Breve historia del arte egipcio.

Recaudación de fondos para las traducciones

Nuestra visión: educación en historia gratuita para todos, en todo el mundo, en todos los idiomas. Sabemos que es una meta ambiciosa, pero no nos detendremos. Para lograrlo, necesitamos traducir... ¡Y mucho! Haz una donación ahora y ayúdanos a tener un verdadero impacto global. ¡Te lo agradecemos!
$1478 / $3000

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por María Josefa Barreiro Arpón
Publicado el 30 mayo 2017
X

Texto original en inglés: A Brief History of Egyptian Art

El arte es fundamental en cualquier civilización. En el momento que las más elementales necesidades humanas se han cubierto tales como, comida, vivienda, leyes y religión, los habitantes empiezan a producir arte, la mayoría de las veces, estos dos acontecimientos florecen casi al mismo tiempo. En Egipto, este proceso comenzó en el Período Predinástico (ca. 6000 - ca. 3150 a.C.), por medio de imágenes de humanos, animales y figuras divinas grabadas en roca. Estas primeras figuras eran rústicas en comparación con la evolución que más tarde habría, sin embargo, conservan una característica importante de la cultura egipcia: el equilibrio.

Tutankhamun & Ankhsenamun
Tutankamón y Ankhsenamun
Pataki Márta (CC BY-NC-SA)

La sociedad egipcia se apoyó en el concepto de armonía conocida como ma'at, la cual surgió desde su creación y se sustenta en el universo. Todo el arte egipcio se asienta en un equilibrio perfecto y refleja el mundo ideal de los dioses. De la misma forma, que los dioses proporcionaban toda clase de regalos a la humanidad, el arte egipcio se imaginó y se creó para su uso. Esta práctica egipcia fue desde el principio y en primer lugar funcional. No importaba que tan bella estuviera tallada una estatua; su propósito principal era servir como refugio para un espíritu o un dios. Quizá un amuleto se diseñó para ser atractivo, pero su belleza estética no era la fuerza creadora, sino la protección. La pintura en tumbas, escenas caseras en templos y jardines palaciegos se crearon, en muchos casos, para proporcionar una función muy importante la cual era un recordatorio de la condición eterna de la vida, el valor de la estabilidad personal y de la comunidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

El arte en la primera dinastía

La importancia del equilibrio se manifestó como simetría, e inspiró el arte egipcio desde su inicio. El grabado en roca en el Período Predinástico estableció esta armonía, la cual se desarrolló por completo en la época de la Primera Dinastía de Egipto (ca. 3150-2613 a.C.). Esta técnica alcanza su máximo nivel con la Paleta de Narmer (ca. 3200-3000 a.C.), para celebrar la unificación del Alto y Bajo Egipto, con el reinado del Faraón Narmer (ca. 3150 a.C.). La paleta narra la victoria del gran rey sobre sus enemigos, y cómo los dioses lo animaron y aprobaron sus acciones; es una losa de piedra de limo en forma de escudo con una serie de relieves grabados. A pesar de que algunas de las imágenes de la paleta son difíciles de interpretar, la celebración por la unificación es bastante clara.

Narmer Palette [Two Sides]
Paleta Narmer [Dos caras]
Unknown Artist (Public Domain)

En el frente de la paleta, se relaciona a Narmer con la fuerza divina del toro, (quizá la deidad Api) quien lleva la corona del Alto y Bajo Egipto en un desfile triunfal. Debajo de él, dos hombres luchando con bestias lo cual se interpreta como la representación del Alto y Bajo Egipto (sin embargo, esta percepción es objetable y al parecer no hay una justificación). El reverso muestra la victoria del rey sobre sus enemigos, mientras los dioses aprueban con la mirada. Todos estos relieves están tallados con asombrosa habilidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

El arquitecto Imhotep (ca. 2667-2600 a.C.), usó esta técnica con muy buenos resultados hacia el final del Período de la Primera Dinastía cuando diseñó el complejo piramidal del Faraón Zoser (ca. 2670 a.C.). Imágenes de flores de loto, plantas de papiro y el símbolo djed (que significa estabilidad), están abigarrados en la arquitectura de los edificios, tanto arriba como abajo del relieve. En esta misma época los escultores habían dominado el grabado en piedra para crear estatuas en tercera dimensión de figura humana al tamaño natural. Entre los grandes trabajos de este período está la escultura de Zoser.

