Wu Zetian

Definición

Emily Mark
por , traducido por Emiliano S. Grill
Publicado el 17 marzo 2016
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
X
Empress Wu Zetian (by Unknown, Public Domain)
La emperatriz Wu Zetian
Unknown (Public Domain)

La emperatriz Wu Zetian (también conocida como emperatriz consorte Wu, Wu Hou, Wu Mei Niang, Mei-Niang y Wu Zhao, que vivió aproximadamente entre los años 624 y 705 d.C.) fue la única emperatriz reinante de la China imperial. Reinó durante la dinastía Tang (618-907 d.C.) entre los años 690 y 704 y fue una de las monarcas más eficaces y controvertidas de la historia de China.

Comenzó su vida en la corte como concubina del emperador Taizong. Tras la muerte de él, se casó con su hijo Gaozong (que reinó entre 649 y 683 d.C.) y se convirtió en emperatriz consorte, pero en realidad fue el poder detrás del emperador. Cuando Gaozong murió en 683 d.C., Wu tomó el control del gobierno como emperatriz viuda, colocó a dos de sus hijos en el trono y los destituyó casi con la misma rapidez. Fue el poder detrás del trono desde la muerte de Gaozong en 683 d.C. hasta que se proclamó abiertamente como emperatriz de China en 690 d.C. y gobernó como tal hasta un año antes de su muerte en 705 d.C., a la edad de 81 años.

Eliminar publicidad
Advertisement

Primeros años

Wu Zetian nació en el condado de Wenshi, provincia de Shanxi, en el año 624 d.C., en el seno de una familia acomodada. Era hija de Wu Shihuo, canciller de la dinastía Tang. A diferencia de la mayoría de las niñas de la China de la época, su padre la animó a leer, escribir y desarrollar habilidades intelectuales tradicionalmente reservadas a los varones. También aprendió a tocar música, escribir poesía y hablar bien en público.

Era considerada muy bella. Cuando tenía 14 años, el emperador Taizong (que reinó entre 626 y 649 d.C.) la eligió como concubina. Fue Taizong quien la llamó Mei-Niang, que significa «muchacha hermosa» (uno de los nombres que se le atribuyen comúnmente, y de forma errónea, como nombre de nacimiento). Aunque la función de la concubina en China casi siempre se asocia con el sexo, una mujer en esta posición podía tener una serie de responsabilidades no sexuales, desde tareas cotidianas como ocuparse del lavado de la ropa hasta habilidades más especializadas como conversar, leer poesía y tocar música.

Eliminar publicidad
Advertisement

Wu comenzó su vida en la corte ocupándose de la lavandería real, pero un día se atrevió a hablar con el emperador cuando estaban solos y conversaron sobre la historia china. Taizong se sorprendió de que su última concubina supiera leer y escribir y quedó fascinado por su belleza e ingenio en la conversación. Quedó tan impresionado por su capacidad intelectual que la sacó de la lavandería y la convirtió en su secretaria. En su nuevo puesto, participaba constantemente en asuntos de estado al más alto nivel y debió de desempeñar bien sus funciones porque se convirtió en la favorita de Taizong.

Atrajo la atención de muchos de los jóvenes de la corte y uno de ellos fue el príncipe Li Zhi, hijo de Taizong, que se convertiría en el siguiente emperador, Gaozong. Wu comenzó un romance con Li Zhi, que en aquel momento estaba casado, mientras seguía unida a Taizong como concubina. Li Zhi estaba profundamente enamorado de Wu, pero no podía hacer nada al respecto porque ella pertenecía a su padre y, además, él ya estaba casado.

Eliminar publicidad
Advertisement

Cuando Taizong murió, Wu y sus otras concubinas se afeitaron la cabeza y fueron enviadas al templo Ganye para comenzar su vida como monjas. Esta era una práctica habitual tras la muerte de un emperador, pues se consideraba que las concubinas de un emperador no podían pasar a manos de otros, por lo que se veían obligadas a poner fin a su estancia en la corte y comenzar una nueva vida de castidad en una orden religiosa. Sin embargo, cuando Li Zhi se convirtió en emperador y adoptó el nombre de Gaozong, una de las primeras cosas que hizo fue enviar a buscar a Wu y hacer que la trajeran de vuelta a la corte como la primera de sus concubinas, a pesar de que tenía otras y también una esposa.

