La literatura naru de Mesopotamia

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 15 agosto 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, persa
Head of a Ruler (by Metropolitan Museum of Art, Copyright)
Cabeza de un gobernante
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

La literatura naru de Mesopotamia fue un género literario que apareció en torno al segundo milenio a.C. En este género se presentaba a una persona histórica famosa, normalmente un rey, como protagonista de una historia que a menudo trataba sobre la relación de la humanidad con los dioses. Estas historias se hicieron muy populares y, con el tiempo, parece que acabaron sustituyendo a los hechos históricos en la mente de la gente.

Hay dos ejemplos de literatura naru que se llegaron a aceptar hasta tal punto como historia verdadera que incluso el gran erudito L.W. King escribió sobre ellos como si lo fueran en su obra de 1910, Una historia de Sumeria y Acadia: La leyenda de Sargón, que se acabó aceptando como la verdadera autobiografía del rey, y La maldición de Ágade, que habla del nieto de Sargón, Naram-Sin. Las historias que conformaban la literatura naru eran muy entretenidas y, como giraban en torno a figuras muy conocidas del pasado, en seguida enganchaban a los lectores y llevaban a creerse su veracidad histórica.

Eliminar publicidad
Advertisement

El ejemplo más famoso de la literatura naru, aunque tiene muchos aspectos que no se adecúan a la forma de estos textos, es la Epopeya de Gilgamesh (escrita en torno a 2150-1400 a.C. y basada en cuentos anteriores). En esta obra, el rey histórico de Uruk, Gilgamesh, tiene un papel transcendental y mítico como personaje principal en busca del sentido de la vida.

Desarrollo del género

Los nombres de los grandes reyes acadios se conocían bien por toda Mesopotamia ya desde el reinado de Sargón (2334-2279 a.C.) y hasta la caída del Imperio asirio en 612 a.C. Las copias de estas historias que se han encontrado en lugares como Nínive y Mari atestiguan la popularidad que tenían en la antigua Mesopotamia, y es muy poco probable que las gentes de la antigüedad que las escuchaban se preocuparan por saber si eran históricamente correctas; sencillamente eran buenas historias con un mensaje importante.

Eliminar publicidad
Advertisement
LA LITERATURA NARU NO CONTABA LO QUE OCURRIÓ REALMENTE, SINO QUE CREABA UN CUENTO DE LO QUE PODRÍA PASAR SI NO SE RECONOCÍA EL LUGAR DE CADA UNO EN EL UNIVERSO Y SE ACTUABA EN CONSECUENCIA.

El erudito O.R. Gurney da la siguiente definición de la literatura naru en su obra The Cuthaean Legend of Naram-Sin (La leyend de Cutha de Naram-Sim):

Una naru era una estela grabada en la que un rey dejaba constancia de los acontecimientos ocurridos durante su reinado. Entre las características de tal inscripción están la presentación formal del escritor por nombre y títulos, la narrativa en primera persona y un epílogo que normalmente consiste en maldiciones sobre la persona que dañe el monumento en el futuro y bendiciones para los que lo traten con respeto. La llamada "literatura naru" consiste en un pequeño conjunto de inscripciones naru apócrifas, compuestas probablemente a principios del segundo milenio a.C. pero en nombre de los reyes famosos del pasado. Un ejemplo muy conocido de esto es la Leyenda de Sargón de Acadia. En estas obras se mantiene la forma de la naru, pero el tema es legendario, o incluso ficticio. (93)

Los eruditos no están de acuerdo en si estas historias deberían conocerse como "literatura naru" o "autobiografía ficticia". Independientemente del término utilizado, estas obras se presentan intencionadamente como recuentos en primera persona de un acontecimiento importante del que se espera que la audiencia conozca cierta información importante, ya sea la "verdad" de los acontecimientos históricos, una moral religiosa, o sencillamente una lección que se consideraba útil para aquellos que oían las historias. El término "literatura naru" proviene de "naru", que en palabras de la erudita Gerdien Jonker se explica así:

