La vestimenta en la época isabelina

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 07 julio 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués, turco

La vestimenta de la época isabelina (1558-1603) era mucho más colorida, elaborada y extravagante que en períodos anteriores. La propia Isabel I de Inglaterra (quien reinó de 1558 a 1603) era una ferviente seguidora de la moda, por lo que su corte y sus nobles siguieron el ejemplo. La vestimenta era un importante indicador de estatus, por lo que quienes podían permitírsela procuraban vestir con los colores, los materiales y las últimas tendencias de la Europa continental. Los brocados pesados, las medias, los jubones ajustados, los vestidos largos y ondulantes adornados con perlas y joyas, los pantalones hasta la rodilla, los cuellos rígidos de lino o las gorras y los sombreros de plumas eran elementos básicos del vestuario de la clase acomodada. Los plebeyos, mientras tanto, intentaban seguir los nuevos diseños lo mejor que podían utilizando materiales más baratos, pero aquellos que intentaban vestir más allá de su posición tenían que tener cuidado de que las autoridades no les multaran y confiscaran la prenda infractora.

El registro histórico

Reconstruir con exactitud qué vestía la gente y cuándo lo hacía tiene sus problemas. La tela, por supuesto, no es una buena superviviente en el mejor de los casos. Se conservan algunos ejemplos raros, como un conjunto de camisa y pantalones de lana perteneciente a un hombre que murió al caer en una turbera de la isla de Shetland. Sin embargo, son escasos. Además de los estragos del tiempo, los isabelinos solían reparar y luego cortar y reutilizar sus ropas para alargar su vida útil. Las prendas más raídas se utilizaban como trapos. En consecuencia, nuestro conocimiento de la moda isabelina procede a menudo de fuentes de segunda mano, como descripciones escritas, leyes suntuarias y representaciones en el arte.

Eliminar publicidad
Advertisement

George Clifford, Earl of Cumberland
George Clifford, Earl de Cumberland
Nicholas Hilliard (Public Domain)

Afortunadamente, el registro pictórico del período isabelino es muy rico en retratos, por lo que para las clases altas tenemos amplia información sobre el tipo de ropa que se llevaba, al menos en ocasiones especiales. Las ilustraciones en libros contemporáneos son otra fuente valiosa, especialmente para las clases más pobres. A los ojos modernos, la vestimenta isabelina parece bastante rígida y pesada, pero debemos recordar que en la Inglaterra del siglo XVI y en ausencia de calefacción interior adecuada en casi todas partes, la mejor manera de protegerse del frío era con prendas.

A medida que avanzaba el período isabelino, regiones como East Anglia y Kent fueron testigos de la llegada de inmigrantes (sobre todo holandeses e italianos) con conocimientos de fabricación de telas.

El comercio de paños

El aumento de la población de Inglaterra en el siglo XVI estimuló el correspondiente crecimiento de la industria textil y de la confección. La lana era el material principal y en la década de 1550 había cuatro ovejas por cada habitante de Inglaterra. Al mismo tiempo, el aumento de los contactos con el norte de Europa propició la difusión de nuevas ideas y modas, creando una demanda de colores más vivos y materiales más ligeros. La tela crudo y sin teñir era la exportación más importante de Inglaterra, especialmente a Amberes. Sin embargo, la inflación y las interrupciones del comercio internacional causadas por la guerra anglo-española provocaron un declive en la segunda mitad del siglo XVI.

Eliminar publicidad
Advertisement

La fabricación de ropa para el mercado nacional se volvió más sofisticada, con un mayor uso de pequeñas máquinas para ayudar en algunas etapas del proceso. Entre ellas se encontraban el telar holandés y la máquina de tejer. Las prendas de lana, fieltro y estambre, que antes eran básicas, se complementaron con tejidos más ligeros, especialmente algodón, lino, fustán (algodón y lino) y, a veces, seda, mientras que incluso los materiales tradicionales se volvieron mejores en calidad y textura. Los hilanderos, tejedores y tintoreros trabajaban de forma independiente y normalmente en sus propias casas. Aún no existían fábricas, aunque los trabajadores eran semiprofesionales y muchos hogares diversos podían producir para un único comerciante a gran escala, conocido como pañero.

