La vestimenta en la Inglaterra medieval

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 28 junio 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

Al igual que en cualquier otro período de la historia, la vestimenta en la Edad Media se usaba por necesidad, por comodidad y por exhibición. Los colores fuertes y las ricas decoraciones hacían que el vestuario medieval fuera llamativo, al menos entre los ricos, aunque había una sorprendente similitud en la vestimenta de las diferentes clases sociales y de los sexos. Las prendas más caras se distinguían generalmente no por su diseño, sino por el uso de materiales superiores y el corte. En ocasiones, los gobiernos intervenían en la determinación de quién debía vestir qué y en el monto de los impuestos de ciertos artículos, mientras que algunos miembros del clero, en particular, eran reprendidos con frecuencia por tener un aspecto demasiado llamativo y no distinguirse de los caballeros. Las tendencias variaban, como hoy en día; a veces estaban de moda los encajes y los zapatos en punta. Las túnicas se fueron acortando hacia el final del período, cuando mostrar un poco más de pierna se consideraba lo último de lo último (y eso era solo para los hombres).

English Medieval Clothing, c. 1200 CE
Vestimenta medieval inglesa, c. 1200
Albert Kretschmer (Public Domain)

Materiales y colores

Por lo general, la vestimenta era la misma para todas las clases, pero con la importante diferencia de que se utilizaban más adornos, materiales más finos y un mejor corte para los más ricos. Los añadidos de metal, joyas y pieles, o los intrincados bordados también distinguían el vestuario de los ricos del de los pobres. Las prendas exteriores tampoco eran tan diferentes entre los sexos, salvo que las de los hombres eran más cortas y las mangas más amplias. Como todas las prendas se hacían a medida, el buen calce quedaba garantizado.

Eliminar publicidad

Advertisement

El gusto por los colores era que cuanto más vivos, mejor. El carmesí, el azul, el amarillo, el verde y el morado eran los más populares en todo tipo de prendas.

Las prendas solían ser de lana, aunque para ocasiones especiales se reservaba la seda y los brocados. Las prendas exteriores de pelo de cabra o incluso de camello abrigaban a los ricos en invierno. Las pieles eran útiles para aislar y también como adorno; las más comunes eran de conejo, cordero, castor, zorro, nutria, ardilla, armiño y marta cibelina (los tres últimos se convirtieron en un diseño de fondo estándar en la heráldica medieval, tal era su uso común). La decoración se intensificaba añadiendo borlas, flecos, plumas y diseños bordados, mientras que los añadidos más caros incluían costuras y botones de metales preciosos, perlas y cabujones de cristal o piedras semipreciosas. El gusto por los colores era que cuanto más vivos, mejor; el carmesí, el azul, el amarillo, el verde y el morado eran las opciones más populares en todo tipo de prendas.

Prendas interiores

La ropa para dormir no era un gran indicador social y no requería mucha previsión, ya que la mayoría de la gente dormía desnuda. Tras un rápido lavado con agua fría en una palangana, lo primero que se ponía por la mañana, al menos para los miembros más ricos de la sociedad, era la ropa interior, normalmente de lino: camisas de manga larga y calzoncillos para los hombres (hasta la rodilla o por debajo y conocidos como braies) y una larga chemise para las mujeres.

Eliminar publicidad

Advertisement

Anglo-Saxon Clothing, 6-9th century CE
Vestimenta anglosajona, siglo VI-IX
Albert Kretschmer (Public Domain)

Ambos sexos llevaban túnicas de manga larga, con cuello bajo o con una abertura en la parte delantera para poder ponérselas por encima de la cabeza y atarlas al cuello, a veces con un broche. La túnica podía llegar hasta la rodilla o incluso los tobillos en el caso de las prendas más formales de la nobleza. Las versiones más largas solían dividirse hasta la cintura por delante y por detrás. La mayoría de las túnicas eran de un solo color, aunque podían tener un forro de otro color. Los bordados decorativos se añadían con mayor frecuencia en el cuello, los puños y el dobladillo, y con menos frecuencia en la parte superior de los brazos o en toda la prenda. Una moda del siglo XIV era el jubón, una túnica o chaqueta ajustada con relleno. El jubón se abrochaba con botones o cordones por toda la parte delantera y a veces había botones que iban desde el codo hasta la muñeca, y las mangas a veces llegaban hasta los nudillos.

Prendas exteriores

Sobre la primera túnica se llevaba otra túnica, pero sin mangas o con mangas mucho más amplias; también era más corta en la cintura que la túnica interior. Para el clima más frío, estas túnicas superiores solían estar forradas de piel (entonces llamada pelisson). Sobre la túnica se llevaba un cinturón con una hebilla metálica decorativa, que era la parte más llamativa del vestuario masculino, a menudo con añadidos de oro, plata y joyas.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Las ilustraciones de la Edad Media a menudo muestran vestidos bastante sencillos con una mínima decoración.

