La Peste Negra

Recaudación de fondos para las traducciones

Nuestra visión: educación en historia gratuita para todos, en todo el mundo, en todos los idiomas. Sabemos que es una meta ambiciosa, pero no nos detendremos. Para lograrlo, necesitamos traducir... ¡Y mucho! Haz una donación ahora y ayúdanos a tener un verdadero impacto global. ¡Te lo agradecemos!
$1752 / $3000

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Emiliano S. Grill
Publicado el 28 marzo 2020
X

Texto original en inglés: Black Death

The Plague by Arnold Bocklin (by Arnold Böcklin, Public Domain)
La Peste de Arnold Böcklin
Arnold Böcklin (Public Domain)

La Peste Negra fue una pandemia de peste que devastó la Europa medieval entre 1347 y 1352, matando a aproximadamente 25-30 millones de personas. La enfermedad se originó en Asia central y fue llevada a Crimea por guerreros y comerciantes mongoles. La peste entró en Europa a través de Italia, transportada por ratas en barcos comerciales genoveses que navegaban desde el Mar Negro.

La enfermedad fue causada por una bacteria de tipo bacilo y transportada por las pulgas de los roedores. Se la conocía como la Peste Negra porque podía ennegrecer la piel y las llagas, mientras que otros síntomas eran la fiebre y los dolores articulares. Se estima que entre el 30% y el 50% de la población de los lugares afectados murió a causa de la Peste Negra. El número de muertos fue tan elevado que tuvo importantes consecuencias en la sociedad medieval europea en su conjunto, con una escasez de agricultores que dio lugar a demandas para acabar con la servidumbre, un cuestionamiento general de la autoridad y rebeliones, y el abandono total de muchas ciudades y pueblos. La peor plaga de la historia de la humanidad, le llevaría 200 años a Europa recuperar su población al nivel anterior a la Peste Negra.

Eliminar publicidad

Advertisement

Causa y síntomas

La peste es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria del tipo bacillus que es transportada y propagada por las pulgas parásitas de los roedores, especialmente la rata parda. Hay tres tipos de peste, y es probable que los tres estuvieran presentes en la pandemia de la Peste Negra: La peste bubónica, la peste neumónica y la peste septicémica. La peste bubónica, la más común durante el brote del siglo XIV, causa una grave inflamación en la ingle y las axilas (los ganglios linfáticos) que adquiere un enfermizo color negro, de ahí el nombre de «peste negra». Las llagas negras que pueden llegar a cubrir todo el cuerpo, causadas por hemorragias internas, eran conocidas como «bubones», de los que la peste bubónica toma su nombre. Otros síntomas son la fiebre intensa y los dolores articulares. Si no se trata, la peste bubónica es mortal en entre el 30 y el 75% de las infecciones, a menudo en un plazo de 72 horas. Los otros dos tipos de peste (neumónica (o pulmonar) y septicémica) suelen ser mortales en todos los casos.

Los terribles síntomas de la enfermedad fueron descritos por escritores de la época, especialmente por el escritor italiano Boccaccio en el prefacio de su Decamerón en 1358. Un escritor, el poeta galés Ieuan Gethin, hizo quizás el mejor intento de describir las llagas negras que vio de primera mano en 1349:

Eliminar publicidad

Advertisement

Vemos a la muerte introducirse entre nosotros como un humo negro, una plaga que cercena a los jóvenes, un fantasma desarraigado que no tiene piedad de los rostros bellos. Ay de mí con un chelín en la axila... tiene forma de manzana, como una cabeza de cebolla, un pequeño forúnculo que no perdona a nadie. Es grande su hervor, como una brasa ardiente, una desgracia de color ceniciento... Son similares a las semillas de los guisantes negros, fragmentos rotos de carbón marino quebradizo... cenizas de las cáscaras de la hierba del berberecho, una masa mezclada, una plaga negra como peniques, como bayas... (Davies, 411).

Propagación

El siglo XIV en Europa ya había demostrado ser un desastre incluso antes de la llegada de la Peste Negra. Una peste anterior había afectado al ganado y se habían producido pérdidas de cosechas por la sobreexplotación de la tierra, lo que provocó dos grandes hambrunas en toda Europa en 1316 y 1317. A esto se le sumó la agitación de las guerras, especialmente la de los Cien Años (1337-1453) entre Inglaterra y Francia. Incluso el clima empeoró, ya que el ciclo inusualmente templado de los años 1000-1300 dio paso al comienzo de una «pequeña edad de hielo», en la que los inviernos eran cada vez más fríos y largos, reduciendo la temporada de cultivo y, en consecuencia, la cosecha.

