El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas

Artículo

Brian Haughton
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 10 mayo 2011
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, griego

El disco celeste de Nebra es uno de los hallazgos arqueológicos más fascinantes (y algunos dirían controvertido) de los últimos años. Este disco de bronce del 1600 a. C. tiene un diámetro de 32 cm (aproximadamente el tamaño de un disco de vinilo) y pesa unos 2 kg. Está patinado de color verde azulado y tiene símbolos grabados en lámina de oro que parecen representar una luna creciente, el sol (o quizás una luna llena), estrellas, una banda de oro curvada, interpretada como un barco solar, y otra banda de oro en el borde del disco que probablemente represente uno de los horizontes (falta otra banda de oro en el lado opuesto).

Nebra Sky Disc
Disco celeste de Nebra
Rainer Zenz (CC BY-SA)

Tesoro de la Edad de Bronce

El objeto fue descubierto en 1999 d. C. por cazadores de tesoros que utilizaron un detector de metales en un recinto prehistórico que rodea la colina de Mittelberg, cerca de la ciudad de Nebra, en el bosque de Ziegelroda, a 111 millas (180 km) al suroeste de Berlín, Alemania. Desgraciadamente, los cazadores de tesoros causaron daños considerables al disco durante su tosca extracción del suelo: se salió el borde exterior, se perdió una de las estrellas y se quebró un gran trozo del disco de oro.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los saqueadores intentaron vender el disco junto con dos espadas, dos hachas, un cincel y fragmentos de brazaletes, a los arqueólogos locales. Sin embargo, pronto descubrieron que, por ley, los objetos pertenecían al estado de Sajonia-Anhalt, donde fueron desenterrados, por lo que legalmente no se podían vender. En febrero de 2003, intentaron vender el disco a un coleccionista de antigüedades de Suiza por 400 000 dólares. Sin embargo, el "coleccionista" en realidad trabajaba para la policía suiza en el marco de una operación encubierta para atrapar al grupo, que se desarrolló en el bar del sótano del hotel Hilton de Basilea. Posteriormente, el grupo fue detenido y el disco se recuperó. Ahora es propiedad del estado de Sajonia-Anhalt.

El disco ilustra la luna creciente, un sol o luna llena, tres arcos y 23 estrellas salpicadas, aparentemente al azar.

Como se mencionó, el disco ilustra la luna creciente, un sol o luna llena, tres arcos y 23 estrellas salpicadas alrededor, aparentemente al azar. Hay otro grupo de siete estrellas, identificado como la constelación de las Pléyades. Los rayos X han revelado dos estrellas más debajo del oro del arco derecho, lo que sugiere que los dos arcos se añadieron después de los otros elementos. El fondo azul verdoso del cielo nocturno en su momento fue de un azul violáceo intenso, al parecer mediante el uso de huevos podridos que provocó una reacción química en la superficie de bronce. A lo largo del borde del disco hay un anillo de agujeros perforados en el metal, probablemente para sujetar el disco a algo, tal vez un trozo de tela pesada.

Eliminar publicidad

Advertisement

¿Qué es el disco celeste de Nebra?

¿Qué es exactamente el disco celeste de Nebra y para qué se utilizaba? Muchos investigadores creen que se trata de la representación realista del cosmos más antigua que se ha encontrado hasta la fecha, quizás una especie de herramienta de cálculo astronómico para determinar los tiempos de siembra y cosecha, utilizado como reloj astronómico avanzado. Durante miles de años, en todo el norte de Europa, los monumentos se alineaban para marcar los solsticios de verano e invierno; Stonehenge en Wiltshire (Inglaterra) y Newgrange en Irlanda son los ejemplos más famosos.

Dado que los pueblos de la Edad del Bronce eran agrícolas, era vital disponer de un método para conocer la época del año y, por tanto, los momentos adecuados para plantar y cosechar los cultivos. Una forma de hacerlo era identificar la posición del sol al amanecer y al atardecer. Intrigado por la posibilidad de que el disco de Nebra fuera un dispositivo astronómico/astrológico, el profesor Wolfhard Schlosser, de la Universidad de Bochum, midió el ángulo entre el par de arcos a cada lado del disco, y descubrió que era de 82 grados.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Resulta fascinante que, en la colina de Mittelberg, entre el atardecer alto de mediados de verano y el atardecer bajo de mediados de invierno, el sol parece recorrer unos 82 grados a lo largo del horizonte. Este ángulo varía de un lugar a otro; más al norte, por ejemplo, sería de 90 grados, y al sur, de 70. Pero en un cinturón restringido del centro de Europa, el paso del sol por el cielo mide exactamente 82 grados. Schlosser llegó a la conclusión de que el par de arcos a lo largo de la circunferencia del disco de Nebra representaba efectivamente los solsticios del sol con precisión para su ubicación. Esto sugiere que las sociedades agrícolas de la Edad de Bronce de Europa Central realizaban sofisticadas mediciones celestes mucho antes de lo que se ha estimado.