Elizabeth I Armada Portrait
Retrato de Isabel I y su Armada
George Gower (Public Domain)

Las fronteras de Gales, Gloucestershire, Wiltshire y Hampshire gozaban desde hacía tiempo de la reputación de ser los mejores lugares para la fabricación de paños ingleses. A medida que avanzaba el período isabelino, regiones como East Anglia y Kent vieron la llegada de inmigrantes (sobre todo holandeses e italianos) con conocimientos de fabricación de paños, lo que aumentó enormemente la calidad de la producción local. Se produjeron tejidos híbridos más ligeros que los tradicionales ingleses, lo que creó una nueva demanda y, al desgastarse más rápidamente, incrementó las ventas a largo plazo. Las nuevas variedades de telas o "nuevos paños" recibieron muchos nombres, como bayetas, sayos, sargas, perpetuanas y grogrén.

Eliminar publicidad
Advertisement

La aristocracia

Vestimenta masculina

Para los hombres, la ropa interior de lino (camisa y calzón largo) solía bordarse y adornarse con encajes. La ropa exterior se confeccionaba con todos los materiales mencionados. Otras opciones que solo usaba la aristocracia debido a su elevado costo eran el terciopelo, el damasco (un tejido muy elaborado de diversos materiales) y la seda. Los pantalones llegaban hasta las rodillas ("calzones venecianos") o hasta los muslos ("trompa"), y a menudo se inflaban sobre la parte superior de los muslos y las caderas; las versiones posteriores tenían bolsillos. Los pantalones solían llevar una bragueta que cubría la entrepierna. A veces de proporciones impresionantes (pero menos que durante el reinado de Enrique VIII de Inglaterra, 1509-1547), la bragueta podía desabrocharse o desatarse por separado de los pantalones cuando era necesario. A finales de siglo, fueron sustituidos por la bragueta abotonada o atada.

La prenda superior más común para los hombres era el jubón, una chaqueta corta, rígida y ajustada que se confeccionaba en lana, cuero o tela gruesa. Al igual que hoy, los pequeños cambios se convertían en un signo de moda, como el dobladillo inferior del jubón, que comenzaba recto pero luego se convertía en una profunda forma de V que apuntaba hacia abajo en la parte delantera. Una curiosidad de algunos jubones era el peascod, un acolchado extra sobre el abdomen para imitar una armadura, pero que terminaba haciendo que el portador pareciese pavonearse como un pavo real. Este acolchado, conocido como "bombast", consistía en lana, algodón o crin de caballo y se utilizaba en otros ámbitos para crear formas de moda en las prendas exteriores. También estaban de moda los cuellos y puños desmontables, confeccionados con lino reforzado o encaje. A medida que avanzaba el siglo, las gorgueras eran cada vez más extravagantes y requerían soportes de alambre.

Robert Dudley, Earl of Leicester
Robert Dudley, Earl de Leicester
Steven van der Meulen (Public Domain)

El jubón podía tener mangas desmontables y se cerraba con corchetes, cordones o botones. Los hombros podían tener alas y lengüetas decorativas que colgaban de la cintura conocidas como "pickadills". En climas más fríos, sobre el jubón se podía llevar un chaleco de jerkin y encima un abrigo que podía ser de cualquier longitud, corte y material. También se llevaban mantos y capas semicirculares. Los pantalones y las prendas superiores solían tener cortes verticales para que la ropa interior o un forro más ligero pudiera sobresalir por los huecos de forma decorativa.

Eliminar publicidad
Advertisement
Algunos tintes eran caros de producir, como el escarlata y el negro, por lo que eran otra indicación de riqueza y estatus.

