El mamut lanudo

Definición

Emma Groeneveld
por , traducido por Carlos A Sequera B
Publicado el 23 agosto 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, alemán
Wooly Mammoth (by Tracy O, CC BY-SA)
Mamut lanudo
Tracy O (CC BY-SA)

El mamut lanudo, Mammuthus primigenius, es un herbívoro extinto relacionado con los elefantes que deambuló fatigosamente a lo largo de las tundras-estepas de Eurasia y Norteamérica desde hace unos 300.000 años hasta que su número cayó abruptamente hace alrededor de 11.000 años. Los últimos, unos cuantos rezagados sobrevivieron en el Holoceno en refugios insulares en las costas de Siberia y Alaska. Uno de estos, la isla de Wrangel, albergó el último grupo conocido de mamuts hasta hace 3700 años aproximadamente.

Con sus enormes e imponentes cuerpos, sus colmillos curvos, abundantes pelajes y sus gruesas capas de grasa aislante para mantenerlos calientes, estos forrajeadores o recolectores de forraje de ojos pequeños y brillantes eran los modelos de portada del Pleistoceno. Los ancestros humanos cazadores-recolectores (y sus primos, los neandertales) probablemente habrían estado de acuerdo: cuando se les abatía con éxito durante lo que sin duda habría sido una cacería riesgosa o un afortunado viaje en busca de comida, estas criaturas suministrarían una cantidad muy decente de rica carne y sus huesos podrían utilizarse tanto para sostener las cabañas como para crear herramientas y artefactos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Como tal, el hecho de que los humanos clavaran sus lanzas en estas criaturas suele considerarse un factor crucial en la extinción del mamut lanudo. Sin embargo, este es un misterio que todavía no ha sido completamente desentrañado; también parece haber desempeñado un papel el cambio de clima (calentamiento) hacia el final del Pleistoceno.

Estos tanques prehistóricos estaban coronados con cráneos altos y ABOVEDADOS que ostentaban enormes colmillos CURVOS.

Una imagen peluda

La investigación genética realizada durante la década pasada ha demostrado que el elefante asiático es el pariente vivo más estrechamente relacionado al mamut lanudo. Lo cierto es que se parecen lo suficiente para insinuar una conexión, pero está claro que los mamuts estaban ligeramente mejor adaptados para lidiar con circunstancias gélidas que sus parientes tropicales.

Eliminar publicidad

Advertisement

El tener que sobrevivir a las temperaturas invernales promedio de la estepa-tundra que se situaban entre unos suaves -30° y unos más incómodos -50° implicaba que los mamuts tuvieron que desarrollar un conjunto de características diseñadas para mantener tanto calor como fuese posible dentro de sus enormes cuerpos. Para comenzar, sus orejas y colas eran pequeñas, lo que permitía que se escapara menos calor. Debajo de su largo y grueso pelaje, el cual variaba probablemente en color desde el rubio y el naranja hasta casi el negro, tenían una gruesa y confortable capa de grasa subcutánea. Su piel y pelaje eran, además, algo impermeables, lo cual ayudaba a mejorar el aislamiento, y tenían grandes protuberancias de grasa marrón ubicadas justo detrás del cuello (delante de la espalda inclinada), posiblemente para suministrar tanto reservas de calor como de grasa para las etapas más severas del invierno. Incluso su sangre tenía adaptaciones para minimizar la pérdida de calor. Para rematar, estos tanques prehistóricos estaban coronados con cráneos altos y abovedados que ostentaban enormes colmillos curvos.

