Estatuillas shabtis: la mano de obra del más allá

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3081 / $18000

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 18 enero 2012
Disponible en otros idiomas: inglés, catalán, francés
X

Los egipcios creían que la otra vida era un reflejo de la vida en la tierra. Cuando una persona moría, su viaje no terminaba, sino que se trasladaba del plano terrenal al eterno. El alma se enfrentaba al juicio en el Salón de la Verdad ante el gran dios Osiris y los cuarenta y dos jueces. Tras pesar el corazón, si decidían que la vida del alma en la Tierra había sido digna, entonces el alma continuaba su camino hacia el Campo de los Juncos. El alma remaba junto con otras que también seguían su camino a través del Lago de los Lirios (o Lago de las Flores) hasta una tierra en la que recuperaría todo lo que había perdido. Allí la persona encontraría su casa, tal y como la había dejado, además de los seres queridos que habían muerto antes. Al llegar, el alma encontraría hasta los detalles más ínfimos de los que había disfrutado en vida, hasta el árbol o la mascota favoritos. Había comida y bebida, encuentros con amigos y familia y el alma se podía dedicar a cualquier afición de la que hubiera disfrutado en vida.

El trabajo en la otra vida

Acorde con este concepto de reflejo de la vida, también había trabajo en el más allá. Los antiguos egipcios eran muy laboriosos y la comunidad valoraba mucho el trabajo de cada uno. Como cabe esperar, la gente trabajaba para mantenerse y para mantener a su familia, pero también trabajaba para la comunidad. El servicio comunitario era obligatorio, ya que lo entendían como "pagarle a la sociedad" todo lo que esta hacía por cada individuo. El valor cultural y religioso del ma'at, la armonía, dictaminaba que todos tenían que pensar en los demás tanto como en sí mismos y que todo el mundo tenía que contribuir para beneficio de todos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Shabti Dolls
Estatuillas shabtis
koopmanrob (CC BY-SA)

Fueron los artesanos y los obreros, no los esclavos, los que construyeron los grandes proyectos arquitectónicos de los reyes, tales como las pirámides. Estos artesanos podían recibir un sueldo o hacer voluntariado por el bien común. Si alguien no podía realizar sus deberes, ya fuera por enfermedad, por obligaciones personales o simplemente porque no quería, podía enviar a otra persona a realizarlos, pero eso solo se podía hacer una vez. En la tierra, eran un amigo o un pariente los que realizaban estas sustituciones, pero en la otra vida, eran las shabtis.

La función de las shabtis

Las estatuillas shabtis (también conocidas como shawbti o ushabti) eran figuras funerarias del antiguo Egipto que acompañaban a los difuntos a la otra vida. Su nombre deriva de swb, palo, pero también se corresponde con la palabra para "respuesta" (wsb), por lo que las shabtis también se conocían como las "respondedoras".

Eliminar publicidad
Publicidad
LAS FIGURAS, CON FORMA DE MOMIA ADULTA, APARECEN EN LAS TUMBAS, EN LAS QUE REPRESENTAN AL DIFUNTO Y ESTABAN HECHAS DE PIEDRA, MADERA O FAYENZA.

Las figuras, con forma de momia adulta, aparecen pronto en las tumbas (cuando representaban a los difuntos) y para la época del Imperio Nuevo (1570-1069 a.C.) ya estaban hechas de piedra o de madera, mientras que en el Periodo Tardío estaban hechas de fayenza, y representaban un obrero anónimo. Cada muñeca tenía un "encantamiento" inscrito, una fórmula para shabtis, que especificaba la función particular de la figura. El más famoso de estos encantamientos es el encantamiento 472 de los Textos de los sarcófagos, que data de alrededor de 2143 - 2040 a.C. Los ciudadanos estaban obligados a dedicar parte de su tiempo cada año a trabajar para el Estado en las obras públicas que decretaba el faraón según las habilidades de cada uno, y las shabtis reflejaban estas habilidades o, si era una "estatuilla obrera", una habilidad considerada importante.

Como los egipcios consideraban que la otra vida era una continuación de la existencia terrenal, solo que mejor porque no había ni enfermedades ni muerte, obviamente, creían que el dios de los muertos, Osiris, tendría sus propios proyectos en curso, por lo que el propósito de las shabtis era "responder" por el difunto cuando tenía que ir a trabajar. Esta función está clara en el Libro egipcio de los muertos (también conocido como El libro de la llegada del día), que es una especie de manual para los difuntos (datado de alrededor de 1550-1070 a.C.) a los que les sirve de guía para el desconocido reino del más allá.

Eliminar publicidad
Publicidad

Shabti Box of Neskhons
Caja de shabtis de Neskhons
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

El Libro de los muertos contenía encantamientos que tenía que decir el alma en momentos distintos y con fines diferentes en la otra vida. Hay encantamientos para invocar protección, para trasladarse de un lugar a otro, para justificar las acciones personales en vida e incluso hay un encantamiento para "sacarles las palabras estúpidas de la boca" (encantamiento 90). Entre estos versos encontramos el encantamiento número 6, conocido como "el encantamiento para que la shabti haga el trabajo del hombre en el reino de los muertos". Este encantamiento es una interpretación del encantamiento 472 de los Textos de los sarcófagos. Cuando Osiris convocaba al alma a trabajar, esta recitaría el encantamiento y la shabti cobraría vida y realizaría la tarea en sustitución de la persona. El encantamiento dice así:

Oh shabti, que me has sido concedida, si se me convocara o se me encargara que realice cualquier trabajo que haya que hacer en el reino de los muertos; si en verdad se te presentan obstáculos como a un hombre sus deberes, tendrás que presentar por mí en cada ocasión para arar los campos, inundar las riberas y transportar arena de este a oeste; "Aquí estoy", dirás.