Ascenso al poder

A Wu se le otorgó la posición privilegiada de primera concubina a pesar de que, por ley, debería haber permanecido en el templo como monja. La esposa de Gaozong (la emperatriz Wang) y su antigua primera concubina, Xiao Shufei, tenían celos la una de la otra, pero aún más de la atención que Gaozong prestaba a Wu. Según el relato de la propia Wu, conspiraron contra ella pero, según otros historiadores, Wu fue la que empezó y terminó los problemas que tenía con ellas.

La emperatriz Wang no tuvo hijos y la concubina Xiao tuvo un hijo y dos hijas. En el año 652, Wu dio a luz a un hijo, Li Hong, y en el 653 tuvo otro hijo, Li Xian. Ninguno de estos varones era una amenaza para Wang o Xiao porque Gaozong ya había elegido sucesor: su canciller Liu Shi era tío de la emperatriz Wang, y Gaozong nombró a Li Zhong, hijo de Liu Shi, como heredero. Aun así, esto no significaba que las mujeres no estuvieran celosas del favor que el emperador mostraba a Wu ahora que había dado a luz a dos hijos seguidos.

Eliminar publicidad
Advertisement

En el año 654, Wu tuvo una hija que murió poco después de nacer. El bebé fue estrangulado en su cuna y Wu afirmó que la emperatriz Wang la había matado porque estaba celosa. Wang fue la última persona vista en la habitación y no tenía coartada. Wu también acusó a la emperatriz Wang y a la madre de ella de practicar brujería e implicó a la concubina Xiao; Wang fue declarada culpable de todos los cargos, al igual que las otras dos. Gaozong se divorció de su esposa, prohibió la entrada de su madre en palacio y exilió a la concubina Xiao. El tío de la emperatriz Wang, el canciller Liu Shi, fue destituido de su cargo, por lo que su hijo quedó excluido como heredero de Gaozong. Wu fue elevada a la posición de primera esposa de Gaozong y emperatriz de China. También se le aseguró que sus hijos gobernarían el país tras la muerte de su marido.

La muerte de la hija de Wu

La consorte Wu interpretó bien en público el papel de tímida y respetable esposa del emperador pero, entre bastidores, era el verdadero poder. Eliminó cuidadosamente a cualquier enemigo potencial de la corte y mandó matar a la emperatriz Wang y la concubina Xiao después de que las hubieran exiliado. Aunque el relato de Wu afirma que Wang asesinó a su hija, todos los historiadores chinos posteriores coinciden en que Wu fue la asesina y que mató a su hija para inculpar a Wang.

La historia del asesinato de su hija por parte de Wu y la inculpación de la emperatriz Wang para hacerse con el poder es el incidente más infame y más repetido de su vida, pero en realidad no hay forma de saber si ocurrió tal y como lo registraron los historiadores. En el momento del asesinato, era la palabra de Wu contra la de Wang, y los historiadores posteriores decidieron ponerse del lado de Wang, pero esto no significa que eligieran el bando correcto.

Eliminar publicidad
Advertisement
La historia del asesinato de su hija por parte de Wu y la inculpación de la emperatriz Wang para hacerse con el poder es el incidente más infame y más repetido de su vida, pero en realidad no hay forma de saber si ocurrió tal y como lo registraron los historiadores.

Todos los historiadores que han escrito sobre Wu han seguido sin rechistar el relato de los historiadores chinos posteriores, pero estos historiadores tenían su propia agenda, que no incluía alabar a una mujer que presumía de gobernar como un hombre. Los historiadores siempre describen a Wu como despiadada, confabuladora, manipuladora y sanguinaria, y puede que lo fuera todo, puede que incluso asesinara a su hija para hacerse con el trono, pero cualquiera de estas afirmaciones solo debe aceptarse después de considerar su fuente.

Una mujer en la posición más poderosa del gobierno amenazaba el patriarcado tradicional y los consejeros de la corte, ministros e historiadores afirmaban que Wu había roto el equilibrio de la naturaleza al asumir un poder que pertenecía a un hombre.

Poco después de subir al trono se produjo un terremoto que fue interpretado como un mal presagio. El académico N. Henry Rothschild escribe: «El mensaje era claro: una mujer en una posición de poder supremo era una abominación, una aberración del orden natural y humano» (108).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los presagios eran muy importantes para el pueblo de la antigua China y desempeñaron un papel significativo en la política de los Tang. En el año 683, cuando Wu empezó a manipular acontecimientos como lo haría un hombre, un erudito confuciano escribió que la naturaleza había sido invertida por la «mujer usurpadora» y «en todo el imperio, en todas las prefecturas, las gallinas se convirtieron en gallos, o cambiaron a medias» (Rothschild, 108).

