Guerreros celtas

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 11 febrero 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Celtic Warriors (by Amplitude Studios, Copyright)
Guerreros celtas
Amplitude Studios (Copyright)

Los guerreros de la Europa celta eran de los más característicos del mundo antiguo. Con su gran estatura, su pelo largo y sus bigotes, su frecuente desnudez, sus cuerpos pintados y tatuados y su afición a recoger cabezas enemigas en la batalla, los guerreros celtas eran un espectáculo temible. Combatiendo a pie, a caballo o en carro, los guerreros celtas también destacaban por la inclusión de mujeres en sus filas y, en ocasiones, como líderes. Eclipsados durante mucho tiempo por sus vencedores finales, los romanos y otros, guerreros celtas como Brennus (c. 390 a.C.), Vercingetórix (82-46 a.C.), Ambiorix (c. 54/53 a.C.) y la reina Boudica (m. 61 a.C.) causaron sin duda problemas a sus enemigos y los impresionaron por su determinación y valor en la batalla.

Los "bárbaros" de la Antigüedad

Nuestra mejor visión de los celtas en términos de fuentes escritas son las obras de los escritores griegos y romanos. Los autores clásicos solían calificar de "bárbaros" a los pueblos que vivían fuera de su control geográfico y de sus conocimientos. Los griegos llamaban a los celtas Keltoi o Galatae y los romanos Celtae o Galli. Eran los pueblos que hablaban la lengua celta y habitaron Europa occidental y central, desde Iberia hasta el Danubio, durante el primer milenio a.C. y varios siglos del primer milenio de nuestra era. Es probable que los propios celtas no tuvieran ningún sentimiento de pertenencia a una raza europea, sino más bien de lealtad a su tribu local o, como mucho, a la confederación a la que su tribu pudiera pertenecer con fines bélicos. Por consiguiente, cualquier tratamiento generalizado de los celtas debe abarcar una zona geográfica y un periodo de tiempo muy amplios, y se recuerda al lector que existían variaciones en todos los aspectos de la cultura celta, incluida la guerra.

Eliminar publicidad
Advertisement

En Gran Bretaña, los guerreros celtas llevaban tatuajes y diseños pintados en el cuerpo con glasto, un tinte azul.

Otro problema de cualquier estudio sobre los celtas es la falta de fuentes escritas producidas por ellos mismos. Estas tribus, en su mayoría analfabetas, almacenaban y transmitían su cultura oralmente, sobre todo a través de druidas eruditos. Por consiguiente, además de las escasas inscripciones breves y los hallazgos físicos de la arqueología, debemos basarnos en los escritores grecorromanos para conocer gran parte de los detalles de la guerra y la vida en general de los celtas. Naturalmente, los romanos fueron los vencedores finales, por lo que fuentes como los Comentarios sobre la guerra de las Galias de Julio César pueden ser de gran valor, pero no fueron diseñadas para registrar la cultura celta para la posteridad. Estos escritores clásicos tampoco estaban libres de prejuicios, malentendidos y estereotipos perpetuados. Cuando el escritor del siglo I a.C. Estrabón dijo de los celtas que "toda la raza... es locamente aficionada a la guerra, de gran espíritu y rápida en la batalla" (en Cunliffe, 213), ¿estaba describiendo con precisión a un enemigo o haciendo que los guerreros de su propia cultura parecieran aún más exitosos por conquistar a un enemigo tan valiente? No obstante, los autores clásicos tienen un valor incalculable, y los celtas les eran bien conocidos no solo como enemigos, sino también más tarde como mercenarios en los ejércitos púnicos, griegos y romanos.

