Los isaurios y el final de la influencia germánica en Bizancio

Artículo

Michael Goodyear
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 13 marzo 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco

La influencia germánica reinó en el Imperio romano desde finales del siglo IV d. C. hasta el V. Los germanos ocuparon puestos importantes en el gobierno y el ejército, y las tribus germánicas penetraron cada vez más en tierras que habían sido romanas durante siglos. El Imperio Romano de Occidente se derrumbó finalmente bajo estas diversas presiones en el año 476 d. C., sobre todo por el poder de las tribus germánicas invasoras. Sin embargo, el Imperio Romano de Oriente, también llamado Imperio bizantino, se salvó de esta destrucción gracias a una tribu de montañeses de Anatolia, los isaurios. Aunque la población romana resintió la influencia de los isaurios como una toma de posesión extranjera y su época solo duró aproximadamente 40 años, los isaurios cambiaron el mundo bizantino para siempre al superar la influencia germánica que había contribuido a la caída del Imperio Romano de Occidente.

Aspar, Magister Militum
Aspar, Maestro de la Milicia (Magister Militum)
Sailko (CC BY)

Influencia germánica en Occidente

Aunque los germanos habían vivido dentro de las fronteras romanas durante siglos, el movimiento de los pueblos germánicos hacia el Imperio romano comenzó efectivamente hacia finales del siglo IV d. C. Presionados por los hunos, estos emigrantes se asentaron dentro del Imperio Romano de Occidente. Los visigodos se instalaron en el sur de España, los vándalos conquistaron el norte de África y otros pueblos, como los borgoñones y los suevos, terminaron en otras partes de Europa occidental. Pronto el territorio real que estaba bajo el control del emperador romano de Occidente se limitó a Italia y partes de Francia.

Eliminar publicidad

Advertisement

El control total de las tribus germánicas sobre el Imperio Romano de Occidente fue un aspecto que contribuyó a su caída.

Además de las presiones germánicas externas, los últimos emperadores romanos de Occidente también fueron gobernados por caudillos germánicos. El vándalo Estilicón fue efectivamente el gobernante del Imperio Romano de Occidente durante más de una década tras la muerte de Teodosio I (que gobernó del 379 al 395 d. C.). El famoso general romano Flavio Aecio, a menudo apodado el "último de los romanos", dependía casi por completo de las tropas germánicas para contrarrestar las invasiones de Atila el Huno. El príncipe suevo Ricimero fue efectivamente el hacedor de emperadores del Imperio Romano de Occidente entre el 461 y el 472 d. C., capaz de destituir a cualquier emperador demasiado ambicioso o competente. El control total de las tribus germánicas sobre el Imperio Romano de Occidente fue un aspecto que contribuyó a su caída.

Influencia germánica en Oriente

En el Imperio bizantino, al igual que en el Imperio Romano de Occidente, aumentó la importancia y la influencia germánica en el ejército en los siglos IV y V d. C. A su vez, aumentó la influencia germánica en la esfera política. Aspar, un poderoso general alano del Imperio bizantino, se contentaba con ser un rey de la ciudad, ya que su propia sangre germánica y su religión cristiana arriana, diferente a la de la inmensa mayoría de la población, le impedían acceder al trono imperial. Aspar apoyó a uno de sus propios soldados, León, para que se convirtiera en emperador, con la esperanza de que León aceptara fácilmente la creciente marea germánica dentro del estado romano.

Eliminar publicidad

Advertisement

Routes of the Barbarian Invaders
Rutas de los invasores bárbaros
The Department of History, United States Military Academy (Public Domain)

El ascenso de los isaurios

Sin embargo, León I (que gobernó del 457 al 474 d. C.) no era nada servil. Vio el peligro de las fuerzas germánicas dentro del Estado y quiso limitar su amplia influencia. Para ello, León necesitaba un sustituto para el ejército fuertemente germánico. Miró hacia el este, hacia un grupo de personas asentadas en los montes Tauro, en el actual sur de Turquía: los isaurios. Los isaurios eran un pueblo montañés, rudo y feroz, procedente de las tierras salvajes de Anatolia, que solo se había integrado parcialmente en el Imperio bizantino. El ahora emperador apoyaba a los isaurios e incluso casó a su hija Ariadna con uno de los principales jefes isaurios, Tarasicodissa Rousoumbladotes, más tarde conocido como el mucho más sencillo, y menos extranjero, Zenón.

