La conspiración de la pólvora

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por María Josefa Barreiro Arpón
Publicado el 29 abril 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, afrikáans, francés, portugués
Discovery of Guy Fawkes & the Gunpowder Plot (by Unknown Artist, Public Domain)
El descubrimiento de Guy Fawkes y la conspiración de la pólvora
Unknown Artist (Public Domain)

El 5 de noviembre de 1605, rebeldes procatólicos intentaron volar el parlamento inglés y matar al rey Jaime I de Inglaterra (que reinó de 1603 a 1625) y a la mayor parte de la nobleza. Sin embargo, el plan falló debido a que se descubrió el complot conocido como la conspiración de la pólvora, dado que uno de los conspiradores dio aviso en una carta anónima a un familiar advirtiéndolo en vista de que estaría presente en el parlamento.

En la medianoche del 4 de noviembre, Guy Fawkes fue detenido en la parte inferior del Palacio de Westminster antes de que tuviera la oportunidad de encender los 35 barriles de pólvora almacenados en el sótano del palacio. Torturado brutalmente en la Torre de Londres, Fawkes reveló los nombres de sus compañeros conspiradores y los planes para causar caos y así provocar un golpe de estado favorable a la causa católica. Detenidos y también torturados, los culpables, incluido Guy Fawkes, fueron ejecutados mediante el espantoso método reservado para los culpables de alta traición contra la Corona: ser ahorcados, arrastrados y descuartizados. La noche del 5 noviembre se encienden hogueras para celebrar el fracaso de la trama; esta tradición continúa hoy en día y es conocida como “la noche de la hoguera", "la noche de Guy Fawkes" o "la noche de los fuegos artificiales".

Eliminar publicidad
Advertisement

El catolicismo en Inglaterra

Isabel I de Inglaterra (que reinó de 1558 a 1603) apoyaba la religión protestante en su reino, y esta política la continuó su sucesor Jaime I de Inglaterra, quien también fue Jaime VI de Escocia (que reinó de 1567 a 1625). Jaime había sido educado como protestante. El 18 de agosto de 1604 hubo un nuevo atentado de los católicos extremistas que esperaban restaurar el cristianismo como religión principal en Inglaterra. En esa fecha, se firmó un tratado de paz en Londres poniendo fin a la guerra entre Inglaterra y la España católica. La última gota que derramó el vaso fue una nueva ola de leyes contra los católicos practicantes, o más bien la continuación de las leyes vigentes durante el reinado de Isabel. Las restricciones incluían la prohibición de celebrar misa y la obligación de asistir a los servicios de comunión anglicana o enfrentar una fuerte multa.

DURANTE MÁS DE 400 AÑOS GUY FAWKES HA SIDO CONOCIDO COMO UNO DE LOS MÁS GRANDES VILLANOS EN LA HISTORIA, SIN EMBARGO, SoLO tuvo un papel secundario en LA TRAMA de ESTE COMPLOT.

Entonces, un grupo de extremistas decidieron hacer una última jugada para intentar que Inglaterra regresara al catolicismo. Su plan era nada menos que un asesinato en masa para destruir la monarquía y el gobierno y provocar un vacío político, de modo que las fuerzas procatólicas tomarían el poder del estado. La conspiración era liderada por sir Robert Catesby; un noble y feroz católico. Reunió cuidadosamente una pandilla compuesta por Catesby, Christopher y John Wright, Robert y Thomas Winter (también conocido como Wintour), Thomas Percy y Thomas Bates. Todos estos hombres eran parientes de Catesby a excepción de Bates, su sirviente. Se agregaron al grupo dos jesuitas fanáticos, el padre Garnet y el padre Greenaway, para darle al descabellado proyecto una fina apariencia de apoyo por parte de la Iglesia.

Eliminar publicidad
Advertisement

El plan era maravillosamente simple: volar el Parlamento inglés cuando el rey inaugurara la ceremonia de apertura de la sesión del 5 de noviembre de 1605. Estarían presentes los miembros del parlamento, los lores, jueces, el consejo del rey y el monarca. Lo que se necesitaba, entonces, era una gran cantidad de pólvora y un miembro adicional de la pandilla: un mercenario católico incondicional y endurecido en la batalla para encender la mecha. Durante más de 400 años Guy Fawkes ha sido conocido como uno de los más grandes villanos en la historia, sin embargo, solo tuvo un papel secundario en la trama de este complot.

