Jean Lafitte

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 03 noviembre 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Portrait of Jean Lafitte (by Rosenberg Library, Galveston, Public Domain)
Retrato de Jean Lafitte
Rosenberg Library, Galveston (Public Domain)

Jean Lafitte (también escrito Laffite, c. 1780-1820) fue un líder franco-americano de piratas y corsarios que capturó buques mercantes de varios estados en el Golfo de México entre 1810 y 1820. Lafitte demostró ser un aliado inestimable para Estados Unidos en la Guerra de 1812 y en la batalla de Nueva Orleans de 1815, ayudando al general Andrew Jackson (1767-1845) a conseguir la victoria contra los británicos.

El presidente de Estados Unidos concedió a Lafitte un indulto oficial en agradecimiento a su útil participación en las guerras en curso con Gran Bretaña y España, pero pronto volvería a aparecer en el libro negro oficial. Cuando retomó la piratería desde su base en lo que se convirtió en Galveston, Texas, Lafitte causó estragos en la navegación española y estadounidense. Consciente de que las represalias no tardarían en llegar, Lafitte acabó navegando lejos de las autoridades estadounidenses que lo buscaban, con destino desconocido. La historia de Lafitte inspiró a muchos escritores posteriores, quizá desde Lord Byron (1788-1824), que pudo haber basado El corsario en el pirata convertido en patriota.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juventud

Lafitte nació alrededor de 1780, probablemente en Francia, pero poco se puede decir con certeza sobre su juventud. Debió de embarcarse, ya que en 1809 acabó trabajando como herrero durante un tiempo con su hermano Pierre, o al menos al frente de ese negocio, en Nueva Orleans. La fragua y los yunques probablemente ocultaban las actividades de contrabando de la pareja. Los chicos de Lafitte se dedicaban a la venta de bienes robados y al contrabando de esclavos en el estado de Luisiana, ya que el gobierno de Estados Unidos había puesto fin formal al comercio de esclavos en 1807. Sin embargo, Jean Lafitte tenía ambiciones mucho mayores.

El historiador Jan Rogozinski hace la siguiente descripción física de Lafitte: "Durante muchos años fue una figura romántica: alto, delgado y guapo, con pelo y ojos oscuros. Encantó a numerosas mujeres de la aristocracia" (189).

Eliminar publicidad

Advertisement

The Lafitte Brothers in Dominique You's Bar
Los hermanos Lafitte en el bar de Dominique You
John Wesley Jarvis (Public Domain)

Piratería y corsarismo

Desde alrededor de 1810, Lafitte se asentó en la apartada ensenada de la bahía de Barataria, situada al sur de Nueva Orleans y al oeste del delta del Misisipi. El lugar era ideal, ya que el laberinto de vías navegables poco profundas y bayous secretos dificultaba mucho la búsqueda de las autoridades en la zona. Por otro lado, estaba lo suficientemente cerca de Nueva Orleans y de los comerciantes deseosos de hacerse con mercancías a un precio barato. Desde aquí, Lafitte organizó un gran grupo de contrabandistas y piratas. También había una serie de corsarios, aquellos que actuaban como piratas pero contra un enemigo concreto de un estado o colonia determinada. Estos corsarios recibían cartas de marquesina de los gobernadores coloniales franceses en el Caribe o de las autoridades del puerto de Cartagena (en la actual Colombia), que había decidido declararse independiente del Imperio español. Los cargamentos tomados por la variopinta banda de Lafitte se almacenaban en la isla de Grand Terre y los esclavos se guardaban en corrales o barracones. Los bienes y las personas se vendían entonces a comerciantes y negreros de Luisiana especialmente invitados en subastas secretas.

Lafitte fue contactado por los británicos, que se dieron cuenta de que un hombre que comandaba una gran flota podía ser un aliado muy útil en su guerra con los Estados Unidos.

