Mujeres del Imperio mongol

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 30 octubre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

Las mujeres del Imperio mongol (1206-1368 a.C.) compartían las tareas cotidianas y las dificultades de la vida en la estepa con los hombres y en general eran las responsables de cuidar de los animales, levantar los campamentos, criar a los hijos y producir comida y cocinarla. Estas mujeres tenían bastantes más derechos que las de culturas contemporáneas al este y oeste de Mongolia, y podían heredar propiedades, participaban en ceremonias religiosas y podían ser chamanes. Además, las esposas de los líderes tribales podían expresar sus opiniones en las reuniones de las tribus. Varias mujeres mongolas, viudas o madres de los grandes kanes, incluso llegaron a gobernar como regentes en el periodo antes de que se eligiera al nuevo gobernante del Imperio mongol, a menudo durante varios años.

Wife of Yuan Emperor Yingzong
Esposa del emperador yuan Yingzong
Unknown Artist (Public Domain)

Levantar campamento

Como los mongoles eran un pueblo nómada, todo el mundo (hombres, mujeres y niños) tenía que saber montar bien y usar un arco para cazar. De la misma manera, hombres y mujeres a menudo eran capaces de hacer las tareas del otro, ya que, si uno moría, el que sobrevivía tenía que seguir adelante y cuidar de la familia y los rebaños. Las mujeres estaban encargadas de levantar y desmantelar los campamentos, de poner las yurtas y las posesiones de la familia en los carros, que también conducían normalmente, y de preparar a los animales de carga como caballos o camellos.

Eliminar publicidad

Advertisement

COMO EXPERIMENTADAS SEÑORAS DEL CAMPAMENTO, LAS MUJERES ERAN UN ELEMENTO IMPORTANTE DE LA LOGÍSTICA, TAN IMPORTANTE PARA LA GUERRA MONGOLA.

Dentro de la yurta, hombres y mujeres tenían su espacio propio, los hombres al oeste y las mujeres al este, donde se cocinaba; era fácil establecer cuál era cuál, ya que la puerta tradicionalmente se orientaba hacia el sur. La posición de las yurtas en el campamento (ordu) era importante en los campamentos imperiales y los más grandes. La esposa principal tenía la tienda más cercana al oeste, la menor estaría más al este y las concubinas, los hijos y los sirvientes en la parte trasera.

Como experimentadas señoras del campamento, las mujeres eran un elemento importante de la logística, tan importante para la guerra mongola con sus unidades de caballería ligera y rápida. Marchaban detrás de los ejércitos principales con cadenas de vagones mucho más lentos, cargados con suministros y más caballos, y a menudo una sola mujer conducía una caravana con varios vagones.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mongolian Yurt
Yurta mongola
Princeton University Art Museum (Public Domain)

Tareas cotidianas

Las mujeres mongolas se ocupaban de los animales, recolectaban comida, la procesaban y la cocinaban mientras los hombres cazaban. Las mujeres hacían queso, mantequilla, y secaban el cuajo de la leche, y también tenían que cuidar de los rebaños mientras los hombres estaban fuera cazando, lo que podía llevarles varias semanas cada vez. Las mujeres también ordeñaban las ovejas, las cabras y las vacas, pero a las yeguas solo las ordeñaban los hombres, y producían las bebidas alcohólicas que eran tan populares. Las mujeres participaban a la hora de batir la leche en sacos grandes de cuero con una pala de madera, un proceso que llevaba varias horas y que acababa produciendo el kumis, una bebida ligeramente alcohólica que todavía se bebe hoy en día. Por lo menos parece que podían disfrutar del fruto de su trabajo, ya que parece que beber en exceso, entre hombres y mujeres, era la norma social y no tenía estigma alguno asociado e incluso tenía cierto honor. Las mujeres tampoco quedaban excluidas de los escasos festines en los que los nómadas se reunían en un lugar, como para una reunión de jefes tribales para elegir un nuevo líder, o para celebrar cumpleaños importantes, bodas, etc.

UNA ESPOSA RECIBIA UNA PEQUEÑA PARTE DE LA PROPIEDAD DE SU ESPOSO DE LA QUE SE ENCARGABA, PERO DESPUÉS TENÍA QUE ENTREGÁRSELA AL HIJO MÁS JOVEN A LA MUERTE DEL ESPOSO.

