Ship Money

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 17 febrero 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco, francés
The Sovereign of the Seas (by John Payne, Public Domain)
El soberano de los mares
John Payne (Public Domain)

El Ship Money (el dinero de los barcos) era un impuesto que los monarcas medievales aplicaban a las comunidades costeras inglesas para pagar los barcos de la Marina Real y así ahuyentar a los piratas y a los enemigos del Estado. Durante el reinado de Carlos I de Inglaterra (de 1625 a 1649), el impuesto se utilizó para otros fines y se aplicó a otras comunidades del interior.

En el siglo XVII, el Ship Money era muy poco popular pero fue muy útil para llenar las arcas del monarca. En la práctica, se convirtió en un impuesto territorial que podía recaudar el rey Carlos sin el consentimiento del Parlamento, por lo que se convirtió en una cuestión legal y constitucional entre monárquicos y parlamentarios. En este sentido, la tasa fue una de las muchas causas de la guerra civil inglesa (1642-1651), a pesar de ser abolida en 1641 antes de que tomaran las armas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Orígenes

Los orígenes del Ship Money se remontan a la época medieval, como una forma de servicio feudal, ya que, al igual que los nobles tenían que proporcionar un cierto número de caballeros medievales para el ejército real, algunas comunidades costeras tenían que proporcionar barcos. Como la piratería era un problema perenne, se consideraba que uno de los beneficios de este impuesto sería que los barcos resultantes se podrían utilizar para limpiar las aguas costeras de esta amenaza. En la práctica, cada vez que un monarca necesitaba una armada para la defensa o para una expedición a la Europa continental, las principales ciudades portuarias se veían obligadas a donar barcos, ya que en esa época no existía una armada permanente. Los comerciantes también podían arrendar barcos a la Corona. Si los puertos no tenían barcos para donar, o el número resultaba insuficiente, podían, en cambio, dar una suma de dinero a la Corona, que se utilizaba para construir más naves. Este dinero era el Ship Money.


Isabel I no solo insistió en que los puertos aportaran barcos y dinero, sino también los condados en los que se encontraban estos puertos.

Enrique VII de Inglaterra, que reinó de 1485 a 1509, fue el primer monarca inglés que creó un dique seco con el propósito expreso de construir y mantener una armada permanente, o al menos el núcleo de la misma. Este dique seco se ubicó en Plymouth, en la costa meridional y fue el primero del norte de Europa. Enrique VIII de Inglaterra, que reinó de 1509 a 1547, fue el primer monarca que mantuvo una armada permanente de cierta importancia, unos 50 barcos. Durante el reinado de Isabel I de Inglaterra, que reinó de 1558 a 1603) se produjeron algunos retos importantes, como la Armada Invencible en 1588, lo que exigió un aumento de la inversión en la marina y en las instalaciones navales de Inglaterra (se construyó una segunda base en Woolwich, por ejemplo). Se necesitaron más barcos para el asalto a Cádiz en 1596. Isabel también prestó barcos reales a sus corsarios, que navegaron por todo el mundo en sus viajes de búsqueda de tesoros. Por supuesto, todas estas actividades requerían dinero en efectivo, y el impuesto del Ship Money era una manera de conseguirlo. Para obtener más beneficios, Isabel no solo insistió en que los puertos aportaran barcos y dinero, sino en que también contribuyeran los condados en los que se encontraban estos puertos. Esta no fue una medida popular entre las comunidades rurales, y muchas se negaron a pagar, pero la situación de la guerra con España hizo que la reina no pudiera hacer mucho para imponer el impuesto arriesgand con ello la buena voluntad de sus súbditos. Por esta razón, el Ship Money no fue una gran fuente de ingresos en este periodo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Elizabethan Royal Navy
Marina Real isabelina
Unknown Artist (Public Domain)

El mal uso de Carlos I

Carlos I, el segundo rey Estuardo después de su padre Jacobo I de Inglaterra, que reinó de 1603 a 1625, rompió la convención que se había establecido durante los Tudor por la que un monarca convocaba un parlamento cuando quería recaudar fondos, por ejemplo, para financiar una guerra o un gran proyecto de construcción. Después, los diputados establecían un presupuesto y la forma de recaudar el dinero, normalmente a través de diversos impuestos y tasas. El Parlamento había planteado varias objeciones a la forma de gobernar de Carlos en documentos como la Petición de Derechos de 1628, por lo que el rey decidió prescindir de esta medida.