Leo I
León I
Marie-Lan Nguyen (CC BY)

Durante la siguiente década y media del reinado de León, las facciones isaurias y germánicas dentro del estado compitieron por la influencia. La facción germánica sufrió un grave golpe de prestigio por el desastroso fracaso del aliado de Aspar, Basilisco, en una campaña contra el rey vándalo Gaiseric en el norte de África, a pesar de las enormes ventajas numéricas y financieras de Basilisco. Además, Aspar sufría una extrema impopularidad en Constantinopla, que no hizo más que empeorar cuando salieron a la luz oscuras conspiraciones de Aspar y sus hijos contra Zenón y los isaurios. Hacia finales del año 471 d. C., León dio el paso definitivo para situar a los isaurios por encima de las influencias germánicas cuando hizo que su guardia imperial matara a Aspar y a otros importantes líderes germánicos. Las espadas isaurias acabaron con la denostada influencia germánica y el Estado se liberó de una poderosa influencia externa interna.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Sin embargo, las presiones germánicas externas aún permanecían. Los hombres que quedaban de Aspar se unieron a los ostrogodos bajo el mando de Teodorico Estrabón y, con la pérdida de soldados germanos tras la muerte de Aspar, asolaron fácilmente Tracia y Macedonia. Mientras tanto, los gépidos tomaron la importante ciudad bizantina de Sirmium. León se vio obligado, en estas circunstancias, a otorgar a Estrabón el título de magister militum, comandante de los ejércitos, aunque a Estrabón no se le dejó entrar en Constantinopla. La eliminación de la influencia germánica interna se pagó con los posteriores estragos en los Balcanes.

Llegada de Zenón al trono

Cuando León murió tres años después, en el 474 d. C., le sucedió su nieto León II (que gobernó en el 474 d.C.), el hijo medio isaurio de Zenón y Ariadna. Independientemente de la razón de León I para coronar a su nieto de siete años en lugar de a su maduro yerno, Zenón pronto tomó el poder de todos modos. Como León II era solo un niño, su madre le hizo nombrar a su padre Zenón coemperador. Apenas nueve meses después, el niño emperador murió y el isaurí Zenón (que gobernó del 474 al 491 d. C.) se convirtió en el único emperador.

Eliminar publicidad

Advertisement

Para los bizantinos, tanto los germanos como los isaurios eran pueblos incultos que se comportaban de forma arrogante e injustificada.

Sin embargo, los isaurios, al igual que los germanos antes que ellos, se habían vuelto totalmente impopulares en la capital. Los habitantes de Constantinopla estaban resentidos por la grosera influencia extranjera que dictaba gran parte de la política imperial, independientemente de que fueran germanos o isaurios. Para los bizantinos, ambos eran pueblos incultos que se comportaban de forma arrogante e injustificada y su gran influencia en la política bizantina era vergonzosa. Los isaurios procedían del interior del Imperio bizantino, por lo que era ilógico llamarlos bárbaros en el mismo sentido que a las tribus germánicas extranjeras, pero su carácter grosero y extranjero, así como su comportamiento arrogante y a veces violento, despertaban inevitablemente un gran resentimiento.

Isaurio contra Isaurio

Esta aversión se centró en el más distinguido de los isaurios, el propio emperador Zenón. Su suegra, Verina, y su hermano, el mismo Basilisco que dirigió la desastrosa campaña norteafricana durante el reinado de León I, unieron fuerzas con un general isaurio descontento, Illus, para arrebatarle el trono a Zenón. Zenón huyó de la capital con su esposa y se dirigió a la propia Isauria como último reducto. A pesar del apoyo de Illus contra Zenón, Basilisco ordenó casi inmediatamente una masacre de los isaurios en la capital.

