Gengis Kan

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 16 septiembre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, indonesio
Bust of Genghis Khan (by Jim Garamone, Public Domain)
Busto de Gengis Kan
Jim Garamone (Public Domain)

Gengis Kan (también conocido como Chinguis Kan) fue el fundador del Imperio mongol que gobernó desde 1206 hasta su muerte en 1227. Nacido como Temuyín, adquirió el título de Gengis Kan, que probablemente significa "gobernante universal", tras unificar las tribus mongolas. Totalmente despiadado con sus enemigos, en sus campañas de terror fueron masacrados innumerables inocentes, millones según los cronistas medievales.

Gengis Kan atacó los estados Xi Xia y Jin y luego la China de la dinastía Song. En la otra dirección, sus veloces ejércitos invadieron Persia, Afganistán e incluso Rusia. Gengis Kan tenía una reputación temible, pero fue un hábil administrador que introdujo la escritura en la cultura mongola, creó su primer código de leyes, promovió el comercio y concedió la libertad de culto permitiendo que todas las religiones se practicaran libremente en cualquier lugar del mundo mongol. De este modo, Gengis Kan asentó los cimientos de un imperio que, bajo sus sucesores, acabaría controlando una quinta parte del planeta.

Eliminar publicidad

Advertisement

Vida temprana

La vida de Gengis Kan se cuenta en la (a veces fantástica) Historia secreta de los mongoles, algunas de cuyas partes datan probablemente de la primera mitad del siglo XIII, así como en fuentes chinas y árabes posteriores. Nació de padres aristócratas y recibió el nombre de Temuyín, en honor a un cautivo tártaro. La fecha de nacimiento no se conoce con certeza, ya que algunos estudiosos optan por 1162 y otros por 1167. La leyenda dice que el niño nació con un coágulo de sangre en su mano derecha, un presagio de lo que iba a suceder. La madre de Temuyín se llamaba Hoelun y su padre, Yesugei, que era un líder tribal, dispuso que su hijo se casara con Borte (también conocida como Bortei), la hija de otro influyente líder mongol, Dei-secen, pero antes de que este plan pudiera fructificar, el padre de Temuyín fue envenenado por un rival. Temuyín tenía entonces sólo nueve o doce años, por lo que no pudo mantener la lealtad de los seguidores de su padre. En consecuencia, él y su madre fueron abandonados en la estepa asiática, dejados a su suerte. Sin embargo, la familia marginada se las arregló para forrajear y vivir de la tierra lo mejor que pudo.


En poco tiempo, el liderazgo y el talento marcial de TemuYín le proporcionaron victorias sobre los rivales locales y su ejército creció.

Las cosas empeoraron cuando el joven Temuyín fue capturado por el líder de un clan rival, quizá tras un incidente en el que puede que Temuyín matara a uno de sus hermanastros mayores, Bekter, que probablemente representaba a una rama rival de la familia que había asumido el legado de Yesugei. Afortunadamente, Temuyín pudo escapar durante la noche y, reuniendo a los pocos seguidores aún leales de su padre, se unió a Toğrul, jefe de los Kerait, una tribu a la que su padre había ayudado en el pasado. Temuyín se casó entonces con su prometida de varios años antes, Borte.

Eliminar publicidad

Advertisement

The Campaigns & Empire of Genghis Khan
Las campañas y el imperio de Gengis Kan
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

En poco tiempo, el liderazgo y el talento marcial de Temuyín le proporcionaron victorias sobre los rivales locales y su ejército aumentó de tamaño. Los conflictos eran encarnizados y un líder tribal es infame por haber hervido a sus cautivos en 70 grandes calderas. Sin embargo, Temuyín se mostró imparable y consiguió unificar a la mayoría de las diferentes tribus nómadas que vagaban por las praderas de Asia central, cada una de ellas compuesta por clanes diferentes pero relacionados, creando una red de alianzas entre ellas. Temuyín se convirtió en el líder dominante mediante una mezcla de diplomacia, generosidad y su propio uso despiadado de la fuerza y los castigos. A veces, las tribus derrotadas se veían obligadas a unirse a su ejército o ser asesinadas a mansalva. Temuyín, valiente en la batalla, solía recompensar la valentía de los derrotados, y es célebre por haber nombrado general a un hombre llamado Jebe por haber resistido una carga de caballería y haber disparado una flecha que mató al propio caballo de Temuyín.

