Los ejércitos de las Cruzadas

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Yailin Herrero
Publicado el 15 noviembre 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, italiano, francés, portugués

Los ejércitos de las Cruzadas (entre los siglos XI-XV), los que vieron a cristianos y musulmanes luchar por el control de territorios en el Oriente Medio y en otros lugares, podrían involucrar a más de 100.000 hombres de cada lado, que vinieron de toda Europa para formar los ejércitos cristianos y de toda Asia occidental y el norte de África para los ejércitos de musulmanes. Los cristianos tenían la ventaja de caballeros disciplinados y bien armados, mientras que los musulmanes a menudo usaban caballería ligera y arqueros para mayores efectos. Con el tiempo ambas partes aprenderían unas de otras, adoptando armas y tácticas para su propio beneficio. Ambos bandos invirtieron enormes recursos en las Cruzadas y, si bien los ejércitos cristianos tuvieron éxito en Iberia y el Báltico, en el escenario que más importaba, la Tierra Santa, quizás fue la superioridad táctica y la mayor preocupación por la logística lo que hizo que los ejércitos de los distintos estados musulmanes vencieran la amenaza cristiana.

Second Crusade Battle Scene
Escena de la batalla de la segunda Cruzada
Unknown Artist (Public Domain)

Ejércitos europeos

Los ejércitos europeos a lo largo de las Cruzadas fueron una mezcla de caballeros bien armados, caballería ligera, arqueros, ballesteros, honderos e infantería regular armada con lanzas, espadas, hachas, mazas y cualquier otra arma de su elección. La mayoría de los caballeros juraban lealtad a un líder en particular y, como muchas Cruzadas eran dirigidas por múltiples nobles o incluso reyes y emperadores, cualquier ejército de Cruzada solía ser una mezcla cosmopolita de nacionalidades e idiomas. Aunque normalmente se nombraba un líder general antes de la campaña, el poder y la riqueza de los nobles implicados hacían que las disputas sobre la estrategia fueran frecuentes. A excepción de las dos primeras cruzadas (1095-1102 y 1147-1149), los ejércitos se formaron casi en su totalidad sobre una base feudal (hombres reclutados en las tierras de los barones) a los que se añadió una parte significante de mercenarios, usualmente de infantería. Los grupos mercenarios más destacados de Europa procedían de Bretaña y los Países Bajos, mientras que los ballesteros italianos gozaban de gran prestigio. Cuando los reyes estaban implicados, podían llamar a filas a cualquier hombre capaz de servir las necesidades de la corona, pero estas tropas estaban mal entrenadas y equipadas.

Eliminar publicidad

Advertisement

LOS CABALLEROS DE LAS ÓRDENES MILITARES ERAN A VECES DEMASIADO ENTUSIASTAS EN EL CAMPO DE BATALLA, PERO SU VALOR E IMPORTANCIA PARA LA CAUSA DE LA CRUZADA ERAN INDISCUTIBLES.

El transporte de los ejércitos a los lugares donde se necesitaban lo proporcionaban generalmente los barcos de los estados italianos de Génova, Pisa y Venecia. A veces, estas ciudades también proporcionaban tropas y barcos para el servicio activo en la propia campaña. Naturalmente, un ejército en campaña con decenas de miles de combatientes requería un gran número de personal no combatiente, como los encargados de los equipajes, peones, carpinteros, cocineros y sacerdotes, mientras que los caballeros llevaban sus propios escuderos y sirvientes personales.