Spread of the Black Death
Propagación de la Peste Negra
Flappiefh (CC BY-SA)

Una peste devastadora que afectara a los humanos no era un fenómeno nuevo, ya que a mediados del siglo V se había producido un grave brote que asoló la zona del Mediterráneo y, particularmente, Constantinopla. La peste negra de 1347 entró a Europa probablemente a través de Sicilia, cuando fue transportada por cuatro barcos de grano genoveses infestados de ratas que navegaban desde Caffa, en el Mar Negro. La ciudad portuaria había sido asediada por los tártaros-mongoles que habían catapultado cadáveres infectados hacia la ciudad, y fue allí donde los italianos se contagiaron de la peste. Otro origen fue el de los comerciantes mongoles que utilizaban la Ruta de la Seda y que habían traído la enfermedad desde su lugar de origen en Asia central, identificándose específicamente a China tras los estudios genéticos realizados en 2011 (aunque se ha propuesto el sudeste asiático como fuente alternativa y las pruebas históricas reales de una epidemia causada por la peste en China durante el siglo XIV son débiles). Desde Sicilia, no había más que un paso hasta la península itálica, aunque uno de los barcos procedentes de Caffa llegó a Génova, se le negó la entrada y atracó en Marsella, y luego en Valencia. Así, a finales de 1349, la enfermedad había sido transportada a lo largo de las rutas comerciales hacia Europa Occidental: Francia, España, Gran Bretaña e Irlanda, todos fueron testigos de sus terribles efectos. La peste se extendió como pólvora y hubo brotes en Alemania, Escandinavia, los países bálticos y Rusia entre 1350 y 1352.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Aunque se extendió sin control, la Peste Negra afectó a algunas zonas con mucha más severidad que a otras.

Los médicos medievales no tenían ni idea de organismos tan microscópicos como las bacterias, por lo que se veían impotentes en cuanto al tratamiento, y donde mejor podían ayudar a la gente, en la prevención, se veían obstaculizados por el nivel de saneamiento, que era espantoso en comparación con los estándares modernos. Otra estrategia útil habría sido poner zonas en cuarentena, pero como la gente huía presa del pánico cada vez que se producía un caso de peste, llevaba consigo la enfermedad sin saberlo y la propagaba aún más. Las ratas hicieron el resto.

Había tantas víctimas de la peste y tantos cadáveres que las autoridades no sabían qué hacer con ellos, y las carretas apiladas con cadáveres se convirtieron en una visión común en toda Europa. Parecía que el único curso de acción era permanecer en el lugar, evitar a la gente y rezar. La enfermedad acabó por agotarse en 1352, pero volvería a aparecer, en brotes menos graves, durante el resto del periodo medieval.

Eliminar publicidad

Advertisement

Número de muertos

Aunque se extendió sin control, la Peste Negra afectó a algunas zonas con mucha más severidad que a otras. Este hecho y el número de muertos, a menudo exagerado, proporcionado por los escritores medievales (y algunos modernos) hacen que sea muy difícil evaluar con precisión el número total de muertos. En ocasiones, ciudades enteras, como Milán, lograron evitar repercusiones significativas, mientras que otras, como Florencia, quedaron devastadas: la ciudad italiana perdió 50.000 de sus 85.000 habitantes (Boccaccio declaró la imposible cifra de 100.000). Se dice que en París enterraban a 800 muertos cada día en el punto álgido de la peste, pero en otros lugares no se produjo tal carnicería. Una media del 30% de la población de las zonas afectadas perdió la vida, aunque algunos historiadores prefieren una cifra más cercana al 50%, y probablemente fue así en las ciudades más afectadas. Así, las cifras de muertos oscilan entre 25 y 30 millones en Europa entre 1347 y 1352. La población de Europa no volvería a los niveles anteriores a 1347 hasta alrededor de 1550.

Citizens of Tournai Bury Their Dead
Los ciudadanos de Tournai entierran a sus muertos
Pierart dou Tielt (Public Domain)

Consecuencias sociales

Las consecuencias de un número tan elevado de muertes fueron graves y, en muchos lugares, la estructura social se rompió. Muchas zonas urbanas pequeñas afectadas por la peste fueron abandonadas por sus habitantes, que buscaron seguridad en el campo. La autoridad tradicional (tanto gubernamental como eclesiástica) fue cuestionada, pues ¿cómo podían ocurrir tales desastres a un pueblo? ¿No eran los gobernantes y Dios los responsables de alguna manera? ¿De dónde venía este desastre y por qué era tan indiscriminado? Al mismo tiempo, aumentó la religiosidad personal y florecieron las organizaciones benéficas.