Matrimonio y familia

Tradicionalmente, los matrimonios mongoles tenían como objetivo cimentar las relaciones entre clanes y reforzar las alianzas. De hecho, era costumbre casarse con alguien fuera del clan (exogamia) y existía la costumbre de secuestrar a las mujeres de tribus rivales como una manera de fortalecer un clan y debilitar a otro. Sin embargo, la mayoría de matrimonios se acordaba para reforzar los lazos ya existentes entre los diferentes grupos familiares.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El hombre pagaba el precio de la novia al futuro suegro o se ofrecía a trabajar a cambio. Como muchos hombres nómadas eran relativamente pobres, era común la costumbre de robarse una esposa en una incursión, independientemente de los beneficios políticos. En los matrimonios concertados más refinados, la novia normalmente llevaba consigo un ajuar que consistía en cosas de valor como reses, joyas, telas, sirvientes y posiblemente esclavos. Esta dote se podía "pagar" a lo largo de varios años y normalmente era de menor valor que el precio que el novio había pagado a la familia por la novia. La dote seguía siendo propiedad de la esposa y a su muerte se dividía entre sus hijos. En la existencia siempre práctica de las culturas nómadas, a veces se concertaba un matrimonio doble entre dos grupos familiares, en el que cada uno aportaba un novio y una novia, de manera que no hacía falta pagar el precio de ninguna de las novias. Las esposas recibían una pequeña porción de la propiedad de sus maridos, de la que se encargaban hasta la muerte del padre, en cuyo caso pasaba a manos del hijo varón más joven.

Tolui & Sorghaghtani
Tolui y Sorghaghtani
Unknown Artist (Public Domain)

Las mujeres criaban a los hijos y parece que tenían un papel activo a la hora de tomar decisiones de familia, y algunas fuentes, como La historia secreta de los mongoles, del siglo XIII, mencionan que las esposas de los gobernantes hacían discursos para animar a los guerreros y promover la lealtad hacia sus maridos. Una manera de promover la lealtad era la hospitalidad: recibir a la familia del marido, a sus aliados y sus visitantes, y esto era responsabilidad de la esposa. Si el esposo moría antes que la esposa, puede que un familiar varón más joven la "adoptara". Según las leyes mongolas, las mujeres se podían divorciar y tener sus propias posesiones, aunque no está claro cómo de común era en la práctica. En los casos de adulterio, tanto el hombre como la mujer eran ejecutados.

Eliminar publicidad

Advertisement

La sociedad mongola descendía por línea paterna, y la poligamia era común entre los hombres que podían permitirse tener varias esposas y concubinas. Sin embargo, siempre se elegía a una esposa como la principal, y eran los hijos de esta los que heredarían las propiedades del padre y/o su posición dentro de la tribu. Como el hijo más joven normalmente heredaba las propiedades familiares, él y su mujer normalmente vivían con los padres. Las esposas principales de los líderes tribales que se quedaban viudas a menudo seguían representando a sus difuntos esposos en las reuniones tribales, tales como el kurultai en el que se decidía a los futuros gobernantes.

Vestimenta

Las mujeres mongolas hacían fieltro golpeando la lana de oveja. También hacían tejidos a partir de las pieles de animales y el cuero preparado. La tela y la ropa eran uno de los bienes importantes de una familia y a menudo se daban como regalos y como parte de la dote de la novia. La ropa de hombres y mujeres era muy similar, y ambos sexos llevaban ropa interior de seda o algodón, pantalones, botas de fieltro grueso o cuero y un sombrero cónico hecho de fieltro con orejeras de piel y un ala al frente vuelta hacia arriba.