Cuando una montaña pareció aparecer tras el terremoto, también se interpretó como que la propia naturaleza se rebelaba contra el reinado de Wu. Ella veía la situación de otro modo: afirmaba que la montaña era un buen augurio que reflejaba la montaña budista del paraíso, Sumeru, por lo que bautizó la montaña con el nombre de Monte de la Felicidad y afirmó que se había elevado en honor a ella y a su reinado. Aunque muchos en la corte la felicitaron por ser favorecida por los dioses, muchos otros no lo hicieron. Rothschild describe un enfrentamiento que refleja los sentimientos de la mayoría de los miembros de la corte. Después de que apareciera el monte Felicidad, y de que Wu afirmara que era un presagio que la favorecía, uno de sus ministros escribió:

Su Majestad, una gobernante femenina ha ocupado indebidamente una posición masculina, lo que ha invertido y alterado lo duro y lo blando, por lo que las emanaciones de la tierra están obstruidas y separadas. Esta montaña, así nacida de la convulsión repentina de la tierra, representa una calamidad. Su Majestad puede tomar esto como «Monte de la Felicidad», pero su súbdito siente que no hay nada que celebrar. Para responder adecuadamente a la censura del Cielo, es conveniente que lleve la vida tranquila de una viuda y cultive la virtud, de lo contrario temo que nos sobrevengan nuevos desastres. (108)

Wu escuchó a su ministro y consideró su argumento y luego, escribe Rothschild, «Wu, sin intención alguna de 'llevar la vida tranquila de una viuda', rechazó esta interpretación y rápidamente exilió al hombre a la pantanosa y enferma Tierra del Sur» (109). Este ministro en particular fue silenciado, pero eso no silenció al resto; simplemente tuvieron más cuidado de no decir lo que pensaban delante de ella. Su antagonismo hacia una mujer gobernante acabaría abriéndose paso en las historias que registraron su reinado y se convertiría en los «hechos» que las generaciones futuras aceptarían como verdad.

Estos historiadores afirman que Wu ordenó asesinar a la emperatriz Wang y a la comcubina Xiao de una forma terrible: hizo que les cortaran las manos y los pies y luego las arrojaron a un barril de vino para que se ahogaran. Esta historia es muy similar a la de la emperatriz Lu Zhi (241-180 a.C.) de la dinastía Han, que se deshizo de su rival Qizi del mismo modo (aunque a Qizi la ahogaron en un chiquero y le sacaron los ojos). Lu Zhi era una villana reconocible al instante para el pueblo chino, y vincular a Wu con ella a través de los asesinatos sirvió para destruir su reputación. Puede ser que Wu haya asesinado a su hija, pero su posición de mujer en un papel masculino le acarreó muchos enemigos que habrían estado encantados de hacer pasar un rumor como cierto para desacreditarla.

Wu sube al trono

A partir del año 660, Wu se convirtió en emperatriz de China. No ostentaba ese título, pero era el poder detrás del cargo y se ocupaba de los asuntos imperiales incluso cuando estaba embarazada de su hija Taiping en el año 665. Un ejemplo de su influencia se produjo en el año 666, cuando condujo a un grupo de mujeres al monte Tai (un antiguo centro ceremonial), donde llevaron a cabo rituales que tradicionalmente solo realizaban los hombres.

Criada por su padre en la creencia de que era igual a los hombres, Wu no veía ninguna razón por la que las mujeres no pudieran llevar a cabo las mismas prácticas y ocupar los mismos cargos que ellos. No pidió permiso a ningún hombre para llevar a estas mujeres al monte Tai; pensó que sabía lo que era mejor y lo hizo. También organizó campañas militares contra Corea en el año 668. que fueron tan efectivas que redujeron a Corea a la condición de estado vasallo.

El emperador Gaozong no tuvo nada que ver con ninguno de estos acontecimientos, aunque su nombre estaría vinculado a las campañas contra Corea. Gaozong había contraído una enfermedad que afectaba a sus ojos (posiblemente un derrame cerebral) y necesitaba que le leyeran informes. Wu le leía lo que le daba la gana y luego tomaba sus propias decisiones o le leía los verdaderos informes y luego seguía actuando por su cuenta. En el año 674, Gaozong adoptó el título de Tian Huang (Emperador del Cielo) y Wu cambió el suyo por el de Tian Hou (Emperatriz del Cielo). Gobernaron como monarcas divinos hasta la muerte de Gaozong en el 683.

