Civilización tarasca

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3760 / $18000

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 11 diciembre 2013
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués
X
The Tarascan Empire (by Maunus, Public Domain)
El Imperio tarasco
Maunus (Public Domain)

La civilización tarasca (también conocida como purépecha, por su lengua) dominó el oeste de México y construyó un imperio que la enfrentaría directamente con la otra gran civilización mesoamericana del período posclásico, los aztecas. El estado tarasco, con capital en Tzintzúntzan, en el lago de Pátzcuaro, controlaba un imperio de más de 75.000 kilómetros cuadrados, solo superado por el azteca.

Orígenes culturales

La historia de la civilización tarasca ha sido reconstruida a partir de los registros arqueológicos y la tradición oral local, principalmente los relatados en la Relación de Michoacán escrita por el fraile franciscano Jerónimo de Alcalá a mediados del siglo XVI. Aunque los tarascos tenían una deuda cultural con las anteriores civilizaciones tribales del Bajío y Michoacán, la cultura purépecha tenía en realidad una historia de más de dos milenios. Los tarascos se asentaban en el centro y norte de Michoacán (que significa "lugar de los maestros pescadores"), en torno a las cuencas lacustres de Zacapu, Cuitzeo y Pátzcuaro (actual oeste de México). Desde el Preclásico tardío (150 a.C.-350 d.C.), el pueblo purépecha se convirtió en una cultura más sofisticada con un alto grado de centralización política y estratificación social hacia el Posclásico medio (1000/1100-1350 d.C.). Según la Relación, la tribu más importante eran los wakúsecha (de la etnia chichimeca), cuyo jefe Taríakuri estableció la primera capital en Pátzcuaro hacia 1325.

Eliminar publicidad
Publicidad

El territorio controlado por el estado tarasco ahora tenía el doble de tamaño del que tenía en generaciones anteriores y la producción y el comercio de maíz, obsidiana, basalto y cerámica aumentaron en consecuencia. El aumento del nivel del lago en la cuenca de Pátzcuaro también significó el abandono de muchos sitios bajos y la competencia por los recursos se hizo cada vez más feroz. Asimismo, en las tierras altas del Zacapu, la concentración de la población aumentó considerablemente, hasta el punto de que 20.000 personas habitaban solo 13 sitios. Este período se caracterizó por un aumento de las rivalidades estatales locales y una inestabilidad general entre la élite dirigente, pero los cimientos del gran Imperio tarasco ya estaban asentados.

Tzintzúntzan, en el lago de Pátzcuaro, fue el centro administrativo, comercial y religioso del ESTADO TARASCO y la sede del rey o Kasonsí.

Tzintzúntzan

A partir del período Posclásico tardío (1350-1520, también conocido como la fase Tariacuri en este contexto) la capital tarasca y el asentamiento más grande se encontraba en Tzintzúntzan, en el brazo noreste del lago de Pátzcuaro. Los tarascos también controlaban, a través de un sistema político altamente centralizado y jerárquico, unas 90 ciudades alrededor del lago. En 1522, la población de la cuenca ascendía a 80.000 habitantes, mientras que Tzintzúntzan contaba con 35.000 habitantes. La capital era el centro administrativo, comercial y religioso del imperio tarasco y sede del rey o Kasonsí. Se llevaron a cabo extensos proyectos de irrigación y construcción de terrazas para que una población tan numerosa pudiera subsistir gracias a la agricultura local, pero seguía siendo necesaria una importante importación de bienes y materiales.

Eliminar publicidad
Publicidad

Una red de mercados locales y un sistema de tributos garantizaban una cantidad suficiente de productos básicos, pero también había un suministro inmediato de cerámica, conchas y metales (sobre todo lingotes de oro y plata), así como de mano de obra, para satisfacer la demanda. En estos concurridos mercados se compraban y vendían frutas, verduras, flores, tabaco, alimentos preparados, productos artesanales y materias primas como obsidiana, cobre y aleaciones de bronce. El Estado controlaba la extracción y fundición de plata y oro (en la cuenca del Balsas y Jalisco), y la producción de bienes elaborados con estos materiales preciosos se realizaba a través de artesanos especializados que probablemente residían en el complejo palaciego de Tzintzúntzan. Existen algunas evidencias de producción independiente de oro y plata en las regiones sureste y oeste, compatibles con evidencias de centros administrativos secundarios y terciarios. Además, los tarascos importaban turquesa, cristal de roca y piedras verdes, mientras que de los tributos locales adquirían algodón, cacao, sal y plumas exóticas. Los tarascos fueron los productores más importantes de bronce estañado, cobre y campanas de aleación de cobre (utilizadas en danzas ceremoniales) de Mesoamérica.

Tarascan Incense Burner
Quemador de incienso tarasco
Madman2001 (CC BY-SA)

El estado tarasco también controlaba el reparto de tierras, las minas de cobre y obsidiana, los bosques, la industria pesquera y los talleres artesanales en general. Sin embargo, el grado de control no está claro y es muy posible que las comunidades locales y los líderes tribales tradicionales concedieran acceso real a estos recursos. Estos diversos grupos étnicos dentro del imperio, aunque sometidos políticamente a Tzintzúntzan, también mantenían su propia lengua e identidades locales, pero en tiempos de guerra su tributo regular a sus señores tarascos se incrementaba con el suministro de guerreros.

