El misterio de la Gran Esfinge

Artículo

Brian Haughton
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 01 junio 2011
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

Enterrada durante la mayor parte de su vida en la arena del desierto, la Gran Esfinge siempre ha estado rodeada de un aire de misterio, lo que ha provocado especulaciones sobre su edad y finalidad, su método de construcción, sus cámaras ocultas, su papel en las profecías y su relación con las igualmente misteriosas pirámides. Gran parte de esta teorización desespera a los egiptólogos y los arqueólogos que, razonablemente, solo dan crédito a las teorías que están respaldadas por pruebas tangibles.

Great Sphinx & Great Pyramid of Giza (Artist's Impression)
La Gran Esfinge y la Gran Pirámide de Guiza (impresión artística)
Mohawk Games (Copyright)

El misterio de la Gran Esfinge

Orientada hacia el sol naciente, la Gran Esfinge se encuentra en la meseta de Guiza, a unos 10 km al oeste de El Cairo, en la orilla occidental del río Nilo. Los gobernantes egipcios posteriores la adoraron como una manifestación del dios del sol y la llamaron Hor-Em-Akhet ("Horus del horizonte"). La Esfinge se encuentra en parte de la necrópolis de la antigua Menfis, sede del poder de los faraones, a poca distancia de tres grandes pirámides: la Gran Pirámide de Khufu (Keops), Khafre (Kefrén) y Menkaura (Micerino).

Eliminar publicidad

Advertisement

Sphinx and Khephren Pyramid
La Esfinge y la pirámide de Kefrén
carinemahy (Copyright)

El monumento es la mayor escultura que se conserva del mundo antiguo, con 73,5 m de longitud y 20 m de altura en algunas partes. Faltan parte del uraeus (cobra sagrada que protegía de las fuerzas del mal), la nariz y la barba ritual; la barba se exhibe ahora en el Museo Británico. Las extensiones a los lados de la cabeza forman parte del tocado real. Aunque la cabeza de la Esfinge está muy afectada por miles de años de erosión, todavía pueden verse restos de la pintura original cerca de una oreja. Se cree que originalmente la cara de la Esfinge estaba pintada de rojo oscuro. Un pequeño templo entre sus patas contenía decenas de estelas con inscripciones colocadas por los faraones en honor al dios Sol.

El sueño del faraón

La Esfinge ha sufrido mucho los estragos del tiempo, del hombre y de la contaminación moderna. De hecho, lo que la ha salvado de la destrucción total es el hecho de haber estado sumergida bajo la arena del desierto durante la mayor parte de su vida. Ha habido varios intentos de restaurar la Gran Esfinge a lo largo de los milenios, desde el 1400 a. C. con el faraón Tutmosis IV. Tras quedarse dormido a la sombra de la Esfinge cuando salía de caza, el faraón soñó que la gran bestia se ahogaba por la arena que la envolvía, y que le decía que si limpiaba la arena obtendría la corona del Alto y Bajo Egipto. Entre las patas delanteras de la Esfinge hay una estela de granito, ahora llamada "Estela del Sueño", que lleva inscrita la historia del sueño del faraón.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los arqueólogos creen que Tutmosis IV construyó el muro tras su sueño para proteger a la Esfinge de los vientos del desierto.

A finales de 2010, durante unas excavaciones rutinarias en la zona del monumento, los arqueólogos egipcios descubrieron grandes secciones de muros de adobe que formaban parte de un muro mayor que se extendía a lo largo de 132 metros alrededor de la Gran Esfinge. Los arqueólogos creen que Tutmosis IV construyó el muro tras su sueño para proteger a la Esfinge de los vientos del desierto.

