Abu Simbel

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 09 mayo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, italiano
The Small Temple, Abu Simbel (by Dennis Jarvis, CC BY-SA)
El Templo Menor, Abu Simbel
Dennis Jarvis (CC BY-SA)

Abu Simbel es un antiguo complejo templario, originalmente excavado en la roca de un acantilado, en el sur de Egipto, y situado a la altura de la segunda catarata del río Nilo. Los dos templos que se encuentran en este complejo fueron creados durante el reinado de Ramsés II (en torno a 1279 a.C. a 1213 a.C.), bien entre 1264-1244 a.C. o entre 1244-1224 a.C. Esta discrepancia de fechas se debe a las diferentes interpretaciones de la vida de Ramsés II de los estudiosos actuales. No cabe duda de que, basándonos en el extenso arte por todo el interior del Gran Templo, estas estructuras fueron creadas, al menos en parte, para celebrar la victoria de Ramsés sobre los hititas en la batalla de Qadesh en 1274 a.C. Según algunos expertos, esto indica que la fecha de 1264 a.C. es probablemente cuando empezó a construirse, porque la victoria todavía habría estado presente en la memoria de la gente. Sin embargo, la decisión de construir un gran monumento en esta localización exacta, en la frontera con las tierras conquistadas de Nubia, les sugiere a otros expertos la fecha posterior de 1244 a.C., porque tendría que haberse empezado después de las Campañas nubias que Ramsés II llevó a cabo con sus hijos, y por tanto se construyó como un símbolo del poder de Egipto.

Sea cual fuese la fecha del comienzo de la construcción, están de acuerdo en que llevó veinte años construir el complejo y en que los templos estaban dedicados, el Gran Templo a los dioses Ra-Horakty, Ptah y Ramsés II deificado, y el Templo Menor a la diosa Hathor y la reina Nefertari, la esposa favorita de Ramsés. A pesar de que se asume que el nombre, "Abu Simbel" era la designación del complejo en la antigüedad, no es así. Supuestamente, el explorador suizo Burckhardt fue conducido hasta el lugar por un chico llamado Abu Simbel en 1813 d.C., y el lugar recibió su nombre. Sin embargo, Burckhardt no pudo destapar el lugar, que estaba enterrado en la arena hasta el cuello de los grandes colosos, y más tarde mencionó esta experiencia a su amigo el también explorador Giovanni Belzoni. Fue Belzoni quien desenterró y excavó por primera vez (o saqueó) Abu Simbel en 1817 d.C., y se considera que fue él, y no Burckhardt, quien fue llevado al lugar por un chico en honor del cual le puso nombre al complejo. Al igual que con otros aspectos de Abu Simbel, tales como la fecha de su construcción, la verdad que se esconde tras ambas versiones está abierta a la interpretación, y lo único que se sabe es que el nombre original del complejo, si es que tenía una designación específica, se ha perdido.

Eliminar publicidad

Advertisement

EL GRAN TEMPLO SE ALZA 30 METROS (98 PIES) CON CUATRO COLOSOS SENTADOS QUE REPRESENTAN A RAMSÉS FLANQUEANDO LA ENTRADA.

Los dos templos

El Gran Templo se alza hasta los 30 metros (98 pies) de altura y tiene 35 metros (115 pies) de largo, con cuatro colosos sentados flanqueando la entrada, dos a cada lado, que representan a Ramsés II en su trono; cada uno mide 20 metros (65 pies) de altura. Bajo estas figuras gigantescas hay estatuas más pequeñas (aun así más grandes que una persona) que representan a los enemigos conquistados por Ramsés: los nubios, los libios y los hititas. Hay más estatuas que representan a varios miembros de la familia y algunos dioses protectores y símbolos de poder. Pasando entre los dos colosos se accede al interior del templo, que está decorado con grabados que muestran a Ramsés y Nefertari rindiendo homenaje a los dioses. La gran victoria de Ramsés en Qadesh, que los expertos hoy en día consideran que fue más bien un acuerdo que un triunfo egipcio, también tiene una representación detallada en la pared norte de la Sala hipóstila. Según los expertos Oakes y Gahlin, estos grabados de los eventos de la batalla,

Presentan un recuento vívido tanto por escrito como con grabados. Se están llevando a cabo los preparativos para la batalla en el campamento egipcio. Están poniendo los arneses en los caballos, o dándoles de comer, mientras a un soldado le vendan las heridas. La tienda del rey también aparece, mientras que otra escena muestra el concilio de guerra de Ramsés y sus oficiales. Dos espías hititas son capturados y apaleados hasta que rebelan dónde se encuentra realmente Muwatalli, el rey hitita. Finalmente, los dos bandos se enfrentan en la batalla en la que los egipcios cargan en formación mientras que los hititas están confundidos, los carros se chocan, los caballos salen despavoridos y los soldados caen al río Orontes. En el texto, Ramsés se enfrenta a todo el ejército hitita él solo, aparte del apoyo que le presta [el dios] Amón, que lo defiende en la batalla y finalmente le entrega la victoria. (208)

Abu Simbel Panorama
Panorama de Abu Simbel
Dennis Jarvis (CC BY-SA)

