Castillos de Bellinzona

Definición

James Blake Wiener
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 29 octubre 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Castelgrande Castle, Bellinzona (by H005, CC BY-SA)
Castillo de Castelgrande, Bellinzona
H005 (CC BY-SA)

Los Castillos de Bellinzona son un conjunto de tres fortificaciones medievales situadas en la ciudad de Bellinzona y sus alrededores, en el Cantón del Tesino (Suiza). Estos castillos son los únicos ejemplos que quedan de arquitectura militar pesada en la región alpina, que datan de finales de la Edad Media. Los castillos no solo custodiaban la ciudad de Bellinzona, sino también los pasos alpinos estratégicos que atraviesan la ciudad antes de entrar en la llanura de Lombardía: el paso de San Gotardo, el paso de Nufenen, el paso de Lukmanier y el paso de San Bernardo. Los tres castillos fueron de especial importancia para el Ducado de Milán, gobernado por las dinastías Visconti (1277-1447) y Sforza (1450-1535), en la Baja Edad Media y el Renacimiento hasta que fueron tomados por los suizos en 1500. Tras sobrevivir a una gran inundación en 1515, los castillos pasaron a ser propiedad del Cantón del Tesino en 1803. En el año 2000, la UNESCO declaró los tres castillos (Castelgrande, Montebello y Sasso Corbaro) y sus respectivas murallas como un único sitio del Patrimonio Mundial.

Geografía e historia antigua

Bellinzona está situada al este del río Ticino, a los pies de los Alpes Lepontinos. Al sur de Bellinzona, se encuentra el fértil valle del río Po y la ciudad de Milán, mientras que al norte, se encuentran los altos puertos alpinos de San Gotardo Nufenen, Lukmanier y San Bernardo. El río Ticino desemboca en el lago Mayor, lo que permite un mayor acceso a la actual Italia. La topografía de la ciudad es perfectamente adecuada para la construcción de fortalezas estratégicas, ya que una ladera rocosa abarca todo el flanco oriental del valle en el que se asienta Bellinzona.

Eliminar publicidad

Advertisement

Bellinzona fue asediada en 1284, 1292 y 1303, cuando la familia Rusca de Como luchó contra la familia Visconti de Milán.

Existen numerosas pruebas de los primeros asentamientos humanos en Bellinzona y sus alrededores. Los arqueólogos han encontrado enterramientos dispersos y restos de estructuras primitivas aisladas que se remontan al Neolítico (IV milenio a.C.), y los humanos ocuparon repetidamente el lugar donde ahora se encuentra Castelgrande durante el Neolítico, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. El emperador Augusto (que reinó del 27 a.C. al 14 d.C.) incorporó el actual cantón suizo del Tesino al Imperio romano como resultado de sus exitosas campañas militares contra los celtas, y los romanos establecieron un campamento base en lo que hoy es Castelgrande hacia el año 1 d.C. Este campamento fue reforzado y ampliado en gran medida mediante la construcción de una gran muralla y una puerta en algún momento del siglo IV d.C. Durante esta época, los emperadores romanos consolidaron su control sobre la región mediante la construcción de fortalezas militares y murallas interconectadas. Los arqueólogos creen que este campamento militar ampliado de Bellinzona albergaba a unos 1000 soldados en su época de esplendor.

Tras el colapso del Imperio Romano de Occidente en el siglo V, los ostrogodos se trasladaron a la región y tomaron el control de las antiguas fortalezas romanas y los pasos alpinos. Los ostrogodos, y más tarde los lombardos, reforzaron las estructuras más antiguas y derrotaron con éxito a los alamanes en el año 475 d.C. en la batalla de Campi Canini, que se encuentra cerca del actual pueblo de Arbedo, justo al norte de Bellinzona. En el siglo VI d.C., los lombardos rechazaron las periódicas incursiones francas y germánicas e impusieron su soberanía en la región aliándose con la poderosa élite eclesiástica de Milán y Roma. La casi impenetrable fortaleza de Castelgrande y las murallas romanas bien construidas eran de considerable importancia para los reyes lombardos, ya que no solo les permitían ejercer el control político y militar de la región, sino también controlar el flujo de tráfico a través de los Alpes.

Eliminar publicidad

Advertisement

Montebello Castle, Bellinzona
Castillo de Montebello, Bellinzona
Clemensfranz (CC BY-SA)

Las investigaciones arqueológicas demuestran que la transición del dominio lombardo al carolingio en Castelgrande no fue conflictiva. Aunque hay pruebas de un incendio en torno al año 800 d.C., es probable que no se debiera a una disputa o a una batalla. Otón el Grande abrió los pasos de San Bernardo y Lukmanier como parte de su política imperial en Italia, y Bellinzona se menciona por primera vez en documentos como distrito administrativo en el siglo X d.C. El conflicto de las investiduras hizo que Bellinzona y sus fortalezas fueran muy deseadas por las facciones güelfas y gibelinas. (El emperador Federico I Barbarroja pasó varias veces por Bellinzona durante sus viajes a Italia en el siglo XII). El conflicto de las investiduras continuó en el siglo XIV como un conjunto de conflictos políticos prolongados entre las élites locales y los gobernantes transregionales.

Durante esta ocupación suiza, en el siglo XV, se inició la construcción de un tercer castillo: Sasso Corbaro.