El Gran Kan

A medida que su ejército crecía, Temuyín fue derrotando, a lo largo de unos diez años, a rivales como los tártaros, los keraitas, los naimanos y los merkitas, hasta que una confederación mongola se reunió en una gran conferencia o kurultai en el río Kerulen en 1206 y declaró formalmente a Temuyín como su líder. Se le dio el título de Gengis Kan, que probablemente significa líder "universal" (la ortografía en mongol es Chinguis, pero "Gengis" sigue siendo más común hoy en día y deriva de que los eruditos árabes medievales no tenían una ch en su idioma).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El objetivo ahora era combinar esta base de poder con las habilidades tradicionales mongolas de la equitación y el tiro con arco, y no solo superar la tradición de los estados vecinos rivales sino construir un imperio que luego pudiera conquistar el estado más rico de Asia: China. Puede que Gengis no comenzara con este plan, pero eso es exactamente lo que sucedió.

A pesar de que ahora disfrutaba de una posición elevada, Gengis se mantendría cerca de sus raíces y seguiría viviendo en una gran tienda de lana portátil o yurta. De hecho, hasta que se estableció el Imperio mongol, este pueblo nómada no había formado aldeas ni ciudades, sino que se desplazaba regularmente entre los pastos según dictaban las estaciones. Sin embargo, el Gran Kan no siempre miró hacia atrás e insistió en que la lengua mongola, hasta entonces sólo hablada, se convirtiera en una lengua escrita utilizando la escritura de los turcos uigures. De este modo, se pudo redactar un código de leyes, el Yassa, que incluía, entre otras muchas disposiciones, castigos para determinados delitos. Otra innovación fue el desarrollo de un sistema postal en el que los mensajeros a caballo podían llevar mensajes rápidamente a través de largas distancias y que contaban con estaciones regulares para comer, descansar y cambiar de caballo. Esta red resultó muy útil durante las campañas, cuando era necesario transmitir rápidamente la información militar.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mongol Warrior Reconstruction
Reconstrucción de un guerrero mongol
William Cho (CC BY-SA)

Gengis también hizo que su ejército fuera más seguro al evitar la tradición mongola de formar divisiones basadas en tribus que luego podrían dividirse debido a rivalidades ancestrales. Para asegurar mejor su propia posición, el Gran Kan formó y luego amplió su guardia de élite, los kesikten, de 800 a 10.000 hombres. Tradicionalmente, su lealtad estaba garantizada por la diversa composición del cuerpo y por el hecho de que sus miembros procedían de los hijos y hermanos de sus comandantes superiores. Más tarde, sus miembros juraron lealtad absoluta al Kan a cambio de favores especiales en lo que respecta al botín de guerra. Además, muchos de sus miembros también adquirieron importantes funciones administrativas en los territorios conquistados.


Los mongoles nunca rechazaron la oportunidad de emplear ellos mismos las tácticas y la tecnología del enemigo.

La guerra mongola

Los mongoles estaban ahora unificados y su ejército tenía varias ventajas sobre los de sus vecinos más grandes y poderosos. Eran expertos arqueros que utilizaban sus arcos compuestos de tiro lejano y soldados extremadamente duros, capaces de cabalgar durante días y días con un mínimo de comida y agua. Sus caballos, robustos pero ágiles, eran un arma en sí mismos y capaces de sobrevivir a las duras temperaturas. Los mongoles contaban con caballería ligera y pesada, y cada jinete solía tener hasta 16 caballos de repuesto, lo que les daba un gran margen de maniobra. Además, los mongoles nunca rechazaban la oportunidad de emplear ellos mismos las tácticas y la tecnología del enemigo. No solo aportaron una feroz movilidad al estilo de guerra asiática, sino que, gracias a su flexibilidad, también se adaptaron rápidamente a otros tipos de batalla, como la guerra de asedio y el uso de misiles de pólvora y catapultas (primero las chinas y luego las afganas cuando se dieron cuenta de que eran superiores). Adoptar las habilidades e innovaciones de los demás en general se convertiría en su punto fuerte, ya que los ministros y comandantes del Kan procedían de unas 20 naciones diferentes.

Otra ventaja era que Gengis Kan sabía cómo explotar las divisiones internas del enemigo y avivar viejas rivalidades que podían debilitar las alianzas enemigas, información que a menudo era adquirida por espías y comerciantes. Por último, la motivación era alta porque la guerra mongola estaba concebida con un solo propósito: obtener un botín. Además, los comandantes victoriosos podían esperar recibir grandes extensiones de tierra para gobernar a su antojo, mientras que el propio Gran Kan recibía tributos de aquellos gobernantes a los que se les permitía permanecer en el poder como vasallos mongoles. En resumen, una vez movilizadas, las hordas mongolas iban a ser muy difíciles de detener.

