El Avesta

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 08 enero 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Yasna 28 (by Jozka, Public Domain)
Yasna 28
Jozka (Public Domain)

El Avesta es la escritura del zoroastrismo que se desarrolló a partir de una tradición oral fundada por el profeta Zoroastro (Zaratustra, Zartosht) en algún momento entre 1500 y 1000 a. C. En general, se admite que el título significa "alabanza", aunque esta interpretación no es aceptada universalmente.

Las oraciones y los himnos originales se compusieron en una lengua ya extinta, el avestán (que toma su nombre de la obra), que solo se conservó de forma oral hasta que el Imperio sasánida (224-651 d. C.) la puso por escrito inventando un alfabeto para transmitir el avestán basado en la escritura aramea. Se suele dividir en las siguientes secciones:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Yasna-Gathas
  • Vispered
  • Yashts
  • Vendidad
  • Textos menores
  • Fragmentos

La tradición Zoroastriana sostiene que la obra original de 21 libros (conocidos como Nasts) fue revelada por Ahura Mazda, el Único Dios Verdadero, a Zoroastro, quien los recitó a su benefactor el rey Vishtaspa, que los hizo inscribir en láminas de oro. Esta obra original fue memorizada, recitada en los servicios (yasna) y transmitida de generación en generación hasta que los sasánidas la pusieron por escrito, momento en el que fue acompañada de comentarios y otras obras como el Zend (también llamado Zand) y, más tarde, el Denkard y el Bundahisn.

El Avesta contiene las composiciones originales atribuidas a Zoroastro, así como leyes eclesiásticas, comentarios, costumbres y creencias.

La obra, tal y como se reconoce hoy en día, contiene las composiciones originales atribuidas a Zoroastro, así como las leyes eclesiásticas, los comentarios, las costumbres y las creencias que se desarrollaron posteriormente, después de que el zoroastrismo fuera aceptado y se convirtiera en una creencia generalizada. Se cree que el núcleo del Avesta fue reconocido y recitado por los persas zoroastrianos desde el Imperio aqueménida (c. 550-330 a. C.) hasta el Imperio sasánida, que cayó en manos de los árabes musulmanes invasores en 651 a. C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Después, el zoroastrismo desapareció y solo lo conservaron los parsis (zoroastrianos persas que huyeron a la India) y los iraníes que consiguieron mantener viva la fe en su país natal. En la actualidad, los parsis son considerados los principales custodios de la tradición avestana, aunque el zoroastrismo es practicado por personas de todo el mundo.

Zoroastro y su desarrollo temprano

La religión iraní primitiva era politeísta, con Ahura Mazda como rey de los dioses. Estos dioses y los espíritus que los acompañaban eran fuerzas del bien y se oponían al espíritu discordante Angra Mainyu y sus legiones del mal. Había un sacerdocio que atendía a los dioses y se realizaban servicios, pero se desconoce qué forma tenían estos rituales.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Aproximadamente entre los años 1500 y 1000 a. C., uno de estos sacerdotes, Zoroastro, recibió una visión de Ahura Mazda a través de un ser de luz que se le apareció en la orilla de un río. La entidad se identificó como Vohu Manah ("buen propósito") y le reveló que en realidad solo había un dios (Ahura Mazda) y que la responsabilidad de Zoroastro era predicar esta verdad.

Los primeros esfuerzos de Zoroastro no fueron apreciados por el sacerdocio (ni por nadie) y después de que su vida fuera amenazada, abandonó su región natal y finalmente llegó a la corte del rey Vishtaspa. Aunque en un principio fue encarcelado por su visión, Zoroastro se ganó la admiración del rey al curar a su caballo favorito y Vishtaspa se convirtió en su primer converso notable; su reino siguió entonces el ejemplo y la religión se extendió desde allí.

Eliminar publicidad

Advertisement

Faravahar, Yazd
Faravahar, Yazd
Bernard Gagnon (CC BY-SA)

La fe se basaba en la verdad revelada por Ahura Mazda de un único dios que era todo bueno, todo poderoso y completamente amoroso. Este dios solo requería reconocimiento y que los seres humanos lo expresaran a través de buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones, lo que llevaría a vidas virtuosas. Las personas virtuosas honrarían la verdad (asha) y repudiarían la mentira (druj) y, al hacerlo, lucharían contra las fuerzas de Angra Mainyu y preservarían el orden.

La sección más antigua del Avesta son los Gathas, himnos a Ahura Mazda que se cree que fueron compuestos por Zoroastro. Se dirigen directamente al dios y le piden que los guíe en la vida que espera de sus seguidores. Según la leyenda, estos himnos y otras obras se escribieron bajo el mando de Vishtaspa, pero no existen pruebas reales de las hojas doradas de las escrituras zoroástricas ni de ninguna otra obra zoroástrica escrita antes del Imperio sasánida.