En la agricultura, los que podían trabajar estaban en condiciones de pedir un salario y la institución de la servidumbre se vio condenada.

La Peste Negra fue personificada para que la gente pudiera entender lo que le estaba ocurriendo, y normalmente se la representaba en el arte como la Parca, un esqueleto a caballo cuya guadaña segaba indiscriminadamente a quienes estaban en la flor de la vida. Muchas personas estaban simplemente desconcertadas por el desastre. Algunos pensaron que se trataba de un fenómeno sobrenatural, quizá relacionado con el avistamiento de un cometa en 1345. Otros culparon a los pecadores, siendo un gran ejemplo los Flagelantes de Renania, que desfilaban por las calles azotándose y pidiendo a los pecadores que se arrepintieran para que Dios pudiera acabar con este terrible castigo. Muchos pensaron que era un truco inexplicable del Diablo. Otros culparon a los enemigos tradicionales, y se alimentaron prejuicios ancestrales que condujeron a ataques e incluso a masacres de grupos específicos, especialmente los judíos, de los que miles huyeron a Polonia.

Eliminar publicidad

Advertisement

History's Deadliest Pandemics
Las pandemias más mortíferas de la historia
South Front (See Original Source)

Incluso una vez superada la crisis, ahora había que hacer frente a problemas prácticos: al no haber suficientes trabajadores para satisfacer las necesidades, los salarios y los precios se dispararon. El hecho de necesitar la agricultura para alimentar a la población supondría un grave problema, al igual que la enorme caída de la demanda de productos manufacturados, pues había simplemente mucha menos gente para comprarlos. En la agricultura, concretamente, los que podían trabajar estaban en condiciones de pedir un salario, y la institución de la servidumbre, en la que un campesino pagaba renta y tributo a un señor y nunca se movía de sus tierras, se vio condenada. Nació una mano de obra más flexible, más móvil y más independiente. En consecuencia, surgió un malestar social y, a menudo, estallaron rebeliones cuando la aristocracia trató de luchar contra estas nuevas exigencias. Destacan las revueltas de París en 1358, Florencia en 1378 y Londres en 1381. Los campesinos no consiguieron todo lo que querían, ni mucho menos, y un reclamo de reducción de impuestos fue un fracaso importante, pero el antiguo sistema de feudalismo desapareció.

Tras las grandes hambrunas de 1358 y 1359 y los rebrotes ocasionales, aunque menos graves, de la peste en 1362-3, y de nuevo en 1369, 1374 y 1390, la vida cotidiana de la mayoría de la gente mejoró gradualmente a finales del siglo XIII. También progresó el bienestar general y la prosperidad del campesinado, ya que la disminución de la población redujo la competencia por tierras y recursos. Los aristócratas propietarios de tierras tampoco tardaron en hacerse con las tierras no reclamadas de los que habían fallecido, e incluso los campesinos que habían ascendido socialmente podían considerar la posibilidad de aumentar sus propiedades. Las mujeres, en particular, obtuvieron derechos de propiedad que no tenían antes de la peste. Las leyes variaban según la región, pero en algunas partes de Inglaterra, por ejemplo, a las mujeres que habían perdido a sus maridos se les permitía conservar sus tierras durante un cierto tiempo hasta que se volvieran a casar o, en otras jurisdicciones más generosas, si se volvían a casar no perdían la propiedad de su difunto marido, como había sucedido anteriormente. Aunque ninguno de estos cambios sociales puede relacionarse directamente con la Peste Negra en sí, y de hecho algunos ya estaban en marcha incluso antes de que llegara la peste, la onda expansiva que la Peste Negra supuso para la sociedad europea fue sin duda un factor que contribuyó y aceleró los cambios que se produjeron en la sociedad en el ocaso de la Edad Media.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Emiliano S. Grill
Nacido y criado en Uruguay, soy un aficionado a la historia y traductor a quien le gustan los idiomas, la lectura y los viajes. Me convertí en traductor porque me encanta la idea de poner el conocimiento al alcance de todos.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses especiales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y el descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene un máster en Filosofía Política y es el director de publicaciones de la WHE.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, marzo 28). La Peste Negra [Black Death]. (E. S. Grill, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17097/la-peste-negra/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La Peste Negra." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 28, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17097/la-peste-negra/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La Peste Negra." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 mar 2020. Web. 07 dic 2021.

Afiliación