The Gunpowder Plot Conspirators
Los protagonistas de la conspiración de la pólvora
Unknown Artist (Public Domain)

Los sótanos del parlamento

Los conspiradores necesitaban entrar de algún modo a los sótanos del edificio del parlamento y plantar allí su pólvora para obtener el máximo efecto explosivo. En un principio, ocuparon una pequeña casa y a partir de ella, cavaron un pasadizo hacia el Palacio de Westminster, pero la pandilla pronto se dio cuenta de que en realidad era mucho más fácil entrar a las bóvedas del Palacio de Westminster de lo que habían imaginado. Era posible alquilar un almacén de carbón vacío en los sótanos del edificio, y así lo hicieron, tomando uno justo debajo de la cámara de los Lores. Dentro de esta bodega se depositaron 35 (o 36) barriles de pólvora, escondidos como precaución adicional, debajo de una enorme pila de leña cortada.

Eliminar publicidad
Advertisement
DESPUÉS DE UNA INFANCIA PROBLEMÁTICA, REGENCIAS, CONSPIRACIONES Y UN SECUESTRO, EL REY SIEMPRE ESTABA ALERTA A los ATENTADOS CONTRA SU VIDA.

Sin embargo, en esa época la pólvora no era un arma tan conocida en Europa, y se necesitaba un experto que pudiera preparar mechas adecuadas que tuvieran un efecto más devastador. Guy Fawkes era uno de esos hombres con larga experiencia luchando como mercenario para el ejército español en los Países Bajos. Para garantizar que la explosión fuera aún más mortal, cientos de barras de metal se agregaron a los barriles de pólvora, las cuales destrozarían la estructura del edificio. Fawkes estaba a cargo de proteger la pólvora hasta la gran detonación.

La carta

Todo iba bien según el plan para los conspiradores hasta que uno de ellos, un tal Francis Tresham, y tal vez uno o dos de los otros, comenzaron a preguntarse si era moralmente aceptable hacer estallar a colegas católicos junto con todos los demás. Es casi seguro que fue Tresham quien escribió una carta anónima a su cuñado, el católico Lord Mounteagle. Con esta acción todo el esquema se derrumbó. La carta, la recibió uno de los sirvientes de Mounteagle, estaba dirigida a su amo, era una advertencia enigmática: "Recibirán un golpe terrible en el Parlamento y, sin embargo no verán quién los lastima" (Jones, 280).

James I of England by Mytens
Jacobo I de Inglaterra, de Mytens
Daniel Mytens (Public Domain)

En lugar de prestar atención a la advertencia y salvar su propio pellejo, Mounteagle mostró la carta a Lord Robert Cecil, secretario de estado del rey, quien a su vez se la mostró al rey Jaime. Mounteagle luego recibiría una generosa pensión por sus acciones. Después de una infancia problemática, regencias, conspiraciones y un secuestro, el rey siempre estaba alerta a los atentados contra su vida, a menudo usaba ropa especialmente acolchada para protegerse de un ataque con cuchillo, por lo que no necesitó mucho convencimiento de que el complot era real y requería una investigación inmediata. Esto fue diez días antes de que los conspiradores planearan hacer estallar la pólvora, pero las autoridades, deseosas de evitar que los cabecillas escaparan de la justicia, actuaron con calma y esperaron hasta el 4 de noviembre para registrar los sótanos del palacio. Los conspiradores se enteraron de la carta, pero Tresham intentó convencer a sus compañeros de que él no la había enviado. A medida que pasaban los días hasta el día 5, las autoridades aún no reaccionaban, por lo que la pandilla creía que la carta había sido malinterpretada o descartada como una broma. Luego, los conspiradores dejaron a Tresham y Fawkes con la pólvora y salieron de Londres para preparar la sublevación que habían planeado una vez que el Parlamento hubiera sido destruido.

