Tomás Moro

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 23 abril 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco, francés
Sir Thomas More as Lord Chancellor (by Hans Holbein, Public Domain)
Sir Tomás Moro como lord canciller
Hans Holbein (Public Domain)

Sir Tomás Moro (1478-1535) fue un abogado, erudito, estadista y lord canciller de Enrique VIII de Inglaterra (que reinó de 1509 a 1547) que fue ejecutado en julio de 1535 por su negativa a apoyar la ruptura de la Iglesia de Inglaterra con la Iglesia católica de Roma. Moro, de grandes principios, no estaba de acuerdo con el divorcio del rey de su primera esposa, Catalina de Aragón (1485-1536), y especialmente con la promoción de Enrique como cabeza de la Iglesia de Inglaterra en lugar del papa. Antes de dedicarse a la política, Tomás Moro fue un célebre autor y erudito, y su obra más famosa en la actualidad es Utopía, que incluye una descripción filosófica de una sociedad ideal situada en una isla. Tomás Moro fue nombrado santo en 1935 por la Iglesia católica.

Primeros años de su carrera y sus escritos

Tomás Moro nació en Londres en 1478, hijo del abogado Sir John More. El joven Tomás fue educado en la escuela de San Antonio de la capital, mientras que en su adolescencia trabajó como paje en la casa del arzobispo John Morton. Se graduó de la Universidad de Oxford en 1496 y pasó a estudiar derecho en Lincoln's Inn. Moro pasó cuatro años en un monasterio cartujo, pero decidió no hacer los votos y entrar plenamente en el sacerdocio.

Eliminar publicidad

Advertisement

En 1504, More comenzó su carrera política de 30 años y entró en el Parlamento. Al año siguiente conoció al famoso erudito Erasmo, cuya filosofía humanista influiría en la propia obra de Tomás. En 1510 se convirtió en subsecretario de Londres, pero sufrió la tragedia de la muerte de su primera esposa durante el parto en 1511. Sin embargo, su carrera continuó a buen ritmo, con su nombramiento como maestro de peticiones en 1514 y su participación en una delegación comercial real a Flandes en 1515.


Utopía pretendía ser una crítica devastadora de lo lejos que estaba la Inglaterra de los Tudor de cualquier sociedad ideal.

Utopía

Fueron los escritos de Moro los que más fama le dieron en este momento de su carrera. De hecho, Moro se convirtió en un erudito con reputación en toda Europa. Entre las obras de Moro se encuentran Diálogo sobre las herejías, Responsio ad Lutherum, Súplica por las almas y una inacabada pero influyente (y algo tendenciosa) Historia del rey Ricardo III. Su obra más famosa, entonces y hoy, es Utopía, publicada en 1516, que describe un estado ideal situado en una isla imaginaria en algún lugar más allá del ecuador que ha estado aislada de Europa durante 1.200 años. La obra no es un examen puramente filosófico de cómo organizar un estado político, ya que el personaje principal, Raphael Hythloday, reflexiona sobre las tretas que hacen los reyes europeos, como el manejo de las finanzas y la imposición de impuestos al pueblo para guerras que nunca se materializan, críticas dirigidas tanto a Enrique VII de Inglaterra (que reinò de 1485 a 1509) como a Enrique VIII. Así pues, más que un debate sobre lo que constituye una sociedad perfecta, la obra pretende ser una crítica devastadora de lo lejos que estaba la Inglaterra de los Tudor de ese ideal. El libro concluye con el acuerdo entre Hythloday y su interlocutor Morus (el propio Moro) de que es improbable que la utopía (que significa "ningún lugar") exista nunca en otro lugar que no sea la isla de los utopistas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Statue of Sir Thomas More
Estatua de Sir Tomás Moro
Edwardx (CC BY-SA)

Por lo tanto, es algo irónico que la parte de Utopía que presenta un ideal imposible, es decir, una sociedad perfectamente justa y feliz, haya tenido el legado más duradero. Utopía y sus ideas radicales de abolir la propiedad privada, el dinero y la vida privada para que la gente pudiera concentrarse en el bien común, y la tenencia de todos los recursos de la comunidad como una "mancomunidad" para todos (al igual que los primeros cristianos), ha inspirado a muchos filósofos y sistemas políticos posteriores. Esto es así a pesar de que la intención de Moro era que la isla de Utopía funcionara solo como un espejo satírico en el que la sociedad contemporánea real pudiera ser juzgada con mayor claridad y así los líderes pudieran contemplar la reforma.