Woolly Mammoths
Mamuts lanudos
Mauricio Antón (CC BY)

Hábitat

El hábitat del mamut lanudo, llamado la estepa de mamuts, consistía de las áridas estepas-tundras que abarcaban desde el noroeste de Canadá, a través de Beringia (el expuesto y extendido puente de tierra de Bering), hasta el oeste de Europa y hasta el sur de España. Parece que los mamuts eran consumidores de forraje muy especializados que se ceñían a su propio nicho ecológico mediante la ingesta de plantas muertas por las heladas invernales, que podían haber sacado de debajo de la nieve y el hielo utilizando sus colmillos o por pisoteo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En el paisaje prehistórico más amplio, los mamuts fueron acompañados por otros herbívoros tales como el bisonte, el urogallo, la familia de los ciervos (entre los cuales estaban versiones de gran tamaño tales como el Megaloceros o ciervo gigante y el género de los alces), así como una segunda potencia lanuda: el rinoceronte lanudo. Algunos de los depredadores locales de la época eran los lobos prehistóricos, así como los corpulentos osos y leones de las cavernas, a la par que sus homólogos no cavernícolas.

Contacto con los humanos

Los PRIMEROS HUMANOS MODERNOS produjeron un montón de HERRAMIENTAS y objetos figurativos tallados en marfil de mamut.

La conexión entre los mamuts lanudos y los humanos se extiende más allá de la de depredador y presa, aunque es un buen punto de partida. Cuando se trata de alimentar a toda una banda de humanos hambrientos que mantienen vidas activas, una buena filosofía parece ser “mientras más grande el animal, mejor" la cual seguramente tentó a la gente a idear estrategias para derribar a estos tanques lanudos de alguna manera. Es de imaginar que esto no debió haber sido como caminar por el parque y, probablemente, habría requerido no solo de armas sino también de tácticas y cooperación. Sin embargo, la evidencia directa de la caza de mamuts parece ser muy difícil de encontrar y no se sabe con qué frecuencia ocurría. Se sabe que los neandertales comían grandes cantidades de carne de mamut, puede que ellos se hayan centrado en la caza de grandes mamíferos, tales como los mamuts, más que los Homo Sapiens.

Eliminar publicidad

Advertisement

Después de una matanza o tras una afortunada sesión de consumo de carroña, algunos grupos humanos en Europa central y oriental entonces usaban los huesos convenientemente grandes para construirse cabañas. La cultura mezina o meziniana encontrada en la actual Ucrania, por ejemplo, usaba mandíbulas de mamut, huesos largos e incluso huesos pintados dispuestos en patrones geométricos para construir las paredes externas de sus viviendas. En el cercano corredor del Danubio se han encontrado acumulaciones de huesos de mamut que posiblemente podrían haber provenido de reuniones estacionales de primeros humanos modernos allí para aprovechar la ventaja de las condiciones pantanosas para tener partidas de caza de grandes mamuts. Lo interesante es que, aunque el uso de huesos de mamut como material de construcción habría sido atribuido tradicionalmente a los primeros humanos modernos exclusivamente, parece que los neandertales pueden realmente haber sido pioneros en esta práctica; en Ucrania se ha encontrado lo que luce como una estructura de huesos de mamut neandertal.

Venus of Brassempouy
Venus de Brassempouy
Jean-Gilles Berizzi (Public Domain)

Los primeros humanos modernos (todavía no se tiene evidencia de los neandertales en este sentido), dando un paso adelante de las prácticas viviendas, también produjeron un sinfín de herramientas y objetos figurativos tallados en marfil de mamut y los usaban, incluso, como modelos en algunas de las impresionantes obras de arte de las cavernas que provienen del período Paleolítico Superior en Europa, como en la caverna de Rouffignac y la cueva de Chauvet en Francia. En la práctica, las costillas y los colmillos del mamut, increíblemente largos, constituían excelentes puntas de proyectil, mientras que, en sentido figurado, se fabricaban con marfil de mamut objetos que representaban diversos animales e incluso representaciones teriántropas que mezclaban rasgos animales y humanos. Para para rematar las cosas, se ha hallado una flauta de marfil de mamut en el suroeste de Alemania, que fue tallada con destreza por humanos auriñacienses. Aunque el significado preciso de las pinturas de las cavernas del Paleolítico siempre permanecerá envuelto en cierto misterio, se puede imaginar que los mamuts lanudos deben haber dejado una cierta impresión en estos humanos para que ellos plasmaran su aspecto en carbón en las paredes de sus cuevas.

