Vinlandia

Definición

Emma Groeneveld
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 10 septiembre 2018
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X
L'Anse aux Meadows (by Michel Rathwell, CC BY)
L'Anse aux Meadows
Michel Rathwell (CC BY)

Vinlandia (en nórdico antiguo Vínland, "tierra del vino") es el nombre que se da a las tierras exploradas y brevemente colonizadas por los vikingos nórdicos en Norteamérica alrededor del año 1000 d.C., en particular en referencia a Terranova, donde se descubrió un emplazamiento vikingo conocido como L'Anse aux Meadows en 1960, y al Golfo de San Lorenzo. El término "Vinlandia" se utiliza a veces para indicar todas las zonas frecuentadas por los vikingos en Norteamérica, en cuyo caso se extiende también a Labrador, la isla de Baffin, Nueva Brunswick y la isla del Príncipe Eduardo, todas ubicadas en el actual Canadá.

Vinlandia fue aclamada por los nórdicos como una tierra de riquezas, supuestamente pisada por primera vez por Leif Erikson, hijo de Erik el Rojo, que fundó el primer asentamiento nórdico de Groenlandia, y se convirtió en el objetivo de varias expediciones que pretendían llevar sus productos, madera y pieles a Groenlandia e Islandia. Sin embargo, la zona no estaba deshabitada; el contacto con los nativos, además de ser el primer caso conocido de encuentro entre pueblos de Europa y América, no siempre fue fluido y, sumado a la distancia (unos 3200 km) entre Vinlandia y Groenlandia, probablemente llevó a los nórdicos a concluir que esas riquezas no valían la pena. El asentamiento nórdico de L'Anse aux Meadows, en el extremo norte de Terranova, que probablemente funcionaba como una especie de puerta de entrada desde la que se realizaban viajes a otras zonas, parece haber estado en uso solo durante una década antes de ser abandonado a propósito. Sin embargo, las visitas ocasionales a la región del Labrador para recoger madera parecen haber continuado.

Eliminar publicidad
Publicidad

El descubrimiento vikingo de América

El mérito del primer europeo que pisó suelo norteamericano corresponde a Leif Erikson, que bautizó la zona recién descubierta como Vinlandia.

En el siglo XIII, se escribieron dos sagas islandesas, La saga de los groenlandeses (Grœnlendinga saga) y La saga de Erik el Rojo (Eiríks saga rauða). Cuentan las historias de los viajes vikingos a América, que supuestamente tuvieron lugar en algún momento entre los años 970 y 1030 d.C., y se conocen colectivamente como las Sagas de Vinlandia, aunque fueron compuestas de forma independiente. Aunque discrepan en algunos puntos, sus similitudes son lo suficientemente sorprendentes como para apoyar la idea de que estas sagas (aunque difícilmente sean relatos de testigos presenciales) recuerdan personas y acontecimientos reales conservados, al menos parcialmente, a través de una tradición oral.

La saga de los groenlandeses comienza con la historia de Bjarni Herjólfsson, quien, navegando hacia donde estaba su padre en Groenlandia, se desvía hacia una tierra desconocida que tenía "pequeñas colinas y estaba cubierta de bosques" (Smiley, 637). Como Bjarni decidió no desembarcar, el mérito de ser el primer europeo en pisar realmente suelo norteamericano corresponde a Leif Erikson unos años después del avistamiento de Bjarni. En primer lugar, Leif y su tripulación llegan a una losa de piedra cubierta por un glaciar a la que llaman Helluland ("tierra de la losa de piedra"), luego a una tierra llana y boscosa a la que llaman Markland ("tierra de los bosques") y, finalmente, llegan a una tierra exuberante en la que encuentran una base a la que llaman Leifsbúðir ("cabañas de Leif"). Mientras exploran las tierras circundantes, Leif y sus hombres descubren uvas y madera que llevan de vuelta a la menos abundante Groenlandia, no sin antes bautizar la nueva zona como Vinlandia. Sus hermanos Thorvald, Thorstein, su hermana Freydis y su cuñada Gudrid con su marido, Thorfinn Karlsefni, emprenden posteriores expediciones a América, y siguen explorando y entrando en contacto con los nativos de forma positiva y negativa.

