Eduardo IV de Inglaterra

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por José Alejandro Tapia Reyes
Publicado el 06 febrero 2020
X

Texto original en inglés: Edward IV of England

Edward IV of England (by Unknown Artist, Public Domain)
el rey Eduardo IV de Inglaterra
Unknown Artist (Public Domain)

Eduardo IV de Inglaterra gobernó como rey del 1461 al 1470 y otra vez del 1471 al 1483. La guerra de los cien años (1337-153) fue perdida por el antecesor de Eduardo, Enrique VI de Inglaterra (r. 1422-1461 y 1470-1471) dejando Calais como el único territorio inglés en Francia. La incompetencia y los episodios de locura fueron factores importantes en la rivalidad entre la casa de los Lancaster que era la que gobernaba y la ambiciosa familia de York que desencadenó el conflicto que el día de hoy se conoce como la guerra de las rosas (1455-1487) Ricardo, duque de York (1411-1460) había tenido la ambición de convertirse en rey y su hijo Eduardo el mando a partir del 1460. Después de sus victorias en el campo de batalla, Eduardo fue coronado como Eduardo IV al año siguiente. Habría una breve interrupción cuando su antiguo aliado, el conde de Warwick, reinstaló a Enrique VI en el 1470 pero Eduardo recuperaría su trono, nuevamente en el campo de batalla, al año siguiente. El segundo periodo del rey vio mucha más estabilidad y una economía en auge gracias a un tratado de paz con Francia y al fomento del comercio a través del canal. Eduardo murió, probablemente de un derrame cerebral, a la edad de 40 años en 1483 y fue sustituido por su joven hijo Eduardo V de Inglaterra (r. abril-junio del 1483) quien fue encarcelado y más tarde asesinado posiblemente por su tío el duque de Gloucester, quien se convirtió en Ricardo III de Inglaterra (r.1483-1485)

La guerra de los cien años: Las semillas del descontento

Los fracasos en la guerra de los cien años que libraban Inglaterra y Francia proporcionaron a los ambiciosos barones de Inglaterra una excusa para deshacerse de su rey sin talento. Enrique VI no tuvo ningún liderazgo militar en absoluto y su matrimonio en el 1445 con Margarita de Anjou (m. 1482) sobrina de Carlos VII de Francia (r. 1422-1461) que implicó la entrega de Maine; provocó una mayor división en Inglaterra. Algunos barones resintieron la capitulación del rey, mientras otros estaban enojados porque la guerra enormemente costosa contra Francia aún no había terminado. La influencia obvia de la reina sobre su marido de voluntad débil, fue otra de las causas de la discordia entre los funcionarios de la corte que eran considerados corruptos por los forasteros. Sin embargo en el 1453 la guerra había terminado y los franceses habían recuperado todas las tierras controladas por los ingleses excepto Calais. Fue entonces cuando Enrique sufrió su primer episodio de locura que lo hizo tan incapaz de gobernar, que Ricardo duque de York, fue proclamado protector del reino, de hecho regente, en marzo del 1454.

Eliminar publicidad

Advertisement

EDUARDO Y SU ALIADO EL CONDE DE WARWICK GANARON LA SANGRIENTA BATALLA DE TOWTON EN MARZO DEL 1461.

La guerra de las rosas

Ricardo ambicionaba el trono a largo plazo. Tenía un derecho legitimo aunque lejano, pues era bisnieto de Eduardo III de Inglaterra (r. 1327-1377) y sobrino del conde de March quien había afirmado en persona que era el heredero legítimo de Ricardo II de Inglaterra (r. 1377-1399) Sin embargo, había un rival serio y éste era el conde de Somerset, también era descendiente de Eduardo III pero a través del hijo de dicho rey, Juan de Gante padre de Enrique IV de Inglaterra (r. 1399- 1413) quien fuera el primer gobernante de la casa de Lancaster. Así, dos grupos familiares estaban en desacuerdo: la casa de Lancaster y la casa de York y cada uno tenía aliados entre la nobleza, que Enrique VI había polarizado a través de su interferencia en varias disputas a lo largo de los años. Además de eso, la falta de un heredero por parte del rey significaba que el campo estaba abierto para cualquier persona capaz de impulsar su reclamo a través de victorias militares. En consecuencia, comenzó el conflicto que hoy conocemos como la guerra de las rosas. El nombre viene del novelista sir Walter Scott (1771- 1832) después de las insignias posteriores de las dos familias (ninguna de las cuales eran en realidad las libreas utilizadas a mediados del siglo XV): la rosa roja de los Lancaster y la blanca de los York. Las guerras fueron sólo intermitentes y en realidad sólo involucraron a la nobleza y sus sirvientes y no a la población en general; de hecho, muchas de las batallas fueron poco más que escaramuzas, incluso cuando hubo algunas a grande escala.

