Teatro isabelino

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por María Eugenia Sus
Publicado el 12 junio 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Italiano, Húngaro, Francés
Globe Theatre Model (by Yair Haklai, CC BY-SA)
Maqueta del Globe Theatre
Yair Haklai (CC BY-SA)

El teatro isabelino, llamado a veces teatro renacentista inglés, es el estilo de interpretación de obras teatrales que floreció durante el reinado de Isabel I de Inglaterra (r. 1558-1603) y que continuó bajo sus sucesores Estuardo. El teatro isabelino fue testigo de los primeros actores profesionales que pertenecían a compañías itinerantes y que interpretaban obras en verso blanco con temáticas entretenidas y no religiosas.

El primer teatro permanente se constryuó en Londres en 1576, y rápidamente lo siguieron otros, por lo cual el arte dramático como entretenimiento se convirtió en una industria en auge. El hecho de que los teatros realizaran funciones diarias dio lugar a la existencia de compañías permanentes de actores que no tenían que hacer giras, y por lo tanto podían invertir más tiempo y dinero para asombrar a una audiencia que estaba compuesta por personas de ambos sexos y todas las clases sociales. El dramaturgo más célebre de la época fue William Shakespeare (1564-1616) cuyas obras eran interpretadas en el famoso Globe Theatre de Londres, y que abordaban temáticas tan diversas como historia, romance, venganza, asesinato, comedia y tragedia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Isabel I y las artes

Las artes en general experimentaron un auge en la época isabelina, pero fueron las artes escénicas las que tal vez hicieron la contribución más duradera a la cultura inglesa, e incluso a la cultura mundial. La propia reina era admiradora de las obras teatrales, intepretaciones y espectáculos que se ofrecían a menudo en sus residencias reales. Isabel cuidaba mucho su imagen de la reina vírgen que había sacrificado su vida personal para concentrarse en el bienestar de su pueblo. Por esto, el teatro fue tan solo uno de los medios que utilizó para proyectar su propia gloria y la de su familia, los Tudor. La reina patrocinaba activamente a artistas y dramaturgos.

Naturalmente, los isabelinos no inventaron el teatro, ya que se han representado obras desde que los antiguos griegos del siglo VI a.C. las inventaron. La Inglaterra medieval fue testigo de la representación de obras de moralidad y obras de misterio, incluso había dramas interpretados por actores durante las ceremonias religiosas y fechas festivas. También exisitían las mascaradas, un tipo de espectáculo de mímica donde los intérpretes, vistiendo vestuarios extravagantes, cantaban, bailaban y recitaban poesía frente a una escenografía pintada. Por último, los pueblos de toda Inglaterra habían financiado por mucho tiempo espectáculos públicos que involucraban músicos, acróbatas y bufones, y estos continuaron incluso cuando se popularizó el teatro.

Eliminar publicidad

Advertisement

Procession of Shakespearean Characters
Procesión de personajes de Shakespeare
Unknown Artist (Public Domain)

Estos intérpretes públicos se volvieron un cuerpo profesional de artistas durante la época isabelina. Las primeras compañías profesionales de actores fueron patrocinadas por la reina, los nobles, y cualquiera que tuviera dinero para ese tipo de entretenimiento. Se interpretaban obras de teatro que, quizá gracias a la Reforma inglesa, estaban completamente libres de temas religiosos y no estaban relacionadas con días festivos o festivales religiosos. Sin embargo, las obras laicas presentaban un nuevo reto. Isabel reconoció la influencia del arte popular en la política y en la mentalidad pública, por lo cual prohibió las representaciones de obras no autorizadas en 1559. En la década de 1570, también se prohibieron los ciclos de obras religiosas. El control real del teatro continuó en 1572, cuando solo se le permitió a los nobles patrocinar compañías profesionales de actores. A partir de 1574, también todas las compañías debían ser autorizadas.

INCLUSO LAS OBRAS MÁS POPULARES SOLO SE REPRESENTABAN UNA CANTIDAD REDUCIDA DE VECES AL AÑO, YA QUE LOS TEATROS BUSCABAN ENTRETENER A LOS ESPECTADORES HABITUALES.

