Primer Triunvirato

Recaudación de fondos para los servidores, 2023

Gestionar un sitio web con millones de lectores por mes es costoso. Además de pagar por los servidores, también tenemos que pagar servicios relacionados como la red de distribución de contenidos, Google Workspace, el correo electrónico y mucho más. Preferiríamos invertir este dinero en producir más contenido sobre historia gratuito para todo el mundo. ¡Gracias por tu ayuda!
$129 / $21000

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 20 marzo 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, portugués, francés
Temple of Saturn, Rome (by Elias Rovielo, CC BY-NC-SA)
Templo de Saturno, Roma
Elias Rovielo (CC BY-NC-SA)

El Primer Triunvirato de la antigua Roma fue una inquietante alianza entre los tres titanes Julio César, Pompeyo y Craso que, desde el año 60 a.C. hasta el 53 a.C., dominó la política de la República Romana. Las alianzas siempre han formado parte de la historia. Ya sea la unificación de Esparta y Atenas contra los persas en el siglo V a.C. o las fuerzas aliadas de la Triple Entente en la Primera Guerra Mundial, las naciones y los individuos —incluso los antiguos enemigos— han buscado ayuda por una u otra razón para vencer a un enemigo común. La antigua Roma no era la excepción. Una República inestable y una guerra casi civil llevaron a tres hombres a dejar de lado sus diferencias e incluso su desprecio mutuo para unir fuerzas y dominar el gobierno de Roma, controlando incluso las elecciones, durante casi una década. Uno de los tres terminaría elevándose por encima de los demás y se convertiría en dictador. Su nombre era Cayo Julio César. Sin embargo, para eso faltaban varios años. Por el momento, formaba parte de lo que los historiadores modernos llaman el Primer Triunvirato.

Roma en el caos

La República estaba en una situación desesperada. El orden político romano era un caos. Había violencia callejera y disturbios. Para algunos, la ciudadanía romana era víctima de la decadencia moral. El estadista, filósofo y poeta Marco Tulio Cicerón había llegado a denunciar una conspiración dirigida por el destacado senador Lucio Sergio Catilina para derrocar a los dirigentes romanos. Muchos creían que era solo cuestión de tiempo para que la República cayera. Sin embargo, tres hombres, a los que a menudo se denomina "Banda de los Tres", aprovecharon la oportunidad para obtener beneficios personales, formando una alianza o triunvirato que terminaría transformando el gobierno. A pesar de las diferencias individuales y la pura animosidad, este "monstruo de tres cabezas" mantendría el control, incluso mediante sobornos y amenazas, para dominar tanto el consulado como los mandos militares.

Eliminar publicidad

Advertisement

Integrantes del triunvirato

Los tres hombres que cambiarían la faz de la política romana fueron Gneo Pompeyo Magno (Pompeyo), Marco Lucinio Craso y Cayo Julio César. Cada uno tenía motivaciones personales para unirse, al darse cuenta de que no iban a llegar lejos por su cuenta. Aunque cada uno había alcanzado el éxito personal, quería aún más gloria y dignitas (gloria y dignidad). Así pues, en el año 60 a.C. los tres hombres combinaron sus recursos, dejaron de lado sus diferencias personales (Craso, aunque era uno de los hombres más ricos de Roma, en realidad despreciaba a Pompeyo) y se hicieron con el control del Estado; sin embargo, a pesar de las buenas intenciones y de los logros personales, la unión era, en el mejor de los casos, tenue.

En el año 60 a.C., Craso, Pompeyo y César combinaron sus recursos, dejaron de lado sus diferencias personales y se hicieron con el control de Roma.

Aunque se consideraba amigo tanto de César como de Pompeyo, Cicerón, a quien le disgustaban los optimates (los senadores de Roma) tanto como a ellos, se oponía a unirse al triunvirato, a pesar de que sus integrantes respetaban su capacidad oratoria y recurrían regularmente a sus servicios jurídicos. Seguía apreciando los viejos valores aristocráticos del patriciado (aunque muchos de ellos no lo respetaran). Desgraciadamente para Cicerón, su denuncia de la conspiración de Catilina y su oposición a los conservadores provocaron su exilio. Fue necesario un llamamiento a Pompeyo y a César para que pudiera regresar a Roma en el año 57 a.C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Con el tiempo, las diferencias entre los integrantes de la alianza y su avaricia personal supondrían la perdición del triunvirato. Por el momento, sin embargo, la "banda" vio una oportunidad y la aprovechó, pero este triunvirato no se formó de la noche a la mañana. La alianza se había iniciado una década antes.