Henry VI of England, National Portrait Gallery
Enrique VI de Inglaterra, Galería Nacional de Retratos.
National Portrait Gallery (CC BY-NC-ND)

El duque de York y el conde de Somerset continuaron su rivalidad hasta que Somerset fue asesinado en la batalla de Santa Elba (St. Albans) el 22 de mayo del 1455. Ricardo luego juró lealtad a Enrique VI, probablemente dándose cuenta de que ahora el rey podía ser manipulado como un títere. Todavía había un obstáculo para las ambiciones de Ricardo de York, y esta era la formidable figura de la esposa de Enrique: la reina Margarita de Anjou. La reina detestaba a Ricardo y llevó a un ejército a la victoria contra él, en la batalla del puente de Ludford (Ludford bridge) el 12 de octubre del 1459. El duque de York huyó a Irlanda mientras el parlamento, "el parlamento de los demonios" del 1459 lo identificó como traidor y desheredó a su herederos.

Eliminar publicidad

Advertisement

LOS APOSENTOS DE EDUARDO IV EN LA TORRE DE LONDRES ESTABAN TAN SUNTUOSAMENTE DECORA-DOS QUE LLEGARON A SER CONOCIDOS COMO "LA CASA DE LA MAGNIFICENCIA"

Eduardo se convierte en rey

Fue durante este complejo y convulso periodo que Eduardo fue empujado a tomar acción cuando alcanzó la madurez. Nacido el 28 de abril del 1442 en Rouen Francia, hijo del duque Ricardo duque de York y Cecilia Neville, Eduardo tenía 17 años y era un líder militar capaz. Eduardo de York, conde de March, como se le conocía antes de ser rey, participó activamente en la causa de su padre y junto a Ricardo Neville conde de Warwik (1428-1471), la pareja derrotó al ejército de la reina Margarita en Nortthampton el 10 de julio del 1460 y luego capturó al rey Enrique. Ricardo el duque de York, regresó de Irlanda y convenció a Enrique que ahora se encontraba en la torre de Londres, para que lo nombrara heredero oficial al trono, una decisión ratificada por el acta de acuerdo del 24 de octubre. Sin embargo, en la batalla de Wakefield el 30 de diciembre del 1460, el duque de York fue asesinado y su ejército fue derrotado por los leales a Enrique VI dirigidos, una vez más, por la reina. Margarita se aseguró de que la cabeza de Ricardo se exhibiera encajada en una pica en Micklegate en York, agregando una corona de papel para recordar a todos que había sido un mero usurpador. El 17 de Febrero del 1461 otro ejército de Yorkistas dirigido por el conde de Warwick, fue derrotado en la segunda batalla de Santa Elba (St. Albans) y Enrique fue rescatado de su cautiverio.

Las posibilidades de Eduardo de hacerse un nombre por sí mismo ahora parecían bastante escasas. Sin embargo, lo más importante es que Eduardo todavía contaba con el apoyo del conde Warwick. Eduardo ganó la sangrienta batalla de Towton el 29 de marzo del 1461, la batalla más larga y la más grande de la historia de Inglaterra en la que participaron unos 75.000 combatientes. Enrique fue depuesto y el ex-rey, la reina Margarita y su hijo Eduardo (n. 13 de octubre del 1453) huyeron hacia Escocia. Eduardo de York, que todavía tenía sólo 19 años, fue coronado como Eduardo VI de Inglaterra en la abadía de Westminster el 28 de junio del 1461. La ceremonia implicó una pompa inusual que fue seguida por una conferencia a la audiencia y precedida por una proclamación similar de su derecho a gobernar ante la política en el salón de Westimenster. El nuevo rey sabía muy bien que había usurpado el trono a través de sus hazañas en el campo de batalla

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Battle of Tewkesbury, 1471 CE
La batalla de Tewkesbury, 1471 d.c.
Unknown Artist (Public Domain)

