Castillos medievales

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3389 / $18000

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 17 mayo 2018
Disponible en otros idiomas: inglés, afrikáans, francés, alemán, italiano, portugués
X
Inner Wall & Donjon, Dover Castle (by Karen Rose, CC BY)
Muralla interior y torreón, castillo de Dover
Karen Rose (CC BY)

Los castillos medievales se construyeron a partir del siglo XI para que los gobernantes demostraran su riqueza y poder a la población local, para proporcionar un lugar de defensa y retiro seguro en caso de ataque, para defender lugares estratégicamente importantes como cruces de ríos, pasos a través de colinas, montañas y fronteras, y como lugar de residencia. Tanto si se trata de un hogar permanente para un señor local como de uno temporal para un gobernante que se embarca en un viaje por su reino, los castillos se convirtieron de madera a piedra y se convirtieron en estructuras cada vez más impresionantes con más elementos defensivos, como torres redondas y puertas fortificadas.

Evolución

Un buen emplazamiento para un castillo se situaba en una elevación natural, cerca de un acantilado, en el recodo de un río, o donde se pudieran reutilizar de forma provechosa antiguas fortificaciones como las murallas romanas. Los castillos necesitaban sus propios suministros de agua y alimentos y, por lo general, una fuerza defensiva permanente, factores adicionales a tener en cuenta a la hora de elegir una ubicación.

Eliminar publicidad
Publicidad

La construcción de castillos era una tarea costosa que podía llevar años de trabajo. Un maestro cantero, que en realidad era también el arquitecto, dirigía un equipo de cientos de trabajadores calificados, desde carpinteros, herreros y especialistas en diques, hasta peones comunes. El transporte de los materiales era el mayor costo de todos, por lo que la proximidad de una cantera local era una gran ventaja.

La torre de guardia se convirtió en un elemento básico de los castillos medievales, aunque antes del siglo XVI se llamaban torreones.

La primera forma de castillo era una simple empalizada de madera, tal vez con movimientos de tierra, que rodeaba un campamento, a veces con una torre de madera permanente en el centro. Luego evolucionó hasta convertirse en el castillo de malla y bailey: una muralla que rodeaba un espacio abierto o un patio (bailey) y una colina natural o artificial (malla) que tenía una torre de madera construida en la cima. Estos castillos fueron especialmente populares entre los normandos a partir del siglo XI.

Eliminar publicidad
Publicidad

En la siguiente etapa de desarrollo, se construyó una muralla exterior de piedra sobre el montículo, conocida entonces como torreón de concha. Finalmente, en el siglo XII, el muro exterior y la torre central principal también se construyeron en piedra, pero normalmente no en el propio lienzo, ya que no era lo suficientemente estable como para utilizarlo como base para una estructura tan pesada. De hecho, se prefería o se requería un emplazamiento totalmente nuevo, y la base elegida era la roca madre, que impedía cualquier socavación por parte de una fuerza atacante. La torre del homenaje se convirtió en un elemento básico de los castillos, aunque antes del siglo XVI se les llamaba torreón (del francés que significa "señor"). Suelen tener tres o más pisos (torreones); algunos eran más bajos y se llaman torreones de salón. La torre del homenaje era el corazón del castillo medieval y el último punto de refugio en caso de ataque o asedio. Sin embargo, antes de llegar a la torre del homenaje, los atacantes tenían que superar una larga lista de elementos defensivos.

Características

Las características típicas de un castillo medieval eran:

  • Foso - un foso perimetral con o sin agua
  • Barbacana - una fortificación para proteger una puerta
  • Muros y torres - el perímetro de la muralla defensiva
  • Puerta fortificada - la entrada principal del castillo
  • Torre de guardia (también conocida como torreón o gran torre) - la mayor torre y la mejor fortaleza del castillo
  • Bailey o patio interior (patio) - la zona dentro de un muro de cortina.

