Newgrange

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 06 septiembre 2015
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés, Italiano
Newgrange Entrance (by Joshua J. Mark, CC BY-NC-SA)
Entrada a Newgrange
Joshua J. Mark (CC BY-NC-SA)

Newgrange es un monumento neolítico situado en la región de Brú na Bóinne, condado de Meath, Irlanda. El nombre es bastante moderno y procede de la "nueva" granja de los monjes de la abadía de Mellifont, cerca de Drogheda, a 8 millas (14 km) al norte. Aunque la abadía se cerró en 1539, la asociación del terreno con la "nueva granja" de los monjes continuó. Newgrange se construyó hacia el 3200 a. C., antes de las pirámides de Giza y Stonehenge, y forma parte de uno de los complejos megalíticos más famosos y significativos de Europa. En el valle de Brú na Bóinne (Palacio del Boyne), que se encuentra en un recodo del río Boyne, hay 37 tumbas situadas e incluye otras dos enormes estructuras similares a Newgrange: Knowth y Dowth. El monumento de Newgrange mide 249 pies (76 metros) de ancho y 39 pies (12 metros) de alto, y cubre un acre de terreno (4500 metros cuadrados). La entrada conduce a un pasaje de 19 metros que da acceso a una cámara central con tres huecos (a veces también llamados "cámaras") en las paredes a intervalos correspondientes al norte, al oeste y al sur. En las excavaciones se han encontrado restos humanos incinerados en el hueco oeste.

Aunque Newgrange se definió originalmente como una tumba de paso, más recientemente se ha reconocido como un monumento cuya finalidad, aunque incluía el entierro de los muertos, era mucho más significativa y universal. Todos los años, en los días cercanos al solsticio de invierno, el 21 de diciembre, el sol naciente brilla a través de una caja de techo sobre la entrada para iluminar el pasaje interior y, especialmente, el hueco oeste en la parte posterior de la cámara central. El arqueólogo Michael J. O'Kelly fue la primera persona de la era moderna que observó este acontecimiento el 21 de diciembre de 1967. O'Kelly, cuyo trabajo en Brú na Bóinne ha sido el que más ha contribuido a avanzar en el conocimiento del yacimiento, es el principal responsable de la revalorización de Newgrange como monumento y no como tumba estrictamente. El monumento se denomina propiamente "cairn", un montículo de piedras hecho por el hombre que incluye grava laminada con agua. Newgrange está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

La construcción de Newgrange

Las tumbas y monumentos de Brú na Bóinne se construyeron entre el 3300 y el 2800 a. C. Antes de esta época, había una estructura más antigua en el lugar que fue desmantelada cuyas piedras se utilizaron en las primeras etapas de la construcción de Newgrange. De los cuatro tipos de tumbas megalíticas definidos por los arqueólogos (la tumba de corte, la tumba de portal, la tumba de paso y la tumba de cuña), en Brú na Bóinne solo se construyeron tumbas de paso. Los historiadores George Eogan y Peigin Doyle comentan al respecto: "Los constructores de tumbas de paso representaban una tradición distinta a la de los constructores de tumbas de portal y de corte. Esta tradición se desarrolló primero a lo largo de la costa occidental de Europa, particularmente en la península ibérica y en Bretaña, antes de extenderse a Gran Bretaña e Irlanda" (10). Esto es especialmente interesante porque se cree que los celtas llegaron por primera vez a Irlanda desde la península ibérica en una fecha tan tardía como el 500-300 a. C., mucho después de la construcción de Newgrange, lo que ha llevado a algunos a argumentar que los celtas llegaron mucho antes de lo que se supone, pero también podría explicarse por la población no celta de la misma región.

Debió existir una comunidad estable en la regiónpara crear estas enormes estructuras. Tendrían que haber sido hábiles canteros con una riqueza considerable para poder dejar de ganarse la vida y dedicarse a levantar las grandes tumbas y monumentos. Eogan y Doyle escriben:

Eliminar publicidad

Advertisement

Se necesitaría una amplia gama de recursos de apoyo: rodillos de madera para mover las enormes piedras… cuerdas para sujetarlas; y barcos o madera para hacer flotar las piedras desde su origen, que a menudo estaba muy lejos, hasta el lugar de construcción. Como las tumbas se construían a menudo en altura, muchas piedras grandes debían ser llevadas cuesta arriba (11).

