Leon Battista Alberti

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Edilsa Sofia Monterrey
Publicado el 16 noviembre 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, ruso
Santa Maria Novella, Florence by Alberti (by JoJan, CC BY-SA)
Basílica de santa Maria Novella (Florencia). Obra de Alberti
JoJan (CC BY-SA)

El italiano Leon Battista Alberti (1404-1472) fue un erudito, arquitecto, matemático y defensor del humanismo renacentista. Como es sabido, Alberti escribió su tratado sobre Arquitectura, De re aedificatoria, donde resume los elementos claves de la arquitectura clásica y da a conocer la manera en que estos podrían ser reutilizados en los edificios contemporáneos. Aún más influyentes fueron sus escritos sobre pintura y escultura, los cuales transformaron las prácticas teoréticas de los artistas del Renacimiento. Alberti puso sus ideas en práctica y diseñó muchas iglesias en varias ciudades italianas; quizás la más influyente sea la de san Andrés situada en Mantua (1470), el primer edificio monumental clasicista del Renacimiento.

Juventud

Alberti nació en Génova el 14 de febrero de 1404. Fue un hijo ilegítimo, miembro de la familia de un mercader y banquero pudiente quien en 1387 había sido exiliado de Florencia. La familia se mudó de Génova a Venecia y, gracias a su padre Lorenzo, Alberti hijo pudo tener una educación escolar y universitaria no solo en Padua, sino también pasó una temporada en la Universidad de Boloña. La educación de Alberti incluyó estudios de Matemáticas, Griego, Latín, Literatura clásica y finalmente, en 1428 obtuvo un doctorado en Derecho Canónigo.

Eliminar publicidad
Advertisement
ALBERTI CONSIDERABA IMPORTANTE QUE LOS EDIFICIOS MOSTRARAN UN EQUILIBRIO ARMONIOSO ENTRE SU FUNCIÓN Y LA DECORACIÓN.

Alberti se mudó a Roma, donde trabajó desde 1432 como secretario de la Casa Pontificia. Una labor de la Cancillería Apostólica era la de escribir una nueva versión de las vidas de los santos y mártires. El joven erudito tomó las órdenes sagradas y por consiguiente, esto le trajo varios beneficios que aumentaron sus ingresos de manera significativa. Sin embargo, su posición en la Iglesia parece no haber tenido ninguna influencia sobre sus escritos humanistas ni sus tratados en el arte de la arquitectura. Cuando en los primeros años de la década de 1430 la familia Médici tomó el poder, Alberti pudo regresar finalmente a su hogar ancestral. En aquel entonces, Florencia era la capital del arte y de la arquitectura del Renacimiento, un lugar en el que hombres tales como Donatello (c. 1386-1466) y Filippo Brunelleschi (1377-1446) volvían a darle vida a los ideales de la Antigüedad clásica. Más tarde, Alberti escribió que sus contactos en Florencia lo inspiraron a ser partícipe en este renacimiento.

Arch of Augustus, Rimini
Arco de Augusto en Rímini
Carole Raddato (CC BY-SA)

Alberti no solo continuó en su cargo de secretario de la Casa Pontificia, sino que también actuó como una especie de consultor artístico de los gobernantes de varias ciudades italianas tales como Florencia, Ferrara, Mantua, Urbino y Rímini. Estos viajes a través de Italia le permitieron a Alberti ganar importantes conocimientos de los múltiples vestigios grecorromanos que todavía seguían visibles y quizás, esto lo inspiró a que planeara hacer una recopilación de los edificios romanos de la Antigüedad en Roma. El estudio que Alberti realizó sobre la arquitectura antigua resultó en la observación que hizo de que en realidad había cinco órdenes y no cuatro órdenes clásicos como se había pensado con anterioridad. Este quinto orden, más tarde designado como el orden compuesto, era una mezcla de elementos de los órdenes jónico y corintio. Como también se interesó en la teoría arquitectónica, Alberti fue un aplicado estudioso de la obra De Architectura escrita por el arquitecto Vitruvio (c. 90-c. 20 a.e.c.). Por lo tanto, cuando Alberti pasó a esta nueva área en términos prácticos, quiso que sus edificios imitaran la grandeza austera de la Antigua Grecia y los edificios más bellos de Roma; asimismo quiso reproducir sus respectivas ratios de altura y anchura. Otro punto que Alberti consideraba importante era que los edificios mostraran un equilibrio armonioso entre su función y la decoración.