Astronomía antigua

Algunos investigadores han señalado la presencia del cúmulo estelar de las Pléyades en el disco como una prueba más de los conocimientos astronómicos de la Edad del Bronce. Aunque hoy en día solo hay seis estrellas en las Pléyades visibles a simple vista, en la Edad del Bronce una de las estrellas del grupo podía ser mucho más brillante, lo que explica no solo la representación de siete estrellas en el disco, sino también el antiguo nombre griego del cúmulo: las "Siete Hermanas".

Eliminar publicidad

Advertisement

Las Pléyades eran una constelación importante para muchas civilizaciones antiguas, incluidas las de Mesopotamia y Grecia. La constelación aparecía en sus cielos en otoño, lo que indicaba que era el momento de empezar a recoger la cosecha, y desaparecía en primavera, lo que indicaba el momento de plantar los cultivos. Esta evidencia de la importancia del disco en relación con la agricultura prehistórica puede significar que el (tercer) arco dorado bajo la luna creciente y el disco dorado representa, de hecho, una hoz.

Otros han sugerido que el disco en realidad representa el cielo diurno y que el arco inexplicable representa un arco iris. Pero la mayoría de los investigadores creen que este tercer arco es una "nave solar". Hay representaciones de un disco en un barco de la Edad de Bronce en Escandinavia, y un artefacto danés que data del siglo XV o XIV a. C., el "Carro del Sol de Trundholm", representa un caballo que atrae al sol en un carro. Pero la fuente principal del símbolo, y la antigua creencia de que un barco transportaba el sol a través del cielo nocturno desde el horizonte occidental al oriental, es del antiguo Egipto. Creían que Ra, el dios del sol y su deidad más poderosa, viajaba por el cielo nocturno en un barco y que, por la mañana, al amanecer, renacía. Si el arco dorado que aparece en la parte inferior del disco de Nebra representa efectivamente una nave solar que viaja por el cielo nocturno, sería la primera prueba de esta creencia en Europa Central.

El Stonehenge alemán: El círculo de Goseck

Hay otra prueba de los conocimientos celestes prehistóricos en la zona, a solo 25 km de distancia de donde se descubrió el disco de Nebra. En un campo de trigo cercano a la ciudad de Goseck, identificado por primera vez a partir de fotografías aéreas, se encuentran los restos de lo que se cree que es el observatorio más antiguo de Europa. El "Stonehenge alemán", como se lo conoce, consiste en un enorme círculo de 75 metros de diámetro, construido por las primeras comunidades agrícolas de la zona hacia el año 4900 a. C. Originalmente, el lugar constaba de cuatro círculos concéntricos, un montículo, un foso y dos empalizadas de madera de la altura de una persona.

Eliminar publicidad

Advertisement

Dentro de las empalizadas había tres series de puertas, orientadas al sureste, al suroeste y al norte, respectivamente. Las dos puertas del sur marcaban la salida y la puesta del sol, tanto en el solsticio de verano como en el de invierno. En el solsticio de invierno, los observadores situados en el centro de los círculos veían la salida y la puesta del sol a través de las puertas del sureste y del suroeste. Es seguro que si estas puertas meridionales marcaban la salida y la puesta del sol en el solsticio de invierno y de verano, los habitantes de Goseck eran capaces de determinar con precisión el curso del sol en su viaje por el cielo. De hecho, el ángulo entre las dos puertas del solsticio en el círculo de Goseck corresponde con el ángulo entre los arcos dorados del borde del disco celeste de Nebra.

Aunque el disco de Nebra fue creado 2400 años más tarde que el de Goseck, el profesor Wolfhard Schlosser cree que puede haber alguna conexión entre los dos en los conocimientos astronómicos que ambos muestran. Schlosser incluso ha sugerido que los detalles del disco se basaron en observaciones astrológicas anteriores, posiblemente realizadas en el primitivo observatorio de Goseck.

¿Es el disco de Nebra un engaño?

