Lokasenna: Loki dice la verdad

Artículo

Irina-Maria Manea
por , traducido por Waldo Reboredo Arroyo
Publicado el 11 febrero 2022
Disponible en otros idiomas: inglés
X

El poema Lokasenna pertenece a la Edda Poética, un conjunto de antiguas poesías nórdicas escritas en Islandia alrededor del 1200, cuyos rasgos lingüísticos datan de fechas tan lejanas como los años 900. En esta inestimable fuente de la mitología nórdica, Lokasenna destaca como uno de los cantos más vigorosos de la colección, contentivo de provocaciones sarcásticas de Loki a la asamblea de los dioses, y de los infructuosos intentos que hacen estos para desagraviarse.

Loki Taunting Bragi
Loki provoca a Bragi
W.G. Collingwood (Public Domain)

Es posible que Loki sea uno de los personajes más complejos y controvertidos de la mitología nórdica; hijo del gigante Fárbauti y de la diosa Laufey, no hay una manera sencilla de definirlo con claridad. Las fuentes lo describen como un dios ladino, que al parecer siempre anda involucrado en hacer diabluras, en denigrar a los demás dioses, o en actuar como un gran embaucador. Sin embargo, algunas historias lo presentan como un artificioso y conveniente asistente de los dioses.

Eliminar publicidad
Advertisement

El poema

Lokasenna es uno de los poemas menos conocidos de la Edda Poética, que aun así merece ser apreciado por su ingenio. Preservado en el manuscrito Codex Regius, aspira a presentar a los dioses de una manera menos solemne y glorificada, en tono más entretenido, atrevido, y hasta escandaloso. No cabe duda de que el concepto del diálogo en el cual los interlocutores se desafían unos a otros usando impúdicos insultos habría logrado satisfacer al público nórdico. Los versos hacen alusión a algunas historias que, por desdicha, no han sobrevivido.

LOKI HACE amplio uso DE INSULTOS vinculados a unas relaciones o una sexualidad cuestionables.

El título significa «Loki dice la verdad». La composición describe el intercambio de insultos entre Loki y doce dioses además de dos sirvientes. Es muy probable que la conversación se representara de forma dramatizada. En el manuscrito se presentan notas asociadas con la primera letra de los nombres de los dioses, donde las adiciones en prosa podrían sugerir el empleo de mecanismos similares en escritos anteriores. Lokasenna debe haber producido un efecto divertido, si se toma en consideración el lenguaje soez que se emplea a menudo en el poema. De hecho, en uno de los versos se utiliza argr, o ragr, el peor de los insultos posibles, que a grandes rasgos significa afeminado, poco hombre, cobarde, e incluso homosexual, una injuria que no tenía cabida alguna en una sociedad como la nórdica, en extremo masculina. A lo largo de la poesía Loki hace uso extensivo de afrentas vinculadas a relaciones o una sexualidad cuestionables. Si bien el vocabulario relacionado con los hombres es algo más variado, por regla general se culpa a las mujeres de comportamientos lujuriosos, que incluyen sus respectivos amoríos con el propio Loki. Esta recriminación indica la existencia de roles de género más estrictos que los que imaginados en la cultura popular.

Eliminar publicidad
Advertisement

Loki hace su entrada

El poema comienza con una introducción en forma de prosa en la que se presenta una reunión de numerosos dioses, diosas, y elfos en los salones de Aegir, una personificación del mar, ubicados, según la Edda Prosaica, en la isla de Hlesey (en danés, Læsø). Thor no está presente en el encuentro debido a que está de viaje en dirección al este, hacia el reino de los gigantes. El lugar se presenta como un sitio majestuoso y apacible, donde abunda el fulgor del oro y la cerveza se escancia a sí misma. Celoso de los elogios que reciben los dos sirvientes de Aegir, Loki mata al que se llama Fimafeng, lo que hace que los dioses sacudan sus escudos y lo ahuyenten. Pasado un rato retorna para hablar con el otro sirviente, Eldir, e pregunta acerca del «parloteo cervecero» que tiene lugar. Eldir responde que hablan de sus hazañas de guerra, y le advierte que no hallará amigos allí. Loki, lleno de malicia y deseoso de introducir maledicencias y odio en la conversación, ansía involucrarse en el diálogo. Eldir le previene una vez más, pero Loki entra en el salón, actúa como un desdichado vagabundo en busca de un trago, y exige que se le ofrezca un asiento o que se le indique que salga. El dios Bragi le dice de forma cortante que no le ofrecerán asiento, puesto que saben bien con quién desean compartir el festín.

