Jean-Jacques Rousseau

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Emiliano S. Grill
Publicado el 12 diciembre 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
Jean-Jacques Rousseau Portrait (by Maurice Quentin de La Tour , Public Domain)
Retrato de Jean-Jacques Rousseau
Maurice Quentin de La Tour  (Public Domain)

Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) fue un filósofo suizo cuya obra alabó y criticó el movimiento de la Ilustración. Aunque creía en el poder de la razón, la ciencia y las artes, Rousseau estaba convencido de que una cultura floreciente ocultaba una sociedad llena de desigualdades e injusticias. Sus obras más destacadas son el Primer Discurso, el Segundo Discurso, El contrato social y Emilio.

Primeros años

Jean-Jacques Rousseau nació el 28 de junio de 1712 en Ginebra, Suiza. Su padre era relojero y fue desterrado de la ciudad por participar en un duelo, mientras que su madre murió pocos días después de dar a luz, por lo que quedó al cuidado de una tía y un primo, y luego, durante un tiempo, fue acogido por un pastor llamado Lambercier. Aparte de una cierta instrucción en los principios de la fe católica, no recibió ninguna educación formal. A partir de 1724 trabajó como aprendiz de notario y luego como aprendiz de grabador. En 1728, abandonó su formación y se marchó a Ginebra, donde comenzó a ganar algo de dinero con trabajos ocasionales. Acabó en Turín, donde se convirtió al catolicismo.

Eliminar publicidad
Advertisement

Su suerte cambió en 1731, cuando encontró trabajo con la noble Louise Eléonore de Warens (1699-1762), aunque ambos se habían conocido en 1728. Rousseau trabajó como empleado y enseñó música en casa de los Warens, puesto que tenía una gran ventaja: gracias a él disponía de mucho tiempo para la lectura, tiempo que aprovechó para recuperar el tiempo perdido en su hasta entonces descuidada educación. En 1740 se trasladó a Lyon, a casa de Gabriel de Mably (1709-1785), otro noble, donde volvió a enseñar música.

En 1742 se trasladó a París, donde continuó su interés por la música y publicó un folleto sobre la notación musical. Allí presentó sus teorías sobre la música a la prestigiosa Academia de Ciencias. Rousseau era claramente, en aquel momento, una estrella en ascenso, ya que consiguió un puesto como secretario del embajador francés en Venecia, cargo que ocupó de 1742 a 1743. Desgraciadamente, fue destituido de este puesto por mala conducta, un indicio de su difícil carácter, que se hizo más evidente a medida que envejecía.

Eliminar publicidad
Advertisement
El problema de Rousseau con las sociedades desarrolladas es que en ellas ocurren todo tipo de injusticias y desigualdades.

De vuelta en París, empezó a cultivar importantes conexiones sociales. Consiguió un empleo para el importante financiero Dupin, lo que le permitió residir en el hermoso castillo de Chenonceau. Otro de sus socios fue Denis Diderot (1713-1784), que actuaba como editor de la gigantesca colección de ensayos que se convertiría en los múltiples volúmenes de la Enciclopedia, publicada tras cuatro años de trabajo en 1751. Rousseau contribuyó a la enciclopedia con varios ensayos sobre música y economía política.

Château de Chenonceau
Castillo de Chenonceau
Yvan Lastes (CC BY-SA)

Primer discurso

Fue en una visita en 1749 a Diderot, que se encontraba confinado en el castillo de Vincennes tras ser acusado de ateísmo en uno de sus libros, que Rousseau afirmó experimentar un momento de iluminación personal, acontecimiento que le valió un reconocimiento más amplio. El historiador H. Chisick resume el episodio de la siguiente manera:

Eliminar publicidad
Advertisement

El anuncio de un concurso de ensayos en el que se preguntaba si las artes y las ciencias habían beneficiado a la humanidad le llevó a considerar los costes morales a los que se habían adquirido las artes, y le convirtió en quizás el mayor crítico, sin dejar de ser uno de los mayores exponentes, de los valores de la Ilustración. Su ensayo sobre las artes y las ciencias, conocido como el Primer Discurso, obtuvo el primer premio de la Academia de Dijon en 1750 y dio a Rousseau una repentina prominencia en las letras francesas.