Foso

Se cavaba un foso artificial para rodear todo el complejo del castillo y podía llenarse de agua de forma permanente o temporal durante un ataque en algunos casos. Como la creación de un foso era una tarea enorme, la presencia de elevaciones y depresiones naturales era un factor importante a la hora de elegir dónde construir el castillo. La tierra o la piedra excavada durante la preparación del foso podía utilizarse para construir el montículo sobre el que posteriormente se edificaría el castillo. El foso se hacía lo suficientemente profundo como para impedir los ataques a caballo, a pie o equipados con torres de asedio. Los lados eran empinados y podían remacharse con estacas de madera para aumentar su capacidad de deslizamiento. También se podían colocar estacas en el fondo para impedir aún más el paso. Si se llenaba de agua, solo se necesitaba medio metro de profundidad para obstruir al enemigo y hacerlo más vulnerable a los proyectiles disparados desde las murallas de arriba.

Eliminar publicidad
Publicidad

Caerphilly Castle
Castillo de Caerphilly
Nathan Reading (CC BY-NC-ND)

Barbacana

La barbacana era una fortificación defensiva construida para proteger posibles puntos débiles como una puerta. Por lo general consistía en un tramo corto de muralla fortificada, tal vez formando un escalón, que permitía a los defensores rechazar un ataque directo a la muralla o a la puerta propiamente dicha. La barbacana podía estar protegida por el fuego de cobertura de las torres situadas detrás de ella y a veces estaba rodeada por su propia muralla o foso (con un puente levadizo o un puente giratorio) cuando se conocía como barbacana de patio. Un segundo tipo era la barbacana de paso, que era similar a un corredor fortificado que conducía desde una puerta hacia el exterior. A mediados del siglo XIII, las barbacanas se situaban más alejadas de la muralla exterior, en ángulo con respecto a una puerta, e incorporaban un giro de 90 grados en su interior (entre los puentes de entrada y salida) para impedir aún más el acceso al castillo propiamente dicho.

Muros de contención y torres

Las murallas que rodeaban el castillo propiamente dicho representaban un formidable desafío para los atacantes. Si los cimientos no eran de roca, tenían que estar especialmente preparados para soportar el tremendo peso. El método más común era cavar una zanja más ancha que la anchura del muro y rellenarla con escombros de piedra apisonada. También se podían clavar pilotes de roble en el suelo para hacerlo más estable. El grosor de los muros variaba, pero la media parece ser de unos 2,5 metros. Algunos eran lo suficientemente gruesos como para contener pasillos o murales. La mayoría de los muros estaban formados por dos capas de piedras labradas que cubrían un núcleo de escombros y mortero. Para evitar el socavamiento y dificultar su escalada, tanto los muros como las torres podían construirse sobre un zócalo inclinado o se añadía posteriormente una cortina protectora inclinada (espolón). Esta pendiente también podía resultar útil si se lanzaban proyectiles sobre el enemigo, ya que tendían a rebotar en ángulos imprevisibles.

Los arqueros podían disparar a través de estrechas hendiduras verticales en la mampostería, que se ensanchaban en el interior para ofrecer un mejor campo de tiro.

Con un parapeto de crestería (también conocido como almenas) a lo largo de la parte superior de las murallas, los defensores podían esconderse detrás de las partes elevadas de la muralla (merlones) si era necesario y luego disparar sus flechas y ballestas a través de la parte inferior (troneras), minimizando su exposición a los misiles enemigos. Las troneras también podían estar protegidas por persianas de madera con bisagras que podían bajarse cuando un arquero quería disparar una flecha. Las murallas contaban con plataformas internas elevadas para que los defensores caminaran por ellas, mientras que el lado interno de la muralla solía dejarse abierto en caso de que se abriera una brecha y se utilizara para lanzar nuevos ataques contra las fortificaciones interiores.

Eliminar publicidad
Publicidad

Se añadieron torres a las murallas para que los defensores pudieran disparar al enemigo desde múltiples ángulos. Las torres pasaron de ser cuadradas a tener forma de D (a partir de la década de 1180) y luego a ser circulares, lo que permitía un mayor alcance del fuego y eliminaba los puntos ciegos de las esquinas. Las torres proyectadas ofrecían más posibilidades de disparar al enemigo cuando este intentaba escalar o socavar las murallas. Las torres circulares también eran más estables estructuralmente y resistían mejor los intentos de derrumbarlas, ya sea socavando o arrancando piedras con herramientas (las esquinas eran el objetivo favorito de los zapadores). Las torres curvas tenían la ventaja adicional de desviar mejor los proyectiles de artillería, como las piedras pesadas. Si el enemigo conseguía escalar una sección de la muralla, las torres proporcionaban un refugio a los defensores desde donde podían seguir disparando sus flechas. Los arqueros podían disparar a través de estrechas hendiduras verticales en la mampostería, que se ensanchaban en el interior para ofrecer un mejor campo de tiro. Más tarde se añadió una pequeña hendidura horizontal para aumentar el alcance de los disparos.