El arte en el Antiguo Reino

Durante la etapa del Antiguo Egipto (ca. 2613-2181 a.C.), esta destreza se desarrolló debido a un fuerte poder político del estado, combinado con una prosperidad económica, que permitió trabajos monumentales; como la Gran Pirámide de Guiza, la Esfinge, tumbas complicadas y pintura en templos. El Obelisco, el cual se desarrolló en el Período de la Primera Dinastía, se refinó y se usó más ampliamente durante el Antiguo Egipto. La pintura en tumbas tuvo un desarrollo significativo, sin embargo, la escultura permaneció igual la mayor parte del tiempo. La semejanza entre una estatua de Zoser que se encontró en Saqqara con una pequeña estatua de marfil del rey Khufu, descubierta en Guiza, exponen la misma técnica y estructura. Ambas piezas, son extraordinarias en sus detalles y realización.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Djoser
Djoser
tutincommon (CC BY-NC-SA)

En el Antiguo Egipto, el arte era por mandato del estado, lo que significaba que el rey o la nobleza de alto rango ordenaban una pieza y también determinaban su estilo. Es por eso que existe tanta semejanza en el trabajo en esa época, los artistas podrían tener una visión propia, pero ellos tenían que crear de acuerdo a los deseos su cliente. Este arquetipo cambió cuando el Antiguo Egipto se desplomó e inició el Primer Período Intermedio. (2181-2040 a.C.).

Arte en el Primer Período Intermedio

Esta etapa se caracterizó como una época de caos y obscuridad, el arte de este tiempo se utilizó para demostrar tal descontentó. Este argumento se basaba, en la interpretación de los trabajos de esta edad; eran de baja calidad y no existían proyectos de edificios monumentales, de tal forma se evidenció que la cultura egipcia estaba en decadencia y se dirigía a la anarquía y la ruptura. En realidad, el Primer Período Intermedio fue una época de crecimiento espectacular y cambio cultural. El resultado de la calidad en las piezas fue a la falta de un fuerte gobierno central, así como a la escasez de obras por mandato del estado.

Eliminar publicidad

Advertisement

El resultado de la calidad en las piezas fue a la falta de un fuerte gobierno central, así como a la escasez de obras por mandato del estado.

Cada zona era libre para desarrollar una percepción personal en las obras y crear de acuerdo a su propia visión. No existe “baja calidad” en el arte del Primer Período Intermedio; sólo es diferente a las piezas del Antiguo Reino. La falta de planes de grandes edificaciones durante esta etapa se puede explicar muy fácil; las dinastías del Antiguo Reino vaciaron el tesoro del gobierno al crear sus propios monumentos, por lo tanto, en la época de la quinta dinastía, no había recursos para tales planes. El colapso del Antiguo Reino, seguida del reinado de la sexta dinastía fueron tiempos de confusión, pero, no existe evidencia que sugiera que esta etapa fue una “era obscura”.

Durante Primer Período Intermedio se produjo un número importante de piezas finas, pero, también hubo un surgimiento masivo en el arte. Obras hechas con anterioridad, por un solo artista ahora se armaban y pintaban por un equipo de producción. Amuletos, ataúdes, cerámica y muñecas Shabti estaban dentro de estas artesanías. Las muñecas Shabti eran objetos funerarios importantes y se enterraban con el difunto; se pensaba que volvían a la vida en el siguiente mundo y se encargaban de las responsabilidades de uno. Se hacían de cerámica, piedra, o madera, pero, en el Primer Período Intermedio la mayoría se hacían de madera y se producían en masa, para venderlas a un precio accesible. Las muñecas Shabti eran obras importantes ya que permitían que el alma se relajara en el más allá, mientras la muñequilla Shabti hacia el trabajo de uno. Con anterioridad, sólo los adinerados podían costear las muñecas Shabti, pero, en esta etapa estaban disponible para aquellos con menos recursos.

Arte en el Imperio Medio.