Carlos I señaló que todo el reino se beneficiaba de tener una poderosa fuerza naval.

Como parte de su estrategia para recaudar impuestos y tasas al margen del Parlamento, Carlos emitió una cédula y aplicó el gravamen del Ship Money en 1627. Animado por el éxito que tuvo, amplió la aplicación de este impuesto durante el periodo de su reinado conocido como la "gobierno personal", cuando no se convoco ningún parlamento (1629-1640). A partir de octubre de 1634, el Ship Money se volvió a recaudar y se aplicó a todos los condados ingleses y galeses. Los condados o las ciudades debían aportar el dinero según un sistema de cuotas. Las autoridades locales, encabezadas por el sheriff del condado, cobraban el impuesto en función de los ingresos laborales de una persona y de su renta de la tierra (aunque también se podía ofrecer un barco o un servicio en su lugar). Los ciudadanos disponían de cinco meses para pagar a los jueces locales que estaban encargados de la recaudación. A diferencia de los periodos anteriores, en los que el impuesto se aplicaba cuando surgían necesidades navales específicas, Carlos aplicó el impuesto de Ship Money todos los años. El rey también señaló que todo el reino se beneficiaba de tener una fuerza naval poderosa, no solamente las comunidades costeras.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Como cualquier otro, este impuesto era impopular, pero, para el rey al menos, fue exitoso en el sentido de que efectivamente consiguió recaudar importantes fondos. La Corona recibió bastante más del 90 % de los gravámenes del Ship Money que aplicó a mediados de la década de 1630, un recaudación muy alta para cualquier impuesto, especialmente en tiempos de paz. En cada uno de los años 1635, 1636 y 1637, el Ship Money recaudó cerca de 200.000 libras esterlinas (65 millones de dólares o 48 millones de libras en la actualidad). Esta cifra suponía entre un tercio y un cuarto de los ingresos anuales totales del rey, dependiendo del año. Carlos utilizó parte de este dinero para su propósito original: los barcos. El rey tenía una flota de 25 barcos, y uno de los mejores era el Soberano de los Mares, construido con un coste de 65.000 libras, aunque su gran popa dorada era una extravagancia innecesaria.

Charles I by Anthony Van Dyck
Carlos I, de Anthony Van Dyck
Google Cultural Institute (Public Domain)

El caso Hampden

Algunos intentaron evitar el pago de la tasa, pero en general fueron encarcelados y llevados ante los tribunales. John Hampden estuvo en el núcleo de un caso muy particular relacionado con el Ship Money en 1637. Hampden, un puritano inmensamente rico de Buckinghamshire, no solo se negó a pagar el impuesto, sino que quiso impugnar en los tribunales la propia legalidad de su aplicación. El caso de Hampden se basaba en la tradición de que solo el Parlamento podía recaudar impuestos, y como Carlos no había convocado uno durante tantos años, el restablecimiento del Ship Money no podía considerarse legal. Inglaterra tampoco estaba en guerra en aquel momento, por lo que era difícil decir que la nación se enfrentaba a una emergencia nacional. Los abogados de Carlos contraatacaron con el argumento de que la construcción de barcos llevaba muchos meses y, por tanto, los fondos debían adquirirse mucho antes de que estallara una guerra. Además, los barcos navales eran necesarios en todo momento para proteger a la marina mercante de los piratas y las flotas de los Estados enemigos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tal vez presionado por el rey, el Tribunal de Hacienda falló a su favor. Fue una decisión muy ajustada, ya que siete jueces votaron a favor del rey y cinco en contra (aunque tres de este último grupo habían detectado un tecnicismo legal que debilitaba el caso del rey). Es posible que los jueces no se atrevieran a establecer un precedente legal y/o a cuestionar el derecho divino de su rey a decidir qué es y qué no es legal.