Eliminar publicidad
Publicidad

En la Saga de Erik el Rojo, es en realidad Leif Erikson quien se desvía del camino hacia América del Norte y encuentra por casualidad una tierra en la que crecía trigo, uvas y arces, además de rescatar a algunos náufragos y ganarse el apodo de "el Afortunado". Esta saga combina las cuatro expediciones de La saga de los groenlandeses en una sola, dirigida por Thorfinn Karlsefni y su esposa Gudrid con una tripulación mayoritariamente groenlandesa-noruega. La base principal en el norte de Vinlandia se llama aquí Straumfjǫrðr ("fiordo de las corrientes"). Se ha sugerido que el papel de Karlsefni y Gudrid se exageró en esta saga a expensas del de Leif, que casi no figura en la escena, en relación con un movimiento del siglo XIII que pretendía canonizar al obispo Björn Gilsson, descendiente directo de ellos.

Leif Erikson
Leif Erikson
Thomas Quine (CC BY)

Independientemente de si se trata del barco de Bjarni, de Leif o de algún otro, es fácil imaginar (y de hecho es una hipótesis probable) que el descubrimiento de América que hicieron los nórdicos fue el resultado de que los barcos se desviaran en el largo tramo de aguas abiertas entre otros territorios vikingos y Groenlandia, empujados por los fuertes vientos hacia lugares imprevistos. Luego, se habría lanzado una expedición desde Groenlandia. De hecho, Leif Erikson es un candidato decente para ser su líder histórico, ya que los restos del asentamiento vikingo encontrado en L'Anse aux Meadows, en el norte de Terranova, indican la presencia de un importante jefe. Leif, cuyo padre Erik el Rojo gobernaba la Groenlandia nórdica de la época, habría sido precisamente eso.

Eliminar publicidad
Publicidad

La presencia vikinga en América

Rastrear la presencia histórica real de los nórdicos en Norteamérica no es una simple cuestión de seguir las sagas como si fueran una guía de viajes, de la que podamos extraer directamente sus localizaciones en mapas detallados e indicarlas con puntos de colores. Se ha debatido mucho para averiguar qué zonas pudieron haber visitado los vikingos en las décadas cercanas al año 1000 d.C., y unir, en la medida de lo posible, las escasas pruebas arqueológicas con las teorías que se apoyan en las descripciones de las sagas.

El yacimiento de L'Anse aux Meadows ofrece las pruebas más tangibles, y es probable que este asentamiento de dimensiones inusuales se utilizara como puerta de entrada en la que las cuadrillas de trabajo podían desembarcar, reparar sus barcos y pasar el invierno para luego emprender expediciones a otras zonas más remotas en verano. Los avellanos y los arbustos de avellana que se encontraron en el lugar no son locales, sino que crecen en la zona verde más al sur, alrededor del Golfo de San Lorenzo, incluida Nueva Brunswick, lo que indica que los nórdicos viajaban hasta allí. También crecen allí las uvas, que ocupan un lugar destacado en las sagas de Vinlandia y en el nombre de Vínland, "tierra del vino". Así pues, en general se piensa que la Vinlandia de las sagas abarcaba toda la zona que va desde el estrecho de Belle Isle, en Terranova, hasta el golfo de San Lorenzo y sus costas meridionales, y quizá hasta la isla del Príncipe Eduardo y Nuevo Brunswick. El noreste de Nuevo Brunswick, posiblemente la bahía de Chaleur y Miramichi, podría corresponderse con la exuberante y abundante zona de la saga de Hóp.