Los Estados de las Cruzadas

Los cuatro Estados Cruzados en Oriente Medio eran el Principado de Antioquía, el Condado de Edesa, el Condado de Trípoli y el Reino de Jerusalén. Dirigidos (en teoría) por estos últimos, los estados formaron sus propios ejércitos sobre la base de arrendatarios feudales, hombres libres y mercenarios. Los gobernantes a menudo concedieron propiedades a nobles a cambio de una cuota fija de combatientes en tiempos de guerra. Los Estados Cruzados no podían confiar en el reclutamiento de la población local, ya que era mayoritariamente musulmana y, de todos modos, no tenía formación. Debido a la pequeña población occidental, los Estados cruzados siempre estaban escasos de hombres de combate (podían reunir un máximo de 1500 caballeros, por ejemplo) y pasaron a depender en gran medida de las órdenes militares de la región. El empleo de mercenarios dependía, obviamente, de los fondos disponibles, pero al menos los Estados cruzados recibían pagos ocasionales de los monarcas europeos. Estos gobernantes preferían ese método de ayuda en lugar de enviar un ejército real para seguir cumpliendo con su deber moral percibido como soberanos cristianos de defender Tierra Santa. Otro problema era la relativa igualdad de condiciones entre los barones y el rey del Reino de Jerusalén, lo que provocó muchas disputas e incluso casos en los que uno o más Estados cruzados optaron temporalmente por la neutralidad en lugar de apoyar la causa común de la defensa.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las órdenes militares

Formadas inicialmente para proteger y ofrecer atención médica a los peregrinos que viajaban a través de Tierra Santa, las órdenes militares tales como los Caballeros Templarios, Caballeros Hospitalarios y Caballeros Teutónicos pronto se establecieron como una presencia militar inestimable en la región. Los caballeros de las órdenes militares, reclutados en toda Europa y que vivían de forma muy parecida a los monjes, recibían con frecuencia los pasos más peligrosos y los castillos de mayor valor estratégico para su guarnición y proporcionaban varios cientos de caballeros para la mayoría de los ejércitos de campaña de las Cruzadas. Con el mejor entrenamiento y equipo, eran la fuerza de élite de los cruzados y su frecuente ejecución si alguna vez eran capturados es un testimonio del respeto que tenían por parte de sus oponentes: eran simplemente demasiado hábiles y fanáticos para que se les permitiera volver a cualquier futuro campo de batalla. El único inconveniente de las órdenes era su total independencia, que a veces daba lugar a discusiones con los gobernantes de los Estados cruzados y los líderes de los ejércitos cruzados sobre la estrategia y las alianzas. Los caballeros de las órdenes militares eran a veces demasiado entusiastas en el campo de batalla y podían hacer acusaciones precipitadas y sin fundamento, pero su valor y su importancia para la causa de la cruzada son indiscutibles. Otras órdenes militares surgieron pronto en Europa, especialmente en la Península Ibérica durante la Reconquista contra los moros musulmanes, y las tres grandes ya mencionadas extendieron sus tentáculos de poder por toda la Europa continental. Los Caballeros Teutónicos fueron especialmente eficaces y formaron su propio estado en Prusia y más allá durante las Cruzadas del Norte contra los paganos europeos.

Medieval Great Sword
Gran Espada Medieval
The Metropolitan Museum of Art (Copyright)

El Imperio bizantino

Para el siglo XII el Imperio bizantino estaba en decadencia y su ejército reflejaba esta situación al estar compuesto principalmente por mercenarios. Sin embargo, en la época de la Primera Cruzada, el emperador bizantino Alexios I Komnenos (que reinó de 1081 a 1118) podía reunir un ejército de alrededor de 70.000 cuando era necesario. En las primeras Cruzadas, el Imperio contribuyó a los ejércitos cruzados (antes de convertirse en la víctima de la Cuarta Cruzada, 1202-1204), proporcionando sus diversas unidades de mercenarios que incluían la caballería ligera turca, la Guardia Varangiana de descendientes anglosajones y vikingos que empuñaron enormes hachas de combate, serbios, húngaros e infantería Rus. Todos estaban altamente organizados y bien entrenados y los ingenieros bizantinos fueron especialmente útiles, quienes aportaron una experiencia inestimable a la guerra de asedio.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Ejércitos musulmanes: los turcos selyúcidas

Los ejércitos musulmanes generalmente seguían un patrón de reclutamiento similar al de los ejércitos europeos y estaban formados por una guardia de élite (askars), levas feudales de ciudades clave como Mosul, Alepo y Damasco, tropas aliadas, voluntarios y mercenarios. En los ejércitos musulmanes, había unidades de caballería, que podían incluir arqueros montados, y de infantería armada con lanzas, ballestas o arcos y protegida casi siempre por un escudo circular. La caballería selyúcida solía llevar una armadura laminar formada por filas superpuestas de pequeñas placas de hierro o cuero endurecido.