(372)

El Primer Discurso (título alternativo: Discursos sobre las ciencias y las artes) argumentaba lo contrario de lo que la Academia de Dijon había esperado que su pregunta «¿Ha tendido la restauración de las ciencias y las artes a purificar las costumbres?» (Chisick, 172) inspirara en los candidatos, a saber, los beneficios de una mayor cultura e ilustración. Rousseau sostenía que, aunque las artes y las ciencias podían ser buenas en sí mismas, en realidad solo florecían en las sociedades desarrolladas, y el problema de las sociedades desarrolladas es que en ellas solían ocurrir todo tipo de injusticias y desigualdades. En este sentido, Rousseau argumentaba que el coste moral de la prosperidad de las artes y las ciencias era demasiado alto para pagarlo. Esta visión negativa del progreso iba en contra de la opinión general sostenida por la mayoría de los pensadores ilustrados. Por esta razón, Rousseau estaba en contra del desarrollo de la tecnología. En una ocasión escribió:

En todos los aspectos del trabajo humano hay que proscribir rigurosamente toda máquina y todo invento que pueda reducir el trabajo humano, economizar la mano de obra y producir el mismo efecto con menos esfuerzo.

(Cameron, 280)

Rousseau se permitió una pequeña divergencia cuando escribió Le Devin du village, una ópera, en 1752. La obra fue lo suficientemente popular como para que el rey francés ofreciera a Rousseau un puesto en su corte, pero el escritor no se presentó a la entrevista: su verdadera pasión era la filosofía.

Title Page of Second Discourse by Rousseau
Portada del Segundo Discurso de Rousseau
Polmars (Public Domain)

Segundo Discurso

Rousseau escribió su Segundo Discurso (título alternativo: Discurso sobre el origen y el fundamento de la desigualdad entre los hombres) en 1755. Se trata de una obra clave de la Ilustración, descrita por Chisick como «el fundamento de la crítica social moderna» (381). Como en el Primer Discurso, Rousseau escribía su respuesta a una pregunta planteada por la Academia de Dijon, esta vez: «¿Cuál es el origen de la desigualdad entre los hombres? ¿Está autorizada por la ley natural?». Una de las respuestas de Rousseau incluía la famosa frase: «El hombre que tuvo por primera vez la idea de cercar un campo y decir "esto es mío", y encontró gente lo bastante tonta como para creerle, fue el verdadero fundador de la sociedad civil» (Hampson, 210).

Eliminar publicidad
Advertisement

El ensayo obtuvo el segundo premio, ya que Rousseau volvió a darle la vuelta al propósito del concurso y denunció por completo la desigualdad en la sociedad. Comienza describiendo su visión sobre los humanos anteriores a la sociedad, remontándose incluso a los simios humanoides y sugiriendo así indirectamente una teoría de la evolución. Rousseau sugiere que los humanos en estado de naturaleza son libres, iguales y tienen dos instintos básicos: el sentido de la autoconservación y la piedad por los demás. Considera que el desarrollo de la sociedad y su creciente sofisticación provocan un declive de la moralidad. Sugiere que tal es el abuso perpetrado por los ricos y poderosos, que muchos individuos estarían mejor en la situación en que se encontraba la humanidad antes de que existieran sociedades tan sofisticadas. Según él, los seres humanos civilizados son infelices, egoístas y no libres.

Relaciones

Madame Warens, empleadora de Rousseau en una ocasión, había sido víctima de un matrimonio arreglado sin éxito, y cautivó a Rousseau a primera vista. El filósofo describe su primera visión de Louise en sus Confesiones:

Un rostro lleno de encanto, unos ojos grandes y azules que irradiaban bondad, una complexión deslumbrante y el contorno de un cuello encantador... en un momento fui suyo, y seguro de que una fe predicada por tales misioneros me llevaría sin dudas al paraíso.

(Chisick, 431).

Los dos acabaron convirtiéndose en amantes, pero luego se separaron a medida que Rousseau avanzaba por la vida. Warens murió en la pobreza. Otro interés amoroso, de 1756, fue una vecina, Sophie d'Houdetot, que inspiró la novela Julia.

Eliminar publicidad
Advertisement

Jean-Jacques Rousseau, 1766
Jean-Jacques Rousseau, 1766
Allan Ramsay (Public Domain)

A partir de 1756, Rousseau vivió en relativa reclusión en la finca de la noble Madame d'Épinay (1726-1783), que simpatizaba con varios filósofos francófonos. Su modesta residencia se llamaba, muy apropiadamente, Ermitage (el eremitorio, o lugar del ermitaño). El propio Rousseau reconocía su aversión a la sociedad:

Nunca me he adaptado realmente a la sociedad civil, donde no hay más que irritación, obligación y deber, y... mi naturaleza independiente siempre me hizo incapaz ante las obligaciones que se exigen a quien quiere vivir con los hombres.

