Homo Rudolfensis

Definición

Emma Groeneveld
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 25 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X
Reconstruction of Homo Rudolfensis (by Daderot, Public Domain)
Reconstrucción del Homo Rudolfensis
Daderot (Public Domain)

Homo rudolfensis es una especie humana primitiva que vivió en África oriental hace entre 2,5 y 1,8 millones de años. Se conoce por unos pocos fragmentos de cráneo, mandíbula y dientes que recuerdan alternativamente al Homo o al Australopithecus y que se unen para revelar una especie de cerebro relativamente grande, cara plana y dientes robustos capaces de masticar plantas resistentes.

Las fechas asociadas indican que el Homo rudolfensis existió en una época en la que surgió nuestro género Homo, una época aún rodeada de misterio, ya que los restos fósiles son escasos y, por tanto, resulta muy difícil armar un rompecabezas con ellos. Esto se refleja en los debates sobre la relación entre el Homo rudolfensis y su contemporáneo cercano, el Homo habilis, y en el hecho de que algunos científicos son partidarios de agrupar a ambos en una sola especie. Además, no está claro si Rudolfensis y Habilis ocupan el lugar que les corresponde dentro de Homo o si, por el contrario, encajarían mejor dentro de Australopithecus.

Eliminar publicidad
Publicidad

Descubrimiento

África oriental fue un escenario fundamental para los primeros años de la especie humana, y los paleoantropólogos Louis y Mary Leakey y sus hijos desempeñaron un papel central en su descubrimiento como tal. Ya en la década de 1950, sus esfuerzos en la garganta de Olduvai, en Tanzania, habían descubierto herramientas de piedra tempranas pertenecientes a lo que denominaron la industria Oldowan, y en la década de 1960, su hijo Jonathan encontró huesos y fragmentos óseos que el equipo de Leakey asignó a la entonces nueva especie Homo habilis, que se convirtió en el miembro más antiguo del género Homo conocido en aquel momento.

Una vez reconstruido, el rostro era sorprendente: tenía la frente empinada, la cara plana y el paladar ancho, una mezcla de rasgos que no coincidía con nada conocido hasta entonces.

Un proyecto de investigación que centró su atención en el norte de Kenia, a orillas del lago Turkana, cambiaría aún más la imagen del Homo primitivo. Richard Leakey (hijo de Louis y Mary) dirigió allí el trabajo de campo en la década de 1970, y en 1972, en Koobi Fora, uno de los miembros de su equipo, Bernard Ngeneo, descubrió una interesante colección de fragmentos de cráneo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Una vez recompuesto, el rostro que recibió al equipo era sorprendente: tenía la frente empinada, la cara plana y el paladar ancho, aparentemente una mezcla de rasgos de Homo y Australopithecus que no coincidía con nada de lo que se conocía hasta entonces.

El cráneo, conocido científicamente como KNM-ER 1470, fue datado inicialmente en unos 2,4 millones de años (posteriormente se ajustó a unos 1,8 millones de años en 1989 y a unos 2 millones de años en 2013) y Richard Leakey lo asignó primero a una especie indeterminada de Homo y después a Homo habilis. Sin embargo, como los rasgos del cráneo diferían bastante de los especímenes conocidos de Homo habilis y su capacidad craneal era mayor, provocó muchas disputas y discusiones en la comunidad científica.

Eliminar publicidad
Publicidad

Ya en 1978, apenas dos años después de que Leakey asignara el cráneo al Homo habilis, el científico ruso Valerii Alexeev propuso dar al nuevo cráneo el protagonismo de su propia especie, bautizándolo como Homo rudolfensis (por el antiguo nombre del lago Turkana, lago Rudolf). Sin embargo, la versión inglesa del artículo de Alexeev no apareció hasta 1986 y, como no se aportaron muchos datos, el nombre de especie de Homo rudolfensis no fue aceptado por la comunidad científica hasta principios de la década de 1990. Aun así, el debate ha continuado, aunque, al igual que Homo habilis, la mezcla de rasgos de rudolfensis no hace que coincida claramente ni con Homo ni con Australopithecus.

