Las relaciones entre Corea y China en la antigüedad

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3389 / $18000

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 30 noviembre 2016
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés, italiano
X

El contacto entre Corea y China se remonta a la mitología y la prehistoria. El comercio se desarrolló a partir de las Edades de Bronce y de Hierro, y las materias primas y los productos manufacturados irían en ambas direcciones durante siglos. Además de comerciantes, también había inmigrantes, empezando por los que escapaban de los conflictos del siglo IV a.C. en el periodo de los Reinos combatientes, además de un flujo continuo de diplomáticos, monjes y estudiosos que viajaban en ambas direcciones, de manera que la cultura china se extendió por toda la península coreana. La escritura, la religión, la cerámica, la moneda, las prácticas agrícolas, la escultura y la arquitectura no son sino algunos de los elementos que absorbió Corea de su poderoso vecino, a los que a menudo fue añadiendo su marca cultural distintiva e incluso mejorando lo que había tomado prestado.

Korean Ambassadors to the Tang Court
Embajadores coreanos en la corte Tang
Unknown Artist (Public Domain)

La relación compleja y a veces sutil entre China y Corea durante siglos en la antigüedad queda bien resumida por el historiador M.J. Seth:

Eliminar publicidad
Publicidad

China proporcionó un modelo de literatura, arte, música, arquitectura, vestimenta y etiqueta. Los coreanos importaron de China la mayoría de sus ideas sobre gobierno y política. Aceptaron el concepto del mundo de China, según el cual China era el centro del universo y el hogar de la civilización, y su emperador era el mediador entre el cielo y la tierra. Los coreanos se enorgullecían de seguir las normas culturales chinas... Aceptaron el rol de su país como un miembro súbdito de la jerarquía internacional en la que China estaba en la cúspide, eran fieles seguidores de la cultura china en la que los coreanos estaban en segundo lugar y los bárbaros fuera de la civilización china estaban en la base. Seguir los estándares de la civilización era una fuente de orgullo. Pero esto no quiere decir que Corea perdiera su identidad diferenciada... La pertenencia de Corea al "sistema tributario" por el cual el rey coreano se convirtió en un vasallo del emperador chino tampoco significó que Corea no tuviera una independencia total... De hecho, los coreanos eran muy independientes... La posición de Corea como estado tributario normalmente era ceremonial, y no supuso una pérdida de autonomía para los coreanos. Los intentos chinos de interferir en los asuntos internos se encontraron con la oposición. (4-5)

Para entender mejor esta relación de tres ramas, política, comercio y cultura, hay que examinar cada uno de los periodos históricos de la antigua Corea uno por uno, ya que los desarrollos políticos tanto en la península como en China fortalecerían y dificultarían la relación en igual medida a lo largo de más de un milenio de relaciones internacionales.

Primeras relaciones: Gojoseon

La arqueología ha revelado que la península coreana recibió cultura material, notablemente el arte de la metalurgia y el cultivo de arroz, de las tribus que emigraron de Manchuria, Siberia y China en el Neolítico. La mitología coreana describe el primer contacto con China como el momento en el que el sabio Gija (Jizi para los chinos) y 5.000 seguidores partieron de China y se asentaron en el reino de Dangun en Gojoseon, el primer estado coreano. Cuando Dangun decidió retirarse a una vida de meditación en la cima de una montaña, Gija fue nombrado rey en 1122 a.C. Puede que este mito represente la llegada de la cultura de la Edad de Hierro a Corea. Los gobernantes históricos de Gojoseon adoptaron el título chino de wang (rey), lo que demuestra una influencia temprana de la china Yan vecina, que probablemente era un socio comercial, en una relación en la que puede que Gojoseon actuara como intermediario entre China y los estados meridionales de Corea. Otro indicador de las relaciones comerciales es el descubrimiento de monedas cuchillo chinas (mingdaoqian) en varios emplazamientos de Corea.

Eliminar publicidad
Publicidad

Map of Korean States in 108 BCE
Mapa de los Estados coreanos en 108 a.C.
Historiographer (CC BY-SA)

El mejor indicio arqueológico de la influencia cultural china probablemente sea el uso de tumbas de fosa en la zona del río Daedong y la presencia frecuente de arreos y bienes de lujo en ellas. Las tumbas también son interesantes porque varias de ellas contienen más de 100 esclavos enterrados con el ocupante, que se supone que era su dueño. Cuando se introdujeron herramientas de hierro de mejor calidad procedentes de China, la producción agrícola aumentó, así como la prosperidad de Gojoseon.