Tras la limpieza ordenada por Tutmosis IV, y a pesar del muro, la colosal escultura volvió a encontrarse bajo la arena. Cuando Napoleón llegó a Egipto en 1798, encontró la Esfinge sin nariz. Los dibujos del siglo XVIII de la era cristiana revelan que la nariz había desaparecido mucho antes de la llegada de Napoleón; una de las historias dice que fue víctima de las prácticas de tiro en el periodo turco. Otra explicación, quizá la más probable, es que fue arrancada con cinceles en el siglo VIII de nuestra era por un sufí que consideraba a la Esfinge un ídolo sacrílego. En 1858, Auguste Mariette, fundador del Servicio de Antigüedades Egipcias, retiró parte de la arena que rodeaba la escultura y, entre 1925 y 1936, el ingeniero francés Emile Baraize excavó la Esfinge por encargo del Servicio de Antigüedades. Posiblemente, por primera vez desde la antigüedad, la Gran Esfinge volvió a estar expuesta a la intemperie.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

¿A quién representa la Gran Esfinge?

La explicación de la enigmática escultura, favorecida por la mayoría de los egiptólogos, es que Kefrén, un faraón de la Cuarta Dinastía, hizo que la piedra se convirtiera en un león con su propia cara al mismo tiempo que se construía la cercana Pirámide de Kefrén, alrededor del año 2540 a. C. Sin embargo, no hay inscripciones en ninguna parte que identifiquen a Kefrén con la Esfinge, ni tampoco se menciona en ninguna parte su construcción, lo que resulta algo desconcertante si se tiene en cuenta la grandiosidad del monumento. A pesar de que muchos egiptólogos afirman lo contrario, nadie sabe con certeza cuándo ni quién construyó la Esfinge.

En 1996, un detective neoyorquino experto en identificación concluyó que el rostro de la Gran Esfinge no coincidía con las representaciones conocidas del rostro de Kefrén. Sostuvo que había un mayor parecido con el hermano mayor de Kefrén, Djedefre. El debate aún continúa. El misterio del origen y la finalidad de la Esfinge ha dado lugar a menudo a interpretaciones místicas, como las del ocultista inglés Paul Brunton y, en la década de 1940, del controvertido psíquico y profeta estadounidense Edgar Cayce.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Gran Esfinge se excavó en una piedra caliza natural relativamente blanda, sobrante de la cantera utilizada para construir las Pirámides; las patas delanteras se hicieron por separado con bloques de piedra caliza.

Una de las principales rarezas de la escultura es que la cabeza está desproporcionada con respecto al cuerpo. Es posible que la cabeza haya sido tallada varias veces por faraones posteriores desde que se creó el primer rostro, aunque por motivos estilísticos es poco probable que se hiciera después del periodo del Reino Antiguo en Egipto (que terminó hacia el 2181 a. C.). Tal vez la cabeza original era la de un carnero o un halcón y fue recortada en forma humana posteriormente. Las diversas reparaciones de la cabeza dañada a lo largo de miles de años podrían haber reducido o alterado las proporciones faciales. Cualquiera de estas explicaciones podría explicar el pequeño tamaño de la cabeza en relación con el cuerpo, especialmente si la Gran Esfinge es más antigua de lo que tradicionalmente se cree.

La datación de la Gran Esfinge

En los últimos años ha habido un intenso debate sobre la datación del monumento. El autor John Anthony West observó por primera vez patrones de erosión en la Esfinge que se correspondían más bien con la erosión del agua que del viento y la arena. Estos patrones parecían peculiares de la Esfinge y no se encontraban en otras estructuras de la meseta. West llamó al geólogo y profesor de la Universidad de Boston Robert Schoch que, tras examinar los nuevos hallazgos, estuvo de acuerdo en que había pruebas de la erosión del agua.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aunque Egipto es árido hoy en día, hace unos 10 000 años la tierra era húmeda y lluviosa. West y Schoch llegaron a la conclusión de que, para tener los efectos de la erosión del agua que encontraron, la Esfinge tendría que tener entre 7000 y 10 000 años de antigüedad. Los egiptólogos desestimaron la teoría de Schoch y la consideraron errónea. Señalaron que las grandes tormentas de lluvia que antaño prevalecían sobre Egipto habían cesado mucho antes de la construcción de la Esfinge. Además, ¿por qué no se encontraron otros signos de erosión hídrica en la meseta de Guiza que validaran la teoría de West y Schoch? La lluvia no pudo haber afectado solo a este monumento. West y Schoch también han sido criticados por ignorar el alto nivel de contaminación industrial atmosférica local durante el último siglo, que ha dañado gravemente los monumentos de Guiza.