Otro tipo de túnica exterior era el tabardo, cortado como un poncho pero con los lados cerrados por costuras o broches. Los heraldos llevaban una versión del tabardo con mangas que solo cubrían la parte exterior de los brazos y el pecho decorado con el escudo del noble al que representaban. También en el siglo XIV aparece una nueva moda, la cote-hardie, una chaqueta ajustada con mangas que solo llegaban a los codos y botones o cordones desde el cuello hasta la cintura (los cordones estaban especialmente de moda en el siglo XII). Se ataba con un cinturón y la parte que quedaba por debajo de la cintura se abría como una falda, a veces con un dobladillo. Con el tiempo se añadieron puños colgantes a las mangas, que se alargaron, y se añadió un cuello.

Las mujeres nobles llevaban vestidos finos, sobre todo en la corte y en eventos sociales como los torneos medievales. A diferencia de las pinturas posteriores, más románticas, las ilustraciones de la Edad Media suelen mostrar vestidos bastante sencillos, con una decoración mínima. Suelen ser de un solo color (a veces con un forro de otro color), largos, de manga larga, de corte alto y ceñidos por encima de la cintura con cinturón. Los cinturones de las mujeres, casi siempre presentes en las tumbas y en las ilustraciones, a veces tenían cadenas colgando (chatelaine) a las que se sujetaban pequeños objetos decorativos (para las mujeres trabajadoras habrían sido pequeñas herramientas, útiles para tareas como el tejido y el bordado). La decoración adicional más común es una cenefa en los puños y el escote del vestido. Las ilustraciones muestran a menudo sombreros altos, puntiagudos o de copa plana, con velos que cuelgan, aunque no cubren el rostro.

Eliminar publicidad

Advertisement

English Medieval Clothing, c. 1300 CE
Vestimenta medieval inglesa, c. 1300
Albert Kretschmer (Public Domain)

Los hombres llevaban medias o calcetines largos de lana o lino que llegaban hasta la rodilla o justo por encima de ella y que se sujetaban al cinturón de los cajones. Las medias de las mujeres eran más cortas y se sujetaban con una liga que se llevaba por debajo de la rodilla. Algunas medias terminaban en un estribo, mientras que las que encerraban completamente el pie podían tener una suela de cuero añadida. Las medias también podían estar acolchadas para crear una punta pronunciada a la moda en los dedos del pie.

Capas y mantos

Para salir a la calle se usaba una capa o manto, que solía estar hecho de una pieza de tela aproximadamente circular o rectangular que también podía estar forrada de piel. En este caso, también se podía usar un poco de joyería, ya que las capas se sujetaban con una cadena o un broche en el cuello. Otra forma de sujetar la capa era pasar una de sus esquinas por un agujero en la otra esquina superior y hacer un nudo. Un hombre podía sujetar su capa en el hombro izquierdo para permitir que su brazo derecho pudiera desenvainar libremente su espada. Una alternativa a la capa era una gran capa (garde-corps o herygourd) que llegaba hasta las espinillas o los tobillos y tenía mangas anchas recogidas en el hombro. Tanto las capas como los abrigos podían tener una capucha, que en algunos casos se abrochaba con un botón. Una capucha totalmente independiente que también cubría los hombros era una alternativa para el tocado. Una prenda exterior alternativa del siglo XIV era la hopalanda, una túnica larga dividida por los lados desde la cintura hacia abajo y con mangas acampanadas y cuello alto.

Henry, Duke of Lancaster
Enrique, Duque de Lancaster
Unknown Artist (Public Domain)

Guantes, sombreros y calzado

Los guantes se usaban al aire libre y podían llegar casi hasta el codo. También llevaban un forro de piel y a menudo tenían diseños bordados, normalmente una banda dorada. Los sombreros los llevaba todo el mundo. En casa, los hombres llevaban una cofia de lino (gorro ceñido) que se ataba bajo la barbilla y se decoraba con diseños bordados. Las mujeres, por su parte, llevaban un griñón (tocado que cubre también el cuello y los lados de la cara). Para mantener el tocado en el interior, se usaba también una gorra o capucha cuando se salía al exterior o, cuando se viajaba, un sombrero con ala que se podía levantar en la parte trasera o delantera. Algunos sombreros tenían una corona suave y sin forma, otros eran redondos o tenían una parte superior plana, y todos se podían decorar fácilmente con un par de plumas de avestruz o de pavo real. A partir del siglo XIV d.C., se pusieron de moda las bandas para sombreros.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las botas, por lo general bastante holgadas, eran botas de montar altas o bajas. Los zapatos que cubrían el tobillo se usaban fuera de casa, y las zapatillas blandas en las habitaciones privadas. Los zapatos, de tela o cuero, se cerraban mediante cordones interiores, una correa o una hebilla, lo que presentaba otra oportunidad de decoración y personalización. El calzado se hizo cada vez más puntiagudo a medida que avanzaba la Edad Media, sobre todo en el caso de los hombres.