La cultura china llegó directamente a Corea de mano de los refugiados que huían de los conflictos del siglo IV a.C. durante el periodo de los Reinos combatientes. La dinastía Han de China (206 a.C. - 220 d.C.) estableció cuatro colonias militares, llamadas comandancias, en Manchuria y el norte de Corea. Gracias al comercio prosperaron e introdujeron Corea en la esfera política más amplia de la Asia oriental dominada por los Han. Perduraron hasta el siglo IV d.C. y la más importante en términos de población y recursos era Lelang (o Nangnang, de 108 a.C. a 313 d.C.). Su presencia aumentó considerablemente el contacto material entre China y Corea al estar pobladas por expatriados chinos (huanchiao o huanqiao) que disponían de todos los bienes a los que estaban acostumbrados en su hogar.

Eliminar publicidad
Publicidad
LA CULTURA CHINA LLEGÓ DIRECTAMENTE A COREA DE MANOS DE LOS REFUGIADOS QUE HUÍAN DE LOS CONFLICTOS DEL SIGLO IV A.C. DURANTE EL PERIODO DE LOS REINOS COMBATIENTES.

El periodo de los Tres Reinos

El periodo de los Tres Reinos (siglo I a.C. a siglo VII d.C.) es el comienzo de la historia escrita de la antigua Corea. Durante estos siglos surgieron los reinos de Baekje (Paekche), Goguryeo (Koguryo), y Silla y la confederación de Gaya (Kaya) en un paisaje político en cambio constante de alianzas mutuas y conflictos entre ellos y con China con el objetivo de la expansión territorial. A pesar de estos conflictos, el comercio y el intercambio cultural entre la península y China continuaron e incluso aumentaron. Por lo tanto, el periodo de los Tres Reinos fue una época en la que los estados coreanos pudieron aprovecharse de los cuatro siglos de fragmentación política que sufrió China entre la caída de la dinastía Han a principios del siglo III d.C. y el surgimiento de la dinastía Sui en 581 d.C. para avanzar y lograr su propio desarrollo cultural al absorber y adaptar las mejores prácticas culturales y políticas de la antigua China.

Baekje y Gaya

Las relaciones tempranas entre la confederación Gaya y la China de los Han queda demostrada gracias al descubrimiento de monedas chinas del siglo I d.C. en Bon-Gaya, así como por la presencia del horno escalonado usado por los alfareros de Gaya. En dirección a China iban hierro, oro y caballos, mientras que en la otra dirección iban seda, té y materiales de escritura. También había unos estrechos lazos culturales, ya que los coreanos adoptaron el sistema de escritura chino, y los monarcas de Baekje adoptaron el título regio chino de wang a partir del siglo III d.C. También se transmitieron la literatura, las prácticas funerarias y algunos elementos del arte.

Tomb of Muryeong-Wang
Tumba de Muryeong-Wang
Straitgate (CC BY-SA)

Los estados coreanos, que tradicionalmente practicaban el chamanismo, primero adoptaron el confucianismo y después el taoísmo y el budismo de China, de los cuales este último se convertiría en la religión oficial del estado. El reino de Baekje adoptó oficialmente el budismo (que había surgido en India pero había adquirido elementos característicos chinos) en 384 d.C. tras su introducción en China de mano del monje indio Marananta. El confucianismo tendría una gran influencia en la sociedad coreana, así como en su política, su pensamiento ético y sus relaciones familiares, mientras que el budismo, aparte de convertirse en la religión más practicada, tendría un impacto tremendo en el arte, la arquitectura, la literatura y la cerámica.

Eliminar publicidad
Publicidad
GOGURYEO, SITUADO COMO ESTABA AL NORTE, SE LLEVÓ LA PEOR PARTE DE LAS AMBICIONES POLÍTICAS DE LA NUEVA DINASTÍA CHINA, LOS SUI (581-618 d.C.).

Goguryeo

El reino septentrional de Goguryeo era un socio comercial frecuente de China; mientras que Goguryeo exportaba oro, plata, perlas y textiles, China enviaba armas, seda y materiales de escritura. También tenían unos estrechos lazos culturales: Goguryeo adoptó el sistema de escritura chino, las monedas wuzhu (conocidas localmente como oshuchon), el estilo poético chino, algunos elementos arquitectónicos, especialmente en tumbas, algunos motivos artísticos (de nuevo, en tumbas decoradas con constelaciones en los techos e imágenes de los animales chinos de los cuatro puntos cardinales) y los sistemas de creencias. En 372 d.C. se creó una Academia nacional confuciana y se adoptó el budismo como la religión oficial del estado, en sustitución del chamanismo predominante, cuando este fue introducido por el monje Shundao (Sundo para los coreanos).