Desarrollo aqueménida, parto y sasánida

La religión fue adoptada por el Imperio aqueménida, probablemente durante el reinado de Darío I (el Grande, que reinó de 522 a 486 a. C.). El fundador, Ciro el Grande (que reinó de c. 550 al 530 a. C.), hace referencia a Ahura Mazda, pero dichas inscripciones podrían estar aludiendo a la visión anterior de la fe politeísta. Supuestamente, los aqueménidas escribieron una versión del Avesta que fue destruida por la conquista de Alejandro Magno y el incendio de Persépolis en el año 330 a. C. Sin embargo, los estudiosos modernos rechazan esta afirmación y señalan que no hay nada en la obra existente que sugiera una versión aqueménida anterior.

Eliminar publicidad

Advertisement

Al Imperio aqueménida le sucedió el Imperio helenístico seléucida (312-63 a. C.), durante el cual el pueblo siguió practicando el zoroastrismo, pero no la clase alta griega. A los seléucidas les sucedió el Imperio parto (247 a. C. - 224 d. C.), cuya clase alta sí abrazó el zoroastrismo, y los primeros estudiosos de la religión afirmaron que en esta época se escribió una versión del Avesta. Esta versión se basaba supuestamente en los textos presuntamente perdidos al final del Imperio aqueménida, pero, de nuevo, no hay pruebas de ello, y la mayoría de los estudiosos actuales rechazan la afirmación o, al menos, no ven nada en la obra existente que haga que una versión parta sea relevante para su desarrollo.

Los sasánidas son el primer imperio persa históricamente atestiguado que puso la obra por escrito; las inscripciones, así como el texto existente, lo dejan bastante claro. El fundador del Imperio sasánida, Ardashir I (que reinó del 224 al 240 d. C.), llevó a los sacerdotes zoroastrianos a su corte para que recitaran los versos sagrados y así poder escribirlos, política que continuó su hijo Shapur I (que reinó del 240 al 270 d. C.). Sin embargo, la obra no parece haberse completado hasta el reinado de Shapur II (309-379 d. C.) y no se finalizó hasta el de Kosrau I (531-579 d. C.).

Ardashir I & Ahura Mazda
Ardashir I y Ahura Mazda
Lutf 'Ali Khan (Copyright)

Los sacerdotes recitaban el texto en su avestán original, que se traducía en una escritura inventada con este único fin para preservar el sonido y el sentido precisos de las palabras avestanas. La escritura se basaba en el arameo, pero se apartaba de esa lengua para preservar el avestán perdido. Este método fue iniciado bajo Shapur II y continuado por sus sucesores.

Eliminar publicidad

Advertisement

El Avesta

La sección más importante del Avesta son los Gathas. Se trata de cantos de alabanza personales compuestos por oraciones-peticiones y adoraciones y, por sí solos, proporcionan poca instrucción sobre cómo se debe seguir el camino zoroastriano en la vida diaria. Se cree que Zoroastro debió de enseñar a sus discípulos cómo comportarse con un discurso claro y directo, y parte de esta tradición podría conservarse en comentarios como el Zend. Sea como fuere, la ambigüedad de los Gathas hace necesarias obras como la Vendidad, los Textos Menores y el Zend.

Yasna-Gatha

Los Yasna-Gathas son 17 himnos de este tipo divididos en cinco grupos basados en la métrica:

  • Ahunavaiti Gatha
  • Ushtavaiti Gatha
  • Spentamainyush Gatha
  • Vohukshathra Gatha
  • Vahishtoishti Gatha

El yasna (devoción) es el servicio religioso zoroastriano pero también alude a los himnos que fomentan la devoción mientras que el Gatha es la agrupación separada de esos himnos. Su propósito es elevar la mente hacia la iluminación y centrarla en la grandeza de Ahura Mazda. El Yasna 28 del Ahunavaiti Gatha es un buen ejemplo del tema general y el enfoque de estas obras:

1. Con las manos extendidas en petición de esa ayuda, oh Mazda, rogaré por las obras del espíritu santo, Oh tú, el Correcto, por el cual puedo complacer la voluntad del Buen Pensamiento y del Alma-Buey.

2. Yo, que quiero servirte, oh Mazda Ahura y Vohu Mano, te doy a través de Asha las bendiciones de ambos mundos, el corporal y el del Espíritu, que fijan a los fieles en la felicidad.

3. Yo que quiero alabaros como nunca antes, al Recto y Buen Pensamiento y a Mazda Ahura, y a aquellos para quienes la Piedad hace crecer un Dominio imperecedero; venid a ayudarme a mi llamada.

