Curas medievales para la peste negra

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 15 abril 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco

La peste negra es el término del siglo XIX para referirse a la epidemia de peste que asoló Europa entre 1347 y 1352 y mató a unos 30 millones de personas y a muchas más en todo el mundo cuando alcanzó proporciones pandémicas. El nombre proviene de los bubones negros (glándulas linfáticas infectadas) que brotaban en el cuerpo de las víctimas de la peste. La causa de la peste era la bacteria Yersinia pestis, que transmitida por las pulgas de los roedores, generalmente las ratas, pero la gente de la época medieval no estaba al tanto de esto, ya que se supo recién en 1894. Antes de esa época, la peste se atribuía principalmente a causas sobrenaturales (la ira de Dios, la obra del demonio, la alineación de los planetas) y, a partir de ellas, al "mal aire" o al desequilibrio de los "humores" del cuerpo que, cuando están alineados, mantienen a la persona sana.

Three Doctors Attend a Man with the Plague
Tres médicos asisten a un hombre enfermo
Historical Medical Library of The College of Physicians of Philadelphia (CC BY-NC-SA)

Como no se sabía qué causaba la enfermedad, no había cura posible, pero esto no impidió que la gente intentara lo que podía en función de los conocimientos médicos de la época, que procedían principalmente del médico griego Hipócrates (c. 460-370 a.C.), del filósofo Aristóteles de Estagira (384-322 a.C.) y del médico romano Galeno (130-210 a.C.), así como de las creencias religiosas, el folclore, la herboristería y la superstición. Estas curas (la mayoría ineficaces y algunas mortales) se dividen aproximadamente en cinco categorías:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Curas con animales
  • Pociones, fumigaciones, derramamientos de sangre, pastas
  • Huida de las zonas infectadas y persecución de las comunidades marginadas
  • Curas religiosas
  • Cuarentena y distanciamiento social

De estas cinco, solo la última (la cuarentena y lo que hoy se conoce como "distanciamiento social") tuvo algún efecto para detener la propagación de la peste. Desgraciadamente, los habitantes de la Europa del siglo XIV eran tan reacios a permanecer aislados en sus casas como lo son en la actualidad durante la pandemia de Covid-19. Los ricos compraron su salida de la cuarentena y huyeron a fincas, propagando la enfermedad aún más, mientras que otros ayudaron a la propagación al ignorar los esfuerzos de cuarentena y seguir participando en los servicios religiosos y en sus actividades diarias. Para cuando la peste terminó en Europa, millones de personas habían muerto y el mundo que los supervivientes habían conocido cambiaría radicalmente.

Llegada de la peste y propagación

La peste comenzó a propagarse a través del ejército mongol entre 1344 y 1345.

La peste había estado matando gente en el Cercano Oriente desde antes de 1346, pero ese año se agravó y se extendió. En 1343, los mongoles bajo el mando del Khan Djanibek (que reinó de 1342 a 1357) respondieron a una pelea callejera en la ciudad de Tana, controlada por los italianos, en la que un comerciante italiano cristiano mató a un musulmán mongol. Djanibek se apoderó fácilmente de Tana, pero varios mercaderes huyeron a la ciudad portuaria de Caffa (la actual Feodosia, en Crimea) con el ejército mongol en su persecución. Caffa fue entonces sitiada pero, al mismo tiempo, la peste comenzó a extenderse por el ejército mongol entre 1344 y 1345.

Eliminar publicidad

Advertisement

El notario italiano Gabriele de Mussi (c. 1280 - c. 1356) fue testigo presencial del asedio o recibió un relato de primera mano y escribió sobre él en 1348/1349. Relata que, cuando los guerreros mongoles murieron y sus cadáveres llenaron el campamento, los habitantes de Caffa se alegraron de que Dios estuviera abatiendo a sus enemigos. Sin embargo, Djanibek ordenó que los cadáveres de sus soldados muertos fueran catapultados por encima de las murallas de la ciudad y pronto la peste hizo erupción en la ciudad.