China during Wu Zetian's Reign
China durante el reinado de Wu Zetian
Ian Kiu (CC BY-SA)

Wu colocó en el trono a su primer hijo, que tomó el título real de Zhongzong. Se negó a cooperar bien con su madre, por lo que su esposa, la emperatriz Wei, asumió demasiado poder. Wei hizo que nombraran a su propio padre ministro principal de su marido e intentó impulsar otras medidas que favorecían a su familia. Cuando Wu no pudo tolerar más las payasadas y faltas de respeto de su nuera, y la negativa de su hijo a disciplinarla y obedecer las órdenes de Wu, hizo que lo acusaran de traición y lo desterraran junto a su esposa.

Sustituyó a Zhongzong por su segundo hijo, que se convirtió en el emperador Ruizong. Mantuvo a Ruizong bajo una especie de arresto domiciliario, confinándolo en el Palacio Interior. Ruizong también fue una decepción para ella, por lo que le obligó a abdicar en el 690 y se proclamó a sí misma emperatriz Zeitan, soberana de China, la primera y única mujer en sentarse en el Trono del Dragón y reinar en su propio nombre y con su propia autoridad. Su apellido, «Wu», está asociado a las palabras «arma» y «fuerza militar», y eligió el nombre de «Zeitan», que significa «Gobernante de los Cielos». Quería dejar claro que un nuevo tipo de gobernante había ocupado el trono de China y que había llegado un nuevo orden.

Reinado y reformas de Wu Zetian

Lo primero que hizo fue cambiar el nombre del Estado de Tang a Zhou (en realidad Tianzhou o Tiansou). Era costumbre, cuando cambiaba una dinastía, reiniciar la historia. Cada dinastía se consideraba un nuevo comienzo y cuando Wu cambió el nombre de Tang a Zhou estaba siguiendo esta tradición, pero fue más allá para dejar claro que era el comienzo de una era completamente nueva al llamar a su reinado Tianzhou («concedido por el cielo»). Para garantizar la seguridad de su nuevo reinado, hizo encarcelar a todos los miembros de la familia real de la dinastía Tang (incluido el futuro emperador Xuanzong) y se autoproclamó encarnación del Buda Maitreya, haciéndose llamar emperatriz Shengsen, que significa «Espíritu Santo».

Wu encargó estatuas del Maitreya en las cuevas de Longmen, a las afueras de Luoyang, y ordenó que los obreros esculpieran el rostro de la mayor de estas estatuas para que se pareciera a ella, además de persuadir a los monjes del santuario de Luoyang para que falsificaran el Libro de la Gran Nube para poder corroborar su afirmación de que era Maitreya. Las otras estatuas (que aún se pueden ver en las Grutas de Longmen) también se hicieron para elevar su estatus como gobernante divina que sabía lo que era mejor para el pueblo y que había sido designada divinamente para aplicar las leyes o políticas que considerara oportunas.

Ya en el año 660, Wu había organizado una policía secreta y espías en la corte y por todo el país. Estableció una política para que se pudiera pagar a los informantes para que viajaran en transporte público e informaran a la corte. Este sistema de espionaje le sirvió para estar avisada con antelación de cualquier complot en ciernes y le permitió ocuparse de las amenazas a su reinado antes de que se convirtieran en problemas reales.

La emperatriz Wu utilizó la información que reunió para presionar a algunos altos cargos que no estaban actuando bien para que dimitieran; a otros simplemente los desterró o los ejecutó. Reformó la estructura del gobierno y se deshizo de todos aquellos que no cumplían con sus obligaciones, lo que llevó a una reducción del gasto público y un aumento en la eficacia. En su lugar, nombró a intelectuales y burócratas de talento sin tener en cuenta su posición familiar o sus conexiones.

Para separar aún más su dinastía Zhou de la Tang, creó nuevos caracteres para el sistema de escritura chino que hoy se conocen como Caracteres Chinos de la Emperatriz Wu o Caracteres Zetian. Estos caracteres debían sustituir entre 10 y 30 de los caracteres más antiguos y eran el intento de Wu de cambiar la forma de pensar y escribir de su pueblo. Aunque estos caracteres se eliminaron tras su reinado, siguen existiendo como dialecto chino en forma escrita. Los historiadores los consideran importantes porque muestran hasta qué punto Wu intentó crear un nuevo mundo en China bajo su reinado: incluso quiso cambiar las palabras que utilizaban.