Codex Regius of the Poetic Edda
Codex Regius de la Edda Poética
Unknown (Public Domain)

En traducción aproximada, Loki replica:

Recuerda, Odin,

que largo tiempo atrás

ambos mezclamos nuestra sangre,

y que entonces prometiste

no servir cerveza

a menos que fuera para los dos. (Estrofa 9)

La mezcla de sangre se hacía realmente en el momento en que los hombres juraban esa clase de hermandad, y se hacían las promesas en la ceremonia, y esto también aparece en las epopeyas. La importancia del acto se confirma por la decisión de Odin de pedir ayuda a Vidar, su hijo, para que ofrezca el asiento que ocupa al padre del lobo; una alusión al hijo de Loki, Fenrir, quien se tragará a Odin en Ragnarok, y más tarde Vidar aniquilaría.

Eliminar publicidad
Advertisement

La contienda de los grandes insultos

La verdadera disputa comienza después de la estrofa 10, cuando Loki saluda a los dioses y diosas y a su muy sagrado grupo. Bragi está dispuesto a cederle su caballo y su espada y hasta de darle en pago su brazalete para evitar que incite a los dioses a la ira. Loki le responde que perdería tanto la bestia como la pulsera y lo acusa de ser un cobarde. No se amilana ante las amenazas de Bragi de hacerle pagar con la cabeza y le suelta que no está más que para decorar bancos, una frase ofensiva que implica feminidad. Entonces interviene la esposa de Bragi, la diosa Idunn, responsable de las manzanas de la juventud, y le pide a su esposo que no pronuncie palabras injuriosas contra Loki. La estrofa 17 comienza con el estribillo empleado en el resto del poema: «¡Silencio!». De manera inmisericorde Loki califica a Idunn de andar tras hombres para satisfacer su lujuria, pero la deidad calma a su esposo, pues no desea que luche mientras, achispado por la cerveza, es presa de ira.

Bragi Playing the Harp, Idunn Standing Behind Him
Bragi toca el arpa, con Idunn de pie detrás de él
Nils Blommér (Public Domain)

La siguiente estrofa menciona a Gefjun, una misteriosa diosa que no aparece en ninguna otra parte en los poemas, quien los insta a que no se profieran palabras hirientes. Loki le responde que un apuesto mancebo la sedujo y turbó su razón al ofrecerle un valioso presente, con el que la convenció de rozar su muslo con el de él. Se puede especular que Gefjun pueda haber sido en realidad Frigg, la esposa de Odin, debido a la respuesta que ofrece este:

Loki, estás desquiciado

y has perdido el juicio

al provocar la indignación de Gefjun,

puesto que todo lo sabe ella acerca

del destino de esta época,

al igual que lo conozco yo. (Estrofa 21)

Parecería que Frigg comparte con Odin el conocimiento del destino. A Odin se le acusa con frecuencia de ofrecer la victoria a los más lentos, lo cual satisface su naturaleza oportunista, puesto que escoge a los mejores para pelear en Ragnarok. Odin echa mano a la cuestionable sexualidad de Loki al llamarlo vaca lechera y mujer paridora, condición verdadera de hembra. De hecho, Loki parió hijos; se convirtió en yegua para distraer al caballo del gigante a quien se le había asignado la construcción de la fortaleza de los dioses. En los desafíos de insultos se podía provocar a otro hombre llamándole paridor de hijos.