Eliminar publicidad

Advertisement

Map of Southern Song & Jin States
Mapa de los Estados Song y Jin del Sur
Yu Ninjie (CC BY-SA)

El Imperio mongol

El Estado Jin

Gengis atacó el estado Jin (también conocido como dinastía Jin Jurchen, 1115-1234) y la llanura del río Amarillo en 1205, 1209 y 1211; esta última invasión consistió en dos ejércitos mongoles de 50.000 hombres cada uno. Los jurchen controlaban la mayor parte del norte de China y podían disponer de 300.000 soldados de infantería y 150.000 de caballería, pero las tácticas de alta velocidad de los mongoles demostraron que el número no lo era todo. Gengis saqueaba salvajemente una ciudad y luego se retiraba para que los Jin pudieran retomarla, pero luego tenían que lidiar con el caos. La táctica se repitió incluso varias veces en la misma ciudad. Otra estrategia consistía en capturar una ciudad, devastarla, asesinar a todos los ciudadanos y, a continuación, advertir a las ciudades vecinas de que correrían la misma suerte si no se rendían inmediatamente. También hubo actos de terror, como la utilización de cautivos como escudos humanos. Un funcionario Jin, Yuan Haowen (1190-1257), escribió el siguiente poema para describir la devastación de la invasión mongola:


Huesos blancos esparcidos
como cáñamo enredado
¿cuánto falta para que la morera y la catalpa
se conviertan en arenas de dragón?
Sólo sé que al norte del río
no hay vida:
casas desmoronadas, humo de chimenea disperso
de unos pocos hogares.
(Ebrey, 237)

Para colmo de males, los Jin se vieron acosados por problemas internos, como la corrupción crónica que vaciaba las arcas del Estado, los desastres naturales y los asesinatos de altos cargos, entre ellos el del emperador Feidi en 1213. Los gobernantes Jin se vieron obligados a retirarse hacia el sur, firmar un acuerdo de paz y pagar tributo al Gran Kan en 1214, aunque probablemente se alegraron de ello, ante la cruda alternativa. Fue un respiro, pero lo peor estaba por llegar, ya que los mongoles volvieron a atacar a los Jin en 1215 después de que estos trasladaran su capital al sur, y Gengis se lo tomó como un repudio a su condición de vasallo.

Xi Xia y la dinastía Song de China

También en 1215, el Gran Kan atacó el estado Tangut de Xi Xia (también conocido como Hsi-Hsia, 1038-1227) en el norte de China, repitiendo sus incursiones de 1209. El cuarto jugador de este juego de imperios, la dinastía china Song (también conocida como Sung, 960-1279), en lugar de aliarse con los Jin para crear una barrera útil entre ellos y los mongoles, se alió con el Kan. Es cierto que los Jin y los Song llevaban atacándose mutuamente desde el siglo anterior y que los Song incluso pagaban tributos para mantener las incursiones de los Jin al mínimo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los mongoles continuaron sus ataques a China durante la década siguiente, con la destrucción de unas 90 ciudades solo en 1212-1213. Muchos soldados chinos y kitanos (nómadas de la estepa que habían dominado el norte de China y Manchuria) descontentos o capturados fueron absorbidos por el ejército mongol a lo largo del camino. Los Song lanzaron un contraataque contra el territorio mongol en 1215 que finalmente fracasó y el general chino P'eng I-pin fue capturado, un destino que le tocó a uno de sus sucesores en 1217. También en 1215, Pekín fue capturada y la ciudad ardió durante un mes. Ni siquiera Corea se libró de las atenciones del Kan: una fuerza de invasión persiguió a los kitanos que huían en 1216 y un ejército coreano apoyó a los mongoles en las batallas contra los kitanos en 1219.

Tras un periodo de relativa estabilidad, los mongoles volvieron a ponerse en marcha, atacando de nuevo Corea en 1232 y 1235, y China en 1234, provocando finalmente el colapso del estado Jin. Ahora estaba claro que no estarían satisfechos hasta haber conquistado todo el este de Asia. La China de los Song estaba ahora totalmente expuesta desde el norte y más débil que nunca, atormentada por las facciones políticas internas y obstaculizada por una política exterior demasiado conservadora que significaba que era solo cuestión de tiempo antes de que los mongoles provocaran también su colapso.