Con esto se imbuía de vida a la shabti y esta tomaba el lugar del alma en cada tarea. Al igual que en la tierra, esto le permitía al alma seguir con sus asuntos. Si estaba paseando a su perro por la orilla del río, o disfrutando de un buen libro a la sombra de su árbol favorito con cerveza y pan, entonces podía seguir aprovechando el tiempo de ocio: la shabti se encargaría de las obligaciones establecidas por Osiris. Cada una de estas shabtis se creaba siguiendo una fórmula, por lo que, por ejemplo, cuando el encantamiento antes mencionado especificaba "arar los campos", la shabti responsable en este caso se creaba con un apero de labranza.

Evolución e importancia de las estatuillas shabtis

Todas las shabtis se tallaban a mano para expresar la tarea que describía la fórmula de cada una de ellas, así que había estatuillas con cestas en las manos, con azadas, azadones, cinceles, etc. dependiendo del trabajo al que estaban destinadas. Las estatuillas se compraban en los talleres de los templos y la gente podía comprar más o menos dependiendo de su riqueza personal. Por lo tanto, hoy en día el número de estatuillas encontradas en las tumbas ayuda a los arqueólogos a establecer el estatus del dueño de cada tumba. Las tumbas más humildes no tienen ninguna shabti, pero incluso las que tienen un tamaño modesto contienen una o dos, y se han encontrado tumbas con shabtis para cada día del año.

Eliminar publicidad
Publicidad

Shabti Box
Caja de shabtis
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

En el Tercer Período Intermedio (en torno a 1069-747 a.C.) apareció una shabti especial con una mano en el costado y la otra sujetando un látigo: esta estatuilla era una supervisora. Parece que durante este período las shabtis no se veían tanto como trabajadoras o sirvientas sustitutas para los difuntos sino más bien como esclavas. Así que esta supervisora estaba encargada de diez shabtis mientras trabajaban y, en las tumbas más elaboradas, había treinta y seis figurillas supervisoras para las 365 trabajadoras. En el Período Tardío (en torno a 737-332 a.C.) se siguieron poniendo shabtis en las tumbas, pero la figura de la supervisora había desaparecido. Se desconoce la razón concreta de este cambio de parecer que hizo que la supervisora quedara obsoleta, pero, fuera lo que fuese, las shabti recobraron su antiguo estatus de trabajadoras y siguieron poniéndose en las tumbas para realizar los deberes de sus dueños en la otra vida. Estas shabtis, al igual que las anteriores, se modelaban con herramientas específicas en las manos o a los lados para cualquier trabajo que se les pidiera.

Igualdad en la muerte

Después de los escarabajos, las shabtis son el tipo de artefacto más numeroso que ha sobrevivido del antiguo Egipto. Como ya se ha dicho, se encontraban en las tumbas de gente de todas las clases sociales, desde los más pobres hasta los más ricos, e incluso hasta el rey. Las shabtis de la tumba de Tutankamón eran muy intricadas y exquisitas, mientras que las de la tumba de un granjero pobre eran mucho más simples. Daba igual si alguien había gobernado sobre todo Egipto o si había labrado una parcela pequeña; todo el mundo era igual una vez muerto, o casi. Tanto el rey como el granjero tenían que responder ante Osiris, pero la cantidad de tiempo y esfuerzo que tenían que dedicar dependía de la cantidad de shabtis que se habían podido permitir a la hora de morir.

De la misma manera en que el pueblo había servido al gobernante de Egipto en vida, se esperaba que sus almas sirvieran a Osiris, Señor de los muertos, en la otra vida. Esto no significaba necesariamente que alguien que había sido rey tuviera que hacer el trabajo de un albañil, pero sí que se esperaba que la realeza sirviera de la mejor manera posible de acuerdo con sus habilidades, tal y como lo había hecho en la tierra. No obstante, cuantas más shabtis tuviera el alma a su disposición, más tiempo libre tendría también para disfrutar en el Campo de los Juncos. Es decir, que, si el alma había tenido suficiente dinero en vida como para permitirse un pequeño ejército de shabtis, entonces esta podría disfrutar de una eternidad bastante cómoda, por lo que el estatus de cada uno en vida quedaba reflejado en la vida eterna, de acuerdo con el concepto egipcio de la otra vida como un reflejo directo de la vida terrenal.

Eliminar publicidad
Publicidad

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark no sólo es cofundador de World History Encyclopedia, sino también es su director de contenido. Anteriormente fue profesor en el Marist College (Nueva York), donde enseñó historia, filosofía, literatura y escritura. Ha viajado a muchos lugares y vivió en Grecia y en Alemania.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2012, enero 18). Estatuillas shabtis: la mano de obra del más allá [Shabti Dolls: The Workforce in the Afterlife]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-119/estatuillas-shabtis-la-mano-de-obra-del-mas-alla/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Estatuillas shabtis: la mano de obra del más allá." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación enero 18, 2012. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-119/estatuillas-shabtis-la-mano-de-obra-del-mas-alla/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Estatuillas shabtis: la mano de obra del más allá." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 ene 2012. Web. 20 jul 2024.

Afiliación