Algunos estudiosos modernos han sugerido que los muertos no pudieron infectar a los habitantes de Caffa, ya que la enfermedad no podía transmitirse mediante la manipulación de cadáveres, pero, incluso si eso fuera cierto, lo más probable es que muchos de estos cadáveres (descritos como "putrefactos") estuvieran ya en un avanzado estado de putrefacción y que los gases y fluidos corporales pudieran haber infectado a los defensores de la ciudad mientras intentaban deshacerse de lo que de Mussi describe como "montañas de muertos" (Wheelis, 2).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Spread of the Black Death
Propagación de la Peste Negra
Flappiefh (CC BY-SA)

Algunos habitantes de Caffa huyeron de la ciudad en cuatro barcos mercantes que se dirigieron primero a Sicilia, luego a Marsella y a Valencia, propagando la peste en cada parada. Desde estos puertos, otras personas infectadas la propagaron a otros lugares hasta que la gente murió en toda Europa, Gran Bretaña e incluso en Irlanda, donde los barcos procedentes de Europa habían atracado para comerciar.

Conocimientos médicos

Los médicos de la época no tenían ni idea de cómo hacer frente al brote. Nada en su experiencia se acercaba a la epidemia que mataba a la gente, por lo general, a los tres días de la aparición de los síntomas. El académico Joseph A. Legan señala:

Eliminar publicidad

Advertisement

Cuando la peste negra asoló Europa a mediados del siglo XIV, nadie sabía cómo prevenir o tratar la enfermedad. Muchos creían que podían curarla, pero ninguna de las sangrías, brebajes o rezos tuvo éxito. El marco intelectual general para tratar la enfermedad era defectuoso. El fracaso de la medicina medieval se debe en gran medida a la estricta adhesión a las autoridades antiguas y a la reticencia a cambiar el modelo de fisiología y enfermedad que presentaban los antiguos. (1)

Ninguna de las obras de Galeno (y muy pocas de las de otros) estaban disponibles en latín o griego para el médico europeo, que tuvo que recurrir a traducciones árabes que luego se tradujeron al latín junto con el Canon de la Medicina del polímata persa Ibn Sina (también llamado Avicena, c. 980-1037), cuya brillante obra quedó a menudo eclipsada por las malas traducciones. Basada en las obras de Galeno, principalmente, la base de la medicina medieval era la teoría de los humores, según la cual los cuatro elementos de tierra, agua, aire y fuego están vinculados a los fluidos corporales de la bilis amarilla (fuego), la sangre (aire), la flema (agua) y la bilis negra (tierra), y cada "humor" se asociaba con un color, un determinado sabor, un tipo de temperamento y una estación del año.

Portrait of Seven Notable Greek Physicians & Botanists
Retrato de siete médicos y botánicos griegos destacados
Lewenstein (Public Domain)

La salud también podía verse afectada por la alineación astrológica y, por supuesto, por organismos sobrenaturales como Dios, Satanás, diversos demonios y la "brujería" de pueblos marginados como los gitanos, los judíos y otros considerados "forasteros" que se creía que poseían conocimientos de las artes negras. El erudito George Childs Kohn comenta las causas que se atribuyen a la peste:

La peste se atribuía a todos y cada uno de los siguientes factores: aire y agua corrompidos, vientos cálidos y húmedos del sur, proximidad de los pantanos, falta de luz solar purificadora, excrementos y otras inmundicias, descomposición pútrida de los cadáveres, excesiva indulgencia en los alimentos (especialmente las frutas), la ira de Dios, el castigo por los pecados y la conjunción de estrellas y planetas. Los fanáticos religiosos afirmaban que los pecados humanos habían provocado la espantosa peste; vagaban de un lugar a otro, flagelándose en público... El pánico cundía por doquier, y los hombres y mujeres no sabían cómo detener la muerte, salvo huyendo de ella. (27-28)

Sin embargo, hubo muchas personas que no huyeron, sino que trataron de encontrar algún medio para combatir la enfermedad allí donde estaban. Basándose en los conocimientos médicos de la época, en las curas populares que se habían transmitido durante generaciones, en las creencias cristianas, en la superstición y en los prejuicios, la gente probaba cualquier sugerencia que se le ofreciera para vencer a la muerte.

