Eduardo el príncipe negro

Recaudación de fondos para las traducciones

Nuestra visión: educación en historia gratuita para todos, en todo el mundo, en todos los idiomas. Sabemos que es una meta ambiciosa, pero no nos detendremos. Para lograrlo, necesitamos traducir... ¡Y mucho! Haz una donación ahora y ayúdanos a tener un verdadero impacto global. ¡Te lo agradecemos!
$1109 / $3000

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por José Alejandro Tapia Reyes
Publicado el 17 enero 2020
X

Texto original en inglés: Edward the Black Prince

Tomb of Edward the Black Prince (by LBMO, CC BY-NC-ND)
Tumba de Eduardo el príncipe negro.
LBMO (CC BY-NC-ND)

Eduardo de Woodstock (1330- 1376) Mejor conocido como "el príncipe negro" tal vez debido a su distintiva armadura o tal vez a su reputación marcial, era el hijo mayor de Eduardo III de Inglaterra (r. 1327-1377) Fue hecho príncipe de Gales en el 1343 y pelearía con distinción en dos de las grandes victorias de Inglaterra sobre los franceses durante la primera fase de la "guerra de los cien años" (1337-1453): Crécy en el 1346 d.c. y Poitiers en el 1356 donde capturó al rey de Francia. Otra victoria famosa, vendría en Nájera, España en el 1367 pero una enfermedad azotó al príncipe Eduardo antes de que pudiera ser coronado como el gran rey que todos esperaban que fuera. Eduardo murió, probablemente de disentería, el 8 de junio del 1376 fue enterrado en la catedral de Canterbury, donde aún se exhibe su efigie y tanto su casco negro original como su escudo.

Vida temprana y títulos

Eduardo nació el 15 de junio del 1330 en Woodstock cerca de Oxford, siendo el hijo mayor de Eduardo III de Inglaterra y Felipa de Henao (Philippa of Hainault) (1314-1369). El príncipe recibió su primera armadura con sólo siete años y de hecho, resultaría ser uno de los guerreros más grandes que jamás haya producido Inglaterra. Casi al mismo tiempo, en marzo del 1337, el rey Eduardo se aseguraría de que su hijo tuviera fondos suficientes, al otorgarle ingresos del ducado recién creado de Cornualles. Si un futuro monarca no tuviese un hijo, los ingresos del ducado serían devueltos a la corona. En consecuencia, el príncipe Eduardo se convirtió en duque de Cornualles, lo que acompañaba a su otro título, conde de Chester. En el 1343 Eduardo también fue nombrado príncipe de Gales.

Eliminar publicidad

Advertisement

EL EMBLEMA DEL PRÍNCIPE NEGRO ERAN TRES PLUMAS DE AVESTRUZ BLANCAS SOBRE UN FONDO NEGRO.

En cuanto a su nombre más famoso, no fue hasta el siglo XVI que Eduardo se hizo conocido como "el príncipe negro" muy probablemente debido a su armadura negra y/o a su escudo de justas. El caso que usaba durante los torneos, está colgado sobre su tumba y es negro con un gran león (o leopardo) de cuero moldeado encima. Sin embargo es probable que los franceses le hayan dado su apodo por su reputación marcial y la terrible estrategia de quemar las tierras que usó repetidamente contra ellos. Otro de los emblemas del príncipe negro, eran tres plumas de avestruz blancas sobre un fondo negro, y aun hoy, las plumas de avestruz se utilizan como símbolo del príncipe de Gales.

Eduardo tenía una figura alta y llamativa y se casó con su prima hermana Juana (Joan) la condesa de Kent (1328- 1385) las nupcias tuvieron lugar en el 1361 en el castillo de de Windsor. Juana se había casado antes, pero parecía ser el tercer marido afortunado en tener una unión se sugería que había más amor involucrado que en el matrimonio real habitual de la edad media, hecho sólo para cimentar alianzas políticas. La pareja tendría dos hijos: Eduardo que murió en el 1371 con tan sólo 5 años. Y Ricardo que nació en el 1367 y que se convertiría en Ricardo II de Inglaterra (r. 1377- 1399). El príncipe negro mostró ser piadoso a lo largo de su vida, contribuyó generosamente a la catedral de Canterbury y realizó peregrinaciones a Walsingham y Canterbury antes de sus famosas batallas en Francia. También se sabe que tuvo una gran reverencia por la santísima trinidad, como se puede ver en su tumba.