El Primer Período Intermedio terminó cuando Mentuhotep II (ca. 2061-2010 a.C.) de Tebas derrotó a los reyes de Heracleópolis e inició el Imperio Medio (2040-1782 a.C.). Tebas se convirtió en este momento en la capital de Egipto y otra vez un fuerte gobierno central tuvo el poder para establecer el gusto artístico y su realización. Las reglas en el Imperio Medio, alentaron los diferentes estilos de cada zona y no ordenaron que todo el arte estuviera de acuerdo al gusto de la nobleza. Aunque, hubo una gran veneración por el trabajo del Antiguo Imperio, y en muchos casos un intento obvio de reflejarlo, las obras en el Imperio Medio se resaltaron por los temas explorados y por la sofisticación de su técnica.

Eliminar publicidad

Advertisement

El Imperio Medio se conoce, por lo general, como el punto más alto de la cultura egipcia. La tumba de Mentuhotep II, es por si sola una obra de arte, tallada en rocas del cercano Tebas, la cual surge a la perfección del paisaje natural y que da la sensación de ser un solo complejo. Las pinturas, frescos y estatuas que acompañaban la tumba también reflejan un nivel muy refinado y como siempre una simetría. Además, la joyería se perfeccionó mucho y algunas piezas de esta época son consideradas como las más finas. Un collar del reinado de Sesostris II (ca.1897-1878 a.C.), que le regaló a su hija está confeccionado con hilos de oro delgado unidos a un pectoral de oro sólido e incrustaciones de 372 joyas semipreciosas. La estatuas y bustos de reyes y reinas están talladas con precisión y belleza, algo que carecían los trabajos del Antiguo Egipto.

Pectoral of Senusret II
Pectoral de Senusret II
John Campana (CC BY)

Sin embargo, un aspecto importante y debatible del arte del Imperio Medio es que la gente del pueblo, ostentaba con más frecuencia los trabajos de este período y no la nobleza. La influencia del Primer Período Intermedio siguió reflejándose en todo el arte del Imperio Medio donde los trabajadores, agricultores, bailarines, cantantes y la vida doméstica recibieron tanta atención como los reyes, nobleza y dioses. El tallado en tumbas continuó para reverberar la perspectiva tradicional de la otra vida, no obstante, la literatura de esa época cuestionó la antigua creencia y sugirió que una persona debía de concentrarse en la única vida de la que puede estar seguro: el presente.

Este hincapié en la vida terrenal, se refleja en la escultura ya que eran menos idealizadas y más reales. Los reyes como Sesostris III (ca.1878-1860 a.C.), son representados en esculturas y trabajos como eran en realidad en vez de un rey idílico. Los egiptólogos reconocen estas características en los trabajos por la homogeneidad y detalles. Sesostris III es representado en distintos trabajos con edades diferentes, en ocasiones, con mirada agobiada, en otras victorioso, mientras los monarcas anteriores siempre eran retratados con la misma edad (joven) y (poderoso) al mismo tiempo. El arte egipcio es famoso por ser inexpresivo debido a que los egipcios reconocían que las emociones son fugaces y no querían reflejar una imagen eterna de sí mismos; no sólo un momento en la vida sino la existencia completa.

Eliminar publicidad

Advertisement

Head of Senusret III
Jefe de Senusret III
Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

El arte del Imperio Medio se adhiere a este fundamento, entretanto y al mismo tiempo, denota más el estado emocional del sujeto que en las épocas anteriores. Sin embargo, la vida futura se considera al unísono, el énfasis en el arte siempre se apoya en el aquí y el ahora. Imágenes en la otra vida incluían gente que disfruta los placeres simples de la vida en la tierra ya sea comiendo, bebiendo, sembrando y cosechando los campos. El detalle de estas escenas hace hincapié en los placeres de la vida terrenal que uno debería hacer la mayoría de las veces. Los collares de perro durante esta época, también, se volvieron más sofisticados lo cual sugiere tiempo libre para la caza y mucha más atención a la decoración de los objetos cotidianos.

El Imperio Medio empezó a disolverse durante la Dinastía XIII cuando los gobernantes se sintieron muy cómodos y descuidaron los asuntos de estado. Los nubios invadieron el sur mientras, pueblos extranjeros como los Hicsos ocuparon un espacio importante en la región norte del Delta. Las autoridades de Tebas perdieron el control de una gran parte del Delta tomada por los Hicsos, además, no pudieron hacer nada contra el creciente poder de los nubios, el gobierno se volvió cada vez más obsoleto y así se abrió el camino para la era que se conoce como el Segundo Período Intermedio (ca.1782 - ca.1570 a.C.). Durante esta etapa el gobierno de Tebas continuó encargando trabajos, pero, a menor escala entretanto los Hicsos se apropiaron de trabajos anteriores ya sea para sus templos o comisionaron trabajos más grandes.