El camino para que Enrique VIII pudiera volver a casarse parecía ser la separación de la Iglesia de Roma, algo con lo que Tomás Moro no estaría de acuerdo.

Lord canciller

Enrique VIII, que había mostrado interés por la literatura y la erudición eclesiástica, se hizo amigo de Moro y lo invitó a su corte. El rey nombró a Moro diplomático y consejero personal, y lo invitó a formar parte del Consejo del Rey en 1518. Nombró caballero a Moro en 1521, además de tesorero. En 1523 fue nombrado presidente de la Cámara de los Comunes, y es muy probable que durante su mandato se utilizara por primera vez el privilegio de los miembros de hablar con total libertad en la Cámara sin temor a represalias, legales o de otro tipo. Enrique y Tomás incluso trabajaron juntos en su rechazo a Lutero y al protestantismo en la Defensa de los siete sacramentos. En 1525, Moro fue nombrado canciller del ducado de Lancaster.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Como era un hombre de principios estrictos, la carrera política de Moro se estancó un poco cuando fue necesario involucrarse en los asuntos más turbios de la política de la corte. Sin embargo, el rey debió apreciar su honestidad, ya que lo nombró lord canciller en 1529. En este puesto, el ministro más poderoso del país, Tomás sucedió al cardenal Wolsey, arzobispo de York (en torno a 1473-1530). Wolsey había caído en desgracia por la falta de progreso en el "gran asunto" del rey: su intento de divorciarse de su primera esposa, Catalina de Aragón, para poder casarse con su segunda, Ana Bolena (en torno a 1501-1536). Wolsey iba a ser juzgado por traición, pero murió de mala salud en 1530 antes de que se presentara su caso. Tomás Moro se convirtió así en canciller, cargo que ocuparía hasta 1532, la cúspide de su carrera. Sin embargo, la caída en desgracia desde esta cumbre del poder en un cargo público sería realmente dramática.

Henry VIII Meets Anne Boleyn
Enrique VIII conoce a Ana Bolena
Daniel Maclise (Public Domain)

Enrique VIII y la Iglesia

Enrique quería sobre todo un heredero varón y Catalina no pudo dárselo a pesar de sus seis embarazos. Además, se había cansado de ella y estaba enamorado de Ana Bolena, una dama de compañía en la corte mucho más atractiva y joven. La Iglesia católica no permitía el divorcio, pero Enrique pensó que tenía un buen argumento para anular su matrimonio alegando que no debería haberse permitido en primer lugar. El principal argumento de Enrique era que Catalina había sido primero la esposa de su difunto hermano, el príncipe Arturo (nacido en 1486), que había muerto un año después del matrimonio, en 1502. Enrique VII de Inglaterra (que reinó de 1485 a 1509) había dispuesto entonces que Catalina se casara con su otro hijo Enrique, cosa que hicieron en 1509.