Eliminar publicidad
Advertisement

Proyectos arquitectónicos

Alberti, un hombre del Renacimiento por antonomasia, deseaba poner sus ideas en práctica. Para 1447 ya era el consejero de arquitectura del papa Nicolás V (pontífice entre 1447 y 1455). Alrededor de 1458, Alberti diseñó la nueva fachada para la iglesia santa Maria Novella en Florencia, pero la construcción se terminó recién en 1470. Esta fachada es evidentemente menos clásica que la de otras de sus obras; esto se debe a las limitaciones establecidas por la misma estructura (una iglesia gótica tiene una nave central alta y sus lados son más bajos, lo que dificulta hacerle un frontis con una estructura clásica simétrica). La solución que Alberti encontró fue la de crear una fachada hecha con tres cuadrados de igual tamaño: uno a cada lado de la puerta y otro en el piso superior, el cual está recubierto con un frontón triangular. Otros elementos clásicos incluyen los capiteles corintios y la parte superior de la fachada parecida a la de un templo romano.

Tempio Malatestiano, Rimini by Alberti
Templo malatestiano (Rímini). Obra de Alberti
Michele1978rimini (Public Domain)

En Mantua, Alberti diseñó dos iglesias dignas de mención: san Sebastián en 1460 y la Basílica de san Andrés alrededor de 1470 (la construcción comenzó en 1472). Ambas edificaciones muestran elementos de influencia clásica. La iglesia de san Sebastián fue elaborada de acuerdo a la forma de una cruz griega, mientras que la fachada de la Basílica de san Andrés es una imitación exacta de los elementos que se encuentran en un templo etrusco, tal y como fueron descritos por Vitruvio. En una carta que Alberti le escribió a su mecenas Ludovico Gonzaga (1412-1478), el arquitecto expresó específicamente esta intención. La fachada de la Basílica de san Andrés tiene un portal masivo en forma de arco y curiosamente esto evoca a un arco del triunfo, un tema que se repite en el interior de la iglesia: en los pilares, en las arcadas de la nave y en la masiva bóveda de cañón, la cual tiene poco más de 17 metros (56 ft) de ancho; esto hace que sea la bóveda más grande que se hubiera construido desde la Antigüedad.

Eliminar publicidad
Advertisement

La nueva fachada que hizo el arquitecto para el templo de Malatesta en Rímini (también conocido como la iglesia de san Francisco), en realidad su primer proyecto arquitectónico digno de mención, es una referencia evidente a un arco del triunfo. De hecho, la fachada de mármol estaba planeada originalmente para que tuviera un arco central propio, pero este nunca se completó. Aun hubo elementos de la fachada que fueron copiados exactamente del Arco de Augusto, que estaba cerca de allí. Todos estos desarrollos en el uso de los temas clásicos para los edificios cristianos prácticamente fueron demasiado audaces y pocos arquitectos quisieron seguir sus pasos. Durante las siguientes décadas, la tendencia fue la de construir edificios con fines seculares y solo después, la arquitectura con fines religiosos se uniría a la ola de cambios, lo que dio lugar a que la arquitectura clásica fuera reutilizada y reinventada.

Palazzo Rucellai, Florence by Alberti
Palacio Rucellai (Florencia). Obra de Alberti
M-i-k-e-v (CC BY-SA)

El mismo Alberti tuvo que ver con la arquitectura secular, especialmente alrededor de 1450 con el Palacio Rucellai en Florencia; este tiene una fachada plana de pilastras y simetría perfecta. La planta baja tiene pilastras con capiteles dóricos, mientras que los dos pisos superiores tienen capiteles corintios. Otro guiño a la arquitectura romana es la decoración esculpida en forma de diamante o rombo sobre las paredes del piso más bajo, lo que nos recuerda al opus reticulatum, esto es, paredes construidas utilizando bloques de toba volcánica en forma cuadrada o de pirámide dispuestos en diagonal y que siguen un patrón de cuadrícula. Este fue el primer edificio del Renacimiento que recibió una fachada en la cual se utilizaron los órdenes clásicos.

Tratados

GRACIAS A SU TRATADO SOBRE ARQUITECTURA, ALBERTI LLEGÓ A SER CONOCIDO COMO EL «VITRUVIO FLORENTINO».

Alberti escribió su propio tratado de Arquitectura, De re aedificatoria; el original escrito en latín en 1452 fue traducido en 1456 al toscano vernácula. Durante los siguientes veinte años continuó añadiendo y revisando su obra. Alberti catalogó lo que consideraba que eran los principios que definían la arquitectura clásica y notó la manera en que estos podían ser aplicados a los edificios contemporáneos del Renacimiento. Puso énfasis en la necesidad de que los edificios fueran visibles desde todos los ángulos; que el diseñador considerara con igual importancia el exterior y el interior; y que las edificaciones fueran impresionantes no solo en tamaño, sino también en apariencia. El tratado fue superinfluyente —la historiadora J. Kelly‑Gadol notó que se convirtió en «una biblia de la arquitectura del Renacimiento»— y ganó aún más lectores cuando finalmente publicó su obra en forma de libro en diez volúmenes impresos en 1485, conocido con el título de I dieci libri de l’architettura (Los diez libros de arquitectura). Gracias a esta obra, Alberti llegó a ser conocido como el «Vitruvio florentino».