ERA UNA TÁCTICA COMÚN DE LOS SELYÚCIDAS ENFRENTARSE AL ENEMIGO, DISPARAR UN ALUVIÓN LETAL DE FLECHAS Y LUEGO RETIRARSE LO MÁS RÁPIDO POSIBLE PARA MINIMIZAR LAS PÉRDIDAS.

Los selyúcidas dominaron Asia occidental desde mediados del siglo XI y sus ejércitos destacaban por los grandes contingentes de arqueros montados altamente cualificados. Era una táctica común para enfrentar al enemigo, disparar un aluvión letal de flechas y luego retirarse lo más rápido posible para minimizar las pérdidas. Con un poco de suerte, el enemigo también podría verse tentado a lanzar una arriesgada carga de caballería en persecución de los arqueros, los que podrían dar la vuelta y volver a atacar o disparar sobre el enemigo desde una posición de emboscada.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los fatimíes

El califato fatimí (909-1171) tenía su sede en Egipto y dependía en gran medida de las tropas mercenarias, pero su enorme riqueza les permitía disponer de ejércitos muy numerosos de infantería razonablemente bien entrenada y equipada, que incluía contingentes de arqueros sudaneses. La caballería solía estar compuesta por una mezcla de árabes con cimitarra, beduinos y bereberes. El ejército fatimí podía ser el mejor del mundo musulmán de la época, pero no estaba a la altura de los cruzados en cuanto a armas, armaduras y tácticas; sin embargo, sus sucesores, los ayubíes, no tardarían en alcanzarlos.

The Battle of Hattin, 1187 CE
La batalla de Hattin, 1187
Unknown Artist (Public Domain)

Los ayubíes

La dinastía ayubí (1171-1260) fue formada por el gran líder musulmán Saladino, sultán de Egipto y Siria (que gobernó de 1174 a 1193). Al asumir el control de los ejércitos de los fatimíes, Saladino incrementó enormemente la eficiencia y seleccionó como principal fuerza de élite a unos 1000 guerreros kurdos, los mamelucos, que habían sido entrenados desde la infancia y que tenían vínculos especialmente fuertes con su entrenador-comandante. También había un importante contingente de guerreros esclavos turcos kipchak tomados de la estepa rusa. El resto del ejército estaba compuesto por tropas reclutadas de los gobernadores regionales de todo el imperio ayubí en Egipto, Siria y Jazira (norte de Irak). La infantería de Saladino destacaba especialmente por su disciplina, una característica que en aquella época solo se asociaba a las unidades de caballería de élite.

Los mamelucos

Como ya se ha señalado, los mamelucos formaban una parte vital de los ejércitos ayubíes y llegaron a ser tan expertos en la guerra que derrocaron a sus amos a mediados del siglo XIII y formaron el sultanato mameluco (1250-1517). Emplearon mercenarios como beduinos, turcos, armenios y kurdos en sus ejércitos, que eran tan grandes que los cruzados se volvieron extremadamente cautelosos con las batallas directas. La caballería mameluca solía llevar cascos de metal con versos del Corán grabados, una cota de malla sobre la mitad inferior del rostro y un escudo en forma de cometa. Otra característica interesante del ejército de campaña mameluco eran las múltiples agrupaciones de músicos que tocaban trompetas y tambores, lo que contribuía a crear el pánico entre el enemigo, especialmente entre sus caballos. La guardia personal del sultán contaba con su propia banda de 4 oboístas (hautbois), 20 trompetistas y 44 tamborileros.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los moros

Los moros, quienes controlaban la mayor parte de la mitad sur de Iberia y se enfrentaron a los cruzados de la Reconquista, favorecían las tácticas de ataque y huida utilizando una caballería poco armada cuyas armas preferidas eran la lanza y la jabalina. Incluso las tropas de infantería, típicamente la primera línea de una unidad, tenían jabalinas mientras que el resto estaba armado con lanzas largas. Los bereberes llevaban un escudo distintivo en forma de corazón, la adarga, mientras que la caballería mora tenía un escudo en forma de cometa similar al de sus contrapartes europeas.