(Gottlieb, 232)

Luego se trasladó a Montmorency, al norte de París. Se dedicó a escribir más y escribió la novela romántica Julia, o la nueva Eloísa (1761), un tratado sobre la educación, Emilio (1762), con ideas tan influyentes como la de librar a los bebés de los pañales peligrosamente restrictivos y abogar por la lactancia materna, y su obra más célebre e influyente sobre filosofía política, El contrato social (1762).

Thérèse Le Levasseur era una humilde sirvienta que Rousseau conoció en París; se casaron en 1768. Rousseau tuvo cinco hijos con Levasseur, pero insistió en que todos fueran enviados a un orfanato parisino. Ella se opuso enérgicamente, y con razón, ya que la tasa de mortalidad infantil del orfanato era del 70%. El autor de Emilio había presentado montones de consejos sobre la mejor manera de cuidar a los niños, pero él mismo no siguió ninguno. Estos y otros detalles negativos de la vida del escritor fueron revelados por su colega filósofo Voltaire (1694-1778) que se dedicó a atacar públicamente la vida privada de Rousseau en venganza por los ataques literarios de aquel al teatro.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Sea cual sea la voluntad general, es la correcta.

El contrato social

En su obra El contrato social, Rousseau ofrece la solución a los problemas de la sociedad que esbozó en El Segundo Discurso. Consciente de la imposibilidad de la igualdad absoluta, Rousseau propone limitar los excesos de la desigualdad. Por ejemplo, en su sociedad ideal, ninguna persona debería tener que venderse a sí misma y ningún rico debería poder comprar a otra persona. La igualdad es especialmente importante para Rousseau en lo relativo a la elaboración de un contrato social entre ciudadanos (pero no entre ciudadanos y gobernantes): el pueblo debe reunirse en una comunidad basada en el consentimiento y con el objetivo último de que esa sociedad sea el bien común. Esta posición difiere de la de muchos otros pensadores liberales de la Ilustración, que insistían en que las personas solo actuaban por interés propio. Rousseau reconoce la necesidad de un sistema de leyes y de un gobierno fuerte para guiar la voluntad general del pueblo cuando esta pueda equivocarse inadvertidamente, y para proteger la propiedad, una desafortunada creación de la sociedad.

Para Rousseau, la voluntad general es un compromiso en el que los individuos sacrifican la libertad total para alcanzar la siguiente mejor opción: restringir la libertad y así evitar una situación de ausencia total de libertad. Sea cual sea la voluntad general, es la correcta. Afirmó: «El soberano, por el mero hecho de existir, es siempre lo que debe ser» (Hampson, 247). De hecho, Rousseau dudaba sobre cuál era el mejor tipo de sistema político, una monarquía o una democracia representativa (elitista), pero encomienda a cualquiera de los dos escenarios la tarea de animar a los ciudadanos (a través de la educación) a adoptar un enfoque menos egoísta de la vida comunitaria. En otras palabras, un Estado que obliga a las personas a ser libres. Como señalan los críticos, la situación que sugiere Rousseau depende por completo de algo que se ha visto de forma muy rara históricamente: políticos inteligentes que actúan únicamente por el bien público. Rousseau abarca un panorama tan amplio de ideas que El contrato social «puede interpretarse de diversas maneras como la piedra angular de la democracia, el comunismo o incluso el totalitarismo» (Yolton, 465).

An Allegory of the Revolution
Alegoría de la Revolución
Nicolas Henri Jeaurat de Bertry (Public Domain)

No fue su filosofía política, sino el tratado sobre la educación, Emilio, lo que metió a Rousseau en serios problemas con la clase dirigente francesa. Al considerar que sus opiniones de que la religión era un asunto personal consistente en una «luz interior» (Yolton, 465) eran peligrosas para el catolicismo, la Iglesia influyó en el Parlement de Paris (un tribunal de justicia) para que detuvieran a Rousseau y prohibieran el libro. El escritor se enteró de la situación y huyó a Suiza. Emilio, por su parte, se convirtió en un éxito de ventas. Aunque en el siglo XVIII la atención se centró en el debate de Rousseau sobre la fe, otros aspectos del tratado, en particular sus opiniones mayoritariamente negativas sobre las mujeres y sus capacidades en comparación con los hombres, le han valido al autor críticas igualmente fuertes en siglos posteriores.