Eliminar publicidad

Advertisement

Curas con animales

Una de las curas más populares era el "método Vicary", llamado así por el médico inglés Thomas Vicary, que fue el primero en proponerlo. Se cogía un pollo sano y se le desplumaba el lomo y el trasero; esta parte desnuda del pollo vivo se aplicaba entonces a los ganglios inflamados del enfermo y se ataba el pollo en su lugar. Cuando el pollo mostraba signos de enfermedad, se pensaba que estaba extrayendo la enfermedad de la persona. Se retiraba, se lavaba y se volvía a atar, y así se continuaba hasta que el pollo o el paciente morían.

Un intento de cura consistía en encontrar y matar una serpiente, cortarla en trozos y frotar las distintas partes sobre los bubones hinchados.

Otro intento de cura consistía en encontrar y matar una serpiente, cortarla en trozos y frotar las distintas partes sobre los bubones hinchados. Se pensaba que la serpiente, que en Europa era sinónimo de Satanás, sacaba la enfermedad del cuerpo, ya que el mal sería atraído por el mal. Las palomas se utilizaban de la misma manera, pero no está claro por qué se eligió la paloma.

Un animal muy buscado por sus poderes curativos era el unicornio. Beber un polvo hecho con el cuerno molido del unicornio mezclado con agua se consideraba un remedio eficaz y también uno de los más caros. El unicornio no se podía capturar fácilmente y tenía que ser adormecido por una joven doncella virgen. Los médicos que lograban conseguir el polvo de un "cuerno de unicornio" molido lo utilizaban para tratar las mordeduras de serpiente, la fiebre, las convulsiones y las heridas graves, por lo que se pensaba que funcionaba igualmente bien con la peste. Sin embargo, no hay pruebas de que lo hiciera, como tampoco las curas con el pollo o la serpiente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Pociones, fumigaciones, derramamientos de sangre y pastas

La poción de unicornio no era la única cura (o la más cara) para la nobleza o a la clase mercantil adinerada. Otro remedio era comer o beber una pequeña cantidad de esmeraldas trituradas. El médico molía las esmeraldas con un mortero y luego se las administraba al paciente en forma de polvo fino mezclado con comida o agua. Los que no podían permitirse consumir esmeraldas bebían arsénico o mercurio, que los mataba más rápido que la peste.

Una de las pociones más conocidas era el vinagre de los cuatro ladrones, que era una combinación de sidra, vinagre o vino con especias como salvia, clavo, romero y ajenjo (entre otras) que se creía que era una potente protección contra la peste. Supuestamente fue creado y utilizado por cuatro ladrones que pudieron robar las casas de los moribundos y las tumbas de los muertos porque la bebida los hacía inmunes a la peste. El vinagre de los cuatro ladrones se sigue fabricando y utilizando hoy en día en la práctica de la medicina homeopática como agente antibacteriano; aunque nadie en la actualidad afirma que pueda curar la peste.

17th-century Depiction of Plague Doctor
Representación del médico de la peste en el siglo XVII
Paul Fürst (Public Domain)

La pócima más popular entre los ricos era conocida como triaca. Legan señala que "era muy difícil de preparar; las recetas solían contener hasta ochenta ingredientes y, a menudo, cantidades importantes de opio" (35). Los ingredientes se molían hasta formar una pasta que se mezclaba con jarabe y se consumía según las necesidades. Sin embargo, no está claro cuáles eran los ingredientes ni por qué funcionaba. El teriaco, en su forma líquida, se denominaba a menudo melaza, pero parece que también podía aplicarse en forma de pasta.