Apariencia

Además del cráneo del KNM-ER 1470, disponemos de otras pistas que nos permiten reconstruir el aspecto de su rostro, aunque no su cuerpo; no se ha atribuido con seguridad al Homo rudolfensis ningún hueso perteneciente a otras partes del cuerpo aparte del cráneo. En Koobi Fora, cerca de donde se descubrió KNM-ER 1470, se hallaron más fragmentos de cráneo y mandíbula, mientras que en la cuenca del río Omo, en Etiopía, se descubrieron dientes, y en los lechos de Chiwondo, en Malawi, se encontró una mandíbula. El material data de hace entre 2,5 y 1,8 millones de años, lo que lo sitúa como contemporáneo directo del Homo habilis (datado entre c. 2,3 millones y 1,5 millones de años).

Homo Rudolfensis Skull (KNM-ER 1470)
Cráneo de Homo Rudolfensis (KNM-ER 1470)
Ryan Somma (CC BY-SA)

Nos encontramos ante una especie con un cerebro más grande, una cara más plana y dientes más grandes que los del Homo habilis. Su frente es bastante inclinada y conduce a un cráneo abovedado, ambas características del género Homo. El cerebro que se encuentra bajo este cráneo abovedado tiene un tamaño estimado de 752 cm³, aunque un estudio de 2008 dirigido por Timothy Bromage sugiere reducirlo a 700 cm³ (que sigue siendo mucho mayor que el tamaño general de los cerebros de los Australopithecus, que suelen tener entre 387 y 560 cm³). En cambio, nos recuerda al Australopithecus el hecho de que la parte central de la cara del Homo rudolfensis es más ancha que la superior y que el paladar que se encuentra debajo es poco profundo, ancho y corto. Sus caninos e incisivos son grandes, y sus molares muestran más relieve que lo que puede verse en el Australopithecus.

Eliminar publicidad
Publicidad

De los pocos huesos esqueléticos que a veces se mencionan en relación con el Homo rudolfensis, solo uno, en este momento, parece capaz de ganarse la etiqueta de "tal vez": KNM-ER 1472, un fémur de Koobi Fora datado hace unos 1,9 millones de años. Normalmente se atribuye al Homo habilis, pero dado que es bastante más grande que cualquier otro fémur de Homo habilis, no encaja del todo bien y podría encajar mejor en Homo rudolfensis, en su lugar. Sin embargo, esto solo ha sido sugerido por algunos investigadores y no ha sido ampliamente aceptado.

Advertencias sobre la clasificación

A pesar de las diferencias antes mencionadas entre los cráneos de Homo rudolfensis y Homo habilis, el carácter fragmentario del material perteneciente a las primeras especies de Homo que datan de esta época (hace unos 2,5-1,5 millones de años) da lugar a un poco de confusión a la hora de clasificar este material, incluso si se pueden observar diferencias. Las relaciones entre las distintas especies sugeridas en esta época, así como quiénes fueron sus antepasados, siguen siendo poco conocidas. Dado que no disponemos de mucho material fósil asignado a Homo rudolfensis, resulta bastante difícil hacer suposiciones sobre la especie en su conjunto, ya que cabe esperar cierta variación dentro de las especies.

Si se encuentra más material del Homo rudolfensis, podremos atar cabos sobre su ascendencia y su lugar en la historia evolutiva más amplia.

Por eso, hasta la fecha, los investigadores no se han puesto de acuerdo sobre si mantener el Homo rudolfensis y el Homo habilis como dos especies separadas o agruparlas en una sola especie más variada. En este último caso, el cráneo KNM-ER 1470 y otros fragmentos de cráneo normalmente asignados al Homo rudolfensis se considerarían machos de la especie, mientras que los cráneos más pequeños normalmente asignados al Homo habilis podrían ser hembras. Las diferencias de tamaño y aspecto entre machos y hembras (dimorfismo sexual) son comunes en muchos animales y es probable que también se dieran en los primeros Homo. Sin embargo, como señala el arqueólogo Manuel Will, intentar determinar el sexo de unos restos tan fragmentarios es casi imposible, y no hay razón para esperar que los fósiles agrupados muestren un sesgo sistemático hacia algún sexo. En este momento, la mayoría de los científicos son partidarios de mantener la separación entre las dos especies, aunque no todos están de acuerdo en qué especímenes exactamente deben asignarse a cada especie.