Eduardo depuesto

Una derrota final de la reina Margarita, en Hexam en 1464 fue seguida por la captura de Enrique VI en Lancashire en julio del 1465, quien fue encarcelado en la torre de Londres. El nuevo régimen ahora parecía bien establecido, pero todavía habría otro giro en la guerra de las rosas. El conde de Warwick y el nuevo rey Eduardo se pelearon por el matrimonio de este último con Isabel Woodville (1437-1492). Eduardo alto y apuesto (medía 1.93 metros) siempre había sido una especie de mujeriego y no estaba contento con conformarse con un matrimonio de conveniencia con un aliado diplomático útil. La mujer que llamó su atención fue Isabel, en muchos sentidos una candidata errónea: era plebeya, era viuda y ya era madre. El conde de Warwick había trabajado entre bastidores para organizar un matrimonio para el rey con la princesa francesa Bona de Saboya y estaba furioso al descubrir que, cuatro meses antes, Eduardo se había casado con Isabel en secreto el 1 de mayo del 1464. El conde se sintió aún más decepcionado cuando su posición especial en la corte fue usurpada por la familia de Isabel, varios miembros de los cuales recibieron tierras y títulos del rey.

Como consecuencia, Warwick fue finalmente acusado de traición por el rey, lo que le llevó a huir a Francia, donde unió fuerzas con la reina Margarita. La pareja regresó a Inglaterra y derrotó al ejército del rey Eduardo en Northampton en la batalla de Edgecote Moor (26 de julio del 1469) Warwick encarceló a Eduardo IV en su castillo de Middleham y el autodenominado "hacedor de reyes" se encontró a sí mismo digno de ese título, ya que tenía dos reyes confinados. El más maleable Enrique VI fue restituido brevemente como rey por Warwick el 11 de abril del 1470 (esto se conoció después como "la redención"). Sin embargo Eduardo IV no se vio del todo privado y gracias a su huida a Borgoña, pudo montar otro desafío al trono. Con el respaldo de un ejército anglo-holandés, Eduardo regresó a Inglaterra en marzo y ganó la batalla de Barnet el 14 de abril del 1471 contra su ex-aliado el conde de Warwick. La batalla fue la primera en Inglaterra en la que ambos bandos usaron la artillería como arma principal, aunque curiosamente, era un campo de batalla plagado de una densa niebla.

Eliminar publicidad

Advertisement

Con Warwick muerto como consecuencia de la batalla de Barnet y con el hijo único de Enrique asesinado pero en la batalla de Tawkesbury el 4 de mayo del 1471. Eduardo volvió al trono de Inglaterra para un segundo periodo como rey. Sólo para asegurarse que se quedaría allí, esta vez persiguió a importantes partidarios de los Lancaster y es casi seguro que fue él quien ordenó el asesinato de Enrique VI en la torre de Londres el 21 de mayo del 1471. La evidencia forense indica que a el ex-rey le golpearon en el cráneo, pero en ese momento Eduardo hizo la declaración de que Enrique había muerto de "disgusto y melancolía". El cuerpo de Enrique se exhibió públicamente en caso de que hubiera dudas sobre su fallecimiento. La reina Margarita fue encarcelada, aunque después fue liberada gracias a que se pago un rescate y regresó a su Francia natal en el 1476. Eduardo incluso hizo que su propio hermano Jorge duque de Clearence fuera encarcelado y luego asesinado, ya que se había aliado imprudentemente con Ricardo Neville y tal vez fuera culpable de conspirar contra el rey. El 18 de febrero del 1478 el duque fue ahogado en un barril de vino en la torre de Londres. Lo imaginativo del modo, para la época, hace pensar que posiblemente se le permitiera elegir el método de ejecución.

Segundo reinado

El segundo reinado de Eduardo fue en gran parte estable y pacifico. Eduardo apoyó el comercio y el intercambio financiero, incluso involucrándose personalmente en algunas inversiones comerciales. El rey dirigió un gran ejército de alrededor de 12.000 hombres a Francia, pero al no conseguir el apoyo local, firmó un lucrativo tratado de paz con Luis XI de Francia (1461- 1483) en marzo del 1475. El monarca francés pagó con entusiasmo para que Eduardo retirara su ejército, aunque el entusiasmo de Luis, pudo haberlo fingido consciente de que más tarde incumpliría sus promesas. Eduardo alentó particularmente el comercio entre Inglaterra y Borgoña (la lana era un bien comercial especialmente lucrativo) y esto hizo que la economía inglesa se recuperara cuando el arca del tesoro se volvió solvente por primera vez en siglos. La paz era más barata que la guerra, pero la creación de un superávit significativo de fondos estatales, resultó difícil de alcanzar. Desafortunadamente, un intento de adquirir las concesiones comerciales de la liga Hanseática de comerciantes alemanes fracasó. Hubo una campaña militar de importancia, entre toda esta diplomacia de palabra; una incursión a Escocia en el 1482 fue dirigida por el hermano menor del rey, Ricardo duque de Gloucester (n. 1452) que recuperó el control de Berwick para la corona inglesa.