Extinción

Como muchos de los otros enormes mamíferos (o megafauna) que corrían a través de las praderas del Pleistoceno, el mamut lanudo comenzó a tener problemas cuando el clima se calentó después del final del último máximo glacial, la más reciente ola de frío, en la cual las capas de hielo alcanzaron un crecimiento máximo entre c. 26.500 y c. 19.000 años atrás. Al mundo académico le gusta discutir sobre si este calentamiento del clima fue la sentencia de muerte de los mamuts, o si la caza humana debería ser considerada en alto grado responsable. Como ocurre con muchas cosas en la vida, la verdad se encuentra probablemente en algún punto intermedio, y no se ha dicho la última palabra. Dicho esto, el escenario que se plantea ahora es el siguiente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los mamuts eran consumidores de forraje especializados que dependían de su propio nicho climático: las frías estepas-tundras. Algunos estudios han demostrado que, entre c. 42.000 y c. 6.000 años atrás, desapareció un inaudito 90% de las áreas adecuadas para los mamuts. Como resultado, debido a que ellos no estaban constituidos para adaptarse rápidamente a nuevas condiciones, sus números se desplomaron. A partir del mismo tiempo los primeros humanos modernos comenzaron a propagarse a través del norte de Eurasia, lo cual era, por supuesto, inconveniente para los mamuts, donde los menores tamaños de las poblaciones de mamuts los habrían hecho mucho más vulnerables a cualquier grado de caza humana. Parece que fue una tormenta perfecta: el efecto debilitante del clima y el cambio del hábitat fue potenciado por el efecto de las lanzas humanas. No obstante, el balance exacto es difícil de precisar. Solo unos pocos mamuts lograron esquivar estos factores durante algún tiempo y llegar al Holoceno, pero solo porque “saltaron del barco” a las seguras islas aisladas costa afuera de Alaska y Siberia. La última población de mamuts conocida se aferró sobre la isla de Wrangel hasta hace unos 3700 años.

¿No es el fin?

Puede que todavía no sea el punto de cero absoluto para el mamut, siguiendo la dosis usual de megalomanía del ser humano y por la obsesión de “jugar a ser Dios". Desde que se encontraron restos de mamuts encerrados en el permafrost siberiano, como gigantes momias congeladas con tejido suave y cabello asombrosamente muy bien preservados, el mundo ha especulado sobre la posibilidad de resucitar a estas criaturas utilizando su ADN, en una especie de versión de Parque Jurásico menos aterradora.

Young Woolly Mammoth Carcass
Cadáver de joven mamut lanudo
Cyclonaut (CC BY-SA)

Aunque, según la ciencia, esto podría funcionar, y los investigadores dicen que podrían ser capaces de usar ADN de elefante vivo para llenar los vacíos (¿alguien quiere ADN de anfibio para llenar los vacíos de dinosaurio?) dentro de un par de años, obviamente genera enormes problemas éticos. Los lanudos estarían completamente fuera de lugar en el mundo desarrollado de hoy en día y solo terminarían siendo usados como “herramientas” para el beneficio humano así como objetos para generar asombro. De todas formas, esto luce como una idea terrible: ojalá los científicos dejen a estas criaturas en paz y se enfoquen, en cambio, en develar y contar su historia como fue, en vez de tratar de escribir un epílogo con pretensiones.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