El cuero era popular para algunas prendas exteriores, cinturones, guantes, sombreros y zapatos. A veces, el cuero se hacía más decorativo mediante el labrado. Los zapatos masculinos solían ser de punta cuadrada y sin tacón. Los primeros tipos de calzado eran abotinados, pero los cordones y las hebillas se pusieron de moda a finales del reinado de Isabel. Los cortesanos solían llevar elegantes zapatillas de seda o terciopelo. Las botas de cuero se usaban para montar a caballo.

Los colores a menudo contrastaban en el mismo atuendo. Todos los colores procedían de tintes naturales, por lo que los más comunes entre la aristocracia eran el rojo, el azul, el amarillo, el verde, el gris y el marrón. Como los tintes naturales tienden a desteñirse con relativa rapidez (aunque la ropa exterior rara vez se lavaba, sino que solo se cepillaba), llevar los colores más vivos mostraba claramente que la ropa era más nueva. Algunos tintes eran caros de producir, como el escarlata y el negro, por lo que eran otra indicación de riqueza y estatus. Los botones, normalmente de pequeño tamaño pero en gran cantidad, eran un distintivo similar de riqueza; los más baratos se hacían con madera, hueso o cuerno y los más deslumbrantes, con oro, plata o estaño. Del mismo modo, en lugar de botones, una prenda podía cerrarse o unirse a otra atando una cinta a través de los agujeros correspondientes. Estas cintas se conocían como "puntas" y los extremos podían decorarse con piezas de metal. A falta de bolsillos, tanto hombres como mujeres llevaban cinturones o fajas de los que colgaban monederos, dagas y estoques para los hombres, y espejos, estuches de aseo y abanicos para las mujeres.

Elizabethan Lady in Farthingale Dress.
Distinguida señora isabelina con vestido de Farthingale.
Unknown Artist (Public Domain)

Vestimenta femenina

Las mujeres de la aristocracia solían llevar vestidos largos que no habían cambiado mucho desde la Edad Media. El vestido kirtle era entallado y muy largo, de modo que los pies de la portadora quedaban casi ocultos. Encima se llevaban otras prendas. Al principio del reinado de Isabel, las faldas eran sueltas, pero luego se pusieron de moda las faldas rígidas en forma de campana o cilindro. Estas formas se creaban mediante una serie de aros en el interior de la tela o en una prenda interior. Esta última construcción se conocía como verdugado con ruedas y tenía un rollo acolchado alrededor de la cintura para empujar la prenda exterior hacia fuera, de modo que el material del vestido caía entonces en forma perpendicular.

Eliminar publicidad
Advertisement

Una alternativa al kirtle consistía en llevar una serie de faldas ligeras (enaguas) combinadas con un corpiño que solía ser una prenda rígida de lana y que acentuaba una cintura estrecha. Los corpiños sujetaban o incluso estrechaban la parte superior del cuerpo. Se les daba rigidez insertando finas piezas de hueso de ballena, madera o metal. Los corpiños más finos se cerraban con botones o ganchos. A veces se introducía en la parte delantera del corpiño una pieza de madera de refuerzo llamada busk, que se sujetaba con una cinta en el centro del pecho (que aún se conserva en algunas prendas interiores). El corpiño podía abrocharse por delante, por los lados o por detrás. Al igual que el dobladillo de los chalecos masculinos, el escote de los corpiños femeninos variaba de corte. A mediados del siglo XVI, el corte era bajo, luego fue subiendo con el tiempo y finalmente volvió a ser bajo a finales de siglo. Las mujeres de la aristocracia llevaban mangas en el corpiño si lo usaban como prenda exterior.

Una tercera alternativa era llevar una toga, que consistía esencialmente en una falda y un corpiño unidos y llevados por encima de la ropa interior. Eran las prendas más extravagantes de la época isabelina y solían llevar mangas postizas y estar decoradas con perlas, joyas y brocados de oro.