Eliminar publicidad
Advertisement

La palabra naru se utiliza como sustantivo para varios objetos, en un principio hitos, piedras conmemorativas y monumentos. Hay dos clases de objetos grabados que se designaban como naru en los albores del segundo milenio: tablillas que iban con regalos y tablillas usadas para inscripciones arquitectónicas. A finales del tercer milenio, las naru tenían su rol principal en las transacciones religiosas. A principios del segundo milenio se convertirían no solo de manera física, sino también simbólica, en las guardianas de la memoria. (90)

Las inscripciones en estelas y edificios habían sido una práctica usada ya desde antaño por los reyes mesopotámicos para cuando se desarrolló la literatura naru. La forma más antigua de escritura en Mesopotamia (en torno a 3500-3000 a.C.) eran los pictogramas: símbolos que representaban objetos y servían para ayudar a la memoria. Ayudaban a recordar tales cosas como cuánto grano se había enviado a un destino específico, o cuántas ovejas se necesitaban para eventos como los sacrificios de los templos. Estos pictogramas se grababan en la arcilla húmeda, que después se secaba y así se creaban los documentos oficiales del comercio.

Cuando la escritura evolucionó de los pictogramas a los fonogramas, entonces la literatura se hizo posible. Los reyes podían dejar escrita la gloria de sus reinados para la posteridad, y por supuesto lo hicieron. Las inscripciones de la realeza siempre se centraban en los dioses y los grandes logros del monarca e iban dirigidos o bien a una deidad o a una audiencia futura. La literatura naru adoptó la forma de las inscripciones naru anteriores y las transformó en historias que hablaban de la relación del rey con los dioses y su pueblo, e iban dirigidas a una audiencia contemporánea. En cuanto a este tema, Gerdien Jonker escribe:

Hay que mencionar ciertas diferencias entre los monumentos naru y el género literario que deriva de ellos: a. El propósito de los objetos eran principalmente la comunicación entre dios y el ser humano; en el género literario, el hablante se dirige exclusivamente a otra gente. b. En el primer caso, el texto se escribía en un objeto (una estatua, una estela, un edificio, una tablilla, etc); en el segundo, el escritor solo hace ver que el texto está escrito en un objeto. (95)

Stele of the Akkadian king Naram-Sin
Estela del rey acadio Naram-Sin
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

La literatura naru y la memoria

El mejor ejemplo de esto es La leyenda de Cutha, una historia del segundo milenio a.C. cuyo principal personaje es Naram-Sin, que es literatura naru, comparado con una inscripción naru real. La historia de Naram-Sin (que reinó de 2261-2224 a.C.) se cuenta en el mismo estilo que la inscripción, pero se desvía bastante. A continuación están las primeras líneas de la inscripción naru del rey Lugalzagesi (que reinó en torno a 2350 a.C.), el predecesor de Sargón de Acadia:

Eliminar publicidad
Advertisement

Lugalzagesi, rey de Uruk,
rey de la nación,
sacerdote de encantamientos de An,
sacerdote lumah de Nisaba,
hijo de U-U, el gobernante de Umma
y sacerdote lumah de Nisaba,
admirado verdaderamente
por An como rey de todas las tierras.

Por otra parte, La Leyenda de Cutha empieza así:

Abre la caja de las tablillas y lee la estela

que yo, Naram-Sin, descendiente de Sargón

inscribí y dejé para la posteridad.

El rey de Uruk desapareció.

Enmerkar desapareció.

Enmerkar, rey de Uruk, gobernante del país

[Cierto periodo de tiempo] ha pasado.

[Cierto periodo de tiempo] pasó.

Las inscripciones naru relatan la historia del reinado del rey y sus triunfos; la literatura naru a menudo habla de los sufrimientos y fracasos del rey, incluso si estos no llegaron a ocurrir nunca. En La leyenda de Cutha, por ejemplo, Naram-Sin se enfrenta a una horda invasora de criaturas aparentemente sobrehumanas. Cuando les pide ayuda a los dioses para enfrentarse a ellas, le dicen que no debería hacer nada. Pero Naram-sin ignora la voluntad de los dioses y decide fiarse de su propio juicio. Envía un ejército impresionante al que destrozan los invasores, y lo vuelve a hacer dos veces hasta que se da cuenta de que hay algo que está haciendo mal en opinión de los dioses ya que, obviamente, no favorecen su causa. Muestra su humildad y busca su ayuda, y descubre que los dioses tenían planeado destruir a los invasores por sí mismos, y que no necesitan, ni quieren, que Naram-Sim intervenga. Entonces logra entender que tiene que confiar en la voluntad de los dioses en vez de seguir lo que le dice su propio instinto.