Cerca encontramos el Templo Menor, con una altura de 12 metros (40 pies) y 28 metros (92 pies) de largo. Este templo también está adornado con colosos a lo largo del frontal, tres a cada lado de la entrada, y representan a Ramsés y su reina Nefertari (cuatro estatuas del rey y dos de la reina), con una altura de 10 metros (32 pies). Queda claro el prestigio de la reina con estas estatuas, ya que normalmente a la mujer se la representaba en una escala mucho menor que la del faraón, mientras que en Abu Simbel Nefertari está representada al mismo tamaño que Ramsés. El Templo Menor también es significativo porque no es más que la segunda vez en la historia del antiguo Egipto que un gobernante dedicó un templo a su esposa; el primero fue el faraón Akenatón, que gobernó de 1353-1336 a.C., que le dedicó un templo a su esposa Nefertiti. Las paredes del templo están dedicadas a imágenes de Ramsés y Nefertari haciendo ofrendas a los dioses y a representaciones de la diosa Hathor.

Eliminar publicidad

Advertisement

Un lugar sagrado

La localización del lugar estaba consagrada a Hathor mucho antes de que se construyeran los templos, y, por lo que se cree, fue cuidadosamente elegida por Ramsés precisamente por esa razón. En ambos templos Ramsés está reconocido como un dios entre los dioses y la elección de un lugar que ya era sagrado no habría hecho sino reforzar esa impresión entre la población. Los templos también están orientados al este, de manera que dos veces al año, el 21 de febrero y el 21 de octubre, el sol brilla directamente en el santuario del Gran Templo, iluminando las estatuas de Ramsés y Amón. Se cree que estas fechas correspondían al cumpleaños y la coronación de Ramsés. La alineación de las estructuras sagradas con el sol naciente o poniente, o con la posición del sol en los solsticios, era una práctica común en la antigüedad (los lugares más conocidos son New Grange en Irlanda y Maeshowe en Escocia), pero el santuario del Gran Templo difiere de estos otros lugares porque la estatua del dios Ptah, una más entre el resto de estatuas, está situada de tal manera que nunca queda iluminada por el sol en ningún momento. Como Ptah estaba asociado con el inframundo egipcio, su imagen se mantenía en oscuridad perpetua.

Abu Simbel Interior
Interior de Abu Simbel
Man77 (GNU FDL)

La presa de Asuán

En la década de 1960, el gobierno egipcio planeó la construcción de la presa de Asuán en el Nilo, cosa que habría sumergido ambos templos, así como otras estructuras circundantes como el templo de Filé. Entre 1964 y 1968 d.C. se llevó a cabo la enorme empresa de desmantelar ambos templos y trasladarlos 65 metros (213 pies) más arriba, a una llanura sobre los acantilados bajo los que se encontraban antes, donde fueron reconstruidos, a 210 metros (690 pies) al noroeste de su emplazamiento original. Esta iniciativa estuvo encabezada por la UNESCO, con un equipo multinacional de arqueólogos, y costó más de 40 millones de dólares. Se puso mucho cuidado en orientar ambos templos en la misma dirección exacta a como estaban antes, y se levantó una montaña artificial para crear la impresión de que los templos estaban excavados en un acantilado. Según Oakes y Gahlin:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Antes de que empezaran los trabajos, hubo que construir una ataguía para proteger los templos de la rápida subida del agua. Después los templos se fueron cortando en bloques, cuidando de cortarlos por donde menos se notara una vez estuvieran reconstruidos. Las paredes interiores y los techos se suspendieron de un armazón de soporte de hormigón armado. Cuando volvieron a montar los templos, las juntas se rellenaron con un mortero hecho de cemento y arena del desierto. Esto se hizo tan diligentemente que hoy en día es imposible ver dónde están las juntas. Hoy en día ambos templos están emplazados en una montaña artificial hecha de escombros y roca que se apoya sobre dos enormes bóvedas de hormigón armado. (207).

Todas las estatuas más pequeñas y las estelas que rodeaban el emplazamiento original del complejo también fueron movidas de sitio y recolocadas en sus lugares correspondientes en los templos. Entre estas hay estelas que representan a Ramsés derrotando a sus enemigos, varios dioses y una estela que representa el matrimonio de Ramsés y la princesa hitita Naptera, que ratificó el Tratado de Qadesh. Incluido entre estos monumentos está la estela de Asha-hebsed, el capataz encargado de organizar a los trabajadores que construyeron el complejo. Esta estela también cuenta cómo Ramsés decidió construir el complejo como un testamento imperecedero de su gloria infinita y cómo le confió el trabajo a Asha-hebshed. Hoy en día Abu Simbel es el enclave de la antigüedad más visitado de Egipto después de las pirámides de Guiza e incluso tiene su propio aeropuerto para dar cabida a los miles de turistas que lo visitan cada año.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Egipto. Hoy en día escribe subtítulos para clases online y traduce textos sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, mayo 09). Abu Simbel [Abu Simbel]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-287/abu-simbel/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Abu Simbel." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 09, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-287/abu-simbel/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Abu Simbel." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 09 may 2018. Web. 02 dic 2022.

Afiliación