Celtic Warrior, Braganza Brooch
Guerrero celta, fíbula de Braganza
The British Museum (CC BY-NC-SA)

Ideología

Por lo que sabemos de la religión celta, parece que estos pueblos estaban, tal y como los describían los romanos, un tanto preocupados por la guerra. Aunque el significado de los primeros dioses celtas sigue siendo oscuro, muchos de los grandes dioses y diosas, como se ve, por ejemplo, en la literatura celta-irlandesa de la Edad Media (que recopilaba tradiciones orales anteriores), eran considerados héroes guerreros. Ejemplos de ello son Lugh y Dagda. No se trata de un caso único, pues aparece en los panteones de muchas otras culturas antiguas. El valor otorgado a los asuntos marciales se aprecia también en los ajuares funerarios celtas, que incluyen armas, armaduras y carros.

Eliminar publicidad
Advertisement

La guerra se emprendía para adquirir riqueza, prestigio, poder, tierras y venganza. También había incursiones específicas destinadas a capturar ganado y esclavos, que luego podían intercambiarse por bienes de lujo como objetos de oro portátiles y vino. El prestigio era una parte importante de la sociedad celta, y la estima ganada en la batalla permitía al guerrero ocupar un lugar mejor en los festines y elegir un corte más selecto de la carne que se ofrecía. Además, se esperaba que los líderes fueran generosos con sus seguidores, una situación que perpetuaba las incursiones y los conflictos para adquirir cada vez más riqueza para distribuir.

Los guerreros celtas eran conocidos por su extraordinaria valentía en la batalla, y esto puede explicarse de varias maneras. En primer lugar, el sistema de honor de la cultura celta hacía del valor una virtud primordial. Además, en la religión celta existía la creencia en una vida después de la muerte en el Más Allá que se consideraba como esta vida pero sin todos los elementos negativos como la enfermedad, el dolor y la tristeza. En este sentido, había poco que temer de la muerte. Por último, existía una fuerte creencia en los tótems (véase más adelante), que invocaban a los espíritus de los animales y a las deidades para proteger al guerrero en la batalla.

Eliminar publicidad
Advertisement

Gallic Warriors
Guerreros galos
The Creative Assembly (Copyright)

Por último, es posible que hubiera mujeres guerreras en algunos ejércitos celtas, aunque los escritores antiguos apenas les prestan atención. Ciertamente, entre los dioses celtas había mujeres, como el trío irlandés-celta de diosas de la guerra conocidas como las Mórrigna: Badb, Macha y las Mórrigan. Además, en la mitología celta, varios héroes masculinos, sobre todo Cú Chulainn, aprendieron a usar las armas de maestras como Scáthach y Aife. Hubo reinas luchadoras como Boudicca, reina de la tribu Iceni en Gran Bretaña, pero se desconoce si las mujeres se entrenaban separadamente de los hombres y cuántas luchaban en batalla y con qué frecuencia.

Los guerreros celtas de la Galia se decoloraban el pelo largo con agua de cal.

Aspecto

Algunos guerreros celtas entraban desnudos en combate (un grupo al que los escritores romanos llamaban gaestae) y el motivo exacto de ello ha dejado perplejos a los estudiosos. Es posible que quisieran demostrar su suprema confianza en sus proezas y en la protección que les ofrecían sus dioses. Es posible que los guerreros desnudos vieran en ello una forma de asustar al enemigo, un método para mostrar mejor su estatus dentro de la tribu a través de las joyas que llevaban, o que formara parte de una identidad de grupo. La desnudez podía tener incluso razones prácticas, como poder luchar sin restricciones o una forma de asegurarse de que las heridas no se infectaran con la ropa sucia, uno de los problemas más comunes a la hora de tratar a los heridos en el antiguo campo de batalla.

Sin embargo, no todos los guerreros celtas eran nudistas. Muchos vestían ásperas túnicas, calzones y mantos, a menudo con un distintivo estampado a cuadros precursor del tartán que más tarde se vería en Escocia e Irlanda. Los guerreros de mayor estatus llevaban joyas de oro, bronce o hierro alrededor del cuello y las muñecas. Muchos guerreros celtas llevaban un collar de torc (la famosa estatua del Gálata moribundo de los Museos Capitolinos de Roma luce uno) y probablemente eran un símbolo de estatus y rango dentro de la comunidad. Es probable que los torcs tuvieran también un simbolismo espiritual, pero los enemigos de los celtas los coleccionaban alegremente como trofeos de guerra.