Mantenimiento

La aristocracia no tenía que preocuparse por el mantenimiento de su vestuario, ya que lo hacía su personal. El chambelán era (antes de que la función se ampliara y adquiriera mayor importancia) responsable del vestuario de su señor, que se guardaba plegado en cofres o en perchas cuando no se utilizaba. Las mujeres tenían sus damas de compañía y criadas que las ayudaban a vestirse. El lavado lo realizaban las lavanderas que ponían la ropa, o al menos la menos delicada, en tinas de agua mezclada con soda cáustica y cenizas de madera, y luego la limpiaban golpeándolas con palas de madera.

Exhibición y control social

Como se mencionó, no había tanta distinción entre el estilo general de la vestimenta de las distintas clases, salvo en lo que respecta al corte y los materiales. Sin embargo, la distinción era tajante y estaba protegida por las clases altas, especialmente cuando la gente intentaba vestirse por encima de su posición para ascender personalmente. A partir del siglo XIII se promulgaron varias leyes suntuarias que restringían el uso de ciertos materiales por parte de las clases bajas para mantener la división de clases de la sociedad. Incluso se limitaban las cantidades de materiales importados tan caros como las pieles y los paños de lujo como la seda con el mismo fin. Otro indicador de la relación entre la vestimenta y el estatus social es el hecho de que la vestimenta, junto con otros elementos de la propiedad de una persona, se tenía en cuenta para calcular sus obligaciones fiscales, aunque para las clases más altas la vestimenta a menudo se dejaba de lado, lo que sugiere que la exhibición social se consideraba una necesidad para ellos y un lujo innecesario para todos los demás.

Eliminar publicidad

Advertisement

Herald of Arms
Heraldo de armas
Unknown Artist (Public Domain)

El clero era uno de los sectores de la sociedad que tenía más restricciones de vestimenta: las monjas no podían llevar pieles caras, y los miembros de determinadas órdenes monásticas debían llevar un estilo de hábito particular para ser fácilmente identificables. Los miembros del clero secular tampoco podían adoptar ciertas modas más amplias, sobre todo el acortamiento de las túnicas en el siglo XIII para mostrar un poco más de pierna o el uso de demasiados colores en un mismo atuendo. Aunque hay pruebas de que estas normas se ignoraban con frecuencia, la idea era mantener la distinción entre el clero y otros miembros de la sociedad, especialmente los caballeros. Incluso se tomaron medidas para distinguir las religiones, y el clero judío, por ejemplo, tenía que llevar dos tablillas blancas de lino o pergamino en el pecho desde mediados del siglo XIII.

El acceso a la vestimenta también se restringía en épocas de conflicto económico durante guerras como la de los Cien Años con Francia (1337-1453), presumiblemente para frenar el despilfarro. En esos momentos, los gobiernos racionaban las prendas, de modo que, por ejemplo, a los sacerdotes solo se les permitía una túnica nueva al año y a los obispos, tres. Las mismas reglas se aplicaban a las damas aristocráticas y a los caballeros, que solo podían tener una muda nueva al año. Para el personal al servicio de un barón local o de un propietario de un castillo, había diferencias en el costo, la tela y los colores de las prendas que su señor les proporcionaba, de modo que había marcadas distinciones entre grupos como los sirvientes menores, los escuderos, los oficinistas, los hombres de armas y los sargentos.

La vestimenta seguía siendo un método importante y fácilmente comunicable para mostrar el rango y el cargo. En el campo de batalla, los caballeros llevaban cota de malla o armadura de placas con un toque de color, tal vez, proporcionado por una sobrecapa y un casco con plumas, pero todavía tenían que parecer los embajadores de la sociedad de la caballería, incluso cuando estaban en momentos de ocio. En ocasiones especiales, quienes tenían el privilegio de permitírselo, se vestían con túnicas especiales. Por ejemplo, los miembros de determinadas órdenes de caballería, como la Orden de la Jarretera, podían llevar una fina túnica azul oscuro con un collar de oro formado por nudos y rosas rojas rodeadas de ligas. Es evidente que existían distinciones de vestuario sutiles y no tan sutiles, no solo entre determinadas clases sino también dentro de la misma clase, en un continuo juego de exhibición social que ponía de relieve quién tenía el derecho y los medios para vestir qué y cuándo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, junio 28). La vestimenta en la Inglaterra medieval [Clothes in Medieval England]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1248/la-vestimenta-en-la-inglaterra-medieval/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La vestimenta en la Inglaterra medieval." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 28, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1248/la-vestimenta-en-la-inglaterra-medieval/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La vestimenta en la Inglaterra medieval." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 jun 2018. Web. 28 ene 2023.

Afiliación