4. Yo, que he puesto mi corazón en velar por el alma, en unión con el Buen Pensamiento, y como conocedor de las recompensas de Mazda Ahura por nuestras obras, mientras tenga poder y fuerza, enseñaré a los hombres a buscar lo Correcto.

5. Oh Asha, ¿te veré a ti y al Buen Pensamiento, como alguien que sabe? (¿Veré) el trono del más poderoso Ahura y el seguimiento de Mazda? A través de esta palabra (de promesa) en nuestra lengua convertiremos la horda de ladrones hacia el Más Grande.

6. Ven tú con el Buen Pensamiento, da a través de Asha, oh Mazda, como regalo a Zaratustra, de acuerdo con tus seguras palabras, una ayuda poderosa y duradera, y a nosotros, oh Ahura, por la que podamos vencer la enemistad de nuestros enemigos.

7. Concede, oh Asha, la recompensa, la bendición del Buen Pensamiento; oh Piedad, concede nuestro deseo a Vishtaspa y a mí; oh tú Mazda y Rey, concede que tu Profeta pueda ordenar una audiencia.

8. Lo mejor que te pido, oh Mejor, Ahura (Señor) de una sola voluntad con el Mejor Asha, deseando (ello) para el héroe Frashaostra y para aquellos (otros) a los que se lo des, (el mejor regalo) del Buen Pensamiento a través de todos los tiempos.

9. Con estas bondades, oh Ahura, que nunca provoquemos tu ira, oh Mazda y Recto y Mejor Pensamiento, nosotros que hemos estado ansiosos en traerte canciones de alabanza. Vosotros sois los más poderosos para hacer avanzar el deseo y el Dominio de las Bendiciones.

10. Los sabios que conoces como dignos, por su recto (hacer) y su buen pensamiento, para ellos satisfaces su anhelo de logro. Pues sé que las palabras de la oración son eficaces con Vos, que tienden a un buen objeto.

11. Quiero preservar así el recto y buen pensamiento para siempre, para poder instruir, enséñame tú, oh Mazda Ahura, desde tu espíritu por tu boca cómo será con la Primera Vida.

(Avesta.org)

En este himno (como en todos los demás) se enfatiza la importancia de la búsqueda de la verdad (asha) y la sabiduría (mazda), así como la naturaleza trascendente de Ahura Mazda (Señor de la Sabiduría) y la necesidad de resistir al mal para mantener el orden.

Visperad

La Visperad comprende 23 oraciones que sirven de complemento a las yasnas, pero también es el nombre de la ceremonia en la que se recitan estas oraciones (en la antigüedad, realizada entre la salida del sol y el mediodía). Las oraciones de la Visperad nunca se recitan independientemente de las yasnas, ya que sirven para ampliar y desarrollar los conceptos de los himnos.

Yashts

Los Yashts son 21 himnos dirigidos a entidades divinas y elementos sagrados como el agua y el fuego.

Los Yashts son 21 himnos dirigidos a entidades divinas y elementos sagrados como el agua y el fuego. Cuando Zoroastro reformó la religión anterior, conservó muchos de los dioses más populares, como Anahita (diosa del agua, la fertilidad, la salud y la sabiduría) y Mithra (dios del sol naciente, los contratos y los pactos), solo que ahora éstos ya no se consideraban deidades sino emanaciones divinas de Ahura Mazda. Por lo tanto, se podía seguir rezando a Anahita para que ayudara a concebir un hijo, pero sabiendo que en realidad se estaba rezando a Ahura Mazda; Anahita solo sería el vehículo a través del cual la Deidad Suprema respondía a la oración (muy parecido a la concepción católica de rezar a los santos). Los Yashts son este tipo de súplicas en forma de himnos que también dan las gracias por las oraciones contestadas.

Vendidad

La Vendidad es una colección de 22 secciones (Fargards) que conforman un código eclesiástico e incluye mitos, oraciones, observancias, rituales e instrucciones sobre temas que van desde la higiene personal hasta las costumbres sociales (comportamientos aceptables e inaceptables), la defensa contra los demonios malignos, el cuidado de los muertos y los rituales funerarios (incluida la importancia de los perros para ahuyentar a los espíritus malignos tras una muerte), el respeto a los demás, la caridad y el cuidado de los animales, entre otros muchos temas. Los diferentes Fargards dan respuestas específicas a preguntas sobre cómo se debe ser Zoroastriano, qué significa eso en cuanto a un camino diario de fe y cómo se debe responder a diversas amenazas, acciones, bendiciones y otras circunstancias.