Eliminar publicidad
Advertisement

El descubrimiento

En la tarde del 4 de noviembre, el rey autorizó iniciar el registro de los sótanos del palacio. Se dirigieron a la bodega de carbón y en la puerta había un hombre con una lámpara, Guy Fawkes (esta lámpara se encuentra hoy en día en el museo Ashmolean de Oxford). Cuando se le preguntó qué estaba haciendo allí, Fawkes dijo que era el celador y que su nombre era John Johnson (en realidad, el sirviente del conspirador Thomas Percy). Fawkes abrió la bodega y dejó entrar a los investigadores. Al ver la pila de madera, no se molestaron en revisarla a fondo, los indagadores se fueron para otra parte. Al no haber descubierto nada, el grupo de búsqueda informó debidamente al rey. Mencionaron a John Johnson y el montón de leña, el rey pidió una descripción, le retrataron a Fawkes como "un tipo muy malo y nervioso ... con malas intenciones" (Jones, 280). Al rey Jaime no le gustó escuchar esto y ordenó que se llevara a cabo otra búsqueda más tarde en la noche, esta vez con varios soldados presentes. Cuando se investigó la bodega de carbón por segunda vez alrededor de la medianoche del 4 de noviembre, Guy Fawkes seguía vigilando. Una vez más se le pidió que abriera la bodega, el grupo de búsqueda esta vez excavó hasta el fondo en la pila de leña y encontró los barriles de pólvora. Se registró a Fawkes y en sus bolsillos había un reloj, un cordón de combustión lenta que actuaría como mecha y maderas para crear una llama. Por supuesto, todo era una prueba incriminatoria.

Tortura y muerte

Llevaron a Fawkes a una audiencia con el rey en Whitehall, donde admitió que había estado en los sótanos con la pólvora, aunque se negó a nombrar a sus compañeros conspiradores. Luego llevaron a Fawkes a la Torre de Londres y lo mantuvieron en una pequeña habitación para esperar más interrogatorios. Pronto conocería al temible teniente de la Torre, sir William Wade, un hombre con una larga experiencia para obtener información de los prisioneros a cualquier costo. En este caso, el rey específicamente permitió a Wade usar métodos de tortura, desde los más suaves y hasta el potro de tortura. Siguieron diez días de tortura, cuya evidencia se puede ver comparando la firma del conspirador al principio y al final de su terrible experiencia. Fawkes permaneció imperturbable y declaró que el protestantismo requería un "remedio desesperado para una enfermedad desesperada" (Jones, 279). Es probable que Fawkes primero tuviera que soportar grilletes que restringían su movimiento, luego roturas de piernas con placas que aplastaban las piernas y tal vez tornillos de mariposa. Supuestamente, todavía resistiendo, Fawkes fue colocado en el potro de tortura donde sus extremidades se estiraron lentamente y sus ligamentos se arrancaron del hueso.

Torture Rack, Tower of London
El potro de tortura, Torre de Londres
David Bjorgen (CC BY-SA)

Mientras tanto, el rey organizó una comisión para investigar el complot, de ese modo, saber quién o quiénes estaban detrás y ordenar su aprehensión. Por fortuna para el monarca, los conspiradores mostraron tener poca inteligencia en lo que respecta a una insurrección armada. Catesby había viajado a Holbeche House en Staffordshire para entregarle pólvora a sir Everard Digby, quien prometió reunir a 50 hombres armados para la misión de hacerse cargo del gobierno. Dejaron que la pólvora se humedeciera y, para secarla, Catesby la extendió delante el fuego. Como era de esperar, el fuego encendió la pólvora y quemó gravemente a los conspiradores. Los conspiradores de la pólvora habían tenido su explosión después de todo. Algunos de los conspiradores huyeron del lugar, mientras que los que se quedaron, incluido Catesby, fueron rodeados por las fuerzas gubernamentales el 8 de noviembre. En un tiroteo salvaje, muchos de los hombres culpables murieron, incluido Catesby, mientras que otros resultaron gravemente heridos. A la luz de lo que se avecinaba, haber muerto por una bala de mosquete hubiera sido afortunado.

Eliminar publicidad
Advertisement

De vuelta al interior de la Torre de Londres, Fawkes dejó de resistirse y confesó los nombres de sus cómplices y el plan completo. Todos fueron detenidos, incluidos los dos sacerdotes jesuitas, y solo uno, Hugh Owen, escapó de Inglaterra y de la justicia. Fueron llevados a la Torre y torturados igual como había sido Fawkes. Tresham murió durante su terrible experiencia, pero para el resto, pronto vendría algo peor. Luego de haber confesado su culpabilidad, primero fueron juzgados en enero de 1606 en Westminster Hall. Todos se arrepintieron de su crimen, por supuesto, excepto Bates. Se dictó sentencia, con el terrible castigo reservado para los culpables de alta traición: ser ahorcado, arrastrado y descuartizado.

Las condenas a muerte se llevaron a cabo durante dos días, el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. Cada uno fue arrastrado amarrado por los talones jalado por un caballo por las calles de Londres. Luego, cada hombre era ahorcado hasta quedar sin aliento. Se le bajaba del cadalso y aún con vida, era castrado, le sacaban las entrañas y después lo decapitaban. El acto final era cortar el cuerpo en cuartos. Algunos intentaron evitar la última parte de la ejecución saltando del cadalso en un esfuerzo por romperse el cuello. Guy Fawkes logró hacer precisamente eso, se arrojó́ por la escalera y se desnucó; murió instantáneamente, pero su cuerpo sin vida, sin embargo, recibió el tratamiento completo.