Eliminar publicidad
Advertisement

The Dying Gaul
Gálata moribundo
antmoose (CC BY-SA)

Otros símbolos importantes, que a menudo se llevaban como cresta en los cascos o como diseños en las armaduras y escudos, eran el disco solar o la rueda, el ciervo, el caballo, el perro, el cuervo, el toro y el jabalí. Tal vez se creyera que, al llevar una representación de este tipo, el guerrero mostraría las mismas cualidades positivas en la batalla. En la Galia, los guerreros celtas se decoloraban el pelo largo con agua de cal. En Britania, llevaban tatuajes y diseños (sobre todo espirales) pintados en el cuerpo con glasto, un tinte azul. Como en el caso de los diseños de animales, se consideraba que ofrecían al portador algún tipo de protección espiritual.

Armaduras y escudos

Los escudos celtas solían ser grandes, ovalados o rectangulares, de madera y cuero, con hebillas de metal y un saliente central para mayor resistencia. El famoso escudo de bronce de Battersea, recuperado del río Támesis, y otros similares eran demasiado frágiles para resultar útiles en la batalla y, por tanto, solo se utilizaban con fines ceremoniales. Solo los guerreros de alto rango llevaban armadura, que podía ser de metal, cuero o material orgánico endurecido. Las armaduras solían consistir en corazas o chalecos de cota de malla.

Los cascos eran de bronce, hierro o cuero y a veces llevaban cuernos, plumas o cabezas de animales. Los que se conservan suelen ser cónicos, a veces con carrilleras o una visera como la de una gorra de béisbol moderna. Un extravagante superviviente del siglo III a.C. es un casco de Ciumesti (Rumanía) con un pájaro posado en la corona y alas móviles que se agitaban cuando el guerrero se lanzaba a la batalla.

Eliminar publicidad
Advertisement

Celtic Helmet, British Museum
Casco celta, British Museum
British Museum (Copyright)

Armas

Las culturas celtas eran expertas en la forja de metales, por lo que fabricaban armas fuertes y eficaces. Los jóvenes empezaban a entrenarse como guerreros a partir de los 14 años, uniéndose a guerreros más experimentados para aprender las artes de la guerra y adquirir destreza en el uso de estas armas, que a menudo eran pesadas.

La principal arma de los guerreros de alto rango era la espada de hierro, con una hoja recta de hasta 90 centímetros de longitud (35 pulgadas). Los guerreros celtas utilizaban sus espadas tanto para acuchillar como para apuñalar. La espada se llevaba en una vaina de metal, madera o cuero colgada del cinturón o, en el caso del norte de Gran Bretaña, a la espalda. La empuñadura y la vaina solían decorarse con materiales como oro, plata, marfil, piedras semipreciosas, esmalte y trozos de vidrio de colores. La hoja de la espada también podía llevar decoración estampada, como motivos animales.

Las armas secundarias eran lanzas y lancetas con puntas de hierro que podían ser rectas o retorcidas con un filo recto, dentado o dentado. Las puntas de lanza más sofisticadas estaban diseñadas para causar el máximo daño no solo al penetrar, sino también al retirarse de la carne. Se utilizaban arcos y flechas, así como hondas de cuero para disparar pequeños proyectiles de piedra o arcilla, pero ambas armas probablemente solo se empleaban en posiciones defensivas como la protección de un fuerte y no en batallas campales. Un arma de último recurso era una daga de hoja larga y ancha guardada en una vaina. Los ejemplos de dagas que se conservan suelen tener un apéndice en forma de antorcha en la punta de la vaina.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Anthropomorphic Celtic Sword
Espada celta antropomorfa
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