Arte en el Segundo Período Intermedio/Nuevo Reino

El arte en el Segundo Período Intermedio de Egipto continuó las tradiciones del Nuevo Reino, sin embargo, cada vez menos efectivas. Los artistas más hábiles estaban disponibles para la nobleza de Tebas y produjeron trabajos de alta calidad, mientras los menos diestros no trabajaban para la realeza. Esta era, así como la primera, se le caracteriza, también como desorganizada y caótica, la mejor prueba es el arte, aunque hubo muchos trabajos finos que se crearon durante esta época; eran simples y a baja escala.

Pinturas en tumbas, estatuas, relieves en templos, pectorales, tocados y joyería de alta calidad continuaron produciéndose, los Hicsos contribuyeron al desarrollo cultural, aunque, con frecuencia y más tarde, fueron desdeñados por escritores egipcios. Los Hicsos copiaron y preservaron muchos escritos de historia antigua la cual aún existe, también, imitaron estatuas y otros trabajos de arte.

Egyptian Stela of Neferhotep
Estela egipcia de Neferhotep
Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

Al final, los Hicsos fueron expulsados por el príncipe tebano Amosis I (ca. 1570-1544 a.C.), cuyo reinado da comienzo al Nuevo Reino de Egipto (ca. 1570 - ca. 1069 a.C.). El Nuevo Reino es la etapa más famosa de la historia egipcia con los mejores gobernantes y el arte más reconocido. Las descomunales estatuas que se iniciaron en el Imperio Medio se convirtieron en algo más común en este tiempo, el Templo de Karnak con su gran Sala Hipóstila fue ampliada con regularidad, el Libro de los muertos se copió, acompañado de viñetas con ilustraciones para más y más gente como cortesanos y funcionarios, así como las muñecas Shabti y otros objetos funerarios de la más alta calidad.

Egipto del Nuevo Reino, es el Imperio de Egipto. A medida que las fronteras del país se extendieron, los artistas egipcios introdujeron diferentes estilos y técnicas que mejoraron sus habilidades. El trabajo en metal que los hititas crearon, los egipcios lo usaron para hacer armamento, y también, influyó en el arte. La riqueza del país se reflejó en la grandiosidad de las obras de arte individual, así como en su calidad. El faraón Amenofis III (1386-1353 a.C.), construyó tantos monumentos y templos que los egiptólogos le atribuyen un reinado largo y excepcional. Entre sus grandes trabajos están Los Colosos de Memnón, dos estatuas enormes del rey sentado que se elevan 60 pies (18 m) de altura y pesan 720 toneladas cada una. Cuando se construyeron estaban situadas a la entrada del complejo mortuorio de Amenofis III, que ya no existe.

El hijo de Amenofis III, Amenofis IV quien es mejor conocido como Akenatón (1353-1336 a.C.), que fue el nombre escogió a partir de que se consagró al dios Atón y abolió las tradiciones de la antigua religión del país. Durante este período (al cual se le llama el período de Amarna) las figuras volvieron al naturalismo del Imperio Medio. Sin embargo, al inicio del Nuevo Reino, las representaciones artísticas regresaron, otra vez, hacia lo ideal. Durante el reinado de Hastshepsut (1479-1458 a.C.), la reina es personificada en forma natural, aunque, la mayoría de las esculturas de la nobleza muestran la sensibilidad e idealismo del Viejo Reino; con rostros sonriendo y en forma de corazón. El arte del período de Amarna es tan realista que los especialistas modernos han podido suponer, razonablemente, que dolencias físicas la gente probablemente sufría.

Dos de los más famosos trabajos de arte egipcio provienen de esta época: el busto de Nefertiti y la máscara mortuoria de oro de Tutankamón. Nefertiti (ca. 1370-1336 a.C.), era la esposa de Akenatón y su busto se descubrió en Amarna en 1912 d.C. por el arqueólogo alemán Borchards y casi es un sinónimo del Egipto de hoy. Tutankamón (ca. 1336-1327 a.C.), era hijo de Akenatón (pero, no de Nefertiti). Tutankamón estaba en el proceso de desmantelar las reformas religiosas de su padre y regresar Egipto a las creencias religiosas tradicionales cuando murió a los 20 años. Es mejor conocido por su famosa tumba descubierta en 1922 d.C., y la gran cantidad de artefactos que contenía.