Eliminar publicidad
Publicidad

Debido a su interesante mezcla de rasgos que recuerdan alternativamente al Homo y al Australopithecus, hay desacuerdo sobre si el rudolfensis merece su lugar dentro del género Homo, o si encajaría mejor dentro del Australopithecus. La misma cuestión se aplica también al Homo habilis. Aunque la mayoría de los científicos respaldan el estatus actual de ambos (en Homo, en la base del árbol Homo), esto fuerza un poco la definición de Homo. Sin embargo, lo mismo podría decirse si rudolfensis y habilis se añadieran a Australopithecus. Incluso se ha sugerido una tercera opción para rudolfensis: el antropólogo David Cameron considera que encaja dentro de Kenyanthropus, un género más antiguo cuya única especie conocida, Kenyanthropus Platyops, vivió hace poco más de 3 millones de años. Sin embargo, otros científicos consideran que esta opción no está justificada en la actualidad.

Está claro que el Homo primitivo (o Australopithecus tardío) es un poco confuso. Sin embargo, hay esperanzas: en los últimos años se han hecho muchos descubrimientos nuevos e importantes en relación con los primeros humanos y, si se encontrara más material del Homo rudolfensis, estaríamos en mejores condiciones de atar cabos en relación con su ascendencia y su lugar en la historia evolutiva más amplia.

Hominin Skulls
Cráneos de homínidos
Ryan Somma (CC BY-SA)

Hábitat y alimentación

Aunque hay muchas cosas que no sabemos sobre el Homo rudolfensis, al menos los lugares donde se han encontrado restos que normalmente se asignan a esta especie (los lechos de Chiwondo en el Rift de Malawi, al norte de Malawi, Koobi Fora en Kenia, y la cuenca del río Omo en Etiopía) podrían decirnos algo sobre su hábitat, alimentación y modo de vida. Además, dado que el Homo primitivo es en la actualidad un rompecabezas al que le faltan demasiadas piezas, y dado que hay tantas discusiones sobre qué material asignar a cada especie, vale la pena examinar la colección general de fósiles de Homo primitivo. Se conocen especímenes de Homo primitivo de hace entre 2,8 y 1,6 millones de años de otros lugares como Hadar (Etiopía), Chemeron y Turkana occidental y oriental (Kenia), Olduvai (Tanzania) y Sterkfontein, Swartkrans y Drimolen (Sudáfrica).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Entre hace unos 2,8 y 2,5 millones de años, el clima africano cambió y se desarrollaron franjas de sabana abierta de bosques y pastizales con plantas mejor adaptadas a condiciones más frías y áridas. Los investigadores sostienen que estas condiciones habrían favorecido a especies con dientes más grandes y robustos, ya que podían masticar mejor frutos, hojas y hierbas más duros y fibrosos. El Homo rudolfensis, con sus molares relativamente grandes (aunque no tanto como los de, por ejemplo, australopitecos robustos como el Paranthropus boisei), habría estado al menos adaptado para lidiar con tales alimentos.

Al mismo tiempo, se produjeron cambios ambientales rápidos y extremos que habrían exigido flexibilidad para sobrevivir. En África oriental, los bosques tropicales se mantuvieron incluso en períodos de sequía, y sabemos que el Homo rudolfensis también sobrevivió en la sabana arbolada relativamente fría y húmeda que era el Rift de Malawi hace unos 2,4 millones de años, donde se alimentaba de las llamadas plantas C3. En conjunto, los datos apuntan a que los primeros Homo, incluido el rudolfensis, eran generalistas alimentarios capaces de sobrevivir en diversos tipos de hábitats. Aun así, las diferencias en el desgaste de los dientes entre el Homo rudolfensis y el Homo habilis indican que probablemente tenían dietas diferentes.