The Siege of Damietta, 1218-19 CE
El asedio de Damieta, 1218-19
Cornelis Claesz van Wieringen (Public Domain)

Los otomanos

A finales del siglo XIV, se identificó un nuevo adversario como objetivo legítimo de una cruzada: los turcos otomanos. Los otomanos tenían dos unidades de élite dignas de mención. Los guardias jenízaros eran un cuerpo de arqueros de infantería formado por cristianos reclutados que recibían formación militar desde la infancia. En segundo lugar, los sipahis de élite eran una unidad de caballería a cuyos miembros se les prometía el derecho a propiedades y a ingresos fiscales por cualquier éxito en el campo de batalla. Los otomanos también utilizaron armas de pólvora del siglo XV. Algunos de sus cañones eran enormes, con una longitud de 9 m (30 pies), y capaces de disparar una bola de 500 kg (1100 libras) a una distancia de 1,5 km (1600 yardas).

Organización y tácticas

Los ejércitos cruzados estaban organizados en varias divisiones, cada una de ellas dirigida por un comandante superior que debía seguir el plan de batalla preestablecido y las órdenes del comandante general de campaña. La comunicación se realizaba mediante estandartes (que se utilizaban especialmente como puntos de reunión) u órdenes verbales, pero con el ruido, el polvo y el caos de la batalla, era más seguro que todos evitaran la tentación de realizar cargas precipitadas sin el apoyo adecuado. No es que esto se evitara siempre, ya que muchas derrotas durante las Cruzadas se debieron en gran medida a un elemento de un ejército que se arriesgó demasiado en una acción independiente.

Eliminar publicidad

Advertisement

En cuanto a las tácticas, la infantería solía ir armada con lanzas y ballestas y protegida por armaduras acolchadas. Eran muy organizados en combate para formar un cerco protector de su propia caballería pesada de caballeros. La idea era impedir que los misiles enemigos dañaran a los caballos si contaban con una barrera protectora de infantería más prescindible. La misma estrategia se utilizó cuando un ejército cruzado estaba en marcha. En la batalla, la infantería era dividida en pequeñas compañías, mientras que los caballeros solían actuar en grupos de 20 a 25 personas.

Los caballeros eran la élite de los ejércitos cruzados. Protegidos por una armadura de cadenas y de placas, y montando un caballo protegido de manera similar, podían cargar contra el enemigo en una formación muy cerrada con lanzas y romper las líneas enemigas, derribando a los oponentes con sus largas espadas. Los sargentos, el nivel inferior al de caballero, de igual forma podían haber formado unidades de caballería, pero también se utilizaban como infantería. En un principio, la caballería pesada supuso importantes victorias para los europeos, pero al final, los ejércitos musulmanes se adaptaron e incluso adoptaron algunas de sus tácticas, y los ayubíes, por ejemplo, pusieron en marcha sus propias unidades de caballería pesada.

Siege of Lisbon, 1147 CE
Asedio de Lisboa, 1147
Roque Gameiro (Public Domain)

Los caballeros solo constituían alrededor del 10% de cualquier ejército cruzado y la caballería pesada necesitaba un terreno razonablemente llano y seco para operar con eficacia. En consecuencia, un cuerpo de infantería bien disciplinado y numéricamente superior, armado con ballestas, podía a veces enfrentarse a ellos en la batalla También es necesario recordar que las guerras de las Cruzadas generalmente implicaban asedios a ciudades fortificadas; las batallas campales eran escasas y el riesgo que suponían era tal que la derrota en un solo día podía suponer el fin de una campaña en particular. Además, una de las tácticas favoritas de los musulmanes consistía en hostigar al enemigo con caballería ligera y arqueros montados, por lo que los caballeros nunca tenían la oportunidad de realizar una carga disciplinada contra las líneas enemigas en masa. En general, el papel de los caballeros de gruesa armadura no fue tan influyente en la victoria como la literatura y las leyendas subsecuentes nos quieren hacer creer.