Newgrange, Bru na Boinne
Newgrange, Brú na Bóinne
Bruno Panel (CC BY-NC-SA)

Las piedras utilizadas en Newgrange se trajeron de lugares tan lejanos como las montañas de Wicklow, en el condado de Wicklow (70 millas/113,9 km al sur) y las montañas de Slieve Croob, en el condado de Down (67 millas/107 km al norte). También se trajeron piedras de los montes Mourne, a 94 km al norte del lugar, mientras que la grava se extrajo localmente de un pozo que ahora está lleno de agua y que se conoce como el estanque en forma de ocho. Los constructores tuvieron que localizar y trasladar las piedras desde las lejanas montañas, probablemente a través del mar de Irlanda, y luego transportarlas tierra adentro hasta Brú na Bóinne. Todo esto obviamente requeriría una gran cantidad de tiempo y esfuerzo. Michael J. O'Kelly señala que en Newgrange hay 97 piedras de bordillo, "ninguna de las cuales pesa menos de una tonelada, y algunas pesan bastante más" y que contiene "unas 200 000 toneladas de piedra" en total. Escribe:

Ninguna de las losas estructurales fue extraída, todas muestran superficies geológicamente erosionadas, excepto en los casos en que las losas han sido deliberadamente decoradas [ornamentadas, como con remolinos u otros diseños]. Su estado de intemperie y las estrías que se aprecian en algunas de ellas sugieren que fueron recogidas en lugares donde habían quedado abandonadas al final de la Edad de Hielo. Imagínese la dificultad de encontrar tantas losas adecuadas, semiocultas como debían estar por los matorrales y el bosque, y de llevarlas al lugar, principalmente cuesta arriba, ya que Newgrange está en la cima de una colina (116-117).

O'Kelly imagina una fuerza de trabajo dividida en grupos de seis, algunos de los cuales llevaban la grava, otros cazaban las losas, otros las transportaban y otros las colocaban en su sitio. Cuando se completó el gran monumento, tal vez todos estos o ninguno ayudaron a erigir el revestimiento de cuarzo blanco brillante, que ha sido restaurado en el monumento en la actualidad. O'Kelly afirma, sin embargo, que todo esto es pura especulación, escribiendo: "Que nadie imagine que lo anterior es más que una suposición, hecha en nuestra casi total ignorancia del estilo de vida y los hábitos de los constructores" (118). Sin ningún tipo de registro escrito, no hay forma de determinar cómo se construyó el monumento, por qué se construyó o para qué sirvió. Lo único cierto es que los habitantes de la zona dedicaron al menos 30 años de su vida a la construcción de Newgrange, probablemente más, y que se utilizó casi frecuentemente como un importante centro ritual tras su construcción.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Newgrange
Newgrange
Joshua J. Mark (CC BY-NC-SA)

Leyenda y descubrimiento

Por alguna razón, el monumento fue abandonado durante los primeros años de la Edad de Hierro en Irlanda (hacia el siglo III a. C.) tras la llegada de los celtas. Durante los siguientes 2000 años no hubo actividad ritual en la región y los campos fueron utilizados por agricultores como los monjes de la abadía de Mellifont. Sin embargo, la memoria comunitaria de la importancia ritual del lugar era fuerte, como lo demuestran las referencias al monumento en las leyendas y mitos irlandeses. Se dice que el pueblo de los espíritus, los Tuatha de Danaan (hijos de la diosa Dana), construyeron Newgrange, y se hace referencia a él como la tumba de su jefe Dagda Mor, de su hijo Oengus del Brugh, o del gran dios Lugh del brazo largo, padre del héroe Cú Chulain. También se cree que Cú Chulainn fue concebido en este lugar cuando Lugh visitó a la doncella Dechtine en un sueño mientras dormía allí. El lugar estaba imbuido de propiedades mágicas y podía producir comida y bebida (concretamente cerveza) sin fin, incluidos dos cerdos, uno vivo y el otro ya vestido, cocinado y listo para la mesa. En la famosa leyenda irlandesa La persecución de Diarmuid y Grainne, Aengus lleva el cuerpo de Diarmuid a Brú na Bóinne para enterrarlo tras la muerte del héroe y se dice que los altos reyes de Irlanda, coronados en Tara, fueron enterrados allí hasta la época de los Ui Neill (c. 800 d. C.).