Queen Nefertiti
Reina Nefertiti
Philip Pikart (CC BY-SA)

La máscara de oro y otros objetos de metal encontrados en la tumba, fue el resultado de las innovaciones en metal que aprendieron de los Hititas. El arte del Imperio de Egipto está entre los más grandes en la civilización, debido al interés en aprender nueva técnicas y estilos e incorporarlas al arte egipcio. Antes de la llegada de los Hicsos a Egipto, los egipcios pensaban que las otras naciones eran incivilizadas y bárbaras y no los consideraban dignos de especial atención. La invasión de los Hicsos forzó al pueblo egipcio a reconocer las contribuciones de otros pueblos y utilizarlas.

Períodos posteriores y legado

Las habilidades adquiridas por los egipcios continuarían a lo largo del Tercer Período Intermedio (ca. 1069-525 a.C.) y en la etapa posterior (525-332 a.C.) las cuales son comparadas en forma negativa con las grandes épocas donde había un poder político centralizado. El estilo que se utilizó en períodos posteriores se vio afectado con el tiempo y por los pocos recursos disponibles, sin embargo, el arte es notable en su calidad. El egiptólogo David P. Silverman notó cómo “el arte de esta era refleja las fuerzas opositoras de la tradición y el cambio” (222). Los gobernantes kushitas del Período Tardío revivieron el arte del Antiguo Egipto en un esfuerzo por identificarse con las tradiciones del viejo Egipto, mientras que, los gobernantes nativos y la nobleza trataron de progresar en las representaciones artísticas del Nuevo Reino.

Este mismo paradigma se mantiene con la influencia persa, cuando invadieron Egipto en 525 a.C. Los persas tienen también, un gran respecto por la cultura e historia egipcia y se identifican con el arte y arquitectura del Antiguo Reino. El período ptolemaico (323-30 a.C.) fusiona el arte egipcio y griego para crear estatuas como las del dios Serapis (deidad greco egipcia, también, el arte egipcio romano (30 a.C.- 646 d.C.) seguiría el mismo modelo). Roma trazaría los mismos temas y técnicas del antiguo Egipto, para adaptar las deidades egipcias al entendimiento romano. La pintura en tumbas de este tiempo son un claro ejemplo de influencia romana, sin embargo, conservan los principios del Antiguo Reino.

Egyptian Oil Lamp with Serapis
Lámpara de aceite egipcia con serapis
Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

El arte de estas culturas influenciaría el estilo, técnicas y entendimiento europeo al cual se apegarían por más de mil años, hasta que los artistas del siglo XIX, como el movimiento conocido como Futurismo en Italia comenzó a romper con el pasado. El llamado Arte Moderno, del inicio del siglo XX fue un intento para forzar a la audiencia a ver a los sujetos con una nueva luz. Artistas como Picasso y Duchamp querían forzar a la gente a reconocer las ideas preconcebidas en el arte y, por consiguiente, crearon representaciones sin precedentes e inesperadas que rompiera con las técnicas y estilos del pasado. Sin embargo, sus obras al igual que las de otros fueron posibles gracias a los modelos creados por los antiguos egipcios.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

 María Josefa Barreiro Arpón
Soy traductora freelance. He tomado varios cursos de traducción junto con mi título en literatura inglesa en la UNAM, ciudad de México. Me apasiona la historia británica y antigua. Disfruto de viajar y de explorar diferentes culturas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark vivió en Grecia y Alemania y viajó por Egipto. Ha enseñado historia, escritura, literatura y filosofía a nivel universitario.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2017, mayo 30). Breve historia del arte egipcio. [A Brief History of Egyptian Art]. (M. J. B. Arpón, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1077/breve-historia-del-arte-egipcio/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Breve historia del arte egipcio.." Traducido por María Josefa Barreiro Arpón. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 30, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1077/breve-historia-del-arte-egipcio/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Breve historia del arte egipcio.." Traducido por María Josefa Barreiro Arpón. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 may 2017. Web. 04 dic 2021.

Afiliación