La prenda exterior más reconocible, que todavía se usa ampliamente hoy en día, era una túnica corta o deel. Esta chaqueta larga de una pieza se cruzaba y se cerraba al lado izquierdo del pecho (la parte izquierda cruzada sobre la derecha) con un botón o un lazo dispuesto bajo la axila derecha. Algunos deel tenían bolsillos, y normalmente las mangas solo llegaban hasta el codo. La tela exterior de la túnica era de algodón o seda y las versiones más pesadas tenían un forro de piel o fieltro, o estaban acolchadas. El forro normalmente se remangaba hacia afuera un poco en las mangas y el dobladillo. Los que podían permitírselo le añadían pieles exóticas en el cuello y los bordes. También llevaban un cinturón ancho de cuero decorado con detalles metálicos, y la versión para mujer era más decorativa. En invierno, llevaban un abrigo grueso de fieltro o piel por encima del deel.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mongol Clothing of the Imperial Court
Ropa mongola de la Corte imperial
smartneddy (CC BY-SA)

Los hombres y mujeres de la élite se distinguían mediante unas plumas de pavo real en el sombrero. Una de las pocas áreas en las que las mujeres se diferenciaban de los hombres, e incluso entonces solo entre la élite, era el elaborado tocado conocido como boqta, con perlas y plumas decorativas. Estos tocados todavía se pueden ver hoy en día, por ejemplo cuando las mujeres kazajas participan en festivales tradicionales. Aunque tanto hombres como mujeres llevaban pendientes, las mujeres también llevaban decoraciones de metal, perlas y plumas en el pelo.

La religión

La religión que practicaban los mongoles incluía elementos del chamanismo, y los chamanes podían ser tanto hombres (bo'e) como mujeres (iduqan). Las túnicas de los chamanes solían tener símbolos, tales como tambores o caballos, que representaban al guardián y el espíritu protector del pueblo mongol. Se creía que los chamanes podían interpretar señales, tales como las grietas en los huesos de los hombros de las ovejas, con los que podían predecir el futuro. Otra habilidad de los chamanes era la de alterar el clima, en especial a la hora de traer la lluvia a la estepa, a menudo árida. Los chamanes podían ayudar con problemas médicos y devolver un espíritu atormentado al cuerpo correcto. Las mujeres participaban en otras religiones que se practicaban en el imperio, tales como el taoísmo, el budismo tibetano y el islam, y a veces incluso dirigían los servicios y los ritos. Las mujeres imperiales también podían ser mecenas generosas con ciertas religiones y sus instituciones.

Mujeres mongolas famosas

Alan Goa

Alan Goa (o Alan-qo'a) era la madre mítica de los pueblos mongoles, de quien se dice que enseñó a sus cinco hijos que para sobrevivir tenían que permanecer siempre juntos y cuidar los unos de los otros. Para que entendieran el mensaje, les dio una lección de unidad con la parábola de las flechas. Alan Goa le dio una flecha a cada uno y les dijo que las rompieran, y así lo hicieron fácilmente. Después les dio cinco flechas juntas, y ninguno pudo romperlas. Por desgracia, los descendientes de Gengis Kan (que gobernó de 1206 a 1227) no recordaron esta historia y dividieron el Imperio mongol en varios kanatos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Hoelun

Hoelun (también conocida como Hoelun-Eke o Hoelun-Ujin) era la madre de Gengis Kan. Esta huyó con su hijo a la estepa cuando su marido, el líder tribal Yisugei, fue envenenado por un rival. Gengis, que en aquel entonces se llamaba Temujin, no tenía más de nueve o doce años en aquel entonces así que no podía mantener la lealtad de los seguidores de su padre. Consecuentemente, él y su madre fueron abandonados en la estepa, donde se esperaba que murieran. Sin embargo, la familia exiliada consiguió vivir de la tierra lo mejor que pudo. La historia secreta de los mongoles presenta a Hoelun como una mujer fuerte capaz de juntar a sus hijos y construir una nueva vida para ellos. Por supuesto, su hijo acabaría creando uno de los imperios más grandes jamás vistos.

Toregene

Toregene Khatun (o Doregene-Qatun, que reinó de 1241-1246), anteriormente la esposa del príncipe merkita Qudu, gobernó como regente tras la muerte de su esposo Ogedei Kan en 1241. Mantuvo el poder hasta que el gran concilio de los líderes mongoles eligió al sucesor de Ogedei, el hijo de Toregene, Guyuk Kan, en 1246. Las fuentes de la época no tienen una buena opinión del reinado de Toregene, pero hay que tener en cuenta que son chinas y, por lo tanto, están escritas por los enemigos y los súbditos conquistados de los mongoles.