Eliminar publicidad

Advertisement

Puede que ya en 1526 Ana hubiese captado la atención de Enrique VIII, Alrededor de 1526, pero ella se negó a acostarse con el rey hasta que se casaran. En consecuencia, Enrique escribió una carta al papa Clemente VII (que gobernó de 1523 a 1534) en 1527 en la que sugería que la falta de un heredero varón era el castigo de Dios por haberse casado con la esposa de su difunto hermano, un argumento respaldado por el Antiguo Testamento, Levítico 20:21 (también conocido como la "Prohibición de Levítico"). Desgraciadamente para Enrique, el papa no estaba de acuerdo y, como no necesitaba ni el apoyo político ni financiero de Inglaterra, resultó imposible persuadirlo. Además, el papa estaba muy interesado en mantener el favor del gobernante más poderoso de Europa en ese momento, el emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, (Carlos I de España, que reinó de 1519 a 1556), que era sobrino de Catalina de Aragón. Además, era poco probable que Catalina y Arturo, siendo tan jóvenes en ese momento, se hubieran acostado juntos, por lo que la "Prohibición del Levítico" no se aplicaba en este caso. Por último, otro pasaje de la Biblia, esta vez en el Deuteronomio (25:5), parecía contradecir el Levítico. En resumen, el argumento de Enrique era defectuoso e ineficaz. La única solución parecía ser separar la Iglesia de Roma, algo con lo que Tomás Moro no estaría de acuerdo.

Sir Thomas More & Daughter
Sir Tomás Moro y su hija
William Frederick Yeames (Public Domain)

Fundamentalmente, dado que Moro era partidario de preservar el statu quo con respecto a lo que seguía siendo la Iglesia medieval tradicional de antaño, el "gran asunto" del rey no avanzó más durante su mandato. La principal estrategia del canciller parece haber sido hablar lo menos posible en público sobre el asunto sin pronunciarse ni a favor ni en contra del mismo ni de las consecuencias aparentemente inevitables para la Iglesia en Inglaterra. Moro concentró sus esfuerzos en reducir los gastos extravagantes del rey y en perseguir a los reformistas protestantes (por poner la autoridad de la Biblia por encima de la autoridad de la Iglesia), mientras que, entre bastidores, el canciller trabajaba para frustrar el intento del rey de ordenar su vida privada.

El canciller no estaba a favor de los planes del rey de anular su primer matrimonio, pero, sobre todo, estaba en contra de la intención del rey de hacerse jefe de la iglesia por encima del papa y, al final, fue por esta cuestión por la que Moro dimitió de su cargo. Moro estaba consternado por los ataques del rey a la Iglesia y el debilitamiento de su independencia frente a la monarquía, el gobierno y los laicos en general. Tomás se retiró entonces a la vida privada donde no "estudiaría ni se entrometería en ningún asunto de este mundo" (Brigden, 119). El ex canciller esperaba que su silencio sobre todo el asunto lo protegiera de la ira del rey, pero su mismo silencio se hizo notar en toda Europa. A Moro le sucedió Thomas Cromwell (c. 1485-1540), que apoyaría sin reservas a Enrique en sus objetivos. Tras dimitir, Moro le dio el siguiente consejo a su sucesor, según consta en La Vida de Sir Tomás Moro, del yerno de Moro, William Roper:

Eliminar publicidad

Advertisement


Maestro Cromwell, ahora entráis al servicio del príncipe más noble, sabio y liberal. Si seguís mi pobre consejo, en vuestros consejos al rey le diréis siempre lo que debe hacer, pero nunca lo que puede hacer. Así os mostraréis como un verdadero y fiel servidor y un digno consejero. Porque si un león conoce su propia fuerza, difícilmente podrá alguien gobernarlo. (Turvey, 114)

Juicio y encarcelamiento

Desde 1531 Enrique y Ana vivían juntos mientras a Catalina la trasladaban de un lado al otro del país, confinada en sus residencias. En algún momento de diciembre de 1532, Ana, tal vez viendo un bebé como la mejor y única manera de deshacerse de su rival Catalina, finalmente se acostó con el rey y quedó embarazada. Thomas Cranmer, el nuevo arzobispo de Canterbury y un hombre tan interesado como el mismo rey en separar la Iglesia inglesa de Roma, anuló formalmente el primer matrimonio de Enrique el 23 de mayo de 1533. El parlamento aprobó entonces el Acta de Sucesión (30 de abril de 1534), lo que significó que la hija de Catalina, María, fue declarada ilegítima. Para sustituir al papa como cabeza de la Iglesia católica en Inglaterra, Enrique se nombró a sí mismo jefe de la Iglesia de Inglaterra. Esto se logró mediante el Acta de Supremacía del 28 de noviembre de 1534 y significó que Enrique, y todos los monarcas ingleses posteriores, solo tenían una autoridad superior: Dios mismo.