Aparte de las pociones, limpiar el aire se consideraba otro remedio eficaz. Como se creía que la peste se propagaba por el "aire viciado", las casas se fumigaban con incienso o simplemente con el humo de la quema de paja. La gente llevaba ramos de flores en la cara, no solo para alejar el hedor de los cuerpos en descomposición, sino porque se pensaba que así se fumigaban los pulmones. Esta práctica dio lugar a la rima infantil "ring around the rosy (un anillo de rosas)/a pocketful of posie (bolsillo lleno de ramilletes)/ashes, ashes, we all fall down (cenizas a cenizas, todos caemos)", en referencia a la práctica de llenar los bolsillos con flores o sustancias de olor dulce para mantenerse desinfectado en todo momento. Como sugiere la rima, esto era tan ineficaz como cualquiera de las otras curas.

el derramamiento de sangre era un remedio popular para todo tipo de enfermedades y era muy común en la época medieval.

También se creía que uno podía desinfectarse sentándose cerca de un fuego muy caliente, que sacaría la enfermedad mediante una fuerte sudoración. Otra técnica consistía en sentarse junto a una alcantarilla abierta, ya que el "aire viciado" que causaba la enfermedad gravitaba hacia el "aire viciado" de las aguas residuales del arroyo, el estanque o la fosa utilizada para verter los desechos humanos.

El derramamiento de sangre era un remedio popular para todo tipo de enfermedades y era muy común en la época medieval. Se pensaba que, al extraer la "sangre mala" que causaba la enfermedad, la salud se restablecería gracias a la "sangre buena" que quedaba. El método preferido era la "sanguijuela", en la que se colocaban varias sanguijuelas en el cuerpo del paciente para succionar la "sangre mala", pero los recolectores de sanguijuelas cobraban caro y no todo el mundo podía permitirse este tratamiento. Para los menos pudientes, se hacía una pequeña incisión en la piel con un cuchillo y se recogía la "sangre mala" en una taza y se eliminaba. Otro método en esta línea era el "cupping", en el que se calentaba una taza y se aplicaba boca abajo sobre la piel del paciente, especialmente sobre los bubones, para atraer la enfermedad hacia ella.

Aparte de la pasta teriológica, los médicos también prescribían una crema hecha de varias raíces, hierbas y flores que se aplicaba a los bubones una vez que se les había hecho la punción. Los desechos humanos también se convertían en una pasta con el mismo fin, lo que sin duda provocaba una mayor infección. Como se creía que la orina limpia tenía propiedades medicinales, la gente se bañaba en ella o la bebía, y los médicos pagaban bien a los recolectores de orina por un producto limpio.

Huida de las zonas infectadas y persecución

Aquellos que no deseaban bañarse en orina, ser embadurnados con heces o probar las otras curas, abandonaban la región o ciudad afectada, pero esta opción solía estar al alcance de los ricos. El poeta y escritor italiano Giovanni Boccaccio (1313-1375) describe la huida de diez jóvenes adinerados de Florencia a una villa en el campo durante la peste en su obra maestra El Decamerón (escrita entre 1349 y 1353), donde los personajes se cuentan historias para pasar el tiempo mientras la peste hace estragos en la ciudad.

Giovanni Boccaccio & Florentines Who Have Fled from the Plague
Iluminación «Giovanni Boccaccio y otros florentinos que huyeron de la peste»
Koninklijke Bibliotheek (Public Domain)

Este tipo de personas, y muchas otras de todas las clases sociales, también intentaron curar la peste atacando lo que consideraban su origen: los grupos marginados que eran considerados forasteros. Kohn escribe:

En algunos lugares se culpaba de la peste a lisiados, nobles y judíos, a los que se acusaba de haber envenenado los pozos públicos y se les expulsaba o se les mataba con fuego o tortura. (28)

Además de los grupos mencionados por Kohn, también se señaló a muchos otros que de alguna manera eran considerados diferentes y no se ajustaban a las normas de la mayoría.

Curas religiosas

Esa norma, en su mayor parte, fue establecida por la Iglesia medieval que informaba la visión del mundo de la mayoría de la población de Europa en ese momento. Las curas religiosas eran las más comunes y, además de la flagelación pública mencionada anteriormente, adoptaban la forma de compra de amuletos y encantos religiosos, oración, ayuno, asistencia a misa, persecución de los que se consideraban responsables y participación en procesiones religiosas.