Eliminar publicidad
Publicidad

Según la Relación de Michoacán, la nobleza tarasca se dividía en tres grupos: realeza, alta y baja nobleza (la élite wakúsecha). La realeza residía en la capital y en el sitio sagrado de Ihuátzio, que de hecho había sido la anterior capital tarasca. Los funerales de un rey tarasco se describen en la Relación, donde el séquito del gobernante muerto es sacrificado para acompañarlo en la tierra de los muertos: 40 esclavos varones, sus siete esclavas favoritas, su cocinero, su bodeguero, su asistente de aseo y, por último, el médico que no había podido evitar su muerte.

Religión

La religión tarasca estaba dirigida por un Sumo Sacerdote Supremo que encabezaba una clase sacerdotal de varios niveles. Los sacerdotes eran fácilmente identificables por la calabaza de tabaco que llevaban al cuello. La religión tarasca reivindicaba la cuenca de Pátzcuaro como el centro del cosmos, o al menos su centro de poder. El universo constaba de tres partes: el cielo, la tierra y el inframundo. El cielo estaba gobernado por la deidad más importante, el dios del sol Kurikaweri, cuya esposa era Kwerawáperi, la diosa madre de la tierra. Su hijo más importante era Xarátenga, la diosa de la luna y el mar.

Los tarascos también parecen haber tomado divinidades locales anteriores y haberlas metamorfoseado o combinado con dioses tarascos totalmente originales. Además, los dioses de las tribus conquistadas solían incorporarse al panteón oficial tarasco. Kurikaweri era adorado quemando leña y ofreciendo sacrificios humanos y sangrías, y se construyeron pirámides en honor de los dioses tarascos, cinco en Tzintzúntzan y cinco en Ihuátzio. Una característica peculiar de la religión tarasca era la ausencia de dioses mesoamericanos tan comunes como un dios de la lluvia (Tláloc) y un dios serpiente emplumada (Quetzalcóatl). Los tarascos tampoco utilizaban el calendario de 260 días, pero sí empleaban el año solar de 18 meses con meses de 20 días.

Eliminar publicidad
Publicidad

Tarascan Yacata, Tzintzuntzan
Yácata tarasca, Tzintzúntzan
Thelmadatter (CC BY-SA)

Arte y arquitectura

Una característica única de la arquitectura tarasca del Posclásico tardío son las estructuras monumentales que combinan pirámides escalonadas rectangulares y circulares conocidas como yácatas. Tienen forma de ojo de cerradura, pero también había pirámides rectangulares regulares. En Tzintzúntzan, cinco de estas estructuras descansan sobre una enorme plataforma de 440 m de longitud. Originalmente, las yácatas estaban revestidas con losas de piedra volcánica ajustadas entre sí, y las excavaciones realizadas en su interior han revelado tumbas ricas en artefactos. Delante de la yácata se colocaban esculturas para recibir ofrendas de sacrificio (chacmools), como en muchas otras culturas mesoamericanas. En Ihuátzio también hay un ejemplo de cancha para el juego de pelota mesoamericano.

Las estrategias militares y el uso de armas de metal ayudaron al estado tarasco a permanecer invicto ante el poderoso imperio azteca.

La cerámica tarasca también era característica, con sus jarras de pico con asas en forma de espolón (que a veces adoptaban la forma de animales y plantas), cuencos trípodes, vasijas en miniatura y pipas con largos tallos, todas muy decoradas. Los tarascos también eran muy hábiles en el trabajo de los metales, especialmente la plata y el oro. Además, eran expertos trabajadores de la obsidiana, sobre todo en joyería de orejeras y perforaciones, que recubrían con láminas de oro e incrustaciones de turquesa.

La amenaza azteca

Los imperios en expansión de los tarascos y sus vecinos del sur y el oeste, los aztecas, terminaron compitiendo directamente por el territorio y los recursos. De hecho, en cierto sentido, estas dos grandes potencias mesoamericanas se contrarrestaban mutuamente. Los tarascos, quizá mediante subterfugios y sabotajes, obligaron a los aztecas a acercarse a menos de 80 km de Tenochtitlan (actual Ciudad de México) en la década de 1470, lo que condujo a un acuerdo sobre una frontera norte-sur entre los ríos Lerma y Balsas, protegida por fortificaciones situadas estratégicamente para controlar los vulnerables valles. Una vez asegurada esta frontera, los tarascos prosiguieron su política de expansión hacia otros lugares. La mejor fuente arqueológica del poderío e innovación militar tarasca es la fortaleza de Acámbaro. Fortalezas como esta, las estrategias militares que emplearon y el uso de armas de metal ayudan a explicar cómo el estado tarasco consiguió permanecer invicto ante el poderoso imperio azteca.

Eliminar publicidad
Publicidad

A pesar de las hostilidades entre ambas civilizaciones, existen indicios de intercambios comerciales entre ellas, especialmente en puntos estratégicos como la ciudad comercial fronteriza de Taximoroa, pero también a través de tribus locales que actuaban como intermediarios en las zonas fronterizas "tampón". Sin embargo, el registro arqueológico del intercambio cultural en términos de estilos artísticos se limita a un puñado de vasijas de cerámica encontradas en el territorio del respectivo socio comercial.

Cuando los españoles llegaron a Michoacán en 1522, los tarascos, que anteriormente habían ignorado la petición de ayuda de los aztecas, llegaron a un acuerdo relativamente pacífico con los nuevos amos de Mesoamérica y se convirtieron en un mero estado vasallo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2013, diciembre 11). Civilización tarasca [Tarascan Civilization]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12401/civilizacion-tarasca/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Civilización tarasca." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 11, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12401/civilizacion-tarasca/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Civilización tarasca." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 dic 2013. Web. 24 jul 2024.

Afiliación