Sir Thomas More in the Tower of London
Sir Tomás Moro en la Torre de Londres
Claudius Jacquand / Xavier Caré (CC BY-SA)

Un buen número de súbditos estaba deseoso de ver una reforma en la iglesia y así continuar con el movimiento de la Reforma Protestante que se extendía por toda Europa. Muchos consideraban que la Iglesia era demasiado rica y estaba llena de sacerdotes que abusaban de su posición. Sin embargo, Tomás Moro no era uno de ellos. Desgraciadamente para Moro, el rey no quería dejar de lado el asunto, incluso cuando había logrado su objetivo y se había casado con Ana Bolena en 1533. Moro incluso había rechazado la invitación personal del rey para asistir a la coronación de la reina. Enrique sabía muy bien que su antiguo canciller seguía siendo una figura influyente no solo en Inglaterra, sino también en Europa, y su clara falta de apoyo, aunque tampoco hubiera una oposición tangible, seguiría dañando su propia reputación en el país y en el extranjero. En consecuencia, el rey Enrique insistió en que Moro jurara tanto el Acta de sucesión como el Juramento de supremacía. Cuando Moro se negó, fue llevado a la torre de Londres para romper su decisión. Cuando Moro siguió negándose después de un año de confinamiento, se le concedió una audiencia con Cromwell y el ex canciller hizo la siguiente robusta y elocuente defensa de su posición:


Soy el verdadero y fiel súbdito del rey... y rezo diariamente por su Alteza y por todo el reino. No hago daño a nadie. No digo nada malo. No pienso en el mal, sino que deseo el bien a todos. Y si esto no es suficiente para mantener a un hombre vivo, de buena fe anhelo no vivir. Y ya me estoy muriendo, y desde que llegué aquí, he estado varias veces en el caso de que pensaba morir dentro de una hora, y doy gracias a nuestro Señor que nunca lo lamenté, sino que lo sentí cuando la punzada había pasado. Y por eso mi pobre cuerpo está a la voluntad del rey. Quiera Dios que mi muerte le haga algún bien.
(Jones, 171)

Moro fue llevado de vuelta a su celda, ya familiar, en el Campanario, donde se le privó de libros y material de escritura. Al no cooperar, Moro fue juzgado por traición en Westminster Hall. Sin embargo, fue difícil llegar a un veredicto de culpabilidad cuando el acusado insistió en guardar silencio sobre si apoyaba o no el Acta de supremacía. El delito de traición, según la ley inglesa, debía demostrarse con una negación, no con el silencio. Sin embargo, Thomas Cromwell lo consiguió gracias al perjurio de uno de sus agentes, Sir Richard Rich, el fiscal general. Rich hizo la afirmación muy improbable de que, en una conversación con Moro mientras estaba en la Torre, este había roto su silencio y había hablado de su desaprobación del Acta y el Juramento de Enrique. Así pues, Moro fue declarado culpable y condenado a muerte.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tomás Moro fue ejecutado el 6 de julio de 1535 en Tower Hill. Sus últimas palabras a los espectadores fueron "Muero como buen servidor del rey, pero primero de Dios" (Turvey, 113). Sus últimas palabras a su verdugo y a sí mismo fueron mientras colocaba su larga barba gris cuidadosamente lejos de la tabla de cortar y dijo que ciertamente esta no había cometido ninguna traición y que no merecía ser cortada. Tomás fue nombrado santo en 1935 por su defensa de la Iglesia católica.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, abril 23). Tomás Moro [Sir Thomas More]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18889/tomas-moro/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Tomás Moro." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 23, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18889/tomas-moro/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Tomás Moro." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 23 abr 2020. Web. 07 ago 2022.

Afiliación