Eliminar publicidad

Advertisement

Helmet & Shield of Edward the Black Prince
Casco y escudo de Eduardo el príncipe negro.
Arthur Charles Fox-Davies (Public Domain)

Guerra de los cien años

En el 1337 Eduardo III de Inglaterra tenía la intención de expandir sus tierras en Francia y tenía la excusa perfecta, ya que a través de su madre Isabel de Francia (n. c. 1289 y la hija de Felipe IV de Francia quien reinó del 1285- 1314) él podría reclamar un derecho al trono francés. Naturalmente, el rey actual, lo que el rey Felipe VI de Francia (r. 1238- 1350) no estaba dispuesto a admitir, ´por lo que comenzó la guerra de los cien años entre Inglaterra y Francia. El nombre es una etiqueta que viene en realidad del siglo XIX para un conflicto que retumbo intermitente por más de un siglo, de hecho, terminando durante más de un siglo, de hecho, terminando finalmente en el 1453. Justo antes de las grandes batallas de la guerra, el príncipe Eduardo fue nombrado caballero por su padre el 12 de julio del 1346 junto con otros jóvenes caballeros.

LA REPUTACIÓN DEL PRÍNCIPE NEGRO COMO UN GRAN CABALLERO ESTABA SEGURA DESPUÉS DE CRÉCY PERO SU ESTRELLA SE ELEVARÍA AÚN MÁS ALTO.

La batalla de Crécy

Eduardo el príncipe negro, fue el primero en ser encomendado de incendiar tantas ciudades y pueblos franceses como pudo hasta el 1346. Esta estrategia, conocida como chevauchée (cabalgata en francés), era una parte muy común de la guerra medieval y había sido utilizada al menos desde el 1066 por Guillermo "el conquistador". Los objetivos de dicha estrategia eran múltiples: aterrorizar a los lugareños, proporcionar comida gratis para un ejército invasor, obtener recursos a manera de botín o gracias a los rescates por los prisioneros nobles y garantizar que la base económica del oponente se debilitara gravemente, lo que les dificultaba mucho la tarea de plantar un ejército en el campo de batalla. Inevitablemente las tropas ordinarias también aprovecharon la oportunidad de causar un caos general y saquear todo lo que pudieran de las incursiones. Esta, fue una forma brutal de guerra económica y quizás también, fue diseñada para provocar que el rey Felipe saliera al campo y se enfrentara al ejército invasor, que es exactamente lo que sucedió.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El 26 de agosto del 1346 los dos ejércitos se encontraron, y Eduardo que entonces tenía sólo 16 años, lideró el ala derecha del ejército inglés junto a Sir Godfrey (Godofredo) Harcourt. El príncipe luchó con aplomo, pero hubo un momento de gran peligro cuando los franceses parecían a punto de abrumar a las tropas del príncipe. Sir Godfrey pidió refuerzos pero, según el cronista medieval Jean (Juan) Froissart (1337-1405) que escribió en sus crónicas; que al enterarse de la difícil situación de su hijo, el rey Eduardo III simplemente declaró que si su hijo podía librarse de sus dificultades, entonces él ganaría sus espuelas ése día. Las espuelas son una marca de título de caballero y presumiblemente se le otorgaron a Eduardo en su ceremonia completa de caballería cuando regresó a casa.