The White Tower, the Tower of London
La Torre Blanca, Torre de Londres
Frerk Meyer (CC BY-SA)

Legado

El complot de la pólvora fracasó e impulsó el sentimiento anticatólico y antipapado en Inglaterra. Similar al sentimiento anticomunista en los EE. UU. después de la Segunda Guerra Mundial, el complot aseguró que los protestantes se volvieran paranoicos con los católicos e hizo que los líderes de la iglesia anglicana decidieran reprimir esa fe. Se colgaron pinturas del evento, al igual que pinturas con la derrota de la Armada española en iglesias y cada año se celebran misas en agradecimiento.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Para celebrar el fracaso del complot, las autoridades alentaron a los plebeyos a encender hogueras la noche del 5 de noviembre, y así lo hicieron, lo que dio inicio una tradición que continúa hasta nuestros días en Inglaterra y varios otros países. Ahora, cada 5 de noviembre, en la llamada "noche de la hoguera", "noche de Guy Fawkes" o "noche de los fuegos artificiales", se encienden hogueras y se lanzan fuegos artificiales. Existía una tradición de hacer una efigie de Guy Fawkes, llamado simplemente "un tipo", en la que los niños se esmeraban por hacer su mejor esfuerzo y pedir a la gente una donación, ya sea mostrando a su tipo en la calle o visitando las casas de las personas y pidiendo "un centavo para el tipo". Luego, la figura era arrojada a la hoguera por la noche. La tradición de hacer un monigote se ha vuelto menos común hoy en día, pero Guy Fawkes vive de otras maneras, especialmente en expresiones como "un tipo duro" después de su larga resistencia a la tortura en la Torre de Londres. Finalmente, en los últimos años, una máscara que se asemeja a Guy Fawkes se ha vuelto popular, usada por miembros de ciertos grupos de protesta en contra del sistema.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué ocurrió en la conspiración de la Pólvora?

La conspiración de la pólvora fue un plan de los conspiradores pro-católicos para hacer estallar el Parlamento inglés en 1605 y matar al rey Jaime I de Inglaterra. Guy Fawkes fue sorprendido custodiando la pólvora bajo el Parlamento, por lo que el complot fracasó.

¿Quién dirigió la conspiración de la pólvora?

El complot de la pólvora de 1605 fue dirigido por conspiradores pro-católicos. El cabecilla de la conspiración era Sir Robert Catesby, pero el nombre más famoso del grupo era el hombre que vigilaba los barriles de pólvora bajo el Parlamento: Guy Fawkes.

¿Cuál era el verdadero nombre de Guy Fawkes?

El verdadero nombre de Guy Fawkes era Guido Fawkes.

¿Qué hizo Robert Cecil en el complot de la pólvora?

El católico Lord Mounteagle recibió una carta críptica en la que se le advertía que no acudiera al Parlamento. Mounteagle entregó esta carta a Robert Cecil, quien se la mostró al rey, lo que condujo al descubrimiento bajo el Parlamento de Guy Fawkes y de muchos barriles de pólvora destinados a volar el edificio.

¿Qué pasó con Guy Fawkes y Robert Caseby?

Después de que se descubriera el complot de la pólvora, el líder de la red, Robert Caseby, fue asesinado en un tiroteo con las autoridades. Guy Fawkes fue juzgado por traición y ejecutado; fue ahorcado, desenfundado y descuartizado.

Sobre el traductor

 María Josefa Barreiro Arpón
Soy traductora freelance. He tomado varios cursos de traducción junto con mi título de literatura inglesa en la UNAM, ciudad de México. Me apasiona la historia británica y antigua. Disfruto de viajar y de explorar diferentes culturas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2021, abril 29). La conspiración de la pólvora [Gunpowder Plot]. (M. J. B. Arpón, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19742/la-conspiracion-de-la-polvora/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La conspiración de la pólvora." Traducido por María Josefa Barreiro Arpón. World History Encyclopedia. Última modificación abril 29, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19742/la-conspiracion-de-la-polvora/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La conspiración de la pólvora." Traducido por María Josefa Barreiro Arpón. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 abr 2021. Web. 15 abr 2024.

Afiliación