LA BUENA CAZA Y LA PESCA, LAS UVAS, LAS PIELES, EL HIERRO, LA ABUNDANCIA DE MADERA Y LA EXPLORACIÓN DE ESTAS TIERRAS CONSTITUÍAN EL OBJETIVO PRINCIPAL DE LOS VIAJES A LAS TIERRAS DEL VINO.

Del mismo modo, al norte de L'Anse aux Meadows, se cree que el boscoso Markland de las sagas se corresponde con el cinturón forestal central del Labrador. Thorvald, el hermano de Leif, supuestamente encontró la muerte allí, tras ser atravesado por una flecha lanzada por los nativos. Helluland, llamada así por las losas de piedra o las rocas planas, parece corresponder al norte de Labrador o a la isla de Baffin, mientras que Kjalarnes o "punta de la quilla", llamada así por la quilla del barco de Thorvald, que se estrelló mientras lo llevaban a tierra, podría ser una de las penínsulas cercanas a la bahía de Sandwich.

Eliminar publicidad
Publicidad

Todos los recursos de la zona, desde la buena caza y la pesca hasta las uvas, las pieles, el hierro y la abundante madera, y la exploración de estas tierras constituían el principal objetivo de los viajes a Vinlandia. Probablemente, los bienes se recogían, se almacenaban en L'Anse aux Meadows y luego se transportaban a casa. El hecho de que Vinlandia fuera una empresa que valía la pena se destaca también en las sagas: cuando La saga de los groenlandeses habla del exitoso viaje de Karlsefni de vuelta de Vinlandia a Groenlandia, proclama: "se dice que ningún barco más rico ha zarpado de Groenlandia que el que él dirigió" (citado en Sawyer, 117). Se cree que cada expedición pudo haber durado entre uno y tres años.

Sin embargo, los nórdicos no habrían emprendido precisamente viajes de un día a Hóp o a Helluland, ni se habrían desplazado sin esfuerzo de Groenlandia a L'Anse aux Meadows. Para dar una idea de las enormes distancias que hay que recorrer: estas dos últimas distan ya más de 3000 km, y el viaje habría durado un mínimo estimado de dos semanas (y quizá hasta seis o más) en una dirección. Seguir hasta Nuevo Brunswick o Labrador para recoger los productos que buscaban añade fácilmente otros 1000 km al viaje (por no hablar de la remota isla de Baffin, aunque ésta habría sido más fácil de alcanzar directamente desde Groenlandia, sin parar en L'Anse aux Meadows). Estas distancias suman bastante más que los "solo" c. 2500 km de ruta marítima entre la Groenlandia nórdica y Bergen, en Noruega. Aunque los barcos vikingos tenían fama de avanzados, el viaje no habría sido un crucero.

Map of the Greenland-Vinland Voyage
Mapa del viaje de Groenlandia a Vinland
Finn Bjørklid (CC BY-SA)

L'Anse aux Meadows

Debido a las impactantes historias de las sagas de Vinlandia, el interés por encontrar pruebas arqueológicas tangibles que las respalden se remonta a mucho tiempo atrás. Ya a principios del siglo XX se señaló el norte de Terranova como un buen candidato para Leifsbúðir/Straumfjǫrðr, y en 1961 el escritor y explorador noruego Helge Ingstad descubrió lo que creía que eran restos de edificios nórdicos en el lugar de L'Anse aux Meadows. Sumergida en el escepticismo, su esposa Anne Stine Ingstad dirigió las excavaciones entre 1961 y 1968, lo que demostró que la afirmación de los Ingstad era sólida. Entre 1973 y 1976 se llevaron a cabo nuevas excavaciones, dirigidas por Parks Canada.