Ningún ámbito de la vida china quedó sin tocar por la emperatriz Wu y sus reformas fueron muy populares porque las sugerencias procedían del pueblo: en los regímenes anteriores, una sugerencia o queja tenía que pasar por diferentes oficinas antes de llegar a alguien que pudiera hacer algo al respecto, pero Wu eliminó toda la burocracia y estableció una línea directa de comunicación entre ella y el pueblo. La historiadora Kelly Carlton escribe:

Wu mandó hacer un buzón de peticiones, que originalmente contenía cuatro ranuras: una para que los hombres se recomendaran a sí mismos como funcionarios; otra para que los ciudadanos pudieran criticar abierta y anónimamente las decisiones de los tribunales; otra para informar sobre lo sobrenatural, los presagios extraños y las conspiraciones secretas; y otra para presentar acusaciones y quejas. (3)

Carlton señala además: «Aunque el buzón estaba, en apariencia, por la gran preocupación de la emperatriz por la condición de su pueblo, servía principalmente para obtener información sobre temas sediciosos (3)». Aunque la observación de Carlton es acertada, el buzón también proporcionó a Wu una serie de ideas de reforma que procedían directamente del pueblo, no de funcionarios del gobierno que se habrían beneficiado de ellas, y que Wu aplicó con eficacia.

Mejoró el sistema de educación pública contratando a profesores dedicados y reorganizando la burocracia y los métodos de enseñanza. También reformó el departamento de agricultura y el sistema tributario, recompensando a los funcionarios que producían mayores cosechas y cobraban menos impuestos. Ordenó la redacción y distribución de manuales de agricultura. Organizó equipos para inspeccionar la tierra y construir zanjas de irrigación para ayudar a los cultivos y redistribuyó la tierra para que todos tuvieran la misma parte para cultivar. Bajo el reinado de Wu, la producción agrícola alcanzó su máximo histórico.

Wu también reformó el ejército imponiendo exámenes militares a los comandantes para demostrar su competencia, que seguían el modelo de los exámenes imperiales para los funcionarios. Los exámenes militares estaban pensados para medir la inteligencia y la capacidad de toma de decisiones, y los candidatos eran entrevistados personalmente en lugar de ser nombrados simplemente por sus conexiones familiares o el nombre de su familia.

Su éxito en las campañas contra Corea inspiró confianza a sus generales y las decisiones de Wu en materia de defensa militar o expediciones nunca fueron cuestionadas. Su red de espionaje y su policía secreta detuvieron las rebeliones antes de que pudieran comenzar y las campañas militares que envió ampliaron y aseguraron las fronteras del país. También consiguió reabrir la Ruta de la Seda, cerrada por la peste del año 682 y las posteriores incursiones de los nómadas. Wu también recuperó tierras que habían sido invadidas por los köktürk bajo el reinado de Taizong y las distribuyó para que no estuvieran todas en manos de los aristócratas.

The Silk Road
La Ruta de la Seda
Shizhao (GNU FDL)

Decadencia y abdicación de Wu

En el año 697, el poder de Wu empezó a decaer cuando se volvió más paranoica y empezó a pasar más tiempo con sus jóvenes amantes que gobernando China. Dos hermanos, conocidos como los hermanos Zhang, eran sus favoritos y pasaba la mayor parte del tiempo con ellos en lugares cerrados. Esto se consideró escandaloso debido a su avanzada edad y a lo jóvenes que eran los hermanos Zhang, pero la realidad es que ni siquiera se habría comentado si Wu hubiera sido un hombre acostándose con mujeres mucho más jóvenes. La práctica de que un emperador tuviera concubinas jóvenes era habitual, pero cuando una emperatriz decidía entretenerse con hombres jóvenes, de repente resultaba escandaloso.

Su paranoia provocó una purga en su administración: cualquiera que fuera sospechoso de deslealtad, por cualquier motivo, era desterrado o ejecutado. La eficiencia de su corte disminuyó a medida que pasaba más y más tiempo con los hermanos Zhang y se volvía adicta a diferentes tipos de afrodisíacos. En el 704, los funcionarios de la corte no pudieron tolerar más el comportamiento de Wu y mandaron asesinar a los hermanos Zhang. Wu se vio obligada a abdicar en favor de su hijo exiliado Zhongzong y su esposa Wei. Para entonces, su salud ya era muy precaria y murió un año después.