El reinado de Eduardo vio un renacimiento en la caballería medieval y su literatura asociada. El monarca también era un espectador entusiasta de los torneos medievales y le gustaba adornarse con finas túnicas y joyas. Los aposentos del rey Eduardo IV en la torre de Londres, estaban tan suntuosamente arreglados que llegaron a ser conocidos como "la casa de la magnificencia". Estas cámaras con sus cojines de terciopelo y colchas de armiño, alojaban con frecuencia a las amantes a las amantes del rey; y sus deslices produjeron al menos un hijo ilegítimo: Arturo Plantagenet (m. en el 1542). Los proyectos arquitectónicos más consagrados del período incluyeron la finalización de la catedral de York en el 1474 y la reconstrucción de la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor, donde se agregó un magnifico techo abovedado. Otro desarrollo cultural significativo fue la apertura de la imprenta de Guillermo Caxton en Westminster, que produjo los primeros libros impresos en Inglaterra, que incluyeron los cuentos de Canterbury y los dictados o dichos de los filósofos como Godofredo Chaucer en el 1477. La mayor disponibilidad y el menor costo significarían en adelante, que una audiencia mucho más amplia de lectores estuviera expuesta a ideas tanto antiguas como nuevas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Saint George's Chapel, Windsor
Capilla de San Jorge, castillo Windsor
Josep Ranalias (CC BY-SA)

Muerte y sucesor

Eduardo IV era demasiado aficionado a sus comidas y sus vinos favoritos, para cuando llegó a una edad mediana, tenía un grave sobrepeso. El rey murió quizás, de un derrame cerebral en Westminster el 9 de abril del 1483 con sólo 40 años. Fue enterrado en el castillo de Windsor y lo sucedió su hijo mayor, Eduardo, que entonces tenía 12 años (n. 1470). El joven Eduardo V de Inglaterra sólo reinaría de abril a junio y nunca tuvo tiempo de tener una coronación. Eduardo V y su hermano menor Ricardo (n. 1473) fueron encarcelados en la torre de Londres, por lo que se les conoció como " los príncipes de la torre". Los niños nunca fueron vistos de nuevo fuera del castillo. Fueron asesinados muy probablemente por su tío y regente, el lord protector del reino, Ricardo el duque de Cloucester, o al menos eso es lo que los historiadores del período Tudor dicen así como el propio William Shakespeare (1564- 1616). Curiosamente, el duque de Gloucester había estado de guardia en la torre de Londres, la noche del asesinato del rey Enrique VI, pero la muerte de los príncipes sigue siendo uno de los más grandes misterios de la historia inglesa. En el 1483 el duque se convirtió en el rey Ricardo III, pero la guerra de las rosas siguió adelante y Ricardo murió en la batalla de Bosworth en agosto del 1485. El victorioso Enrique Tudor de la casa de los Lancaster, luego se convirtió en el rey Enrique VII de Inglaterra (r. 1485-1509 y al casarse con Isabel de York, hija de Eduardo IV en el 1486, las dos casas rivales finalmente se unieron y una nueva se había creado: los Tudor.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

José Alejandro Tapia Reyes
Soy un periodista mexicano que encontró la pasión en la vida como entusiasta de la historia, mis especialidades son la historia medieval inglesa, la historia precolombina y la historia mexicana.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses especiales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y el descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene un máster en Filosofía Política y es el director de publicaciones de la WHE.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, febrero 06). Eduardo IV de Inglaterra [Edward IV of England]. (J. A. T. Reyes, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18713/eduardo-iv-de-inglaterra/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Eduardo IV de Inglaterra." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 06, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18713/eduardo-iv-de-inglaterra/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Eduardo IV de Inglaterra." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 feb 2020. Web. 20 ene 2022.

Afiliación