The Egerton Sisters
Las hermanas Egerton
Unknown Artist (Public Domain)

Los hijos de los ricos solían vestirse como si fueran adultos en miniatura. Además, los niños de hasta cinco o seis años solían ir vestidos como las niñas, con abundantes encajes y brocados.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los plebeyos

Los plebeyos vestían ropas similares a las de la aristocracia, pero mucho más sencillas y con materiales más baratos. Obviamente, los trabajadores no llevaban ropa restrictiva para realizar sus tareas cotidianas. Materiales como el lino más barato, el lienzo de lino, el lienzo de cáñamo y el lockram (de cáñamo grueso) se utilizaban para la ropa de trabajo cotidiana que debía ser resistente al desgaste y a la intemperie. Por esta razón, los dobladillos se hacían a veces de materiales más duraderos para que pudieran soportar el desgaste adicional y ser fácilmente reemplazados si era necesario para extender la vida útil de la prenda. También se utilizaban delantales de tela gruesa o cuero para proteger la ropa. Para un atuendo especial, un lujo asequible era el satén (unas diez veces más barato que el damasco). Como algunos tintes eran caros, los tonos grises y marrones eran los más comunes en la ropa de las clases más pobres.

Los vendedores ambulantes y los mercaderes locales vendían prendas sencillas, como medias y ropa interior. Para prendas exteriores más elaboradas, un sastre o costurera especializado confeccionaba las prendas por encargo. Las medias holgadas seguían siendo populares entre los hombres, aunque los aristócratas a la moda las preferían. Las medias más cortas atadas con una liga y una cinta a la rodilla eran populares en todas las clases. Las mujeres de clase baja a veces llevaban corpiños sin mangas y los abrochaban con cordones, algo que no hacían las mujeres de clase alta. Se solía llevar una gorra de lana o lino o un sombrero plano, incluso dentro de casa. Los sombreros de los ricos se hacían a veces con pieles (sobre todo de castor), mientras que los plebeyos podían usar paja, fieltro o cuero. Los zapatos eran como los mencionados anteriormente, pero los trabajadores a veces llevaban botines de cuero.

La seda, las cintas y los encajes eran artículos de lujo, pero podían añadirse con moderación incluso a la ropa sencilla para hacerla más atractiva. Los ingleses seguían las tendencias de la moda de franceses e italianos, cuyas clases altas preferían prendas más ostentosas. La tendencia a la decoración elaborada se extendió a todas las clases sociales.

El control de la moda

Isabel fue la última monarca en imponer leyes suntuarias (sobre todo en 1559 y 1597) para frenar el gasto extravagante en ropa y garantizar que la élite siguiera siendo la única con los mejores vestidos. Preocupaba mucho que, sobre todo los jóvenes, gastaran más de lo que les correspondía por herencia para seguir la moda de los miembros más ricos de la sociedad. En consecuencia, había normas estrictas sobre quién podía llevar ciertos tipos de prendas, ciertos materiales y ciertos colores. Había otras razones para limitar la vestimenta, como las ideas religiosas del protestantismo, que exigían una ropa más austera, y el hecho de que las prendas más finas y deslumbrantes solían venir del extranjero, lo que perjudicaba las ventas de la producción nacional más sencilla.

Ejemplos de restricciones eran que solo los condes o los rangos superiores podían vestir paños de oro. Solo la realeza podía vestir de púrpura y solo los pares y sus parientes podían llevar prendas de lana fabricadas en el extranjero. Los sirvientes de un rango inferior al de caballero no podían llevar pieles de ningún tipo, y a los plebeyos se les prohibía llevar medias confeccionadas con materiales cuyo precio por yarda superase un determinado límite. Quien era sorprendido infringiendo estas leyes suntuarias se arriesgaba a diversos grados de multa y a que se le confiscara la prenda. El hecho de que existieran tales multas demuestra, sin embargo, que muchos isabelinos de todas las clases estaban dispuestos a pagar cualquier precio por vestir a la moda más refinada de la época.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, julio 07). La vestimenta en la época isabelina [Clothes in the Elizabethan Era]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1577/la-vestimenta-en-la-epoca-isabelina/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La vestimenta en la época isabelina." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 07, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1577/la-vestimenta-en-la-epoca-isabelina/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La vestimenta en la época isabelina." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 jul 2020. Web. 23 abr 2024.

Afiliación