Conclusión

Tras la muerte de Wu, Zhongzong reinó, pero solo de nombre: el poder real lo ostentaba la emperatriz Wei, que utilizó a Wu Zetian como modelo para manipular a su marido y a la corte. Al mismo tiempo, se formó otra facción política en torno al otro hijo de Wu, Ruizong, que contaba con el apoyo de la hija de Wu, Taiping. En el 710, Zhongzong murió envenenado por Wei, que ocultó su cuerpo y mantuvo su muerte en secreto hasta que su hijo Chong Mao pudo ser nombrado emperador. La princesa Taiping puso fin a sus planes cuando hizo asesinar a Wei y a su familia y puso en el trono a su hermano Ruizong.

Dos años después, en 712, Ruizong abdicó tras ver un cometa una noche y, siguiendo la interpretación sugerida por Taiping, lo tomó como una señal de que su reinado había terminado. Su hijo Li Longji le sucedió como emperador Xuanzong (que reinó entre 712 y 756). La princesa Taiping había protegido a Li Longji de su madre cuando era joven y le había apoyado en sus esfuerzos por hacerse con el trono. Ella, al igual que la emperatriz Wei, había prestado mucha atención al reinado de Wu Zetian y pensaba que sería capaz de manipular a Xuanzong como su madre había hecho con Gaozong.

Cuando vio que no sería capaz de controlar la corte como su madre, se suicidó y Xuanzong decretó que ningún miembro de la familia de Wu podría ocupar cargos públicos debido a sus despiadadas intrigas y su políticas turbias. Aun así, Xuanzong continuó con muchas de las políticas de Wu, incluido el mantenimiento de sus reformas en fiscalidad, agricultura y educación. Bajo el reinado de Xuanzong, China se convirtió en el país más próspero del mundo en aquella época.

La emperatriz Wu fue enterrada en una tumba en el condado de Qian, provincia de Shanxi, junto a Gaozong. Se erigió una enorme estela fuera de la tumba, como era costumbre, que los historiadores posteriores debían inscribir con las grandes hazañas de la emperatriz Wu, pero la lápida permanece en blanco. A pesar de todas sus reformas y la prosperidad que trajo al país, Wu fue recordada principalmente por sus crímenes contra amigos y familiares (especialmente el asesinato de su hija) y la gente no pensó que mereciera una inscripción.

Wu Zetian's Stele
Estela de Wu Zetian
I, 国家公园网(GJGY.com) (CC BY-SA)

También podría ser, como ocurrió en Egipto tras el reinado de la reina Hatshepsut, que nadie en el poder quisiera dejar constancia del reinado de una mujer y esperaran que su nombre cayera en el olvido. La emperatriz Wu Zetian es recordada hoy como una de las más grandes soberanas de la historia de China. La serie de televisión china Mujeres de la dinastía Tang (2013) contó con la actriz Hui Yinghong en el papel de Wu Zetian y fue muy popular, lo que da fe del interés que sigue despertando la primera y única mujer gobernante de China.

Aunque los historiadores modernos, tanto orientales como occidentales, han corregido la antigua descripción de Wu Zetian como una conspiradora y usurpadora, esa visión de su reinado aún persiste en gran parte de lo que se escribe sobre ella. La mujer que se creía tan capaz como cualquier hombre para dirigir un país sigue siendo vilipendiada, aunque ahora los escritores matizan sus críticas, pero no se puede discutir el hecho de que, bajo Wu Zetian, China experimentó una prosperidad y estabilidad que nunca antes había conocido. Sus reformas y políticas sentaron las bases del éxito de Xuanzong como emperador, bajo cuyo reinado China se convirtió en el país más próspero del mundo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Emiliano S. Grill
Nacido y criado en Uruguay, Emiliano es un traductor, subtitulador y aficionado a la historia. Le apasionan los idiomas, la lectura y la escritura.

Sobre el autor

Emily Mark
Emily Mark estudió historia y filosofía en la Universidad de Tianjin, China, e inglés en SUNY New Paltz, Nueva York. Ha publicado ensayos históricos y poesía. Sus escritos sobre viajes debutan en la revista Timeless Travels. Se graduó en SUNY Delhi en 2018.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, E. (2016, marzo 17). Wu Zetian [Wu Zetian]. (E. S. Grill, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14472/wu-zetian/

Estilo Chicago

Mark, Emily. "Wu Zetian." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 17, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14472/wu-zetian/.

Estilo MLA

Mark, Emily. "Wu Zetian." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 17 mar 2016. Web. 22 may 2024.

Afiliación