Al mando de una flota de al menos diez barcos, y con la ayuda de su hermano Pierre, Lafitte causó estragos en el Golfo de México, dirigiendo la captura de barcos mercantes británicos, estadounidenses y españoles. Las tripulaciones de Lafitte incluían "yanquis, portugueses, noruegos, franceses, criollos, seminoles y cajunes" (Konstam, 62). El propio Lafitte era más un gestor de piratas que un pirata en sí mismo. De hecho, cuando estaba en tierra, se codeaba con políticos, líderes comunitarios y oficiales de la marina. Era conocido por organizar fiestas y por sus buenos modales. Esta facilidad para socializar no impresionó a la autoridad, y los hermanos Lafitte fueron finalmente arrestados y juzgados en 1812. Tras ser puestos en libertad bajo fianza, ni Jean ni Pierre comparecieron en el juicio y, en 1813, el gobernador de Luisiana pidió su captura inmediata con una recompensa de 750 dólares. Para no ser menos, Jean Lafitte puso una recompensa sobre la cabeza del gobernador, animando a sus hombres a aprehender al funcionario con una recompensa de 1500 dólares. Lafitte permaneció en libertad, tal vez en gran parte debido a la voluntad de los comerciantes legítimos de hacer negocios con el jefe pirata que podía ofrecerles un flujo constante de mercancías con descuento. Además, las autoridades estadounidenses estaban totalmente preocupadas por la guerra de 1812 (junio de 1812 - febrero de 1815) entre Estados Unidos y España, Gran Bretaña y sus aliados.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La guerra de 1812 y Nueva Orleans

Los británicos se pusieron en contacto con Lafitte por primera vez y se dieron cuenta de que un hombre que comandaba una gran flota podía ser un aliado muy útil en su guerra con los EE.UU. Los británicos quedaron impresionados por la forma en que Lafitte consiguió atravesar su bloqueo del delta del Misisipi. En septiembre de 1814, a Lafitte le ofrecieron varios incentivos para que se uniera al bando británico y les ayudara en su propuesta de ataque a Nueva Orleans. Se le daría un rango naval oficial (capitán), una compensación económica adecuada (30.000 dólares) y el indulto por sus actividades turbias pasadas. Lafitte no cayó en la tentación y, en su lugar, se dirigió a las autoridades de Nueva Orleans y les informó de lo que el otro bando ofrecía y de su plan de ataque. Las autoridades de Nueva Orleans, carentes de imaginación y ciegas ante los acontecimientos que estaban a punto de producirse, no hicieron nada para asegurarse de que Lafitte y su flota estuvieran de su lado en el conflicto que se avecinaba. De hecho, el gobernador W.C.C. Claiborne hizo todo lo contrario, y solo dos semanas después, la base de Barataria fue atacada por una fuerza naval estadounidense. Varios barcos corsarios del puerto fueron capturados, pero Lafitte y la mayoría de sus hombres escaparon tierra adentro.

Battle of New Orleans
Batalla de Nueva Orleans
Edward Percy Moran (Public Domain)

La situación cambió entonces en Nueva Orleans, ya que en diciembre de 1814 se nombró un nuevo comandante de las defensas de la ciudad, un tal general Andrew Jackson. Jackson tenía más visión de futuro que sus predecesores y se reunió con Lafitte para saber cómo podían trabajar juntos. Lafitte recibió un indulto y un mando: sus propios hombres se organizaron en unidades de artillería, conocidas a partir de entonces como los Baratarians. La fuerza de Lafitte, que tal vez tenía unos 16 cañones, fue un factor importante en la defensa de la ciudad, en lo que se conoce como la Batalla de Nueva Orleans del 8 de enero de 1815. El ataque británico, con una fuerza numéricamente superior, había sido disuelto. Tras su inestimable ayuda, Lafitte y 1000 de sus hombres recibieron el indulto del presidente James Madison (en el cargo de 1809 a 1817), por recomendación de un impresionado general Jackson. Desgraciadamente, Lafitte no recuperó sus propiedades confiscadas tras el ataque a su antigua base en Bayou Barataria, y esto pudo ser el motivo de que volviera a caer en la vida delictiva.

Eliminar publicidad

Advertisement

Galveston y la muerte

En 1817, Lafitte y sus 1000 hombres leales, que tripulaban una veintena de barcos, volvieron a la piratería, atacando barcos mercantes del Imperio español. Esta vez, el jefe pirata eligió Campeche como base, una isla que se convertiría en Galveston, Texas, en lo que entonces era una provincia española inestable y muy disputada. Lafitte aprovechó la volátil política local, que involucraba intereses estadounidenses, españoles, texanos y mexicanos, para convertirse en gobernador de la ciudad en 1819. Galveston era una excelente elección, ya que ofrecía muchas vías de agua interiores por las que los piratas podían escapar de cualquier barco naval que se interesara demasiado por la costa. A partir de 1817, Galveston fue el principal refugio de piratas de la región.

