El más allá en Egipto y la Pluma de la Verdad

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Miriam López
Publicado el 30 marzo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés

¿Es posible tener un corazón más ligero que una pluma? Para los antiguos egipcios no solo era posible, sino muy deseable. El más allá de los antiguos egipcios era conocido como el Campo de los Juncos, un lugar igual a la que uno conocía, pero sin enfermedades, decepciones y, por supuesto, sin muerte.

Se vivía eternamente junto a los arroyos y bajo los árboles que tanto se había amado en la vida terrenal. Una inscripción en una tumba egipcia del año 1400 a.C., relativa a la vida después de la muerte, dice:

Eliminar publicidad

Advertisement

Que camine cada día sin cesar por las orillas de mi agua, que mi alma descanse en las ramas de los árboles que he plantado, que me refresque a la sombra de mi sicomoro. (Nardo, 10)

Sin embargo, para llegar al paraíso eterno del Campo de los Juncos, había que pasar por el juicio de Osiris, Señor del Inframundo y justo Juez de los Muertos, en la Sala de la Verdad (también conocida como La Sala de las Dos Verdades), y este juicio implicaba el pesaje del propio corazón contra la pluma de la verdad.

Egyptian Child's Coffin
Sarcófago egipcio de niño
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

La pesadez del corazón codicioso

Uno mantenía un corazón ligero abrazando la gratitud por todo lo que se le había dado en la vida y apartando los pensamientos y energías negativas. La ingratitud se consideraba un pecado de entrada que conducía por un camino oscuro hacia el egoísmo y el pecado. Los pecados se entendían como pensamientos y acciones contrarios al valor de ma'at (la armonía) simbolizado por la pluma blanca, que separaban a uno de los demás y de los dioses. El peor de estos pecados era la codicia, porque expresaba la ingratitud por los dones recibidos y el deseo ilícito de los dones de otro.

Eliminar publicidad

Advertisement

La obra conocida como la Instrucción de Ptah-hotep (también dada como Las Máximas de Ptah-hotep, hacia 2375-2350 a.C.), uno de los más antiguos Textos de Sabiduría del antiguo Egipto, advierte expresamente contra la codicia, citando sus peligros y consecuencias:

Si deseas que tu conducta sea buena, para librarte de todo mal, cuídate de la codicia, que es una enfermedad incurable. Es imposible intimar con ella: amarga al buen amigo, aleja al empleado de confianza de su amo, hace malos tanto al padre como a la madre, junto con los hermanos de la madre, y provoca el divorcio de la esposa... No seas codicioso en lo que respecta a la división [cuando la comida o los bienes se reparten entre tú y otros] y no seas exigente con respecto a lo que se te debe. No seas codicioso con tu familia. (David, 132)

La codicia hace que el alma se cargue de pecados porque fomenta la mezquindad, los celos, la autocompasión y, sobre todo, expresa la ingratitud. Estos pecados dejaban huella en el alma y pesaban el "corazón" del alma, haciendo imposible pasar por el Salón de la Verdad y encontrar el paraíso. Esta era una de las principales preocupaciones de los antiguos egipcios, que comprendían que su vida en la tierra era una parte de un viaje mucho más largo y grandioso.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El alma, los textos sagrados y las oraciones

Se creía que el alma de una persona era inmortal, un ser eterno cuya estancia en la tierra era una parte de un viaje mucho más amplio y grandioso. Se decía que el alma tenía nueve partes separadas:

  • Khat era el cuerpo físico.
  • Ka era la forma doble de uno mismo.
  • Ba era un aspecto de pájaro con cabeza humana que podía ir a toda velocidad entre la tierra y el cielo.
  • Shuyet era el ser en la sombra.
  • Akh el yo inmortal, transformado.
  • Sahu y Sechem aspectos del Akh.
  • Ab era el corazón, la fuente del bien y del mal.
  • Ren era el nombre secreto de uno mismo.

Estos nueve aspectos formaban parte de la existencia terrenal y, al morir, el Akh (con el Sahu y el Sechem) se presentaba ante Osiris en la Sala de la Verdad y en presencia de los Cuarenta y Dos Jueces para que su corazón (Ab) se pesara en la balanza de oro frente a la pluma blanca de la verdad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los antiguos egipcios reconocían que cuando el alma despertaba por primera vez en la otra vida estaba desorientada y podía no recordar su vida en la tierra, su muerte o lo que debía hacer a continuación. Para ayudar al alma a continuar su viaje, los artistas y escribas creaban pinturas y textos relacionados con la vida de una persona en las paredes de su tumba (ahora conocidos como los Textos de las Pirámides), que luego se convirtieron en los Textos de los Sarcófagos y en el famoso Libro de los Muertos.