Marcus Licinius Crassus, Louvre
Marco Licinio Craso, Louvre
Carole Raddato (CC BY-SA)

Los inicios: Craso

En el año 73 a.C. un tracio llamado Espartaco lideró una revuelta en una escuela de gladiadores en Capua, una ciudad al sur de Roma. Él y sus seguidores se dedicaron a arrasar toda Italia. La revuelta continuó durante casi dos años, desafiando a las fuerzas romanas enviadas contra ellos, por lo que en el año 71 a.C. Craso fue enviado por el Senado romano para reprimir finalmente el levantamiento. Finalmente, Espartaco fue asesinado y 6000 de sus seguidores fueron crucificados a lo largo de la Vía Apia —el camino entre Roma y Capua— para que sirviera de advertencia a otros. Aunque la mayor parte de los elogios deberían haber recaído en el liderazgo militar de Craso, Pompeyo, que acababa de regresar de España, intentó arrebatarle la mayor parte del mérito de la derrota, a pesar de que su único logro fue reunir a los rezagados. Después, ambos hombres desobedecieron las órdenes del Senado y se negaron a disolver sus ejércitos. Aunque Pompeyo despreció el gobierno republicano, la derrota de Espartaco y sus seguidores hizo que ambos fueran nombrados cónsules conjuntos en el año 70 a.C. Craso nunca olvidó la arrogancia de Pompeyo y siempre buscó un mando militar donde él, solo, alcanzara la gloria.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Pompey the Great Bust
Busto de Pompeyo el Grande
Carole Raddato (CC BY-SA)

Pompeyo

Los problemas en Oriente —la piratería, por ejemplo— provocaron la escasez de alimentos en Roma. En el año 67 a.C. Pompeyo fue enviado al este no solo para suprimir la presencia de piratas en alta mar, sino también para enfrentarse a Mitrídates del Ponto, que suponía una peligrosa amenaza para el poder de Roma en Asia Menor al atacar continuamente las provincias romanas. Su eventual muerte daría el poder a su heredero y la paz con Roma. Del 66 al 63 a.C. Pompeyo y su ejército marcharon desde las montañas del Cáucaso en el norte hasta el Mar Rojo y "redibujaron el mapa" en el Mediterráneo oriental. Reorganizó las provincias en estados clientes de Roma y regresó a la ciudad en el 62 a.C. como un héroe. Sin embargo, a su regreso, entró en la ciudad como ciudadano, no como soldado, habiendo disuelto su ejército. Tenía una nueva agenda: quería tierras y asentamientos orientales para sus veteranos. La idea era lógica, ya que nadie quería a los veteranos desempleados en la ciudad, y reasentarlos en el este reduciría las tensiones allí; sin embargo, esto era algo que el Senado nunca aprobaría. En el camino estaba Marco Porcio, más conocido como Catón el Joven, líder de los optimistas, los conservadores del Senado.

César

Dos de los tres tenían razones válidas para unirse: Pompeyo quería que sus veteranos fueran recompensados por su valentía en el este, mientras que Craso esperaba obtener no solo la dignidad de un mando militar, sino que también buscaba recuperar el dinero que él y sus compañeros habían perdido durante las crisis de alimentos en el este. El tercer miembro de la "banda", Julio César, héroe militar por derecho propio, regresó triunfante de España, algo que esperaba que le aportara más fama y riqueza. Aunque no era tan próspero como los demás (de hecho, estaba muy endeudado), él también tenía un objetivo: ser nombrado cónsul y, posteriormente, obtener un procónsul/mando militar en la Galia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Bust of Julius Caesar
Busto de Julio César
Tataryn77 (CC BY-SA)

Los tres unen sus fuerzas

Sin embargo, para lograr estos ambiciosos objetivos, los tres se dieron cuenta de que el apoyo mutuo era esencial, así que reunieron sus recursos personales (sobre todo el dinero de Craso), sus contactos (Cicerón) y, sobre todo, su ambición, para poner en marcha su plan. La primera orden del día: César consiguió conciliar las diferencias entre Pompeyo y Craso. A continuación, casó a su hija Julia con Pompeyo para sellar la alianza. Juntos, superaron su primer obstáculo cuando César fue nombrado cónsul para el año 59 a.C. con Marco Calpurnio Bíbulo, que desafortunadamente era un buen amigo de Catón. El historiador romano Suetonio escribió en su obra Los doce césares que César:

... consiguió conciliar a Pompeyo y a Marco Craso, que seguían enfrentados por no haber podido ponerse de acuerdo en cuestiones políticas mientras compartían el consulado. Pompeyo, César y Craso formaron ahora un triple pacto, jurando oponerse a toda la legislación que cualquiera de ellos pudiera desaprobar. (16)

A pesar de sus esfuerzos, César fue incapaz de impulsar la agenda de Pompeyo o cualquiera de sus otras reformas a través del Senado. Por ley, un cónsul tenía derecho a vetar una propuesta hecha por su colega cónsul, y eso fue exactamente lo que hizo Bíbulo, así que en lugar de luchar con el Senado, César llevó su idea a la asamblea popular. Mientras César se encontraba en el Foro y presentaba su propuesta a la asamblea, Bíbulo intentó interferir, pero en su lugar fue arrojado por las escaleras del Templo de Cástor, donde fue bañado con basura. Volvió a su casa donde permaneció alejado de la vida pública. César gobernaría como cónsul en solitario. Catón finalmente admitió su derrota y aceptó el proyecto de ley; los veteranos obtuvieron sus tierras. El triunvirato aparentemente funcionaba.