Goguryeo, situado al norte como estaba, se llevó la peor parte de las ambiciones políticas de la nueva dinastía china, los Sui (581-618 d.C.). Un ejército chino combinado de marina y armada de 300.000 soldados atacó en 598 d.C. en respuesta al ataque preventivo de Goguryeo, pero fue derrotado en gran parte por las condiciones atmosféricas. Llevaron a cabo otro intento en 612 d.C., pero volvió a fracasar tras la Batalla del río Salsu donde el liderazgo de los coreanos estuvo en manos del famoso general Eulji Mundeok. Según la leyenda, del ejército Sui de 300.000 soldados, tan solo 2.700 regresaron a China. La capital, Pyonyang, resistió un largo asedio y Goguryeo se mantuvo firme. Repelieron dos ataques más en 613 y 614 d.C. y Goguryeo construyó una muralla defensiva de 480 kilómetros (300 millas) de largo en 628 d.C. para disuadir cualquier otro intento chino. Estas derrotas contribuirían a la caída de la dinastía Sui, pero sus sucesores, los Tang, demostraron ser tan ambiciosos como los Sui en la expansión territorial y bastante más efectivos.

Silla

En el siglo IV d.C. el reino de Silla mantuvo las relaciones diplomáticas con China mediante el pago de tributos anuales al centro neurálgico de la región. A partir del siglo VI d.C., los gobernantes de Silla también adoptaron el título chino de wang, el sistema de escritura chino, el confucianismo y el budismo. Este último se convertiría en la religión oficial del estado en 535 d.C., si bien las prácticas chamánicas tradicionales continuaron, al igual que en otros estados. Cuando el taoísmo se hizo más popular durante el periodo Tang (618-907 d.C.) también se hizo más común en el reino de Silla.

Eliminar publicidad
Publicidad

Buddha, Seokguram Grotto, Gyeongju
Buda, Gruta de Seokguram, Gyeongju
Richardfabi (CC BY-SA)

Ambos estados eran socios comerciales desde hacía tiempo; China exportaba seda, té, libros y plata, mientras que Silla enviaba oro, caballos, ginseng, pieles, bienes ornamentales, tales como mesas, y esclavos. Los reinados de la reina Seondeok y el rey Taejong Muyeol a mediados del siglo VII d.C. incluso vieron un estrechamiento de los lazos con la China Tang; se empezaron a seguir las costumbres de la corte Tang en Kumsong, se enviaba a los estudiantes a China y, lo más importante de todo, Silla estaba recibiendo una ayuda militar tremenda para aplastar a sus reinos rivales. El emperador Gaozong envió una flota de 130.000 hombres con la esperanza de que Silla derrotada a los demás estados y pudieran destruirla después. Sin embargo, los coreanos tenían otros planes. Mientras que los Tang estaban preocupados por un posible levantamiento en el Tíbet, los ejércitos de Silla se enfrentaron a las tropas chinas que aún quedaban en Corea. Las batallas de Maesosong (675 d.C.) y Kibolpo (676 d.C.) le concedieron por fin la victoria a Silla, que se convirtió en la gobernante única de Corea.

Reino unificado de Silla y Balhae

A pesar del rechazo de Silla de convertirse en otra provincia china más, las relaciones con China no empeoraron y de hecho el joven estado coreano se convirtió en un aliado leal. La influencia de la cultura china siguió siendo bastante importante, y tanto el confucianismo como el budismo siguieron siendo una parte importante del sistema educativo de Silla. El budismo siguió siendo la religión oficial del estado, y se practicaba en todas las clases sociales. El más famoso de los monjes eruditos budistas proviene de esta época, Wonyho, que popularizó la fe en el siglo VII d.C. Si acaso, el confucianismo se hizo más fuerte en la Silla unificada; en 682 d.C. se estableció la Academia Nacional Confuciana y en 788 d.C. se introdujo un examen para administradores estatales.