Eliminar publicidad
Advertisement
El lenguaje soez abunda cuando Loki se refiere a que Njord tiene su origen en la otra familia de dioses, los Vanir, que se percibían como seres inferiores

El fragmento que sigue a continuación menciona los manejos de Odin con la magia oscura en una isla de nombre Samsey, asociada especialmente con el misticismo. Estas estrofas resaltan la ambivalencia de Odin y hasta su homosexualidad como un indicador de alguien que rompe las reglas, puesto que las mujeres son quienes practican ese tipo de magia (negra). «Ibas disfrazado de bruja en compañía de hombres», dice Loki, «y golpeaste tambores igual que una pitonisa». Frigg responde que lo que sea que hubieran hecho debía ser considerado como un acto del pasado, y que jamás había que revelar a nadie el destino personal. Sin dejarse impresionar, Loki solo repite la frase «¡Silencio!», y acusa a Frigg de libidinosa. Para justificar la calumnia, describe un episodio en el que Frigg se habría acostado con los hermanos de Odin, Vili y Vé. La epopeya de Ynglinga, el primer relato e intento de presentar a los dioses como figuras históricas, perteneciente al ciclo Heimskringla (Orbe del Mundo), escrita por el estudioso islandés del siglo XIII Snorri Sturluson, menciona este episodio.

En vano Frigg lo amenaza con la mención de que de haber estado su hijo Baldr en el salón, Loki no habría escapado a la ira de los dioses. Esto le permite a Loki recordarle que el responsable de la muerte de Baldr había sido él, de lo cual se sentía en extremo orgulloso. Snorri cuenta la historia completa: Frigg le había exigido a todas las criaturas que juraran no hacerle daño a su hijo, un ser de luz, excepto al muérdago, por considerarlo demasiado joven. Loki, el creador de entuertos, guió a una rama de muérdago hasta la mano del hermano ciego de Baldr, Hodr, quien de manera fortuita lo mata. En el verso 28, se lee:

Así que, Frigg, deseas

que prosiga con la historia

de mis malvadas acciones,

soy yo el culpable

de que ya no veas a Baldr

cabalgar hasta el salón hogareño.

Freyja, hija de Njord y hermana de Freyr, deidades asociadas a la fertilidad, reitera el poder de Frigg y de sus habilidades para adivinar el futuro, y lo único que consigue es que Loki la vapulee. Sin dejarse intimidar por la respuesta de Freyja, Loki continúa en la refriega y le enjarreta que es una mezcla de bruja y de incontables maldiciones, que o bien conjura o se pliega a ellas. Njord acude al rescate y le dice a Loki que es un dios homosexual, paridor de hijos. El lenguaje soez abunda cuando Loki se refiere a que Njord tiene su origen en la otra familia de dioses, los Vanir, los cuales se percibían como seres inferiores. Njord era un rehén de la familia de dioses Æsir, y las hijas de Hymnir, un gigante de escarcha, lo empleaban como orinal. Poco se puede hacer para contrarrestar una calumnia tan ofensiva, y es así que Njord solo menciona la causa de su mayor orgullo, su hijo Freyr, líder a quien nadie odia. Loki desdeña su alarde al hacerle recordar que de hecho, el hijo no es más que el producto de su relación con su propia hermana, detalle que confirma la epopeya de Ynsglinga.

Eliminar publicidad
Advertisement

Freyr
Freyr
Jacques Reich (Public Domain)

Tyr, otro dios guerrero, defiende la honorabilidad de Freyr, lo que le proporciona una magnífica ocasión a Loki para exponer el episodio en que su hijo, el lobo Fenrir, se encuentra aherrojado con cadenas mágicas. A Tyr se le había confiado la arriesgada tarea de engañar al lobo para que aceptara los grilletes, a quien, con su mano puesta en la boca del animal, garantizaba que se romperían; la promesa lo llevaría a perder el miembro. Loki se burla de que haya quedado manco, y en un inusual caso de compasión hacia Loki, Tyr reconoce que ambos han padecido infortunios, uno al perder el brazo, y el otro, el hijo. El abuso verbal de contenido sexual continúa en la siguiente estrofa, en que Loki alardea de haber tenido un hijo con la esposa de Tyr durante un romance.