Como se ha señalado, la guerra de asedio era una parte importante de la guerra de las Cruzadas y entonces se esperaba que los caballeros colaboraran con todos los demás y trataran de poner de rodillas una ciudad o un campamento fortificado lo más rápido posible. Tanto los ejércitos cristianos como los musulmanes resultaron ser atacantes y defensores a lo largo de las numerosas campañas. Las catapultas lanzaban enormes rocas y misiles en llamas contra los defensores. A veces, también eran lanzados proyectiles de naturaleza más psicológica, como cabezas decapitadas, por encima de las murallas. Hubo incluso comandantes sin escrúpulos que sancionaron el lanzamiento hacia el enemigo de cadáveres enfermos de animales y humanos. Las torres de asedio y los arietes permitían un ataque directo en las murallas. Socavar era una táctica en la que ingenieros especializados excavaban túneles y prendían fuego en ellos para derribar los cimientos de las torres. Mientras tanto, los defensores lanzaban rocas y líquidos inflamables sobre los atacantes y enviaban incursiones de caballería pesada para desmantelar los campamentos de los atacantes.

Logística

La logística siempre ha sido un aspecto crucial de la guerra que puede significar la derrota o la victoria, independientemente de las habilidades de combate de un ejército y de los conocimientos estratégicos de un comandante. Desafortunadamente para los cruzados, la Europa medieval hacía tiempo que había perdido la habilidad de la logística de batalla, que había desaparecido tras la caída de los romanos. Las habilidades tendrían que volver a aprenderse en el Medio Oriente, especialmente teniendo en cuenta el clima y el terreno, a menudo ásperos y áridos, donde vivir de la tierra no era generalmente una opción. Muchos ejércitos cruzados fueron derrotados simplemente porque no pudieron encontrar comida y agua adecuadas y los hombres murieron de escorbuto o de hambre. Otra causa de muerte frecuente eran las enfermedades bacterianas, generalmente extendidas en los sucios campamentos de los ejércitos de asedio, que solían carecer de servicios sanitarios adecuados, agua potable y tratamiento de los muertos.

La falta de planificación previa también era evidente, ya que los asedios de los cruzados se llevaban a cabo sin el equipo de asedio adecuado o los ríos se navegaban sin barcos seguros. Hubo excepciones: Richard I de Inglaterra (1189-1199) fue un planificador meticuloso y no sólo envió catapultas al Oriente Medio, sino también las enormes rocas que necesitaban como munición. Los ejércitos de los Estados cruzados eran mucho mejores en este aspecto de la guerra y a veces establecían columnas de suministro y cadenas de bases de abastecimiento, pero una y otra vez; cuando los líderes europeos salían al campo de batalla, a menudo simplemente ignoraban los desafíos particulares del terreno en el que esperaban obtener la victoria. En cambio, los musulmanes eran mucho mejores en este aspecto y mantenían excelentes columnas de abastecimiento utilizando miles de mulas y camellos que incluían médicos y equipo médico. Además, los ejércitos musulmanes empeoraban con frecuencia la situación de los cruzados al arruinar los pozos, acorralar al ganado y destruir las cosechas. Por último, una característica del mundo musulmán que a menudo resultó útil durante las Cruzadas fue el sistema de comunicación bien establecido de los puestos de escala repartidos por la región, conectados por palomas entrenadas. Al transportar los mensajes en el ala a distancias de 1500 km, se podía informar rápidamente de los movimientos del enemigo y planificar y ejecutar las respuestas adecuadas.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Yailin Herrero
Mi nombre es Yailin Herrero y estaré muy feliz de trabajar con ustedes y ayudarlos con la traducción de artículos de la WHE. Además, será una gran oportunidad que me permitirá crecer tanto personal como profesionalmente.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, noviembre 15). Los ejércitos de las Cruzadas [The Armies of the Crusades]. (Y. Herrero, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1281/los-ejercitos-de-las-cruzadas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Los ejércitos de las Cruzadas." Traducido por Yailin Herrero. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 15, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1281/los-ejercitos-de-las-cruzadas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Los ejércitos de las Cruzadas." Traducido por Yailin Herrero. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 nov 2018. Web. 07 ago 2022.

Afiliación