A finales de 2004, el disco de Nebra se vio envuelto en una gran controversia. El arqueólogo alemán Peter Schauer, de la Universidad de Ratisbona, afirmó que el disco era una falsificación moderna, y que cualquier afirmación de que se trataba de un mapa del cielo de la Edad de Bronce era "una pieza de fantasía". El profesor Schauer afirmó que la supuesta pátina verde de la Edad de Bronce del artefacto se había creado probablemente de forma artificial en un taller "con ácido, orina y un soplete" y no era en absoluto antigua. Los agujeros alrededor del borde del disco, insistió, eran demasiado perfectos para ser antiguos, y debían haber sido hechos por una máquina relativamente moderna. Su propia conclusión fue que el objeto era un tambor de chamán siberiano del siglo XIX.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sin embargo, más tarde se supo que Schauer nunca había estudiado el objeto antes de hacer su afirmación, ni había publicado ninguna de sus teorías en revistas revisadas por expertos. Sin embargo, las objeciones de Schauer conmocionaron a la comunidad arqueológica alemana y plantearon algunas cuestiones importantes sobre la autenticidad del disco.

Debido a la forma en que fue descubierto, el Disco Celeste de Nebra no tenía un contexto arqueológico preciso y era muy difícil atribuirle una fecha.

Debido a las circunstancias de su descubrimiento, el disco de Nebra no tenía un contexto arqueológico preciso. Por lo tanto, era extremadamente difícil atribuirle una fecha, sobre todo porque no había nada similar con qué compararlo. La fecha que se le atribuyó dependía de la datación tipológica de las armas de la Edad de Bronce que se habían puesto a la venta junto con él y que se suponía que procedían del mismo yacimiento. Estas hachas y espadas eran de mediados del segundo milenio antes de Cristo.

El Instituto de Investigación Arqueológica de Halle (Alemania) aportó pruebas sólidas de la antigüedad del disco. El Instituto sometió el artefacto a una exhaustiva serie de pruebas que confirman su autenticidad. Por ejemplo, el cobre utilizado en el disco se ha rastreado hasta una mina de la Edad de Bronce en las profundidades de los Alpes austriacos. Las pruebas también descubrieron que una mezcla prácticamente única de malaquita de cristal duro cubre el artefacto. Además, la microfotografía de la corrosión del disco también ha producido imágenes que demuestran que se trata de un artefacto genuinamente antiguo y que no puede haber sido producido por un falsificador.

Los últimos exámenes del disco, realizados por un grupo de estudiosos alemanes a principios de 2006, concluyeron que efectivamente era auténtico y había funcionado como un complejo reloj astronómico/astrológico para la sincronización de los calendarios solar y lunar. En 2010, científicos de las universidades alemanas de Maguncia y Halle Wittenberg especularon con la posibilidad de que el disco quedara fuera de uso tras la catastrófica erupción volcánica de la isla mediterránea de Thera (la actual Santorini). Los científicos creen que el enorme manto de ceniza que oscureció el cielo quizás hasta Europa Central durante dos o tres décadas puso fin al culto de la adoración del sol. Los efectos de la erupción (la reducción de las temperaturas, la pérdida de cosechas, entre otros) pusieron en jaque su fe, y la cultura que fabricó el disco celeste de Nebra simplemente desechó el artefacto.

El disco celeste de Nebra es la primera guía conocida de los cielos que se ha descubierto, y sin duda, junto con el círculo de Goseck, son los primeros ejemplos de conocimiento astrológico detallado en Europa. Pero quizá no sea ése el final de la historia. Wolfhard Schlosser cree que el disco, con un valor actual de 11,2 millones de dólares, era uno de un par, y que el otro todavía está por ahí esperando a ser encontrado, en algún lugar de Nebra.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Brian Haughton
Autor e investigador de libros sobre civilizaciones y monumentos antiguos, lugares sagrados y folclore sobrenatural. Arqueólogo titulado por la Universidad de Nottingham y con un Máster en Arqueología Griega por la Universidad de Birmingham.

Cita este trabajo

Estilo APA

Haughton, B. (2011, mayo 10). El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas [The Nebra Sky Disk - Ancient Map of the Stars]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-235/el-disco-celeste-de-nebra-mapa-antiguo-de-las-estr/

Estilo Chicago

Haughton, Brian. "El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 10, 2011. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-235/el-disco-celeste-de-nebra-mapa-antiguo-de-las-estr/.

Estilo MLA

Haughton, Brian. "El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 10 may 2011. Web. 12 ago 2022.

Afiliación