Emperor Zeno
Emperador Zenón
The Trustees of the British Museum (Copyright)

Rápidamente, la impiedad religiosa de Basilisco y su incompetencia general lo hicieron extremadamente impopular. Además, Basilisco se alió con Teodorico Estrabón y permitió que la influencia germánica volviera a crecer dentro de Constantinopla. Esto hizo que Illus se descontentara y se pasara de nuevo al bando de Zenón. El magister militum de Basilisco, al ver que la situación se desmoronaba, se convenció fácilmente de que declarara su apoyo a Zenón y, al no encontrar resistencia, Zenón estaba de vuelta en la capital en agosto de 476 d. C., justo un mes antes de la caída del Imperio Romano de Occidente. Poco después, Zenón destituyó a Teodorico Estrabón, lo que redujo la influencia ostrogoda en la corte.

Eliminar publicidad

Advertisement

Zenón y los ostrogodos

Tras la caída de Aspar, el principal líder germano cerca de Bizancio era Teodorico Estrabón, el líder de los ostrogodos. Estrabón fue una molestia para Zenón más allá de apoyar la rebelión de Basilisco: dirigía incursiones regulares en los Balcanes e incluso llegó a estar a distancia de ataque de Constantinopla. Zenón apoyó a un líder ostrogodo rival, Teodorico el Amal, más tarde conocido como "el Grande", y lo nombró magister militum. Los ostrogodos de Teodorico vivían más dentro de las tierras bizantinas, en Macedonia, pero Zenón los convenció de que perdieran sus tierras por territorio en la provincia fronteriza de Moesia. La alianza de Zenón con Teodorico duró poco, pero Zenón se alió con ambos líderes en diferentes momentos, tratando de enfrentarlos entre sí, pero cuando Estrabón murió por un accidente de equitación, ambas bandas de ostrogodos proclamaron a Teodorico como jefe.

Mausoleum of Theodoric, Ravenna
Mausoleo de Teodorico, Ravenna
F. Tronchin (CC BY-NC-SA)

Los ostrogodos seguían siendo un tema complejo, pero Zenón consiguió utilizarlos para fines propios. Las fuerzas de Teodorico apoyaron a Zenón contra Basilisco. Después de todas las luchas internas entre las facciones germánicas e isaurias durante los días de León I, irónicamente el isaurio Zenón contrarrestó una rebelión del general isaurio Illus con la ayuda del germánico Teodorico.

Más tarde, Zenón envió a Teodorico a Italia y le dio la aprobación imperial para derrocar a Odoacro y gobernar como representante imperial en Italia. Esta migración de los ostrogodos a Italia eliminó la última influencia germánica importante del Imperio bizantino. Aunque las relaciones étnicas eran importantes en esta época de la historia romana, la etnicidad no era ciertamente el único factor, ni siquiera necesariamente el que prevalecía en la toma de decisiones, como demuestran las relaciones entre Zenón, Illus y Teodorico. Mantener el poder y la autoridad era central en las decisiones imperiales de todos los protagonistas de esta época, desde Aspar hasta León I y Teodorico. Puede que un germano nombrara a León I al trono, y que Zenón fuera un isaurio, pero eso no impidió a ninguno de los dos emperadores apoyar al otro grupo importante en la época para mantener y aumentar su dominio del poder imperial.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los isaurios después de Zenón

Zenón fue un emperador poco popular en el mejor de los casos, cuya reputación no se vio favorecida por su política religiosa poco ortodoxa, las rebeliones casi constantes y la caída del Imperio Romano de Occidente. Evagrius Scholasticus, un historiador posterior de este periodo, ofrece una crítica mordaz de Zenón como un bárbaro servil. Los isaurios habían recibido muchos de los mejores puestos en el gobierno y su influencia era grande, pero su posición no sobreviviría mucho tiempo sin Zenón.