Plan of Harlech Castle
Plano del castillo de Harlech
Cadw (Open Government License)

A medida que el diseño de los castillos fue evolucionando, otro circuito interior de murallas se convirtió en una característica común: el castillo amurallado concéntrico. Ahora los atacantes tenían que atravesar dos murallas, y si conseguían atravesar la muralla exterior, eran extremadamente vulnerables al fuego de la muralla interior, aún más alta, cuando cruzaban el espacio (bailey) entre las dos líneas de defensa. A veces se excavaban túneles subterráneos para unir los dos conjuntos de murallas y proporcionar una vía de escape hacia el exterior del castillo o una puerta de salida que los defensores podían utilizar para cambiar las tornas y atacar a los atacantes por la espalda.

A partir del siglo XV, cuando las batallas se libraron en gran medida en campo abierto y la guerra de castillos disminuyó, los castillos siguieron incorporando sus características defensivas tradicionales, pero estas eran ahora en gran medida simbólicas y solo para mostrarlas. Las imponentes torres y almenas se convirtieron en símbolos de poder fácilmente reconocibles, por lo que se añadieron a las grandes casas de campo e incluso a edificios institucionales tan pacíficos como las iglesias y las universidades.

Eliminar publicidad
Publicidad

Puerta fortificada

La puerta principal de un castillo era potencialmente uno de sus puntos más débiles, y por esta razón, las puertas fueron adquiriendo cada vez más elementos de protección con el paso del tiempo. Desde finales del siglo XII se construyeron torres gemelas con la puerta metida entre ellas y empotrada. La propia puerta estaba protegida por una pesada puerta de madera y un rastrillo (o incluso dos), una rejilla de metal y madera que podía bajarse para bloquear el acceso. También podía haber un puente levadizo, que podía levantarse con cadenas o, en la versión más rápida, girar 90 grados, lo que significaba que el enemigo tenía que sortear una zanja o un foso lleno de agua antes de llegar a la puerta propiamente dicha. Otras medidas defensivas eran los "agujeros asesinos" (matacanes), agujeros en las almenas que sobresalían por encima de la puerta de entrada, a través de los cuales se podían lanzar misiles o líquido ardiente. Asimismo, un conducto de agua permitía a los defensores apagar cualquier fuego que los atacantes provocaran contra la vulnerable puerta de madera.

Gatehouse, Chepstow Castle
Entrada principal, Chepstow Castle
Damian Entwistle (CC BY-NC-SA)

Con el tiempo, una vez que las puertas se convirtieron en puntos fuertes en lugar de puntos débiles, se utilizaron incluso como residencias, en particular por el alguacil del castillo, que era el encargado de su gestión diaria. Algunas puertas también contaban con mazmorras y habitaciones en los pisos superiores para los prisioneros más honorables que se mantenían para el rescate. También podía haber una capilla incorporada a la puerta. Los castillos más grandes podían tener una segunda puerta fortificada (normalmente en el lado opuesto de la muralla del circuito de la puerta principal) y una o más puertas o postigos muy pequeños para el acceso de una sola persona en caso de emergencia.

Torre de guardia

La torre de guardia o torreón era un edificio de varios pisos con muros especialmente gruesos y una entrada bien defendida, lo que la convertía en el lugar más seguro del castillo en caso de ataque. Comenzaron a aparecer en la mayoría de los castillos a partir de principios del siglo XII. La torre del homenaje podía ser cuadrada o rectangular y a menudo contaba con sus propias torres o torrecillas en la parte superior; alternativamente, algunas eran redondas y contaban con arcos de madera alrededor de su parte superior para actuar como plataformas de tiro cubiertas. Estas imponentes estructuras, que en algunos casos alcanzaban los 40 metros de altura (aunque lo más habitual es que ronden los 20 metros), eran útiles indicadores del poder de un señor o soberano local, además de un hipotético lugar de retiro. De costosa construcción, las torres de guardia se fueron sustituyendo a partir del siglo XIII por torres redondas más grandes en la muralla del circuito que las que se habían visto anteriormente.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Pembroke Castle Keep
Fortaleza del castillo de Pembroke
Mario Sánchez Prada (CC BY-SA)