Eliminar publicidad
Publicidad

El sitio de L'Anse aux Meadows está situado en el lado occidental del extremo norte de la península septentrional de Terranova, en una amplia cala de hierba cercana a las aguas del estrecho de Belle Isle y frente a la lejana silueta de la costa de Labrador. Las ruinas se encuentran en una estrecha terraza a unos 100 m tierra adentro, entre ciénagas. Hay ocho edificios con paredes de césped, siete de los cuales están agrupados en tres complejos, y el octavo (una pequeña cabaña) está situado lejos del resto y más cerca de la orilla. Cada complejo contiene una imponente sala con múltiples habitaciones junto a una pequeña cabaña de una sola habitación, y uno de los complejos tiene una pequeña cabaña adicional. Los edificios son casi todos viviendas y cuentan con grandes espacios de almacenamiento y chimeneas, mientras que la sala del sur también contaba con un taller de herrería y la sala del medio albergaba un taller de carpintería. El lugar también contaba con instalaciones para la reparación de barcos, pero carecía de dependencias y estructuras para el ganado; es probable que el ganado haya tenido que pastar al aire libre durante los inviernos, que eran relativamente leves en comparación con los de Groenlandia.

L'Anse aux Meadows - Reconstructed Hall
L'Anse aux Meadows - Sala reconstruida
TravelingOtter (CC BY-SA)

La datación por radiocarbono indica que L'Anse aux Meadows se construyó entre los años 980 y 1020 d.C., fechas que se ven respaldadas por los pocos artefactos encontrados allí, que estilísticamente oscilan entre finales del siglo X y principios del XII. Entre ellos se encuentra una tortera de piedra de jabón, que muestra la presencia de algunas mujeres, los nudillos de nuez de mar que confirman los viajes hacia el sur, los remaches de barco y un alfiler anillado del tipo vikingo de Dublín, que concuerda con la información de las sagas que afirman que los exploradores eran vikingos con conexiones familiares en Irlanda. L'Anse aux Meadows era inusualmente grande para un asentamiento nórdico y podía albergar entre 70 y 90 personas en total. Las casas son similares a las de Groenlandia e Islandia, y el espectro social de la sociedad nórdica también se refleja aquí: las grandes salas corresponden a un jefe, las más modestas a sus asociados, mientras que el resto de las casas y cabañas estaban ocupadas por comerciantes (que tenían sus propios barcos) y sus tripulaciones, así como quizás algunos esclavos. Este lugar no estaba destinado a la familia, sino a lo comercial, aunque había algunas mujeres para las tareas domésticas. La ausencia de tumbas y el pequeño tamaño de los basureros indican que L'Anse aux Meadows probablemente estuvo ocupada durante menos de diez años en total.

L'Anse aux Meadows nos da la clara impresión de haber sido un lugar de entrada, una plataforma de desembarco y lanzamiento a la que llegaban las expediciones tras un agotador viaje desde Groenlandia. Los suministros se podían almacenar en el asentamiento hasta que se llevaban a Groenlandia o a otros lugares más lejanos. Coincide claramente con los Straumfjǫrðr y Leifsbúðir de las sagas, cada uno de los cuales representa la base principal de los vikingos en Norteamérica, que sin duda era L'Anse aux Meadows. Dado que la Groenlandia nórdica solo contaba con unos 400-500 individuos en el momento de los viajes a Vinlandia, y que L'Anse aux Meadows albergaba hasta 70-90 personas, simplemente no habría habido suficiente gente para poblar un segundo gran asentamiento en América.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los nórdicos y los nativos

A pesar de todas sus riquezas, América no era una tierra de abundancia indiscutible para los nórdicos. En todas las zonas que visitaron, parece que se toparon con grupos de nativos. Como dice Peter Schledermann:

Fue realmente un encuentro trascendental entre dos mundos, el este y el oeste, el Viejo y el Nuevo Mundo; un acercamiento de seres humanos separados en un punto distante y olvidado de la historia de la evolución humana. Los indios que se enfrentaban a los viajeros nórdicos eran descendientes de personas que habían emigrado a través del noreste de Asia, cruzado el puente terrestre de Bering y empujado hacia el sur y el este a medida que se derretían las vastas capas de hielo. (Fitzhugh & Ward, 191).