Asia occidental

Sin embargo, Gengis Kan no se conformó con la inminente caída de China y dirigió su ejército hacia el suroeste e invadió lo que hoy es Turquestán, Uzbekistán e Irán entre 1218 y 1220. El objetivo era Jorasmia. Gengis había enviado una misión diplomática solicitando al Sha de Jorasmia que se sometiera a su dominio, pero el Sha hizo ejecutar a los embajadores. Gengis respondió con un ejército de unos 100.000 hombres que arrasó Persia y obligó al Sha a huir a una isla del mar Caspio. Bujara y Samarcanda fueron capturadas, entre otras ciudades, y el Gran Kan se mostró totalmente implacable y despiadado, destruyendo innumerables ciudades, asesinando a inocentes e incluso destrozando el excelente sistema de riego de la región. No en vano se le conocía como el "Maligno" o el "Maldito". En 1221 los mongoles arrasaron el norte de Afganistán, en 1222 un ejército combinado de principados de la Rus y kipchaks fue derrotado en Kalka, y luego el mar Caspio fue completamente cercado cuando el ejército regresaba a Mongolia.

La temible reputación de los mongoles como el equivalente militar de una gran plaga estaba ahora firmemente establecida. Sin embargo, había otra cara en las conquistas de Gengis Kan. Sabía que para mantener sus ganancias territoriales y asegurarse de que siguieran produciendo riquezas que pudiera vender regularmente, tenía que haber algún sistema de gobierno estable. Por ello, a menudo se permitía a los gobernantes conservar el poder, había tolerancia religiosa para todos los diferentes credos dentro del imperio, se fomentaba el comercio internacional y se daba protección a los mercaderes itinerantes.

Las campañas en Asia occidental y en los confines de Europa hicieron que Gengis Kan y los mongoles recibieran la atención de un grupo de historiadores distinto al chino, en particular el persa Minhaj al-Siraj Juzjani (nacido en 1193), que escribió la siguiente descripción del Gran Kan, que por entonces ya era una figura legendaria:

Un hombre de gran estatura, de complexión vigorosa, de cuerpo robusto, el pelo de su cara escaso y vuelto blanco, con ojos de gato, poseedor de gran energía, discernimiento, genio y entendimiento, imponente, carnicero, justo, decidido, derrocador de enemigos, intrépido, sanguinario y cruel" (Tabakat-i Nasiri, en torno a 1260, citado en Saunders, 63)

Monument of Genghis Khan, Hohhot
Monumento a Gengis Kan, Hohhot
Fanghong (CC BY-NC-SA)

Muerte y legado

Gengis Kan murió el 18 de agosto de 1227 de una enfermedad desconocida, quizá causada inicialmente por la caída de su caballo mientras cazaba unos meses antes. En ese momento, se encontraba en el noroeste de China asediando la capital del estado de Xia, Zhongxing, y la noticia de la muerte del gran líder se le ocultó al ejército mongol hasta que la ciudad capituló y sus habitantes fueron masacrados. Su cuerpo fue transportado de vuelta a Mongolia para ser enterrado, pero la ubicación de su tumba se mantuvo en secreto, una decisión que ha provocado muchas especulaciones desde entonces. Las fuentes medievales mencionan que la tumba estaba en las cercanías de la montaña sagrada Burkan Kuldun, y que su hijo Ogedei sacrificó 40 esclavas y 40 caballos para acompañar a su padre a la otra vida.

Gengis sabía que sus sucesores se disputarían el control del Imperio mongol tras su muerte, por lo que ya había hecho disposiciones. El imperio se dividiría entre sus hijos Jochi, Chagatai (Chaghadai), Tolui (Tului) y Ogedei (Ogodei), cada uno de los cuales gobernaría un kanato (aunque Jochi se adelantaría a su padre en 1227) y Ogedei, el tercer hijo, se convertiría en el nuevo Gran Kan en 1229, cargo que mantendría hasta su muerte en 1241. El siguiente gran avance se produjo durante el reinado de Kublai Kan (de 1260 a 1294), el nieto de Gengis que conquistó la mayor parte de lo que quedaba de China a partir de 1275 y provocó así el colapso de la dinastía Song en 1279. Kublai se proclamó emperador de la nueva dinastía Yuan en China. Durante las dos décadas siguientes, China pasaría a estar totalmente dominada por los mongoles. El Imperio mongol emprendería luego más campañas, incluso en Oriente Medio, Corea y Japón, con mayor o menor éxito, pero creando finalmente uno de los mayores imperios jamás vistos.

Sin embargo, Gengis Kan ha dejado una sombra mucho más larga que la de su imperio, ya que ha llegado a ser considerado nada menos que una figura divina en la región y un padre del pueblo mongol. Adorado en la época medieval, su veneración ha resurgido en los tiempos modernos, y hoy en día se lo sigue honrando con ceremonias especiales en Ulán Bator, la capital actual de Mongolia.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, septiembre 16). Gengis Kan [Genghis Khan]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18463/gengis-kan/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Gengis Kan." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 16, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18463/gengis-kan/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Gengis Kan." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 16 sep 2019. Web. 08 dic 2022.

Afiliación