Battle of Crecy, 1346 CE
La batalla de Crécy, 1346 d.c.
Unknown Artist (Public Domain)

Al final, el ejército de Eduardo III superó su desventaja numérica (alrededor de 12,000 contra 25,000) al tomar una posición defensiva en una elevación con vistas al río Maie. Las tropas francesas se metieron en un lío cuando se ordenó una carga y luego se retractó y los arqueros galeses e ingleses resultaron tan devastadores como siempre. El ejército del rey Eduardo también se benefició de su experiencia de batalla y la disciplina ganada luchando en Escocia y Gales y del énfasis del rey en las tropas móviles ligeras, sin mencionar el uso de cañones por primera vez en suelo francés. El rey Eduardo ganó la batalla con alrededor de 300 bajas contra los 14,000 franceses caídos, la masacre fue el resultado de que los franceses levantaron su estandarte para no dar cuartel. La flor de la nobleza de Francia y la de sus aliados fue eliminada, incluyendo al rey Juan de Bohemia (r. 1310- 1346) el conde de Blois y el conde de Flandes. Fue después de dicha batalla, al menos según la leyenda, que el príncipe Eduardo adoptó el emblema y el lema del rey caído de Bohemia: las plumas de avestruz mencionadas anteriormente y la frase: "Ich dien" o "yo sirvo".

Eliminar publicidad

Advertisement

Los éxitos ingleses continuaron cuando Eduardo III y el príncipe negro, respaldados por un ejército de alrededor de 26,000 hombres, se aseguraron de que Calais fuera capturada en julio del 1347 después de un asedio de un año. Tres años después en enero del 1350 el príncipe negro y una unidad selecta de caballeros participaron en la exitosa defensa de la ciudad contra un complot francés que involucraba a mercenarios italianos. La reputación del príncipe negro como un gran caballero medieval ya estaba asegurada, pero su estrella se elevaría aún más alto.

Caballería y la orden de la Jarretera

El príncipe negro parece haber disfrutado de la pompa y la ceremonia de los torneos medievales tanto como su padre y participó en el gran torneo de 15 días del 1344 en el castillo de Windsor. El príncipe también fue miembro fundador del nuevo y exclusivo club de caballeros de su padre y epítome de la caballería medieval, la Orden e la Jarretera (1348) la más antigua y la más prestigiosa de Inglaterra, fue creada con tan sólo 24 caballeros elegidos más el rey y el príncipe negro. Todos sus primeros miembros habían peleado en la batalla de Crécy; estos eran hombres de valor, no sólo de rango. El símbolo de esta orden es una liga (que luego sería llevada en la parte superior de los brazos o las piernas y sobre la armadura) y su lema es "Honi soit, qui mal y pense" o "El mal sea con el que lo piensa". Muy probablemente una referencia, a cualquiera que dudaba del derecho del rey, como él lo veía, a gobernar Francia. No es una coincidencia que la liga también tuviera los colores reales de Francia: oro y azul.

Edward the Black Prince as a Knight of the Garter
Eduardo el príncipe negro como un caballero de la Jarretera.
Unknown Artist (Public Domain)

La batalla de Poitiers

Un nuevo rey, Juan II de Francia (r. 1350-1364) continuó la guerra contra Inglaterra, más cometió los mismos errores que su predecesor en el campo de batalla. Del 1355 al 1356 el príncipe negro atacó Gascuña y capturó Burdeos, que a partir de allí se utilizó como base para futuras incursiones. La región era una importante contribución a las arcas del rey francés, por lo que Eduardo incendió sistemáticamente ciudades y tierras de cultivo como lo había hecho antes de Crécy. Una vez más provocó que el rey saliera imprudentemente al campo en una batalla abierta. Dio la casualidad de que un ejército francés, con el objetivo de evitar que los ejércitos ingleses en el sureste se unieran con los de Normandía, sorprendió a las fuerzas del príncipe el 18 de septiembre del 1456. Al día siguiente se produjo una gran batalla a 4 millas de Poitiers en un terreno mixto de viñedos, bosques, y marismas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Una vez más los franceses superaban en número a sus oponentes (35,000 hombres contra 7,000 hombres) y nuevamente un liderazgo confuso y una dependencia obsoleta de su caballería pesada y las ballestas que anularon su ventaja. Una vez más los franceses no pudieron encontrar una respuesta al alcance, la potencia y la precisión del arco largo inglés. Alrededor de 2,000 caballeros franceses, incluido el propio rey Juan, fueron capturados, lo que proporcionó un enorme potencial para recibir rescates en efectivo. El príncipe negro ganó más distinciones debido al trato caballeroso de su prisionero real, quien fue escoltado por Eduardo, de vuelta a Inglaterra, donde tendría que esperar cuatro largos años para su liberación. Eduardo de Woodstock también se ganó la reputación de generosidad entre sus propios seguidores leales, una de las cualidades clave de un noble caballero, al distribuir oro y títulos a sus comandantes, así como donar generosamente a iglesias como la catedral de Canterbury.