En Terranova y el centro-sur del Labrador, hacia el año 1000 d.C., había nativos que podrían ser los antepasados de los innu (montagnais y naskapi), mientras que en Terranova también se encontraban los probables antepasados de los indígenas beothuk. Al mismo tiempo, en el norte de Labrador y en el sureste de la isla de Baffin vivían los paleoesquimales de la cultura Dorset tardía. Todas estas culturas eran expertas en materia de caza y pesca y conocían bien la tierra.

Thorvald, Son of Erik the Red, is Killed
Asesinato de Thorvald, hijo de Erik el Rojo
Internet Archive Book Images (Public Domain)

En las sagas, los nativos son denominados con el término despectivo skræling, con los que los nórdicos comercian, pero también tienen encuentros hostiles, como la expedición de Karlsefni y Gudrid, que primero establecen una buena relación con la población nativa, pero luego la estropean cuando matan a algunos de los nativos. Se han encontrado algunos artefactos nórdicos en asentamientos nativos, lo que podría indicar un contacto directo, aunque también podrían haber acabado allí como resultado de la búsqueda de restos. La naturaleza exacta del contacto entre los dos grupos puede haber variado de una ocasión a otra.

El abandono de Vinlandia

El asentamiento nórdico de L'Anse aux Meadows fue aparentemente abandonado de forma abrupta, probablemente menos de diez años después de su construcción, en las décadas cercanas al año 1000 d.C. Como podemos deducir de la escasez de artefactos encontrados en el sitio, las tripulaciones parecen haber llevado todo su equipo y herramientas de vuelta a casa, y todo el asunto del abandono parece bien planificado. No se aprecia ningún caos o desorden en el lugar, aunque dos de las salas fueron quemadas, quizás en un movimiento deliberado de los propios nórdicos como final simbólico de sus aventuras en Vinlandia, aunque nunca sabremos si fue así o si ocurrió algo totalmente distinto.

Ya se ha mencionado el pequeño tamaño de la población de Groenlandia y la enormidad de la aventura de Vinlandia, así como las increíbles distancias que había que recorrer. Si a esto le añadimos la corta temporada de navegación del norte del Atlántico, el mantenimiento de un tráfico marítimo regular habría sido un enorme dolor de cabeza o, más bien, directamente imposible. El hecho de que la tierra estuviera también habitada por decenas de nativos que se dedicaban a sus negocios habría hecho que las riquezas de América del Norte fueran aún menos accesibles. En definitiva, a pesar de los interesantes recursos que Vinlandia y sus regiones adyacentes ofrecían a los exploradores nórdicos, la aventura de Vinlandia era probablemente demasiado complicada para que valiera la pena. Europa, por el contrario, estaba más cerca, tenía muchas más conexiones personales y políticas, y contaba con recursos lo suficientemente similares como para que el tráfico allí hubiera tenido sin duda prioridad sobre los viajes a Vinlandia. Sin embargo, parece que Vinlandia no abandonó del todo su atractivo durante unos cuantos siglos después del abandono de L'Anse aux Meadows. Los viajes al Labrador para recoger madera parecen haber continuado de forma regular al menos hasta 1347, año en el que un relato de Islandia hace referencia a este viaje de forma casual y lo trata como algo habitual.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Emma Groeneveld
Emma estudió Historia e Historia de la Antigüedad. Durante su maestría, se centró en Heródoto, así como en la jugosa política de las cortes antiguas, pero más recientemente ha estado inmersa en todo lo relacionado a la prehistoria.

Cita este trabajo

Estilo APA

Groeneveld, E. (2018, septiembre 10). Vinlandia [Vinland]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17328/vinlandia/

Estilo Chicago

Groeneveld, Emma. "Vinlandia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 10, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17328/vinlandia/.

Estilo MLA

Groeneveld, Emma. "Vinlandia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 10 sep 2018. Web. 27 may 2024.

Afiliación