La muerte de Craso

Tras el final de su consulado, César y su ejército cruzaron los Alpes hacia la Galia, donde pasaría los siguientes diez años, para regresar a Italia, triunfante, en el 50 a.C. Pompeyo, que ya sentía una pizca de celos por el éxito de César, se ganó el favor del Senado cuando se le dio el mando sobre el suministro de grano de la ciudad en el 57 a.C. tras una serie de disturbios alimentarios. A continuación, Pompeyo y Craso volvieron a ser cónsules en el 55 a.C. Después, Pompeyo fue nombrado gobernador de España, aunque permaneció en Roma y gobernó España a través de una serie de diputados. Por otra parte, Craso consiguió su deseo y se le concedió el mando de un ejército, con la esperanza de alcanzar la fama personal en Oriente. Desgraciadamente, nunca lograría su objetivo. En el año 53 a.C., en la batalla de Carrhae, fue derrotado, asesinado y decapitado por el viejo enemigo de Roma, los partos. Como un insulto más, su cabeza sería utilizada por el rey como atrezzo en una representación de la obra de Eurípides Las bacantes. Su muerte supuso el fin del triunvirato. Aunque la alianza se había renovado en el 56 a.C. en Luca (César incluso había dejado la Galia para asistir), Craso había sido el pegamento que los mantenía unidos. La división entre César y Pompeyo se amplió cuando la esposa de Pompeyo y la hija de César, Julia, murieron al dar a luz en el 54 a.C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Guerra civil: César como dictador

Con 40.000 soldados, César cruzó el Rubicón y regresó a Roma. Era más rico y poderoso, y deseaba volver a la política y al consulado, algo a lo que se oponían tanto Pompeyo como los conservadores. A estas alturas Pompeyo era el hijo predilecto del Senado. Incluso había sido nombrado cónsul en el año 52 a.C. con el pleno apoyo de Catón. Más tarde, fue recompensado con el mando de las fuerzas romanas en Italia. El profundo odio que había permanecido latente durante años entre César y Pompeyo, junto con los celos de Pompeyo, condujo a una guerra civil.

Battle of Pharsalus
Batalla de Farsalia
Wikipedia User: Kirill Lokshin (Public Domain)

Debido a su amistad con ambos hombres, Cicerón se preocupó por la hostilidad entre César y Pompeyo, y escribió a César en marzo del 49 a.C.:

... si estáis dispuestos a proteger a nuestro amigo Pompeyo y a reconciliarlo con vosotros y con el Estado, no encontraréis ciertamente a nadie mejor para ese objetivo que yo mismo... Siempre he abogado por la paz... ahora estoy profundamente preocupado por la legítima posición de Pompeyo. (Grant, 81-2)

Cicerón añadió que seguía considerando a ambos hombres como amigos y que esperaba "...lograr una conciliación entre tú Pompeyo, y la paz para el pueblo de Roma". César le respondió que confiaba en que Cicerón no iba a interferir. "Aunque estaba convencido de que no emprenderías ninguna acción precipitada o desacertada... en nombre de nuestra amistad, que no hicieras ningún movimiento, ahora que las cosas han ido a mi favor".

Eliminar publicidad

Advertisement

Pompeyo salió de Roma con su ejército hacia Grecia y fue seguido por César. En el 48 a.C. se enfrentaron en la batalla de Farsalia. César salió victorioso. Pompeyo huyó a Egipto donde fue asesinado en la playa por orden de Ptolomeo XIII y decapitado. Su cabeza fue entregada a César. César siguió fortaleciendo su poder tanto en Asia Menor como en el norte de África, y finalmente regresó a Roma, donde ejerció su nuevo papel de dictador, pero murió asesinado en los idus de marzo del año 44 a.C.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald ha enseñado Historia Antigua, Medieval y de los Estados Unidos en el Lincoln College (Normal, Illinois) y siempre ha sido y será un estudiante de la historia, desde que aprendió sobre Alejandro Magno. Está ansioso por transmitir el conocimiento a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2016, marzo 20). Primer Triunvirato [First Triumvirate]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14533/primer-triunvirato/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Primer Triunvirato." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 20, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14533/primer-triunvirato/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Primer Triunvirato." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 20 mar 2016. Web. 04 feb 2023.

Afiliación