Great Sphinx, Giza
La Gran Esfinge de Guiza
eviljohnius (CC BY)

Otra persona con su propia teoría sobre la fecha de la Esfinge es el autor Robert Bauval. Bauval publicó un artículo en 1989 en el que mostraba que las tres Grandes Pirámides de Guiza y su posición relativa con respecto al Nilo formaban sobre el suelo una especie de "holograma" en 3D de las tres estrellas del cinturón de Orión y su posición relativa con respecto a la Vía Láctea.

Junto con el autor de Fingerprints of the Gods, Graham Hancock, Bauval desarrolló una elaborada teoría según la cual la Esfinge, sus pirámides vecinas y varios escritos antiguos constituyen una especie de mapa astronómico relacionado con la constelación de Orión. Su conclusión es que el mejor ajuste para este hipotético mapa es la posición de las estrellas en el año 10 500 a.C., con lo que el origen de la Esfinge se remonta aún más en el tiempo. Los egiptólogos cuestionan esta fecha, como es lógico, ya que nunca se ha descubierto un solo artefacto arqueológico datado de ese periodo en la zona.

Eliminar publicidad

Advertisement

¿Pasadizos secretos?

Existen varias leyendas sobre pasajes secretos asociados a la Gran Esfinge. Las investigaciones realizadas por la Universidad Estatal de Florida, la Universidad de Waseda (Japón) y la Universidad de Boston han localizado varias anomalías en la zona que rodea al monumento, aunque podrían ser características naturales. En 1995, unos obreros que estaban renovando un aparcamiento cercano descubrieron una serie de túneles y caminos, dos de los cuales se sumergen aún más cerca de la Esfinge. Robert Bauval cree que son contemporáneos de la Esfinge. Entre 1991 y 1993 d. C., mientras examinaba las pruebas de erosión en el monumento utilizando un sismógrafo, el equipo de Anthony West encontró pruebas de anomalías en forma de espacios o cámaras huecas de forma regular, a unos metros bajo el suelo, entre las patas y a ambos lados de la Esfinge. No se ha permitido hacer más investigaciones.

En la actualidad, la gran estatua se está desmoronando a causa del viento, la humedad y el smog de El Cairo. Desde 1950 se está llevando a cabo un enorme y costoso proyecto de restauración y conservación, pero en los primeros días de este proyecto se utilizó cemento para las reparaciones, que era incompatible con la piedra caliza y causó daños adicionales a la estructura. Durante un periodo de 6 años se añadieron más de 2000 bloques de piedra caliza y productos químicos a la estructura, pero el tratamiento fracasó. En 1988, el hombro izquierdo de la esfinge estaba tan deteriorado que los bloques se estaban desprendiendo. En la actualidad, la restauración sigue siendo un proyecto en curso bajo el control del Consejo Supremo de Antigüedades, que está reparando el hombro dañado e intentando drenar parte del subsuelo. Por lo tanto, hoy en día la atención se centra en la preservación y no en nuevas exploraciones o excavaciones, por lo que tendremos que esperar todavía mucho tiempo antes de que la Gran Esfinge revele sus secretos.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Brian Haughton
Autor e investigador de libros sobre civilizaciones y monumentos antiguos, lugares sagrados y folclore sobrenatural. Arqueólogo titulado por la Universidad de Nottingham y con un Máster en Arqueología Griega por la Universidad de Birmingham.

Cita este trabajo

Estilo APA

Haughton, B. (2011, junio 01). El misterio de la Gran Esfinge [The Mystery of the Great Sphinx]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-236/el-misterio-de-la-gran-esfinge/

Estilo Chicago

Haughton, Brian. "El misterio de la Gran Esfinge." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 01, 2011. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-236/el-misterio-de-la-gran-esfinge/.

Estilo MLA

Haughton, Brian. "El misterio de la Gran Esfinge." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 jun 2011. Web. 13 ago 2022.

Afiliación