El alejarse de los temas religiosos divisivos llevó a los escritores a explorar otras temáticas, y sus imaginaciones no tenían límite. Las temáticas históricas eran especialmente populares entre los nuevos dramaturgos, en un período en el cual se estaba desarrollando un sentido del nacionalismo inglés como nunca antes. Esto se combinaba con el interés humanista por la antigüedad griega y romana. El patrocinio real del teatro continuaría durante el reinado del sucesor de Isabel, Jacobo I de Inglaterra (r. 1603-1625), quien fundaría tres compañías de actores profesionales (también conocidas como compañías de actuación).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Teatros y actores profesionales

La primera compañía de actores con licencia profesional perteneció al miembro de la corte favorito de Isabel, Robert Dudley, primer conde de Leicester (c. 1532-1588). Llamados “Leicester’s Men” (Los hombres de Leicester), obtuvieron su licencia en 1574 y recorrieron los hogares señoriales del país realizando actuaciones. Naturalmente, los actores necesitaban un escenario adecuado en el cual poder lucirse, por lo cual pronto se construyeron los primeros teatros. En 1576 se construyó en Londres el primer teatro permanente (a pesar de que ya exisitían edificios adaptados con andamiaje temporal como el Red Lion de 1567). Llamado simplemente the Theatre, “el teatro” en inglés, fue fundado por James Burbage (c. 1530-1597), quien también era actor. Ubicado en la calle Holywell en el barrio Shoreditch, the Theatre era un edificio cerrado de madera, sin techo en el centro, y recibía como espectadores tanto a cortesanos como a plebeyos. The Theatre fue tan existoso, que se construyeron otros teatros, empezando por the Curtain (el Telón). Burbage abrió un segundo teatro en Londres, el Blackfriars Theatre, transformando un monasterio dominico en desuso. También abrieron the Rose (1587) y the Swan (1595), ya que el negocio del teatro se encontraba en auge y el hecho de que Isabel estimulara a sus nobles a quedarse en la corte y tener residencias en la capital garantizaba un público dispuesto. Otros pueblos siguieron la moda y adquirieron teatros también; los primeros fueron Bath, Bristol, Norwich y York. Para la época de los reyes Estuardo, muchos teatros ofrecían una obra diferente cada día, normalmente por las tardes, a un público de hombes y mujeres conocedor que esperaba ver entretenimiento novedoso. Incluso las obras más populares solo se representaban una cantidad reducida de veces al año, ya que los teatros buscaban entretener a los espectadoes habituales.

Elizabethan Stage, the Swan Theatre
Escenario isabelino, el Teatro Swan
Aernout van Buchel (Public Domain)

Además, al desarrollarse los teatros, los actores y dramaturgos se liberaban de las obligaciones y restricciones que traía el patrocinio de los nobles. Sin embargo, fue the Theatre que obtuvo fama mundial, especialmente a partir de 1599, cuando se trasladó a la orilla sur del río Támesis y se le dió un nuevo nombre: the Globe Theatre.

Eliminar publicidad

Advertisement

El Globe Theatre abrió sus puertas en 1599. Sus dueños eran los hijos de Burbage y algunos miembros de la compañía profesional de actores conocida como “Chamberlain’s Men” (Los hombres de Chamberlain). Uno de estos inversores fue William Shakespeare. Él y otros actores y dramaturgos compartían la mitad de las ganancias del teatro, mientras que la otra mitad se destinaba a pagar a actores secundarios, músicos, vestuarios y costos de mantenimiento. El establecimiento de los teatros significó que los actores que antes eran ambulantes pudieran formar una base económica más sólida, lo que les permitía producir más obras y darles un valor de producción mucho mayor. Las compañías teatrales podían presumir de doce o más actores principales y algunos actores secundarios, jóvenes y aprendices. Músicos, escritores, artistas y copistas también formaban parte del personal.

EN 1592, WILLIAM SHAKEASPEARE SE UNIÓ A “CHAMBERLAIN’S MEN” Y SE VOLVIÓ UN MIEMBRO IMPORTANTE DEL PERSONAL PERMANENTE DEL GLOBE THEATRE.

El Globe Theatre estaba hecho de madera, de forma más o menos circular, y abierto al cielo en el centro. Tenía una altura de 12 metros (40 pies) y medía 24 metros (80 pies) de diámetro. Dentro tenía tres niveles de asientos que ofrecían capacidad para alrededor de 2000 espectadores. El teatro debe su nombre al globo en su tejado, que llevaba la leyenda en latín de la famosa frase de Shakespeare: “Todo el mundo es un escenario”. El escenario del Globe era rectangular, medía unos 12 metros de largo, y estaba protegido por un techo de paja. Alrededor de doce actores podían actuar en el escenario a la vez. Detrás del escenario había una galería en donde se podían sentar más espectadores, o que podía ser utilizada como parte de la obra (por ejemplo el balcón de Julieta en “Romeo y Julieta”). Se podía sorprender al público con trucos técnicos como bajar actores colgados de cables, o haciéndolos aparecer y desaparecer por una trampilla en el piso del escenario.