Tácticas

Antes de comenzar una batalla, a los celtas les gustaba proclamar su linaje familiar y lanzar insultos a sus oponentes. A continuación, un guerrero podía ofrecer la oportunidad de combatir uno contra uno. Al igual que su apariencia, su objetivo era intimidar al enemigo. Ciertamente, en comparación con las tropas más disciplinadas y regimentadas de los ejércitos griegos y romanos, las hordas celtas gritando, saltando y golpeando sus escudos debían de ser una experiencia inquietante. Sin embargo, los celtas no eran una turba desorganizada. Los guerreros se agrupaban por tribus y cada contingente portaba un estandarte, como un tótem animal. Es muy probable que existiera una estricta jerarquía de tribus basada en el honor. También sabemos que no todos cargaban en masa, sino que se reservaban algunas tropas para reforzar las zonas más débiles de las líneas de batalla.

Aunque la mayoría de los guerreros luchaban a pie, algunos tenían caballos y, hasta el siglo I a.C., había carros de dos ruedas que transportaban a un guerrero y al conductor. Los carros estaban hechos de madera con suelo y laterales de cuero o mimbre para hacerlos más ligeros y rápidos. Estaban unidos a un par de caballos mediante una única pértiga. Además, un guerrero rico iba acompañado de varios asistentes y criados, y el tamaño de este séquito era una cuestión de prestigio. Estos sirvientes estaban cerca en la batalla para sustituir, por ejemplo, al caballo cansado o herido de su señor. Tanto los carros como los caballos se reservaban probablemente para emboscadas y escaramuzas o para perseguir a un enemigo que huía del campo de batalla. Cuando se utilizaban en batalla, primero servían para lanzar proyectiles contra el enemigo antes de que el guerrero desmontara y luchara a pie. Los carros fueron sustituidos por la caballería y dejaron de usarse en la Europa continental en el siglo III a.C., pero se siguieron utilizando en Britania durante un par de siglos más.

Celtic Warrior
Guerrero celta
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

En una batalla campal, los comandantes dirigían al ejército desde el frente. Los líderes solían cometer suicidio ritual en caso de fracaso. Las tropas se organizaban y animaban mediante el uso de cuernos de guerra. Conocido como carnyx, el diseño de este instrumento (visto en ejemplos conservados y en el arte celta) tiene forma de cabeza de animal en el extremo de la campana. A veces, estas largas trompetas llevaban un badajo en la boca, lo que aumentaba el sonido mundano del instrumento.

Cuando comenzaba la batalla, primero se lanzaban lanzas y luego el enemigo se enfrentaba con lanzas cortas y espadas de mano. Cuando los celtas luchaban contra los celtas, la batalla descendía rápidamente a contiendas individuales. Era habitual tomar la cabeza del guerrero derrotado, ya que se creía que contenía el alma. Las cabezas de enemigos especialmente estimados se embalsamaban en aceite de cedro y se guardaban para exhibirlas.

Cuando los celtas se enfrentaron a ejércitos más organizados, como los griegos y los romanos, sus limitaciones estratégicas quedaron al descubierto. La falange griega (una línea muy unida de soldados que se protegían unos a otros con sus escudos y se erizaban con lanzas) o las formaciones de las legiones romanas, en las que se utilizaban escudos para crear un muro impenetrable de hombres en movimiento, no solían romperse, por lo que la naturaleza individual de la guerra celta fracasaba frente al trabajo en equipo organizado del enemigo. Los celtas ganaron varias batallas famosas en la antigüedad, normalmente cuando su primera carga frenética rompía las formaciones enemigas o si utilizaban bien el terreno para tender emboscadas a los ejércitos, pero a largo plazo, los celtas no fueron vencidos por un valor superior o incluso por armamento superior, sino por tácticas y disciplina superiores.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2021, febrero 11). Guerreros celtas [Celtic Warrior]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19411/guerreros-celtas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Guerreros celtas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 11, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19411/guerreros-celtas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Guerreros celtas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 feb 2021. Web. 24 abr 2024.

Afiliación