Eliminar publicidad
Advertisement

En 1435, Alberti escribió un tratado sobre pintura, De pictura; el original fue escrito en latín y al año siguiente en lengua vernácula, Della pittura; y alrededor de 1464 escribió otro tratado sobre escultura, Della statua. Ambas obras tratan sobre las varias técnicas y los principios técnicos que deberían utilizar los artistas. Alberti recomienda que los pintores estudien la naturaleza, que produzcan variedad en sus obras y que traten de transmitir emociones en sus figuras. También señala que el único punto de fuga que le da la perspectiva a la pintura debería estar a la altura de los ojos del espectador. Estos tratados ayudaron en el proceso que les permitió a los artesanos elevar su estatus ordinario y puso énfasis en que ellos ponían su empeño en actividades intelectuales tales como estudiar la Historia del Arte y aprender las teorías sobre perspectiva matemática, Geometría y proporción. Los pintores no solo tomaron nota de estos tratados, sino también lo hicieron los mecenas; es por esto que a Alberti se le da crédito por ser el principal instigador del humanismo renacentista tal y como se expresa en las artes y en arquitectura.

Facade of Basilica of S. Andrea, Mantua by Alberti
Fachada de la Basílica de san Andrés (Mantua). Obra de Alberti
Geobia (CC BY-SA)

Alberti escribió sobre muchas otras materias, tales como Religión, Gramática, Matemáticas, Criptografía, Geografía y Cartografía. Con su tratado de 1432, Della famiglia (De la familia), comenzó a escribir muchos diálogos que trataban sobre filosofía moral, especialmente textos relacionados con sus creencias respecto al humanismo renacentista. En una ocasión, Alberti [se refirió a una sentencia de Aristóteles que le gustaba mucho y] escribió: «el hombre es casi como un dios mortal feliz, entendiendo y actuando con raciocinio y virtud» (Alberti, I libri della famiglia, Letteratura italiana Einaudi, traducido del original italiano, p. 139). Una de las últimas obras del autor fue De iciarchia (Iciarquía), el cual presenta a Alberti en un diálogo sobre el humanismo [cívico] y el éxito de mezclar la historia y la práctica de las artes, lo que estaba sucediendo en Florencia y fuera de sus fronteras. De iciarchia fue escrita en la lengua toscana vernácula y consolidando su libro sobre la gramática de esa lengua (Grammatica della lingua toscana), Alberti hizo una contribución significativa a la estandarización y adopción del toscano en las obras en prosa.

Muerte y legado

Alberti murió en Roma el 25 de abril de 1472. Sus tratados sobre las Artes continuaron siendo populares después de su muerte y fueron utilizados como guía por muchos mecenas pudientes, entre ellos Lorenzo de Médici (1449-1492), gobernante de Florencia; y Hércules I de Este (1431-1505), duque de Ferrara. Su tratado sobre Arquitectura fue traducido en varios idiomas europeos y siguió siendo popular hasta el siglo XVIII. Aparte de que el contenido era relevante para los arquitectos en ejercicio, la obra comenzó a abrir una discusión más amplia sobre el papel de la arquitectura en la sociedad; la relación entre el diseño del edificio y su función; e hizo que la gente que no tenía que ver directamente con arquitectura empezara a hablar de esta materia. Los edificios de Alberti, especialmente sus fachadas para las iglesias inspiradas en la arquitectura clásica para cubrir estructuras góticas más viejas, influyeron más tarde en los eminentes arquitectos del Renacimiento tales como Donato Bramante (c. 1444-1514), Sebastiano Serlio (c. 1475-1554) y Andrea Palladio (1508-1580), lo que creó una línea de evolución en los edificios que culminó en el triunfo de la Basílica de san Pedro en Roma.

Eliminar publicidad
Advertisement

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Edilsa Sofia Monterrey
Edilsa Sofía es una antigua diplomática y educadora, especialmente interesada en las Artes y los asuntos culturales. Además de otros grados, tiene una maestría en traducción literaria.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor de tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, noviembre 16). Leon Battista Alberti [Leon Battista Alberti]. (E. S. Monterrey, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19279/leon-battista-alberti/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Leon Battista Alberti." Traducido por Edilsa Sofia Monterrey. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 16, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19279/leon-battista-alberti/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Leon Battista Alberti." Traducido por Edilsa Sofia Monterrey. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 16 nov 2020. Web. 20 feb 2024.

Afiliación