Lake Turkana, Kenya
Lago Turkana, Kenia
Doron (CC BY-SA)

Sabemos que el Homo habilis utilizaba herramientas, ya que se han encontrado herramientas de la llamada industria de herramientas Oldowan junto a huesos de Homo habilis. Aunque el Homo rudolfensis no está directamente asociado a ninguna herramienta, las herramientas oldowanas datan de hace entre 2,6 y 1 millón de años, por lo que se solapan no solo con el Homo habilis, sino también con el Homo rudolfensis y el Homo erectus, así como con los australopitecos tardíos. Es posible que todos ellos utilizaran herramientas de piedra en mayor o menor medida. La mayoría de los científicos coinciden en que el Homo era probablemente el más habitual de todos ellos. Las herramientas de Oldowan se fabricaban golpeando lascas de un núcleo de piedra con otra piedra y es posible que se utilizaran para carnicería, carpintería, corte, excavación y rotura (de huesos, para extraer la médula, o de cráneos, para recuperar el cerebro). Es posible que estas actividades desempeñaran un papel importante en la vida del Homo rudolfensis. Los vecinos del Homo rudolfensis durante su estancia en la Tierra no solo habrían sido el Homo habilis, sino también el Paranthropus boisei, el Australopithecus africanus y el Homo erectus.

Conclusión

A estas alturas está claro que el Homo rudolfensis puede utilizarse como ilustración perfecta de lo poco que sabemos definitivamente sobre los primeros tiempos del género Homo (o los últimos tiempos del Australopithecus). Al igual que el Homo habilis (su contemporáneo más cercano y principal socio a la hora de protagonizar debates de clasificación), los pocos restos de Homo rudolfensis que hemos desenterrado hasta ahora muestran una interesante mezcla de rasgos tanto de Homo como de Australopithecus. Aunque no cabe duda de que existen diferencias entre el Homo rudolfensis y el Homo habilis, el debate en curso sobre si esto puede deberse simplemente a una variación dentro de una especie solo podrá zanjarse de forma concluyente si encontramos más fósiles.

Sin embargo, la última década de paleoantropología ha demostrado que la historia de la evolución de los homínidos es cada vez más compleja y fluida. Gracias al ADN recuperado de especies más recientes, como los neandertales y los denisovanos, sabemos que el mestizaje entre especies habría sido probablemente la norma y no la excepción, al menos en aquellos tiempos. De este modo, los homínidos entraban y salían de contacto unos con otros y se influían mutuamente en sus trayectorias evolutivas, como un arroyo trenzado (en lugar de un árbol evolutivo estricto en el que las ramas nunca vuelven a unirse después de ramificarse). Es muy posible que ocurriera lo mismo en la época anterior y polifacética en la que vivieron los últimos Australopithecus y los primeros Homo, incluido Rudolfensis.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Son el Homo habilis y el Homo rudolfensis la misma especie?

En la actualidad, la mayoría de los científicos están a favor de mantener la separación entre Homo habilis y Homo rudolfensis. Sin embargo, algunos científicos sostienen que deberían agruparse en una especie más variada, pero no es la opinión mayoritaria.

¿Qué comía el Homo rudolfensis?

Los Homo rudolfensis eran generalistas alimentarios que comían una gran variedad de alimentos, incluidas plantas C3. Sus robustos molares les permitían comer frutas, hojas y hierbas más duras y fibrosas.

¿Qué significa el nombre Homo rudolfensis?

El nombre de Homo rudolfensis hace referencia tanto a su lugar actual dentro del género Homo, como al lugar donde se encontró el primer espécimen de Homo rudolfensis (el cráneo conocido como KNM-ER 1470) en 1972, en un yacimiento situado a orillas del lago Turkana, en Kenia, cuyo antiguo nombre era lago Rudolf.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Emma Groeneveld
Emma estudió Historia e Historia de la Antigüedad. Durante su maestría, se centró en Heródoto, así como en la jugosa política de las cortes antiguas, pero más recientemente ha estado inmersa en todo lo relacionado a la prehistoria.

Cita este trabajo

Estilo APA

Groeneveld, E. (2023, abril 25). Homo Rudolfensis [Homo Rudolfensis]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21812/homo-rudolfensis/

Estilo Chicago

Groeneveld, Emma. "Homo Rudolfensis." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 25, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21812/homo-rudolfensis/.

Estilo MLA

Groeneveld, Emma. "Homo Rudolfensis." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 abr 2023. Web. 30 may 2024.

Afiliación