Book of the Dead of Aaneru, Thebes
El libro de los muertos de Aaneru, Tebas
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Los Textos de las Pirámides son las obras religiosas más antiguas del antiguo Egipto, datadas entre el 2400 y el 2300 a.C. Los Textos de los Sarcófagos se desarrollaron posteriormente a partir de los Textos de las Pirámides, entre 2134 y 2040 a.C., mientras que el Libro de los Muertos (conocido en realidad como Libro de la Salida al Día) se creó entre 1550 y 1070 a.C. Estas tres obras tenían el mismo propósito: recordar al alma su vida en la tierra, consolar su angustia y desorientación y guiarla sobre cómo proceder en la otra vida.

Junto a estas indicaciones, se inscribían oraciones en las paredes de las tumbas pidiendo a Osiris (y a otros dioses) que se apiadara del alma. Dos oraciones parcialmente conservadas hoy en día proceden de la tumba de la madre del visir Intefiqer, que sirvió bajo el mando del rey Senruset I (reinó hacia los años 1971-1926 a.C.) durante el periodo del Reino Medio. Ambas oraciones piden a los dioses que intercedan por ella y la última, dirigida a Osiris, le pide específicamente que la escuche y oiga antes de juzgar demasiado rápido:

Eliminar publicidad

Advertisement

¡Salve a ti, oh Oro!

¡Que me favorezcas, ya que mi ocupación ha sido hablar contigo!

Seré vieja y desgraciada [si no se me escucha]

Oh Poderoso de mi conocimiento

¡Oh Oro en tu hora de escuchar, en tu hora de oír!

¡Te muestras en verde por mi petición!

¡Que liberes para mí un visir justo de palabra!

Tú eres el que dará forma al estandarte...

Seré yo quien tendrá una buena travesía de la eternidad. (Parkinson, 128)

Eliminar publicidad

Advertisement

El suplicante se dirige a Osiris como "Oh Oro" porque se creía que los dioses tenían la piel de oro y la línea "te muestras en verde por mi petición" hace referencia a la piel verde de Osiris (que significa fertilidad y vida) en el inframundo. La suplicante pide que se libere en ella un "visir justo de palabra" para que pueda defender elocuentemente sus acciones en vida al llegar ante Osiris en el Salón de la Verdad.

El Salón de la Verdad

En el Libro de los Muertos se recoge que, tras la muerte, el dios Anubis recibe el alma y la conduce desde su última morada hasta el Salón de la Verdad. Las imágenes describen una cola de almas en la sala y una que se une a esta fila para esperar el juicio. Durante la espera, le atienden diosas como Qebhet, hija de Anubis, la personificación del agua fresca y refrescante. A Qebhet se le unían otras como Neftis y Serket para consolar a las almas y proveerlas.

Cuando llegaba el turno de uno, Anubis conducía al alma para que se presentara ante Osiris y el escriba de los dioses, Thoth, frente a las balanzas de oro. La diosa Ma'at, personificación del valor cultural de ma'at (armonía y equilibrio) también estaba presente, rodeándoles se encontraban los Cuarenta y Dos Jueces que consultaban con estos dioses sobre el destino eterno de cada alma.

[imagen:720]

A continuación, el alma recitaba las Confesiones Negativas, en las que había que poder afirmar, honestamente, que no se habían cometido ciertos pecados. Estas confesiones a veces comenzaban con la oración "No he aprendido las cosas que no son", lo que significaba que el alma se esforzaba en la vida por dedicarse a los asuntos de importancia duradera y no a las trivialidades de la vida cotidiana. Sin embargo, no había una lista única de Confesiones Negativas, al igual que no había una lista de "pecados" que se aplicara a todo el mundo. Un comandante militar tenía una lista de pecados diferente a la de un juez o un panadero.

Las declaraciones negativas, que siempre comenzaban con "no he sido..." o "no he hecho...", que seguían a la oración inicial iban a asegurar a Osiris la pureza del alma y terminaban, de hecho, con la afirmación "soy puro" repetida varias veces. Se consideraba que cada uno de los pecados enumerados había perturbado la armonía y el equilibrio de la persona mientras vivía y la separaba de su propósito en la tierra tal y como lo habían ordenado los dioses. Al reclamar la pureza del alma, se afirmaba que el corazón no estaba cargado de pecados. Sin embargo, no era la pretensión de pureza del alma lo que ganaría a Osiris, sino el peso del corazón del alma.

El "corazón" del alma se entregaba a Osiris, que lo colocaba en una gran balanza de oro que se equilibraba con la pluma blanca de Ma'at, la pluma de la verdad.

El juicio de Osiris

El "corazón" del alma se entregaba a Osiris, que lo colocaba en una gran balanza de oro que se equilibraba con la pluma blanca de Ma'at, la pluma de la verdad, en el otro lado. Si el corazón del alma era más ligero que la pluma, los dioses consultaban a los Cuarenta y Dos Jueces y, si estaban de acuerdo en que el alma estaba justificada, la persona podía pasar a la dicha del Campo de los Juncos.