Algunos zoroastrianos actuales rechazan la Vendidad por considerarla superflua, mientras que otros aceptan su validez. Sin embargo, los eruditos están de acuerdo en que los Fargards son unos de los textos zoroastrianos más antiguos, cuyo contenido se remonta a alrededor del siglo VIII a. C. El mito primitivo de la creación del mundo, la historia del Rey Yima y la salvación de la tierra (un precursor del posterior relato bíblico de Noé y su Arca), y la importancia de cuidar la tierra (todos considerados relatos antiguos) están incluidos en la Vendidad y conforman los tres primeros Fargards.

Textos menores

Los llamados Textos menores son oraciones e invocaciones a diversas deidades para pedir ayuda. Al igual que Anahita y Mithra y otros antiguos dioses, estas deidades se consideran emanaciones de Ahura Mazda. Son energías particulares más propicias para responder a cierto tipo de oración que a otras. Los Textos menores son:

  • Siroza: invocaciones a las deidades en tiempos de necesidad
  • Nyayeshes: oraciones a los elementos divinos del fuego, el agua, y al sol y la luna
  • Gahs: invocaciones y oraciones a las cinco deidades del día
  • Afrinagans: bendiciones para los muertos y para las estaciones del año

Fragmentos

Los fragmentos son textos incompletos o que no encajan con ninguna otra sección. Aunque a menudo se pasan por alto, los fragmentos no son intrascendentes e incluyen información sobre deidades prezoroastrianas y temas teológicos importantes como el fin del mundo y la redención.

Pérdida y recuperación

En el año 651 d. C., el Imperio sasánida cayó en manos de los árabes musulmanes y el zoroastrismo fue eliminado. La gente se convirtió al Islam, continuó con la fe en secreto o huyó de la región (los parsis, que llevaron la religión a la India, donde sigue floreciendo). Los musulmanes quemaron las bibliotecas zoroastrianas y destruyeron los templos del fuego o los convirtieron en mezquitas. Los eruditos suelen señalar este periodo como una de las incalculables pérdidas de textos y conocimientos zoroastrianos, incluidas las copias del Avesta. Los parsis se llevaron el Avesta a la India (Gujarat) en algún momento entre los siglos VIII y X d. C. Las creencias Zoroastrianas fuera de la India solo se conocían, en su mayoría, a través de los comentarios de escritores griegos, cristianos y musulmanes. Se cree que el Avesta real se perdió en la conquista musulmana del siglo VII d. C.

Fire Temple
Templo de fuego
Diego Delso (CC BY-SA)

No fue hasta 1723, cuando un mercader que viajaba por la India trajo a Gran Bretaña parte de un manuscrito avestano, que los europeos se dieron cuenta de que el libro aún existía, al menos en parte. Este manuscrito se guardó en la Biblioteca Bodleian de la Universidad de Oxford, donde, en 1755, llamó la atención del joven erudito francés Abraham Hyacinthe Anquetil-Duperron (1731-1805), que más tarde sería el mayor indólogo de su época. Anquetil-Duperron, embarcado en un viaje épico por la India para recuperar el Avesta, regresó a Francia con más de 180 manuscritos avestanes en 1762 y comenzó a traducirlos; toda la erudición occidental sobre el avestán se desarrolla a partir de los esfuerzos de Anquetil-Duperron.

Legado

El Avesta es una visión completamente original de su época, que concibe una deidad única, todopoderosa y creativa con un interés personal en la vida (y la moralidad) de los seres humanos. Sus principios informaron la política de los mayores imperios del antiguo Oriente y su teología influiría en las posteriores creencias monoteístas del judaísmo, el cristianismo y el Islam. El zoroastrismo es la primera religión monoteísta que introduce conceptos como el juicio después de la muerte, el cielo y el infierno, un mesías, un fin de los tiempos, la resurrección de los muertos y un nuevo mundo después de que el viejo sea redimido, entre otros; todos ellos conceptos desarrollados por las fes monoteístas posteriores.

Estos sistemas de creencias habrían sido informados por el pensamiento zoroastriano, ya que los conceptos fueron compartidos a través del comercio y los viajes entre c. 1000 a. C. y 224 d. C., cuando los sasánidas escribieron la obra. Sin embargo, aunque nunca hubiera ejercido ninguna influencia en estas creencias posteriores, el Avesta seguiría siendo una obra poderosa por derecho propio, ya que ofrece la visión de una deidad completamente amorosa, generosa y justa, que solo quiere que su creación sea lo mejor posible en todos los aspectos.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, enero 08). El Avesta [Avesta]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18672/el-avesta/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "El Avesta." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 08, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18672/el-avesta/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "El Avesta." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 08 ene 2020. Web. 27 nov 2022.

Afiliación