  • Woolly mammoth on verge of resurrection, scientists revealAccessed 19 Mar 2020.
  • Campbell, K. L. e.a. "Substitutions in woolly mammoth hemoglobin confer biochemical properties adaptive for cold tolerance." Nature Genetics, 42 (2010), pp. 536–540.
  • Clottes, Jean. Cave Art. Phaidon, 2010
  • Conard, N. J. "Palaeolithic ivory sculptures from southwestern Germany and the origins of figurative art." Nature, 426 (18 December 2003), pp. 830-832.
  • Demay, L., S. Péan & M. Patou-Mathis. "Mammoths used as food and building resources by Neanderthals: Zooarchaeological study applied to layer 4, Molodova I (Ukraine)." Quaternary International, Vol. 276–277 (25 October 2012), pp. 212-226.
  • Iakovleva, L. "The architecture of mammoth bone circular dwellings of the Upper Palaeolithic settlements in Central and Eastern Europe and their socio-symbolic meanings." Quaternary International, Vol. 359–360 (2 March 2015), pp. 324-334.
  • Lorenzen, E. D. e.a. "Species-specific responses of Late Quaternary megafauna to climate and humans." Nature, 479 (17 November 2011), pp. 359–364.
  • Lynch, V. J. e.a. "Elephantid Genomes Reveal the Molecular Bases of Woolly Mammoth Adaptations to the Arctic." Cell Reports, Vol. 12, Is. 2 (14 July 2015), pp. 217-228.
  • MacDonald, G. M. e.a. "Pattern of extinction of the woolly mammoth in Beringia." Nature Communications, 3 (2012), pp. Art. Nr. 893.
  • Münzel, S. C. "The production of Upper Palaeolithic mammoth bone artifacts from southwestern Germany." The World of Elephants - International Congress, Rome 2001, edited by Cavarretta, G. e.a. Rome, 2001, 448-454.
  • Nogués-Bravo, D., J. Rodríguez, J. Hortal, P. Batra, and M.B. Araújo. "Climate Change, Humans, and the Extinction of the Woolly Mammoth." PLOS Biology, 6(4): e79 (2008), pp. doi:10. 1371/j.
  • Palkopoulou, E. e.a. "Complete Genomes Reveal Signatures of Demographic and Genetic Declines in the Woolly Mammoth." Current Biology, Vol. 25, Is. 10 (18 May 2015), pp. 1395-1400.
  • Rohland, N. e.a. "Genomic DNA Sequences from Mastodon and Woolly Mammoth Reveal Deep Speciation of Forest and Savanna Elephants." PLOS Biology, 8(12): e1000564 (2010), pp. Published onlin.
  • Schwartz-Narbonne, R., F. J. Longstaffe, J. Z. Metcalfe & G. Zazula. "Solving the woolly mammoth conundrum: amino acid 15N-enrichment suggests a distinct forage or habitat." Scientific Reports, 5 (2015), pp. Art. Nr. 9791.
  • Svoboda, J., S. Péan & P. Wojtal. "Mammoth bone deposits and subsistence practices during Mid-Upper Palaeolithic in Central Europe: three cases from Moravia and Poland." Quaternary International, Vol. 126–128 (2005), pp. 209-221.

Sobre el traductor

Carlos A Sequera B
Carlos es ingeniero metalúrgico de Barquisimeto, Venezuela. Desde la infancia se sintió muy atraído por la geografía y la historia antigua. Leer sobre estos temas se convirtió en una afición y fortaleció sus conocimientos sobre historia.

Sobre el autor

Emma Groeneveld
Emma estudió Historia e Historia de la Antigüedad. Durante su maestría, se centró en Heródoto, así como en la jugosa política de las cortes antiguas, pero más recientemente ha estado inmersa en todo lo relacionado a la prehistoria.

Cita este trabajo

Estilo APA

Groeneveld, E. (2017, agosto 23). El mamut lanudo [Woolly Mammoth]. (C. A. S. B, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15545/el-mamut-lanudo/

Estilo Chicago

Groeneveld, Emma. "El mamut lanudo." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 23, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15545/el-mamut-lanudo/.

Estilo MLA

Groeneveld, Emma. "El mamut lanudo." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 23 ago 2017. Web. 04 oct 2022.

Afiliación