaohs, Feasts and Foreigners: Cooking, Foodway and Agency on Ancient Egypt's Southern Frontier". The Archaeology and Politics of Food and Feasting in Early States and Empires. Ed. Tamara L. Bray. New York: Kluwer Academic/Plenum Publishers, 2003a. 39-64.

-. Wretched Kush: Ethnic Identities and Boundaries in Egypt's Nubian Empire. Londres: Routledge, 2003b.

Smith, William Stevenson y William Kelly Simpson. The Art and Architecture of Ancient Egypt. Third. New Haven: Yale University Press, 1998.

Ward, John. The Sacred Beetle: A Popular Treatise on Egyptian Scarabs in Art and History. Trans. Francis Llewellyn Griffith. Londres: Harrison and Sons, 1902.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Miriam López
I'm a translator and interpreter in an ever-changing world. I love languages and getting to know other cultures. Travelling has become the nearest way to learn from each other these days.

Cita este trabajo

Estilo APA

DeMola, P. (2013, marzo 14). Las relaciones entre Kerma y el Egipto de los faraones [Interrelations of Kerma and Pharaonic Egypt]. (M. López, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-487/las-relaciones-entre-kerma-y-el-egipto-de-los-fara/

Estilo Chicago

DeMola, P.. "Las relaciones entre Kerma y el Egipto de los faraones." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 14, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-487/las-relaciones-entre-kerma-y-el-egipto-de-los-fara/.

Estilo MLA

DeMola, P.. "Las relaciones entre Kerma y el Egipto de los faraones." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 14 mar 2013. Web. 08 dic 2022.

Afiliación