Coin of the Mongol Regent Toregene
Moneda de la regente Toregene
Nyamaa (Public Domain)

Aunque se dice que era muy inteligente, sagaz y de una habilidad política formidable, se critican particularmente sus políticas de impuestos altos, que incluían la privatización de la recaudación de impuestos por lo que los recaudadores podían quedarse con lo que quisieran más allá del precio acordado por el territorio bajo su supervisión. Los ingresos aumentaron, pero a costa de la corrupción y la sobrecarga de los agricultores. Otras críticas incluyen su (supuesta) excesiva disposición a escuchar a los consejeros musulmanes cercanos a ella (especialmente una esclava persa llamada Fátima), y sus maniobras para eliminar cualquier obstáculo que impidiera que su hijo fuera el siguiente Kan, incluido retrasar innecesariamente la elección del siguiente Kan. Toregene también mantuvo lazos diplomáticos con varios príncipes e hizo regalos fastuosos para aumentar el apoyo a su hijo, cosa que pudo llevar a cabo gracias a sus tácticas dilatorias y sus políticas tributarias. Debió de morir feliz, en 1246, poco después de que su hijo Guyuk se convirtiera por fin en el Gran Kan, que reinó de 1246 a 1248.

Sorghaghtani

Sorghaghtani Beki (o Sorqoqtani, que murió en 1252) fue una princesa keraita que se hizo conocida como la viuda de Tolui (en torno a 1190 a 1232) y hermana de Begtutmish Fujin, viuda de Jochi, uno de los hijos de Gengis Kan. Tolui era el hijo más pequeño de Gengis Kan y el padre de Mongke Kan (que reinó de 1251 a 1259) y Kublai Kan (que reinó de 1260 a 1294), pero murió cuando tenía alrededor de 40 años; Sorghaghtani mantuvo sus tierras en el norte de China y su posición en la tribu. Puede que la princesa avisara a Batú Kan, el líder de lo que acabaría siendo la Horda de Oro y el kanato occidental del imperio mongol, de los planes de Guyuk Kan, el Gran Kan en aquel momento, de atacar a Batú. En cualquier caso, Guyuk murió antes de poder empezar tal campaña, pero puede que Batú mostrara su agradecimiento apoyando al hijo de Sorghaghtani, Mongke, como sucesor de Guyuk.

Oghul Qaimish

Oghul Qaimish (o Oqol-Qaimish, que reinó de 1248 a 1251), fue la esposa de Guyuk Kan, y cuando murió envenenado en 1248 esta asumió el poder como regente. En 1250, Oghul rechazó famosamente una embajada del rey Luis IX de Francia (que reinó de 1226 a 1270), y le dijo al embajador, el fraile Andrés de Longjumeau, que sería necesario un gran tributo para que su país evitara la destrucción a manos del ejército mongol. Su reinado no destacó demasiado, y en general se quedó en un segundo plano en la política. Su única política destacable fue aumentar los impuestos del campesinado, del tradicional animal por cada 100 a una expectativa poco realista de un animal por cada 10.

Oghul mantuvo el poder hasta 1251, cuando Mongke Kan fue elegido gobernante. Al final Oghul fue hecha prisionera, le cosieron las manos con correas de cuero y Mongke la juzgó públicamente en diciembre de 1252 cuando hizo una purga de todas las partes del Estado que consideraba leales al régimen anterior, especialmente el clan ogedei. Durante el juicio, Oghul fue despojada de sus ropas y acusada de estar demasiado vinculada al chamanismo para el bien del Estado y, lo que es peor, de ser culpable de traición. Declarada culpable, fue arrojada al río Kerulen dentro de un saco de fieltro; este destino se solía reservar para las brujas en la justicia mongola porque se creía que el mal no podía cruzar el agua corriente y que podría ser purificado por esta.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Egipto. Hoy en día escribe subtítulos para clases online y traduce textos sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, octubre 30). Mujeres del Imperio mongol [Women in the Mongol Empire]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1466/mujeres-del-imperio-mongol/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Mujeres del Imperio mongol." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 30, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1466/mujeres-del-imperio-mongol/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Mujeres del Imperio mongol." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 oct 2019. Web. 07 dic 2022.

Afiliación