En ese momento Freyr previene a Loki de que, de no detenerse, pronto se hallará camino a su destrucción. Entre los secretos de Freyr se cuentan haber comprado a Gerd, hija del gigante Gymir, y haber vendido su espada de paso, lo que ocasionará que se quede sin defensa alguna en Ragnarok. Loki se apiada de él, pero el sirviente de Freyr, Biggvir, interviene de forma agresiva. Loki no toma en serio al criado y le lanza una plétora de insultos relacionados con su cobardía.

Las dos estrofas siguientes tratan del intercambio entre Loki y Heimdall, la deidad que actúa como guardián de los dioses y forjador de las clases sociales. Según Snorri, la antagónica relación entre Loki y Heimdall terminará en un duelo en Ragnarok. Heimdall comparte algo de sabiduría didáctica en el verso 47, al calificar a Loki de borracho y de no estar en sus cabales, debido a que el exceso de bebida ocasiona que los hombres no recuerden las palabras que pronuncian, una advertencia que recuerda al consejo parecido proporcionado por Odin en el Hávamál. Loki se burla de Heimdall, que tiene que soportar el terrible destino de mantenerse siempre en pie a causa de ser guardia.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Heimdall in the Edda Oblongata
Heimdal en la Edda Oblongata
S.babylonica (Public Domain)

La copla 49 sirve para vaticinar el epílogo de Loki por desafiar a los dioses. Skadi, la esposa de Njord e hija del gigante Thjazi, le advierte que por tener la boca suelta se le paralizará la lengua en el momento en que los dioses lo aten con los intestinos de su hijo fallecido a una espada (una roca, para Snorri). Según la nota en prosa al final del poema, los dioses amarran a Loki con las entrañas de su hijo Váli, y convierten en lobo a Narfi, su otro hijo. En la versión de Snorri, Váli es el lobo que desgarra a su hermano en pedazos y los dioses emplean sus entrañas para atar a Loki.

Aunque sabe que no puede evadir su destino, Loki menciona haber sido testigo del mortal combate a resultas del cual se había apresado a Thjazi. En el Skáldskparmál Snorri relata el episodio, también mencionado de manera breve en la Edda Poética, en que se describe que como compensación, Skadi había contraído matrimonio con Njord. Con tono levemente siniestro, ella manifiesta que en ese caso lo único que le ofrecería serían gélidos consejos desde sus sagrados habitáculos, un leitmotiv relacionado con las despiadadas advertencias que las mujeres hacen también en las sagas. Sin embargo, de comenzarse a enumerar sus defectos, Skadi habría salido perdiendo a causa de su romance con Loki. Sif, la esposa de Thor, al apercibirse que todas las diosas tenían que tolerar sus incesantes calumnias, le sirve algo de aguamiel a Loki y le pide que la excluya de sus maledicencias, puesto que era sin tacha. Sin embargo, Loki afirma que la había hecho su amante mediante un engaño.

Thor al rescate

En la estrofa 55 Beyla, esposa del sirviente Byggvir, predice la llegada de Thor, quien silenciará al lenguaraz de manera definitiva. Pronto entra Thor envuelto en violencia y amenaza a Loki con su martillo. Además de sacar a relucir su feminidad, lo tilda de enclenque y lo amenaza con cortarle la cabeza. Loki continúa centrándose en el tema de la cobardía, y le larga a Thor que no había sido capaz de defender a Odin de Fenrir. Según el poema Völuspá, que trata sobre el inicio y el fin del mundo, y conforme a Snorri, Thor lucharía contra Jörmungandr, la serpiente-mundo, otro hijo de Loki. Thor, colérico, truena:

Basta, criatura afeminada,

O el poderoso martillo

Mjolnir te callará

Te arrojaré por los aires

Lejos hacia el este

Donde nadie más te verá.