El Papa acabó con las flagelaciones públicas por considerarlas ineficaces y molestas para la población, pero para entonces los participantes habían propagado la peste a todos los pueblos o ciudades que habían visitado. Las procesiones, en las que los participantes marchaban y rezaban por la misericordia, normalmente desde un punto central de la ciudad hasta la iglesia o un santuario, hacían lo mismo a menor escala, al igual que las reuniones públicas para oír misa.

Cuarentena y distanciamiento social

El único medio eficaz para detener la propagación de la peste (aunque no para curarla) era separar a los enfermos de los sanos mediante la cuarentena. La ciudad portuaria de Ragusa (actual Dubrovnik, Croacia), entonces bajo el control de Venecia, fue la primera en iniciar esta práctica mediante un período de aislamiento de 30 días impuesto a los barcos que llegaban. La población de Ragusa se había visto fuertemente mermada por la peste de 1348, y reconocieron que la enfermedad era infecciosa y podía ser transmitida por las personas. La política de Ragusa fue efectiva y fue adoptada por otras ciudades y ampliada a 40 días bajo la ley del quarantino (40 días) que da al inglés su palabra quarantine.

The Plague by Arnold Bocklin
«La Peste» de Arnold Böcklin
Arnold Böcklin (Public Domain)

Aunque la cuarentena y el distanciamiento social parecen haber tenido un efecto positivo, los gobiernos tardaron en aplicar las políticas y la gente se mostró reacia a seguirlas. Kohn escribe:

En muchas ciudades se ordenó la segregación de los enfermos, pero en algunas la práctica y las estaciones de cuarentena se pusieron en marcha demasiado tarde, como en Venecia y Génova, donde la mitad de la población sucumbió. (28)

Milán, por el contrario, impuso medidas más estrictas y tuvo mayor éxito en el control de la propagación de la enfermedad. Las autoridades milanesas no toleraron ninguna disensión entre la ciudadanía a la hora de obedecer las leyes de cuarentena, y en un momento dado sellaron por completo a los ocupantes infectados de tres casas en sus hogares donde, presumiblemente, murieron. En 1350, construyeron una estructura fuera de las murallas de la ciudad (la casa de la peste) donde se alojaban las víctimas de la peste y los cuidadores podían atenderlas. Los médicos de la peste son famosos por estar representados con capas y sombreros con máscaras de pico que se pensaba que protegían al portador al distanciar la cara del médico (especialmente la nariz y la boca) del paciente infectado.

Conclusión

A medida que la peste hacía estragos, se intentaron otras medidas, como lavar el dinero con vinagre, desinfectar las cartas y los documentos con incienso y animar a la gente a tener pensamientos positivos, ya que parecía estar claro que la actitud general del paciente afectaba en gran medida a las posibilidades de supervivencia. Ninguna de estas medidas resultó tan eficaz como la de separar a los infectados de los sanos, pero la gente siguió rompiendo la cuarentena y continuó la propagación de la enfermedad.

Cuando la peste siguió su curso, más de 30 millones de personas (entre el 30 y el 50% de la población de Europa) habían muerto. La pérdida de población transformó la sociedad europea, puso fin al sistema feudal, estableció salarios para los antiguos siervos y elevó el estatus de las mujeres, ya que muchas madres, esposas e hijas sobrevivieron a los varones de la familia y asumieron sus funciones.

Kohn señala que, "para muchos historiadores, la peste negra marcó el fin de la Edad Media y el comienzo de la era moderna" (28). Esta conclusión es acertada en el sentido de que, posteriormente, la desilusión de la gente con los paradigmas religiosos, políticos y médicos del pasado los inspiró a buscar alternativas, que acabarían encontrando su plena expresión en el Renacimiento, que sentó las bases del mundo de la era moderna.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, abril 15). Curas medievales para la peste negra [Medieval Cures for the Black Death]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1540/curas-medievales-para-la-peste-negra/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Curas medievales para la peste negra." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 15, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1540/curas-medievales-para-la-peste-negra/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Curas medievales para la peste negra." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 abr 2020. Web. 07 ago 2022.

Afiliación