Bellinzona fue asediada en 1284, 1292 y 1303, cuando la familia Rusca de Como luchó contra la familia Visconti de Milán. Es muy probable que la construcción de Montebello se iniciara durante esta época de guerra interna. En 1335, los Rusca perdieron el control de la ciudad italiana de Como y, en 1340, entregaron Castelgrande a los Visconti. Sin embargo, los milaneses quedaron impresionados por la tenacidad de los rusos, y se permitió a la familia mantener el control del pequeño castillo de Montebello, situado en una colina a 90 m de altura sobre Bellinzona y a la vista de Castelgrande.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Castillos bajo el dominio milanés

Bellinzona floreció como ciudad bajo el gobierno de las dinastías Visconti y Sforza, que aseguraron los pasos alpinos, mantuvieron las leyes aduaneras y equilibraron las finanzas y las ordenanzas estatales. El tráfico interalpino aumentó enormemente, enriqueciendo a la familia ducal de Milán, así como a las regiones de Lombardía, Tesino y los cantones centrales suizos de Uri, Obwalden y Schwyz. A pesar de un breve intervalo de control suizo entre 1402 y 1422 por parte de la noble Casa de Sax (en italiano: Sacco) y los cantones de Uri y Obwalden tras la muerte del duque Gian Galeazzo Visconti de Milán (que gobernó de 1395 a 1402), los milaneses recuperaron la ciudad y el control de sus castillos tras la batalla de Arbedo en 1422. Sin embargo, fue durante esta ocupación suiza en el siglo XV d.C. cuando se inició la construcción de un tercer castillo: el Sasso Corbaro. Este castillo está situado en una ladera al este de Bellinzona, con vistas a los castillos de Castelgrande y Montebello. Cuando los milaneses retomaron el control de Bellinzona, terminaron la construcción de este castillo en apenas seis meses.

Sasso Corbaro Castle, Bellinzona
Castillo de Sasso Corbaro, Bellinzona
Kurt Zwahlen (CC BY-NC-SA)

Los milaneses reforzaron regularmente los castillos de Castelgrande y Montebello a lo largo del siglo XV. También reconstruyeron la Murata (las murallas situadas en el lado oeste de Castelgrande) además de reforzar las murallas de la ciudad. Aunque los suizos intentaron volver a tomar Bellinzona y el Tesino en 1449 (batalla de Castione), en 1478 (batalla de Giornico) y en 1487 (batalla de Crevola), no pudieron hacerlo debido a la superioridad de la ingeniería y la destreza militar de los milaneses. El diseño y la silueta actuales de los castillos reflejan la indeleble huella milanesa en Bellinzona.

Eliminar publicidad

Advertisement

Suiza en Bellinzona y la época moderna

Las guerras italianas (1494-1559) involucraron tanto al Ducado de Milán como a la Confederación Suiza. El rey Luis XII de Francia (que reinó de 1498 a 1515) reclamó el ducado de Milán por ser nieto de Valentina Visconti y tomó la ciudad y todo el ducado por la fuerza de las armas en 1499. Aunque inicialmente prometió a la Confederación Suiza la ciudad y los castillos de Bellinzona como concesión a cambio de los servicios prestados por los mercenarios suizos en el ejército francés, Luis XII no cumplió su palabra y las fuerzas francesas ocuparon los castillos en el invierno de 1499-1500. En 1500, los ciudadanos de Bellinzona pidieron ayuda a los cantones suizos de Uri, Schwyz y Nidwalden para librarse de los despreciados franceses. Su petición fue escuchada y los suizos expulsaron al ejército francés de Bellinzona. Los sucesivos tratados entre los franceses y la Confederación Suiza en 1503 y 1516 reconocieron las reivindicaciones suizas sobre Bellinzona y el Tesino, y la ciudad y sus castillos han permanecido bajo control suizo desde hace más de 500 años.

La Confederación Suiza optó por una política de estricta neutralidad tras su devastadora derrota ante los franceses en la batalla de Marignano en 1515, y en los siglos siguientes los castillos de Bellinzona fueron perdiendo su importancia estratégica. Una grave crecida del río Ticino en 1515 (el "Buzz di Biasca") destruyó parte de la muralla de Castelgrande, pero se reparó rápidamente. Cada uno de los tres castillos fue ocupado por los tres cantones suizos vencedores, y los suizos mantuvieron guarniciones de unos 80 hombres en cada castillo. A mediados del siglo XIX, los tres castillos estaban en mal estado, y el Cantón del Tesino intentó vender el Castelgrande en 1881. La primera de una serie de restauraciones continuas comenzó justo después de 1900, y los esfuerzos intensivos duraron desde 1920 hasta 1955. Los trabajos arqueológicos y de restauración continúan en los castillos hasta el día de hoy.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

James Blake Wiener
James es un escritor y antiguo profesor de Historia. Tiene una maestría en Historia Mundial con un interés particular en el intercambio intercultural y la historia mundial. Es cofundador de World History Encyclopedia y anteriormente fue su director de comunicaciones.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wiener, J. B. (2018, octubre 29). Castillos de Bellinzona [Castles of Bellinzona]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17509/castillos-de-bellinzona/

Estilo Chicago

Wiener, James Blake. "Castillos de Bellinzona." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 29, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17509/castillos-de-bellinzona/.

Estilo MLA

Wiener, James Blake. "Castillos de Bellinzona." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 oct 2018. Web. 26 nov 2022.

Afiliación