El rey Eduardo III fue lo suficientemente audaz como para marchar sobre Reims en el 1359, con la plena intención de hacerse rey de los franceses y era allí donde se coronaban tradicionalmente sus monarcas. El rey y el príncipe negro dirigieron el ejército y marcharon sobre la ciudad, pero Reims les resultó inexpugnable y un invierno duro redujo tanto el ejército de Eduardo que se vio obligado a iniciar conversaciones de paz. En mayo del 1360 se firmó un tratado de paz entre Inglaterra y Francia, el Tratado de Bretígny

Edward III & Edward the Black Prince
Eduardo III y Eduardo el príncipe negro.
Unknown Artist (Public Domain)

En el 1362, el príncipe Eduardo fue nombrado príncipe de Aquitania por su padre. Sin embargo, la guerra con Francia estaba a punto de empeorar cuando Eduardo III se enfrentó a su tercer rey francés: Carlos V de Francia, también conocido como "Carlos el sabio" (r. 1364- 1380) quien demostró ser, con mucho, el más capaz de los tres. Carlos comenzó a recuperar en serio lo que sus predecesores habían perdido al evitar la batalla abierta y concentrándose en el acoso y confiando en la seguridad de sus castillos cuando era necesario, además rey inglés ahora también estaba luchando para pagar sus guerras enormemente caras.

Eliminar publicidad

Advertisement

Castilla y Nájera

Durante la paz que siguió el tratado de Bretígny, el príncipe negro dirigió sus pasiones marciales, hacia Castilla, en España. Aquí, en el 1367. Pedro I (r. 1350- 1366) esperaba recuperar el trono que había perdido ante su medio hermano, Enrique II de Castilla (r. 1366- 1367 y 1369- 1379) La reputación ambigua de Pedro está indicada por sus apodos contrastantes: "el cruel" y "el justo". Se había arreglado que Pedro se casara con Juana la hija de Eduardo III de Inglaterra, pero ella había muerto en el camino cuando viajaba por una zona afectada por la peste negra. Enrique II de Castilla, por su parte, contó con el apoyo de los franceses. Entonces, en efecto, España se convirtió en un escenario para que Inglaterra y Francia continuaran su rivalidad sin luchar en el territorio de ninguna de las partes.

El 3 de abril del 1367 Eduardo lideró un ejército combinado gascón e inglés a la victoria en la batalla de Nájera (en el municipio de Navarrete) una vez más empleando el arco largo e infantería de rápido movimiento con gran efecto. Eduardo se concentró en el flanco izquierdo de sus enemigos, y en el pánico que siguió, los franceses fueron rechazados al río Najerilla por una carga final de caballería.

Después de la batalla, Eduardo incluso logró capturar y vender por un rescate masivo a uno de sus rivales por el título del mejor caballero de todos los tiempos, Bertrand (Beltrán) du Guesclin, "el águila de Bretaña" (1320- 1380) Eduardo había permitido que Du Guesclin, diera el monto de su rescate, lo cual aceptó, eligiendo en vano la escandalosa cantidad de 100,000 francos. Sin embargo en un esquema más amplio de las cosas, Pedro demostró ser reacio o simplemente incapaz de pagarles a Eduardo y a su ejército, y el príncipe negro se llevó incluso su salud; probablemente malaria o tal vez un edema (hidropesía) que lo acosarían por el resto de su vida. Otra consecuencia desafortunada fue el descontento de sus súbditos en Aquitania que habían tenido que pagar fuertes impuestos para pagar toda la escapada.