El poema termina con Naram-Sim hablando directamente a los futuros gobernantes, cuando les dice que tienen que confiar en los dioses, prestarle atención al mensaje de la historia y no cometer los mismos errores que él. Esta historia es bastante diferente a la de reyes como Lugalzagesi (y las inscripciones reales de Naram-Sin), que solo hablan de los grandes logros de sus reinados, de sus campañas militares y de los templos y ciudades construidos por orden suya. La literatura naru no tiene interés en contar lo que ocurrió realmente sino en crear una historia sobre lo que podría haber pasado, y que podría volver a ocurrir en el presente, si alguien no reconocía cuál era el lugar que le correspondía en el universo y se comportaba consecuentemente. Gerdien Jonker escribe:

Lo importante en la literatura naru era preservar el recuerdo, condensado en el nombre del "remitente". También era una cuestión de conservar la memoria del escritor, de seguir viviendo a través del nombre, que estaba unido al recuerdo de las acciones de la persona. Los nombres tenían que resonar porque la gente deseaba que se invocaran tras la muerte. (96)

Este mismo tema se puede ver a lo largo de la Epopeya de Gilgamesh, en la que el personaje central queda tan traumatizado por la pérdida de su amigo, Enkidu, que tiene que encontrar un sentido definitivo de la condición humana, que encuentra que se caracteriza por una estancia demasiado breve en la tierra, la certeza de la muerte y el misterio de lo que viene después. La Epopeya de Gilgamesh se diferencia de la estructura de la literatura naru porque se cuenta en tercera persona y los personajes están mucho más desarrollados que en otras obras naru. Aun así, se ajusta al patrón básico ya que presenta a un rey que se sabe que es histórico cuya vida se reinterpreta para poder transmitirle un mensaje importante a la audiencia.

Eliminar publicidad
Advertisement

Conclusión

Como la literatura naru es anónima en general, los escritores debieron jugarse la inmortalidad con la popularidad de sus cuentos sin necesidad de añadir sus nombres a sus obras (aunque también es totalmente posible que sí que los pusieran y las tablillas originales sencillamente se han perdido). El autor de la versión posterior de Gilgamesh se conoce por nombre (Shin-Lequi-Unninni, que escribió en torno a 1300-1000 a.C. en Babilonia o los alrededores), pero esto es una excepción a la regla.

Sin embargo, parece que todos los escritores tenían la misma intención de preservar el pasado y transmitir valores culturales esenciales mediante la creación de historias entretenidas y memorables. Cuando Jonker escribe sobre "la retención de la memoria", hay que tener en cuenta que no era necesariamente el recuerdo de lo que había ocurrido en el pasado lo que les importaba a los escritores de la literatura naru, sino que hubiera un pasado en sí digno de ser recordado.

Jonker afirma que "hay que tener claro que la intención de los escritores de la antigüedad no era engañar a nadie con sus escritos" (95). En vez de eso, lo que querían eran preservar su pasado de una forma que creían que pudiera ayudar a la gente de su presente. Una inscripción con los grandes logros de un rey que había conquistado muchas ciudades y matado a mucha gente estaba bien para ese rey en particular, pero no era muy útil para la gente que vivía bajo su mandato. Sin embargo, la literatura naru por otro lado le ofrecía a la gente historias entretenidas de las que podía aprender, recordar, y usar en su vida cotidiana.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2014, agosto 15). La literatura naru de Mesopotamia [Mesopotamian Naru Literature]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13171/la-literatura-naru-de-mesopotamia/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "La literatura naru de Mesopotamia." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 15, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13171/la-literatura-naru-de-mesopotamia/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "La literatura naru de Mesopotamia." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 ago 2014. Web. 11 abr 2024.

Afiliación