También había un comercio estable entre los dos estados en el que China exportaba productos de lujo como seda, libros, té o arte mientras que Corea exportaba metales (oro y plata en especial), ginseng, productos de cáñamo, artículos manufacturados y caballos además de enviar estudiantes y eruditos a China. El comercio llegaba hasta tal punto que incluso había zonas de comercio controladas por Silla dentro del territorio chino.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Al mismo tiempo que el Reino unificado de Silla, pero en un territorio al norte de la península de Corea y Manchuria, estaba el estado de Balhae (Parhae, 698-926 d.C.). Balhae, que a veces comerciaba con sus vecinos tomó la decisión imprudente de atacar tanto Silla como la China Tang en la primera mitad del siglo VIII d.C., lo que obligó a ambos estados a formar una alianza de nuevo para aplastar al enemigo común. Sin embargo, esta vez las montañas del norte resultaron ser un entorno demasiado hostil y la expedición conjunta de Silla y Tang fracasó estrepitosamente; Silla perdería la mitad de su ejército en las cumbres nevadas. El reino de Balhae siguió prosperando gracias a su estrecha relación con Japón, pero a principios del siglo X d.C. llegó el fin súbitamente cuando fue atacado por las tribus kitán mongolas. Sus territorios, así como los del reino de Silla, en declive, pasarían a manos de la nueva potencia coreana, la Dinastía Goryeo.

Dinastía Goryeo

La Dinastía Goryeo (Koryo), tras otra ronda de luchas internas entre los diferentes estados que se conocería como los Tres Reinos Tardíos (889-935 d.C.), acabaría conquistando la península coreana al completo. Al igual que las demás veces antes, el respeto por la cultura china y la capacidad de practicar sus ideales siguieron siendo la marca de la nobleza entre la élite coreana. Tal y como declaró Taejo, el fundador de Goryeo, "En el este siempre hemos admirado las costumbres Tang. En la cultura, los rituales y la música, seguimos por completo su ejemplo" (Portal, 79).

Bronze Korean Coin, Goryeo Dynasty
Moneda de bronce coreana, Dinastía Goryeo
British Museum (Copyright)

Más tarde Goryeo establecería unos lazos aún más estrechos con la Dinastía Song de China (960-1279 d.C.). Los Song aprovecharon estas relaciones amistosas y le pidieron a Goryeo que los ayudara a lidiar con los kitán y los jin, pero los coreanos no tenían intención de involucrarse en un conflicto regional más amplio. China recibía sus tributos, pero el comercio tanto estatal como particular incluía toda clase de bienes que iban en ambas direcciones. China exportaba seda, libros, especias, té, medicinas y cerámica, mientras que Goryeo enviaba oro, plata, cobre, ginseng, porcelana, piñones y papel hanji. Había tantos bienes disponibles que en el siglo XIII d.C. Songdo, la capital de Goryeo, podía presumir de tener más de 1.000 tiendas.

Los lazos culturales también eran fuertes, y la literatura china era muy popular. La administración gubernamental seguía el modelo chino y en 958 d.C. se introdujo un examen de la administración pública que seguía los principios del confucianismo. El budismo siguió siendo la religión estatal y se construyeron muchos más templos y monasterios. En este periodo Corea empezó a acuñar su propia moneda, que imitaba la de la anterior dinastía Tang. Incluso la inscripción de la "moneda pesada del periodo Qianyuan" se tradujo del chino (Qianyuan zhongbao) al coreano (Konwonchungbo). La acuñación de Goryeo añadió una marca de identificación, como "reino del este" (Tongkuk) en el reverso de las monedas, pero, al igual que las monedas chinas, las monedas coreanas tenían un agujero central cuadrado.

Historia posterior

Corea se vio amenazada por un nuevo problema a principios del siglo XIII d.C. cuando las tribus mongolas unificadas bajo Gengis Kan arrasaron China y conquistaron Beijing en 1215 d.C. Después, en 1231 d.C. los mongoles liderados entonces por Ogedei Kan, volvieron la vista a Corea y forzaron a Goryeo a trasladar la capital. Durante las siguientes tres décadas habría otras seis invasiones mongolas, pero para 1258 d.C. se firmó la paz. El precio de esta paz fue la obligación de Goryeo de proveer barcos y materiales para las invasiones mongolas (fallidas) de Japón en 1274 y 1281. Después Corea tendría cada vez una influencia mayor de la cultura mongola, los príncipes estaban obligados a vivir como rehenes en Beijing y varios reyes se casaron con princesas mongolas. Corea tendría que esperar otro siglo para poder restablecer su independencia cuando, en 1392 d.C., se formó el nuevo estado de Joseon.

This content was made possible with generous support from the British Korean Society.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, noviembre 30). Las relaciones entre Corea y China en la antigüedad [Ancient Korean & Chinese Relations]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-984/las-relaciones-entre-corea-y-china-en-la-antigueda/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Las relaciones entre Corea y China en la antigüedad." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 30, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-984/las-relaciones-entre-corea-y-china-en-la-antigueda/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Las relaciones entre Corea y China en la antigüedad." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 nov 2016. Web. 22 jul 2024.

Afiliación