Lafitte, sabiamente, decidió elegir a su mejor tripulación y zarpar hacia el horizonte en un solo barco, el Pride.

Lafitte y sus piratas se beneficiaron de la venta de cargamentos capturados y del contrabando de armas y esclavos a quien quisiera comprarlos. Entonces, Lafitte llevó su suerte demasiado lejos cuando empezó a atacar a los mercantes estadounidenses. Los ataques a Luisiana para apoderarse de esclavos fue otro plan para enriquecerse rápidamente que tuvo consecuencias inevitables.

Estados Unidos envió un barco de guerra a Galveston para investigar lo que ocurría exactamente en esas aguas, pero Lafitte, un diplomático que siempre hablaba de plata, consiguió evitar cualquier enfrentamiento en noviembre de 1819. El gobernador pirata se limitó a colgar a uno de sus hombres que, según él, había sido el cabecilla de los ataques piratas, y esto, por un tiempo, dejó a todos satisfechos. Lafitte siguió adelante, y cerca de Matagorda, en 1820, su equipo capturó y luego hundió un barco mercante estadounidense. Adelantándose a una inevitable y más decisiva segunda visita de las autoridades estadounidenses en 1821 (o tal vez directamente por el paso de un buque de guerra por la isla), Lafitte, sabiamente, decidió elegir a su mejor tripulación y zarpar hacia el horizonte en un solo barco, el Pride. Antes de partir, arrasó Galveston. A continuación, Lafitte prosiguió su vida de piratería contra objetivos españoles, tal vez durante algunos años más, pero se desconoce su destino final. Se rumorea que fue enterrado cerca de Mérida, en México, aunque es posible que se trate de su hermano. El misterioso final de la piratería de Lafitte y la idea de que pudiera haber escapado de la justicia por sus delitos lo propulsaron inmediatamente al estatus de leyenda como uno de los últimos grandes piratas de las Américas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Lord Byron
Lord Byron
Thomas Phillips (Public Domain)

Jean Lafitte en la ficción

Las pintorescas hazañas de Lafitte lo convirtieron en una figura favorita para los escritores de ficción posteriores. Lord Byron se adelantó al escribir el poema "El corsario", quizás basado en la vida de Lafitte pero ambientado en el Egeo. Si efectivamente se basa en Lafitte, Byron no se limitó a una gran precisión histórica en su poema publicado en 1814. La obra fue extraordinariamente popular y dio lugar a una multitud de imitaciones y homenajes en diversos géneros de las artes, desde el ballet hasta las oberturas sinfónicas.

Hombre de soledad y de misterio, nadie le ha visto sonreír; suspiros
nunca brotaron de su altivo pecho;
su nombre al más osado de su tropa
temor infunde, y su mirar severo
el rostro adusto por el sol curtido
palidecer hiciera. ¿Qué secreto
lazo invisible los corsarios liga
a su indomable voluntad de hierro?
(El Corsario, 175-80)

Otro escritor inspirado por Lafitte (y la obra de Byron) fue el reverendo Joseph Holt Ingraham (1809-1860). Ingraham publicó en 1836 la obra altamente sensacionalista Laffite, El pirata del Golfo. George A. Pierce elaboró una biografía de Lafitte en 1856, también una obra no exenta de muchas ficciones absolutas como su conversión al Islam y su pintoresca muerte en un duelo.

Al igual que con muchos de los piratas de la Edad de Oro de la Piratería, las futuras obras sobre Lafitte se basaron en gran medida en los autores que habían dado la primera puñalada a su biografía. Lafitte, que había pasado del crimen al patriotismo y de nuevo al crimen, fascinó a muchos escritores que no pudieron resistirse a añadir adiciones intrigantes pero fantasiosas, como un tesoro perdido, a la siempre creciente leyenda. Y así la tendencia continuó en el cine, como en la fastuosa producción de Cecil B. De Mille en 1938, El bucanero, y su remake de 1958 con el mismo título, donde Lafitte es interpretado de forma memorable por Yul Bryner. Por último, el nombre de Lafitte sigue vivo de otras maneras, sobre todo en Luisiana, con el pequeño pueblo pesquero de Jean Lafitte y el Parque Histórico Nacional y Reserva de Jean Lafitte.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2021, noviembre 03). Jean Lafitte [Jean Lafitte]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20161/jean-lafitte/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Jean Lafitte." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 03, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20161/jean-lafitte/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Jean Lafitte." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 03 nov 2021. Web. 16 ago 2022.

Afiliación