Según algunos textos antiguos, el alma se embarcaba en un peligroso viaje a través de la otra vida para llegar al paraíso y necesitaba una copia del Libro de los Muertos para guiarse y ayudarle con hechizos que recitar ante los problemas con los que se topase. Sin embargo, según otros, después de la justificación era sólo un corto viaje desde el Salón de la Verdad hasta el paraíso.

El alma salía de la sala del juicio, remaba a través del Lago de los Lirios y entraba en el paraíso eterno del Campo de los Juncos, donde recibía de nuevo todo lo que la muerte le había arrebatado. La investigadora Rosalie David describe este reino de ultratumba:

Se creía que el reino del inframundo de Osiris era un lugar de exuberante vegetación, con una primavera eterna, cosechas infalibles y sin dolor ni sufrimiento. A veces se le llamaba el "Campo de los Juncos", y se concebía como una "imagen especular" de la zona cultivada en Egipto, donde ricos y pobres recibían parcelas de tierra en las que debían cultivar. La ubicación de este reino se fijó bien bajo el horizonte occidental o en un grupo de islas en el oeste. (160)

Para el alma con el corazón más ligero que una pluma, los que habían muerto antes esperaban junto con el propio hogar, los objetos y libros favoritos, incluso las mascotas perdidas hace tiempo.

The Judgement of the Dead by Osiris
El Juicio de los Muertos por Osiris
Trustees of the British Museum (Copyright)

Sin embargo, si el corazón resultaba más pesado, se arrojaba al suelo de la Sala de la Verdad, donde era devorado por Ammit (también conocido como Ammut), un dios con cabeza de cocodrilo, frontal de leopardo y espalda de rinoceronte, conocido como "el devorador". Una vez que Ammit devoraba el corazón de la persona, el alma dejaba de existir. No había "infierno" para los antiguos egipcios: su "destino peor que la muerte" era la no existencia.

El Campo de los Juncos y el amor egipcio por la vida

Es un error popular pensar que los antiguos egipcios estaban obsesionados con la muerte cuando, en realidad, estaban enamorados de la vida y por ello, naturalmente, deseaban que continuara después de la muerte corporal. Los egipcios disfrutaban del canto, la danza, la navegación, la caza, la pesca y las reuniones familiares, al igual que la gente de hoy.

La bebida más popular en el antiguo Egipto era la cerveza que, aunque se consideraba un alimento consumido con fines nutricionales, también se disfrutaba en las numerosas celebraciones que los egipcios realizaban a lo largo del año. La embriaguez no se consideraba un pecado siempre que se consumiera alcohol en el momento adecuado y por el motivo adecuado. El sexo, ya sea en el matrimonio o fuera de él, también se veía con libertad como una actividad natural y placentera.

Egyptian Afterlife
El más allá egipcio
Unknown Artist (CC BY-NC-SA)

Los elaborados ritos funerarios, la momificación y la colocación de estatuillas Shabti no eran un homenaje a la finalidad de la vida, sino a su continuidad y a la esperanza de que el alma fuera admitida en el Campo de los Juncos cuando llegara el momento de presentarse ante la balanza de Osiris. Los ritos funerarios y la momificación preservaban el cuerpo para que el alma tuviera un recipiente del que emerger tras la muerte y al que regresar en el futuro si decidía visitar la tierra.

La tumba y las estatuas que representaban al difunto servían de hogar eterno por la misma razón: para que el alma pudiera volver a la tierra a visitarla y en la tumba se colocaban estatuillas shabti para que realizaran su función en el más allá y así poder relajarse cuando lo desearan. Cuando terminaba el funeral, y se habían rezado todas las oraciones por el buen viaje del difunto, los supervivientes podían volver a sus casas consolados por el pensamiento de que su ser querido estaba justificado y encontraría la alegría en el paraíso. Aun así, ni todas las oraciones ni todas las esperanzas ni los ritos más elaborados podían ayudar a ese alma cuyo corazón era más pesado que la blanca pluma de la verdad.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Miriam López
I'm a translator and interpreter in an ever-changing world. I love languages and getting to know other cultures. Travelling has become the nearest way to learn from each other these days.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, marzo 30). El más allá en Egipto y la Pluma de la Verdad [The Egyptian Afterlife & The Feather of Truth]. (M. López, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-42/el-mas-alla-en-egipto-y-la-pluma-de-la-verdad/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "El más allá en Egipto y la Pluma de la Verdad." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 30, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-42/el-mas-alla-en-egipto-y-la-pluma-de-la-verdad/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "El más allá en Egipto y la Pluma de la Verdad." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 mar 2018. Web. 05 dic 2022.

Afiliación