Su exilio forzoso no ayudó a la ya de por sí elevada sensibilidad de Rousseau; algunos historiadores han afirmado que tenía complejo de persecución. En 1766 se trasladó a Inglaterra, donde gozaba de una gran reputación a pesar de haber tenido un enfrentamiento público con el filósofo David Hume. Recibió incluso una pensión de Jorge III de Gran Bretaña (rey entre 1760 y 1820). Durante su estancia en el extranjero, se dedicó a buscar una aplicación más práctica a sus ideas sobre filosofía política, y escribió obras como Proyecto constitucional para Córcega y Consideraciones sobre el gobierno de Polonia. Regresó a Francia en 1770.

El delicado estado psicológico de Rousseau explica quizás su preocupación en sus últimos años por evaluarse a sí mismo y a la obra de su vida. Escribió Confesiones en 1770, Rousseau, Juez de Jean-Jacques en 1776, y Las ensoñaciones del paseante solitario, que quedó inacabada.

Tomb of Jean-Jacques Rousseau
Tumba de Jean-Jacques Rousseau
Baptiste Roussel (CC BY-SA)

Principales obras de Rousseau

Las obras más importantes de Jean-Jacques Rousseau son:

Primer Discurso (1750)
Diálogos sobre la religión natural (1751)
Segundo discurso (1755)
Julia, o la nueva Eloísa (1761)
Emilio (1762)
El contrato social (1762)
Cartas escritas desde la montaña (1764)
Proyecto constitucional para Córcega (1765)
Consideraciones sobre el gobierno de Polonia (1771)
Confesiones (1770)
Rousseau, Juez de Jean-Jacques (1776)
Las ensoñaciones del paseante solitario (1782)

Muerte y legado

Rousseau pasó sus últimos años en París antes de trasladarse al norte, a Ermenonville, en mayo de 1778. Allí murió el 2 de julio de 1778. Las sugerencias de Rousseau de que la voluntad general es infalible y de que un ciudadano políticamente inactivo no es ciudadano en absoluto fueron tomadas con ambas manos por los rebeldes de la Revolución Francesa; los restos del filósofo fueron enterrados en el Panteón de París en 1794. Un hecho bastante irónico, ya que Rousseau nunca había estado a favor de las revoluciones contra las instituciones establecidas.

Las ideas de Rousseau sobre política, en particular, resultaron atractivas para pensadores posteriores. El célebre teórico político Isaiah Berlin señaló en una ocasión que «ningún hombre ha influido en la historia del pensamiento filosófico en un grado más profundo e inquietante» (163). Rousseau ejerció una influencia particularmente profunda en los románticos, como explica aquí S. Blackburn:

La inmensa influencia de Rousseau se debe a que fue el primer verdadero filósofo del Romanticismo. En él se encuentran por primera vez muchos temas que llegaron a dominar la vida intelectual de los cien años siguientes: la unidad perdida entre la humanidad y la naturaleza; la elevación del sentimiento y la inocencia y la degradación del intelecto; una concepción dinámica de la historia humana y sus diferentes etapas; una fe en la teleología y en la posibilidad de recuperar una libertad desaparecida.

(421)

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es conocido Jean-Jacques Rousseau?

Jean-Jacques Rousseau es conocido por ser un filósofo suizo con una actitud ambigua ante la Ilustración. Rousseau creía que las sociedades sofisticadas creaban demasiadas desigualdades e injusticias y que era necesario corregirlas mediante la educación y un gobierno fuerte.

¿Cuáles son los 3 puntos principales de El contrato social de Rousseau?

Los tres puntos principales de El contrato social de Rousseau son: las personas se unen para formar una voluntad colectiva, la voluntad colectiva siempre tiene razón (porque es colectiva) y las desigualdades en la sociedad deben reducirse mediante leyes y gobiernos fuertes.

Sobre el traductor

Emiliano S. Grill
Nacido y criado en Uruguay, Emiliano es un traductor, subtitulador y aficionado a la historia. Le apasionan los idiomas, la lectura y la escritura.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, diciembre 12). Jean-Jacques Rousseau [Jean-Jacques Rousseau]. (E. S. Grill, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19706/jean-jacques-rousseau/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Jean-Jacques Rousseau." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 12, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19706/jean-jacques-rousseau/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Jean-Jacques Rousseau." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 dic 2023. Web. 29 feb 2024.

Afiliación