Como en cualquier edificio, el punto débil de una torre de guardia era la entrada, por lo que a menudo se accedía a ella mediante una escalera que iba directamente al primer piso (es decir, por encima de la planta baja). En los primeros castillos, esta escalera podía retirarse en caso de necesidad y, más tarde, era permanente, pero estaba protegida por su propio pasillo y por torres añadidas al lado de la torre de guardia (un edificio delantero). A veces, el edificio delantero estaba separado de la torre de guardia por un puente levadizo, un rastrillo y un foso. Una enorme puerta con barrotes era el último pero formidable obstáculo para los atacantes que conseguían llegar hasta allí. Incluso si los soldados conseguían entrar en la torre de guardia, tenían que luchar para subir las estrechas escaleras de caracol a cada piso sucesivo, a veces teniendo que cruzar un piso entero para llegar a la escalera del siguiente nivel.

El primer piso de una fortaleza solía contener un gran salón para banquetes y audiencias.

Los tejados solían ser de madera y con un ángulo pronunciado. La superficie exterior del tejado estaba protegida por tejas, baldosas, pizarras, paja o láminas de plomo. Los canales de drenaje de madera o de plomo, las tuberías de desagüe y los surtidores de piedra proyectados garantizaban que el agua de lluvia no se acumulara ni dañara la mampostería del edificio.

Normalmente, el sótano de la torre de guardia se utilizaba para almacenar alimentos, armas y equipos. Normalmente había un pozo profundo para el suministro de agua potable, que podía complementarse con la lluvia captada y dirigida a una cisterna. En la planta baja se encontraban las cocinas y, a veces, los establos. El primer piso solía contener un gran salón para banquetes y audiencias. Se trataba de una sala diseñada para impresionar, por lo que a menudo contaba con un hermoso techo de vigas de madera o con impresionantes bóvedas de piedra, grandes ventanales (que daban a la parte interior segura del castillo) y una gran chimenea. También en esta planta, y quizá también en la de arriba, había cámaras privadas y, por lo general, una capilla. El piso superior, a veces llamado solar o "sala del sol" porque era lo suficientemente seguro como para tener ventanas más grandes, tenía un propósito incierto. La calefacción se proporcionaba mediante chimeneas y braseros portátiles, mientras que las ventanas debían tener contraventanas de madera para mantener el calor cuando fuera necesario.

Bailey

En el patio interior o patio cerrado, además de la torre del homenaje, podía haber otros edificios como graneros, talleres (para herreros, carpinteros, tejedores y alfareros), una mantequería (para almacenar el vino y la cerveza), establos, alojamientos secundarios y quizás un espacio para los perros de caza y las aves si se trataba de un castillo más grande. Estas estructuras se construían con piedra o, más sencillamente, con paredes de bahareque y techos de paja. Para garantizar una mayor autosuficiencia en tiempos de asedio, había jardines y espacio para las aves de corral y el ganado dentro de la protección del patio de armas. Los castillos más grandes también contaban con una capilla secundaria.

Por último, una nota sobre los retretes. Las letrinas de un castillo solían construirse con un pozo de mampostería que sobresalía por una parte del muro exterior y los residuos caían directamente al foso o zanja del exterior. Los retretes tenían un simple banco de madera con un agujero, pero algunos eran privados con su propia puerta, mientras que otros estaban simplemente colocados en un hueco. En los muros de algunas torres se construyeron urinarios triangulares para que los defensores no tuvieran que abandonar su puesto durante mucho tiempo. Parece que incluso estas actividades humanas tan básicas fueron consideradas por los arquitectos para proporcionar la mejor defensa posible del castillo contra todo tipo de visitantes en todas las situaciones.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, mayo 17). Castillos medievales [Medieval Castle]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17024/castillos-medievales/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Castillos medievales." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 17, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17024/castillos-medievales/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Castillos medievales." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 17 may 2018. Web. 22 jul 2024.

Afiliación