El príncipe negro recibió al menos un recuerdo de Pedro, la piedra que se conoce como el rubí del príncipe negro, en realidad se trata de una bala o espinela, pero considerada durante mucho tiempo un verdadero rubí. Esta piedra de forma irregular se colocó en varias coronas pertenecientes a las joyas de la corona británica y hoy ocupa un lugar de honor en el centro de la corona del estado imperial. Sin embargo, a pesar de las joyas y los rescates, Nájera fue a la vez una brillante victoria militar y un desastre financiero para el príncipe Eduardo.

Regreso a Francia: Limoges

Se necesitaba al príncipe negro en Francia, donde Carlos V había vuelto a la ofensiva "mordisqueando" las tierras controladas por los ingleses donde abundaba el descontento por los impuestos del rey Eduardo. En el 1370. Limoges fue reconquistada, pero el príncipe negro hizo un daño duradero a su reputación, al menos en Francia (donde ya era bastante baja) al ordenar la ejecución de unos 3,000 hombres, mujeres y niños, quizás en venganza por su antiguo aliado, el obispo de Limoges que cambió de bando. Entonces, la ciudad fue incendiada.

Las enfermedades recurrentes de Eduardo significaban que a menudo tenía que ser transportado en una litera y su falta de entusiasmo resultó ser reveladora para la causa inglesa en sus últimos años. Otras invasiones inglesas en el 1369 y en el 1373 lideradas por el hermano menor de Eduardo, John (Juan) de Gante, el duque de Lancaster (1340-1399) también resultaron decepcionantes y el príncipe negro se vio obligado a regresar a Inglaterra en el 1371 cuando su salud se deterioró aún más. En consecuencia, Carlos V invadió la mayor parte de Aquitania en el 1372 y en el 1375 las únicas tierras que quedaban en Francia pertenecientes a la corona inglesa eran Calais y una pequeña porción de Gascuña, un escaso retorno de décadas de esfuerzo y gasto.

Signet Ring of Edward the Black Prince
Anillo de sello de Eduardo el príncipe negro.
Jastrow (Public Domain)

Muerte y entierro

El príncipe Eduardo tenía 46 años cuando murió el 8 de junio del 1376 probablemente de disentería y toda una nación estaba de luto. La tumba de Eduardo como lo había deseado, se encuentra en la catedral de Canterbury, donde originalmente se colgaban sobre ella el casco negro, el escudo y los guanteletes del príncipe. La efigie de cobre dorado del príncipe lo muestra con armadura completa y con el escudo de armas partido en cuartos de su padre, que mezclaba los leones de los Plantagenet con la flor de lis de la corona francesa, símbolo del reclamo inglés sobre Francia que el príncipe había hecho tanto para intentar hacer realidad. El hijo del príncipe negro, Ricardo, sería seleccionado por el parlamento como heredero oficial de Eduardo III y fue coronado como Ricardo II de Inglaterra el 16 de julio del 1377 en la abadía de Westminster. El príncipe negro dejo a su hijo y todos los demás que siguieron una advertencia en forma de un poema francés que, según su voluntad, estaba inscrito alrededor de su tumba en Canterbury:

Tal como eres, alguna vez fui yo.

Tal como soy yo, serás tú.

Pensé poco en la muerte

Mientras disfruté de la vida

En la tierra tenía

grandes riquezas...

Tierras, casas, un gran tesoro, caballos, dinero, oro...

Pero ahora soy un

pobre cautivo

En lo profundo del suelo yazco...

Mi gran belleza se ha ido

Mi carne está consumida

hasta los huesos...

(Citado en Jones, 524)

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

José Alejandro Tapia Reyes
I am a Mexican journalist who found the passion of life as a history enthusiast, my specialties are the English medieval history the pre columbian history and Mexican history.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses especiales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y el descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene un máster en Filosofía Política y es el director de publicaciones de la WHE.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, enero 17). Eduardo el príncipe negro [Edward the Black Prince]. (J. A. T. Reyes, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18718/eduardo-el-principe-negro/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Eduardo el príncipe negro." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. Última modificación enero 17, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18718/eduardo-el-principe-negro/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Eduardo el príncipe negro." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 17 ene 2020. Web. 01 dic 2021.

Afiliación