Cuando Zenón murió en 491 d. C., los bizantinos querían un emperador romano.

Cuando el emperador murió en 491 d. C., los bizantinos querían un emperador romano. El hermano de Zenón, Longinos, fue ignorado en favor de un respetable ex funcionario de la corte que se convirtió en Anastasio I (que gobernó del 491 al 518 d. C.) y se casó con la viuda de Zenón, Ariadna. Pronto, un grupo de insatisfechos con el ascenso al poder de Anastasio se unió a Longino, especialmente aquellos que se habían beneficiado de los nombramientos políticos de Zenón, aunque no se trataba en absoluto de isaurios exclusivamente. Longinos fue enviado a Alejandría, en Egipto, pero los disturbios continuaron en las calles de Constantinopla hasta que la mayoría de los isaurios abandonaron la capital. Anastasio llevó a cabo entonces varias campañas militares que destruyeron el poder de los isaurios y trajeron cierta paz interna al Imperio bizantino.

Aunque los isaurios habían causado problemas en la capital y sus actitudes eran insoportables para la población bizantina, no eran la única fuente de malestar. Por esta misma época, las llamadas facciones circenses de los azules y los verdes, llamadas así por los respectivos equipos a los que apoyaban en las carreras del Hipódromo, crearon serios disturbios en la capital, al igual que las simpatías de Anastasio por los cristianos monofisitas no ortodoxos. Debido a la naturaleza de los isaurios y a su conexión con los tres últimos emperadores, se les consideraba enemigos naturales de Anastasio y elementos potencialmente peligrosos en la política y el ejército bizantinos. Tras un apogeo de casi 40 años, los isaurios perdieron influencia y poder.

El legado de los isaurios

Los isaurios no son, ni mucho menos, el más famoso de los pueblos que residieron en el imperio romano y posteriormente en el bizantino, pero su época de 40 años fue importante para el futuro del Imperio bizantino. Aunque la población de Constantinopla los consideraba extranjeros, seguían siendo súbditos del imperio, a diferencia de los invasores germánicos del norte. Los isaurios sirvieron de contrapeso a las influencias germánicas que ya habían debilitado mucho al Imperio Romano de Occidente, que pronto caería. León I los utilizó como nuevo núcleo del ejército imperial y utilizó su fuerza para aplastar a los fuertes elementos germánicos que estaban representados por el poderoso Aspar.

No está claro qué futuro le habría deparado al Imperio bizantino si se hubiera permitido que el poder germánico siguiera creciendo. Sin embargo, el elemento germánico perdió toda su importancia en el Imperio bizantino cuando Zenón encargó a Teodorico y a los ostrogodos que fueran a Italia. Los isaurios fueron una medida fuerte para la destrucción del poder germánico, pero al final del siglo, el Imperio bizantino estaba libre de la influencia extranjera sobre sus políticas, emperadores y pueblo. Los isaurios, en calidad de pueblo y emperador, habían derrotado y desviado la amenaza germánica y quizás salvaron al Imperio Romano de Oriente en Constantinopla del destino del Imperio Romano de Occidente.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Michael Goodyear
Michael holds degrees in History and Near Eastern Languages and Civilizations from the University of Chicago, where he prmarily studied Byzantine history. He also has a J.D. from the University of Michigan Law School.

Cita este trabajo

Estilo APA

Goodyear, M. (2019, marzo 13). Los isaurios y el final de la influencia germánica en Bizancio [The Isaurians and the End of Germanic Influence in Byzantium]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1346/los-isaurios-y-el-final-de-la-influencia-germanica/

Estilo Chicago

Goodyear, Michael. "Los isaurios y el final de la influencia germánica en Bizancio." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 13, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1346/los-isaurios-y-el-final-de-la-influencia-germanica/.

Estilo MLA

Goodyear, Michael. "Los isaurios y el final de la influencia germánica en Bizancio." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 mar 2019. Web. 03 oct 2022.

Afiliación