En la segunda mitad del siglo XVII llegaron algunos avances importantes. Las mujeres ahora interpretaban los papeles femeninos (antes esto lo hacían muchachos jóvenes) y escenografías grandes y pintadas, a menudo con perspectiva incorporada, se entraban y sacaban de escena a través de rieles deslizantes. Otro cambio era que ahora las obras tenían temporadas extendidas, repitiéndose todos los días, un avance que seguramente apreciaron los actores con poca memoria. Se estableció un patrón de representación de obras que se mantiene al día de hoy.

Eliminar publicidad

Advertisement

William Shakespeare
William Shakespeare
Unknown Artist (Public Domain)

William Shakespeare

William Shakespeare es uno de los autores más célebres en cualquier idioma. Nació en Stratford-upon-Avon en 1564, y no fue hasta 1592 que se hizo conocido en ambientes teatrales. Dos años más tarde se unió a “Chamberlain’s Men”, y después, como se mencionó anteriormente, se volvió un miembro importante del personal permanente del Globe Theatre, un puesto que mantuvo a lo largo de su carrera como escritor. William produjo en promedio dos obras por año, y escribió 37 en total. Ponerle fecha a sus obras es problemático, ya que no existen los manuscritos originales, por lo cual los historiadores han buscado pistas en los propios contenidos de las obras y en otra evidencia documental. Sus obras suelen dividirse en cuatro categorías que demuestran el amplio espectro del teatro isabelino en general. Estas categorías son: comedias, romances, historias y tragedias. Las obras, como muchas de la época, combinan juegos de palabras y referencias burlonas a la política contemporánea, con historias de amor, actos oscuros de venganza y asesinato, eventos históricos, ficción histórica, y una gran porción de patrioterismo.

A menudo “Enrique VI parte I”, escrita alrededor de 1589, se cita como primera obra de Shakespeare. Entre sus obras más populares están “Sueño de una noche de verano” (c. 1596), que gira alrededor del casamiento del héroe griego Teseo con la amazona Hipólita, “Enrique V” (1599), que incluye una versión ficticia del conmovedor discuro del rey en la batalla de Agincourt de 1415, “Hamlet” (c.1601) que cuenta sobre la venganza del homónimo príncipe dánes contra su malvado tío, y “Macbeth” (1606) llamada como el rey escocés que enloquece después de cometer una ola de asesinatos.

Otros dramaturgos y actores

Durante el reinado de los Estuardo imprimir los libretos de las obras se puso de moda y se volvió rentable, aun cuando estas siempre fueran escritas con el propósito de ser representadas. Se conservan unos 800 libretos de obras teatrales de los siglos XVI y XVII, aunque esto es solo una pequeña proporción de las que se produjeron en aquella época. Después de Shakespeare, el dramaturgo isabelino más célebre es Christopher Marlowe (1564-1593). En 1587 se representó su primera obra, “Tamerlán el grande”. La obra contaba la historia épica de Tamerlán, el fundador del Imperio timúrido en Asia central (1307-1507), y fue un éxito rotundo. Le siguieron otros éxitos, como “Dido, reina de Cartago”, pero, como muchos dramaturgos y poetas de la época, Marlowe era propenso a episodios de borrachera, y una pelea en una taverna resultó en su muerte. Ya que Marlowe también trabajaba como espía para el gobierno, algunos han especulado que su muerte fue en realidad un asesinato planificado.

Eliminar publicidad

Advertisement

El tercer gran dramaturgo de la época fue Ben Jonson (1572-1637). Se escapó de una temprana trayectoria laboral como aprendiz de albañil, y su primera obra, “La isla de los perros” (1597), tuvo éxito, pero lo metió en problemas con las autoridades que pensaron que incitaba a la rebelión. Después de una corta temporada en prisión, Jonson se vió confinado de nuevo después de matar a un actor durante una discusión. Al salir por segunda vez, Jonson se concentró en lo que él era bueno y escribió una serie de obras, muchas de las cuales fueron representadas en el Globe Theatre. Otras obras de Jonson incluyen poesía, mascaradas, y una gran cantidad de crítica literaria.

Por supuesto, los actores consumados se hicieron un lugar en el nuevo género. Una figura famosa fue la del actor cómico Richard Tarlton (f. 1588) quien también era bufón de la corte, y que hacía reír a Isabel I hasta que sus chistes fueron demasiado lejos al ridiculizar a algunos de los cortesanos favoritos de la reina. El polifacético Tarlton fue uno de los fundadores de la compañía “Queen’s Men” (Los hombres de la Reina) y escribió muchas obras exitosas, la más popular fue “Los siete pecados capitales” (1585). El personaje más famoso de Tarlton era un poco Chaplinesco: Un hombre pequeño con pantalones holgados que llevaba un gran bastón.