El lugar cayó en el olvido cuando la lengua, la literatura y el saber popular gaélico fueron suprimidos, y casi perdidos, bajo el dominio inglés. La invasión normanda de 1169 llevó a los ingleses a Irlanda, y su control sobre la vida del país aumentó constantemente con medidas opresivas hasta que los patriotas irlandeses lo rompieron a principios del siglo XX, lo que llevó a la creación de la República de Irlanda en la década de 1920. Sin embargo, mucho antes de la llegada de los ingleses, la actividad ritual en los yacimientos se ralentizó y luego cesó, probablemente debido a que los rituales cristianos sustituyeron a los ritos paganos tras la labor misionera de San Patricio en el siglo V d. C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los grandes túmulos de Newgrange, Knowth y Douth y las tumbas que los rodeaban cayeron en el olvido hasta su descubrimiento en 1699. Michael O'Kelly describe el acontecimiento en su obra Newgrange: Archaeology, Art and Legend:

El descubrimiento de la "cueva" de Newgrange se produjo por la necesidad de piedras que tenía el entonces terrateniente, Charles Campbell. Al darse cuenta de que las había en abundancia bajo el verde césped de un prominente montículo de su granja, ordenó a sus trabajadores que se llevaran algunas y, al hacerlo, se descubrió la entrada a la tumba. Esto ocurrió en el año 1699. Tuvo la suerte de que, al mismo tiempo, el erudito y anticuario galés Edward Lhwyd estuviera haciendo un recorrido por Irlanda, quien al enterarse del descubrimiento, se acercó a Newgrange y tomó buena nota de todo lo que se podía ver y oír. Escribió a sus amigos al respecto y se conservan cuatro de sus cartas, todas ellas con la misma información. La primera carta está fechada el 15 de diciembre de 1699 y cabe deducir que la "cueva", como se la llamaba, había sido abierta no mucho antes y que Lhwyd pudo obtener testimonios de primera mano sobre su descubrimiento. Describió lo que vio en los mismos términos precisos que acostumbraba a utilizar en sus estudios botánicos y de otro tipo (24).

A Lhwyd le siguió Sir Thomas Molyneaux, de la Universidad de Dublín, que hizo otras observaciones que atrajeron a otros. Ninguno de estos eruditos creía que el monumento de Newgrange hubiera sido construido por los nativos de Irlanda, ya que la actitud inglesa predominante hacia los irlandeses era que eran burdos bárbaros incapaces de tal hazaña. Newgrange se atribuyó a los vikingos e incluso a los egipcios. A lo largo del siglo XVIII, el emplazamiento fue visitado por varios anticuarios que especularon sobre el origen y la finalidad del montículo y, en el XIX, por otros más, como el erudito John O'Donovan y el artista George Petrie, que hicieron valoraciones más educadas de Newgrange. En 1882, el gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda se hizo cargo del monumento mediante la Ley de Protección de Monumentos Antiguos y se iniciaron los esfuerzos de conservación.

Newgrange Neolithic Monument
Monumento neolítico Newgrange
Bruno Panel (CC BY-NC-SA)

Newgrange en la actualidad

No fue hasta 1962 d. C. cuando Michael J. O'Kelly inició una excavación exhaustiva del yacimiento, que duró hasta 1973 d. C. El proyecto de excavación y restauración de O'Kelly dio como resultado el monumento que se visita hoy en día. En 1993, Newgrange fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es el más conocido de los muchos túmulos neolíticos del mundo (como Maeshowe en Escocia o Gavrinis en Bretaña, entre otros). El acceso al yacimiento se realiza a través del Centro de Visitantes Brú na Bóinne, que ofrece visitas guiadas. Más de 200 000 personas de todo el mundo visitan Newgrange cada año, y se celebra un sorteo para seleccionar a quienes desean participar en observar el amanecer en el solsticio de invierno. El número de solicitantes (varios miles) atestigua el perdurable encanto y misterio del gran monumento de Newgrange.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2015, septiembre 06). Newgrange [Newgrange]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13951/newgrange/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Newgrange." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 06, 2015. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13951/newgrange/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Newgrange." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 sep 2015. Web. 29 jun 2022.

Afiliación