Una decisión judicial de 1636 ya había dictaminado que Carlos podía recaudar impuestos en caso de emergencia nacional, por lo que este caso y el de Hampden parecían dar luz verde al monarca para recaudar los impuestos que quisiera con cualquier fin. Como había resumido un juez, "la ley es, en sí misma, un viejo y fiel servidor del Rey; es el instrumento o medio que utiliza para gobernar a su pueblo..." (Anderson, 56). Quedaba la limitación de que el rey debía declarar que realmente había una emergencia, pero un término tan poco definido podía aplicarse fácilmente a cualquier situación que el rey deseara. Además, poner en duda que una situación determinada no era una emergencia suponía dudar de la integridad del rey, un delito que rozaba la traición.

Statue of John Hampden
Estatua de John Hampden
KingDaveRa (CC BY-SA)

En la práctica, el rey había sobrepasado estos tecnicismos legales y ahora utilizaba el impuesto no solo para la marina, sino también para pagar a su ejército de tierra para hacer frente a las incursiones de los escoceses. Sin embargo, la cuestión legal y constitucional seguía siendo la siguiente: ¿cuál era la relación de poder entre el monarca y el Parlamento en materia de finanzas? Carlos se empeñó en que tenía todo el derecho a imponer los impuestos que quisiera, e incluso convenció a figuras de la Iglesia como William Laud (1573-1645), el arzobispo de Canterbury, para que se pronunciara a favor del derecho del rey. Las finanzas reales y el Ship Money, en particular, muy pronto serían una de las cuestiones sobre las que descansaría el futuro de la monarquía en Inglaterra.

Eliminar publicidad

Advertisement

Abolición

A pesar del respaldo legal y religioso, la resistencia política y real al impuesto sobre el dinero de los barcos creció significativamente a medida que se acercaba el final de la década, sin duda alimentada por los juicios públicos y el consiguiente interés del pueblo en el caso Hampden. Incluso algunos sheriffs de condado se negaron a cobrar el impuesto en su jurisdicción. Esto hizo que Carlos redujera la demanda de 200.000 libras a solo 70.000 en 1638, pero no se logró recaudar ni siquiera esta cifra tan baja. La presentación al Parlamento, a finales de 1640, de la petición Root and Branch (Raíz y Rama) esbozaba 28 quejas contra el gobierno del rey, y una de ellas era la aplicación de la Ship Money. La Petición de los Doce Pares, casi contemporánea, también pedía la abolición del impuesto. Para muchos, Ship Money se había convertido en un sinónimo de todos los impuestos impopulares e ilegales.

En 1639, cuando el rey necesitó que el Parlamento se reuniera de nuevo para recaudar fondos para que sus ejércitos pudieran hacer frente a la serie de invasiones escocesas, los diputados aprovecharon la oportunidad para insistir en que se abandonara el Ship Money. En consecuencia, el Parlamento Largo declaró ilegal el Ship Money en agosto de 1641. Además, se revocó formalmente la decisión del tribunal en el Caso Hampden. Desgraciadamente para muchas comunidades, durante las largas y amargas guerras civiles inglesas que estaban comenzando, estas acabaron pagando incluso más impuestos de los que habían pagado con el esquema del Ship Money.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, febrero 17). Ship Money [Ship Money]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20551/ship-money/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Ship Money." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 17, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20551/ship-money/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Ship Money." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 17 feb 2022. Web. 30 nov 2022.

Afiliación