El «este» se refiere a la tierra de los gigantes. Loki se mofa de Thor y le dice que se había ocultado en el pulgar de Skrymir, un gigante que lo había engañado. El mismo tema se emplea en la contienda entre Odin y Thor en el poema Hárbarðsljóð (El canto de Barbagris). Loki hace un último intento después de que Thor lo amenace con romperle todos los huesos, una referencia a la misma aventura. Al final se rinde ante la fuerza de Thor, pero alardea de haber dicho todo lo que pensaba. En la última estrofa le dice a Aegir, el anfitrión, que no podrá hacer más festines como ese, y le desea que el fuego consuma todo lo que posee, probablemente en alusión al fuego que arrasará al final con el mundo según expresa el Völuspá.

El epílogo escrito en prosa describe la manera en que inmovilizan a Loki, y cómo Skadi le amarra encima una serpiente de la cual goteaba veneno. Sigyn, la esposa de Loki, sujeta una vasija para recoger la ponzoña, pero al vaciarla, el líquido letal cae sobre la cara de Loki, quien al forcejear ocasiona terremotos. Snorri ofrece una explicación, quizás más plausible, para este castigo: la muerte de Baldr, aunque en la sociedad nórdica, añadir una afrenta al daño ya causado sin duda tenía terribles consecuencias.

Loki's Punishment
El castigo de Loki
Christoffer Wilhelm Eckersberg (scanned by Gudrun) (Public Domain)

Conclusión

Muchas de las acusaciones de Loki se conocen por otras fuentes, mientras algunas, en su mayoría las que se refieren a los distintos encuentros sexuales y también a algunos pequeños detalles, solo se encuentran aquí. No resulta muy difícil imaginar que los nórdicos habrían disfrutado de tan gracioso material acerca de sus dioses, puesto que la literatura clásica también exhibe ejemplos parecidos. Asimismo, la conclusión del poema, coherente con otros muchos escritos, destaca con exactitud el rol principal que Thor, como guardián y defensor del orden, revestía para el hombre común.

El poema refleja ciertos aspectos esenciales de la sociedad nórdica: el ofrecimiento de hospitalidad, una cultura en la que predomina lo masculino, el temor a las desviaciones sexuales, la práctica de la magia, las reglas de conducta aceptable que limitan el comportamiento sexual, especialmente en mujeres, así como la importancia de componer versos hábiles para conducir combates verbales. En cuanto a Loki, está claro que los versos se enfocan en su imagen de mistificador. Probablemente lo toleran por su juramento común con Odín, y él se dedica a revelar despreocupadamente verdades embarazosas sobre todo el mundo. La manera en que se deja caer en la fiesta y su vulgaridad no deja de tener una dosis de encanto.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Waldo Reboredo Arroyo
Interesado en el estudio de las migraciones, costumbres, las artes y religiones de distintas culturas; descubrimientos geográficos y científicos. Vive en La Habana. En la actualidad traduce y edita libros y artículos para la web.

Sobre el autor

Irina-Maria Manea
Una mente curiosa y abierta, fascinada por el pasado. Historiadora con un gran interés por los mitos nórdicos y la era vikinga, además de profesora de historia y de idiomas. Oriunda de Bucarest (Rumanía), actualmente reside en Sajonia (Alemania).

Cita este trabajo

Estilo APA

Manea, I. (2022, febrero 11). Lokasenna: Loki dice la verdad [Lokasenna]. (W. R. Arroyo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1938/lokasenna-loki-dice-la-verdad/

Estilo Chicago

Manea, Irina-Maria. "Lokasenna: Loki dice la verdad." Traducido por Waldo Reboredo Arroyo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 11, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1938/lokasenna-loki-dice-la-verdad/.

Estilo MLA

Manea, Irina-Maria. "Lokasenna: Loki dice la verdad." Traducido por Waldo Reboredo Arroyo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 feb 2022. Web. 21 may 2024.

Afiliación