Desafíos y legado

El nuevo teatro no estuvo libre de críticas. Los puritanos, cada vez más prominentes en la sociedad isabelina a partir de la década de 1590, se oponían a un entretenimiento tan frívolo como obras de teatro. Consideraban que las temáticas, especialmente las tramas de venganza, asesinato y romance, no eran adecuadas para los plebeyos ya que podían corrompen sus mentes, al igual que proclaman algunos críticos modernos del cine violento. Además, los puritanos creían que los teatros eran lugares indeseables en donde solo se reunían los miembros ociosos, inmorales y criminales de la sociedad.

A menudo a los residentes locales no les alegraba tener un teatro en su vecindario, debido al ruido y las asociaciones de las clases bajas con dichos lugares; esta fue una de las razones por las cuales el Theatre se trasladó para convertirse en el Globe Theatre. Incluso algunos empresarios odiaban a los teatros ya que sus empleados iban a ver obras durante el día, es decir, en horario laboral. Esta preocupación llevo a que se enviaran peticiones a los alcaldes, quienes a su vez presionaron a los miembros del Parlamento para que restringieran las funciones teatrales. Esto también explica por qué los primeros teatros se construyeron en los suburbios, alejados de la jurisdicción de los alcaldes. Sin embargo, el teatro era muy barato (a partir de 1 penique la entrada, alrededor de 1 dólar hoy) y muy popular, por lo cual era muy díficil de reprimir, incluso cuando los puritanos ganaron importancia a mediados del siglo XVII y cerraron temporalmente todos los lugares de reunión pública a partir de 1642. En 1660, con el regreso de los monárquicos, los teatros abrieron de nuevo y las compañías de actores volvieron a formarse de inmediato.

La salud pública constituía otro reto. Cuando una nueva ola de la peste negra golpeó a Londres en 1592, se cerraron todos los teatros por un año. Muchos alcaldes procuraban evitar las reuniones públicas y hasta le pagaban a las compañías de actores para que no actuaran si había un nuevo brote de la peste. Los teatros, al ser estructuras de madera, también eran susceptibles a fuegos devastadores. El Globe Theatre, por ejemplo, tuvo que ser reconstruído en 1614, cuando un cañón disparado para generar efecto dramático en una obra causó que el techo de paja se prendiera fuego.

A pesar de las amenazas, el teatro isabelino parece haberse establecido rápidamente como una parte importante y duradera de la cultura popular y literaria de Inglaterra. Ya en 1623, por ejemplo, se recopilaron 36 obras de William Shakespeare en la obra impresa First Folio. Se imprimirían más ediciones a lo largo del siglo XVII y una primera colección debidamente editada se publicó en 1709. Por supuesto, el mundo entero continúa leyendo a Shakespeare, y sus obras siguen interesando a los realizadores audiovisuales modernos. Como señaló el autor Ben Jonson en el prefacio de First Folio, la estrella del teatro isabelino “no pertenece a una época, si no que es atemporal” (Wagner, 275).

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué era importante en el teatro isabelino?

El teatro isabelino fue importante porque creó grupos de actores profesionales que representaban obras regulares y baratas para el público en teatros construidos a tal efecto. El dramaturgo más famoso de este periodo fue William Shakespeare.

¿En qué se basaba el teatro isabelino?

El tema de muchas obras isabelinas eran los acontecimientos históricos, especialmente de la antigüedad griega y romana. Los reyes medievales también eran un tema popular, como se ve en las obras de William Shakespeare.

¿Cómo se llamaba el teatro isabelino más famoso?

El teatro isabelino más famoso fue el Globe Theatre de Londres, inaugurado en 1599. Circular y de madera, el Globe mostró muchas de las obras de William Shakespeare, como "Romeo y Julieta".

Sobre el traductor

María Eugenia Sus
Soy actriz y traductora e intérprete de español <> inglés, con un profundo amor por el aprendizaje, y un ávido interés por la historia y la literatura.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, junio 12). Teatro isabelino [Elizabethan Theatre]. (M. E. Sus, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18993/teatro-isabelino/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Teatro isabelino." Traducido por María Eugenia Sus. World History Encyclopedia. Última modificación junio 12, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18993/teatro-isabelino/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Teatro isabelino." Traducido por María Eugenia Sus. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 jun 2020. Web. 15 may 2022.

Afiliación