El trabajo de las mujeres en el antiguo Egipto

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Miriam López
publicado en 03 mayo 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés

Las mujeres del antiguo Egipto tenían más derechos que en cualquier otra civilización de la época. Podían poseer tierras en propiedad, solicitar el divorcio, poseer y gestionar su propio negocio, convertirse en escribas, sacerdotes, videntes, dentistas y médicos. Aunque por lo general los hombres eran mayoría y ocupaban los puestos más importantes de la sociedad, hay abundantes pruebas de puestos en los que las mujeres tenían autoridad sobre los hombres. La autoridad de las mujeres se hizo patente en las primeras escuelas de medicina, en las mujeres que gobernaron el país sin un consorte masculino, en las videntes y médicas, en las primeras cerveceras y en las encargadas de los trabajos textiles, en las "selladoras" que salvaguardaban los registros y objetos importantes y, sobre todo, en el cargo de Esposa del dios Amón.

New Kingdom Nobleman
Noble del Reino Nuevo
James Blake Wiener (CC BY-NC-SA)

Aunque las mujeres se ocupaban de la casa, de la amplia familia y de los niños, también eran libres (si tenían los medios) de dejar estas responsabilidades a una sirvienta o a otro miembro femenino de la familia y buscar trabajo fuera del hogar. Al igual que en la actualidad, una madre criaba a su hija según sus propios valores y estilo de vida, por lo que una mujer que daba prioridad a las tareas domésticas y a la familia probablemente tendría una hija que hiciera lo mismo; sin embargo, no existía ninguna estipulación cultural que impidiera a las mujeres trabajar y ocupar una serie de puestos importantes.

Eliminar anuncios

Advertisement

Muchas mujeres, de hecho, que habían sido educadas para ser amas de casa convirtieron esas habilidades en trabajos bien remunerados en las casas de la nobleza y la clase alta. Otras, a las que las tareas domésticas les satisfacían y cuyos maridos e hijos les proporcionaban sustento de sobra, se contentaban con cuidar del hogar y la familia. No hay diferencias entre esta estructura social y la de muchas sociedades actuales, con la excepción de que, en el antiguo Egipto, el hombre era el cabeza de familia y tenía la última palabra en las decisiones. Aun así, hay muchas pruebas que sugieren que los hombres consultaban a sus esposas con regularidad y que el matrimonio se consideraba una sociedad igualitaria.

Las mujeres en el hogar

Aunque los hombres ocupaban el lugar de la autoridad, las mujeres mantenían el hogar en funcionamiento, ya fuera personalmente o supervisando el trabajo de los sirvientes. Incluso si una mujer tenía un trabajo fuera del hogar, seguía siendo responsable de su mantenimiento. Se menciona que los hombres ayudaban en las tareas domésticas, pero no era su principal responsabilidad.

Eliminar anuncios

Advertisement

Una esposa y madre tenía muchas tareas diarias que comenzaban con la salida del sol. Tenía que despertar a su marido y a sus hijos para ir al trabajo o a la escuela, mantener el altar familiar, preparar el desayuno, limpiar después, ordenar la casa, asegurarse de que el hogar estaba libre de plagas y roedores, traer agua del pozo, asegurarse de que los almacenes de grano y otras provisiones estaban a salvo de la contaminación o de las plagas, cuidar de los niños si eran pequeños, ver las necesidades de los otros miembros de la familia si eran ancianos, alimentar a los animales domésticos y asegurarse de que estuvieran sanos, ocuparse de su jardín, preparar la merienda por la tarde, hornear pan, elaborar cerveza, preparar la cena, ocuparse de tejer y coser la ropa, las sábanas, las mantas y las chaquetas, lavar la ropa, recibir a su marido y a sus hijos cuando volvían del trabajo o de la escuela, servir la cena, limpiar después, alimentar a los animales domésticos, acostar a los niños pequeños y prepararse para dormir.

[imagen:6423]

Algunas mujeres también optaban por trabajar desde casa, por lo que, además de sus tareas diarias, también tenían que dedicar tiempo a su trabajo. El trabajo a domicilio solía consistir en hornear, elaborar cerveza, fabricar sandalias, tejer cestas, hacer joyas, elaborar sellos, tejer telas y fabricar abalorios y amuletos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Normalmente había muchas otras mujeres en la casa a las que se podía llamar para que ayudaran en estas tareas, ya que los egipcios vivían con familias extensas. En el antiguo Egipto no había ceremonia de matrimonio: la mujer se trasladaba con sus pertenencias a la casa de su marido o de la familia de éste. Una pareja casada podía vivir con la madre viuda del marido, sus tíos y primos cuando empezaban a formar un hogar. Esta situación suponía poca privacidad, pero también proporcionaba cierto de personas para ayudar en las tareas.

El culto doméstico

Cada hogar tenía su propio altar que debía mantenerse limpio y ordenado. La gente no acudía a los templos de la ciudad para adorar a sus dioses, sino que celebraba ceremonias y rituales privados en sus casas. Estos altares solían tener una imagen o estatua de un dios o diosa protectora y en ellos se colocaban ofrendas junto con oraciones de petición o agradecimiento. Esta práctica fue especialmente frecuente en el Nuevo Reino de Egipto (hacia 1570-1069 a.C.) y parece haber dado lugar a rituales que los estudiosos actuales denominan culto doméstico o culto de la domesticidad.

Eliminar anuncios

Advertisement

Estos cultos son sugeridos por los descubrimientos arqueológicos y las inscripciones que parecen indicar un elevado enfoque en la apreciación de lo femenino al centrarse en las deidades femeninas. Se supone que casi todos los hogares tenían un altar personal en honor a las deidades protectoras de la familia y a los antepasados, pero en estos altares predominan las estatuillas, imágenes y amuletos de Renenutet (una diosa de la protección en forma de cobra), Taweret (diosa protectora del parto y la fertilidad en forma de hipopótamo), Bes (dios protector del parto, los niños, la fertilidad y la sexualidad) y Bastet (diosa de las mujeres, los niños, el hogar y los secretos de la mujer). El erudito Barry J. Kemp señala cómo, en la aldea de trabajadores de Deir el-Medina, hay pinturas en las paredes de las habitaciones superiores que "proporcionaban el foco de la feminidad doméstica" (305). Se cree que este culto se desarrolló en respuesta al papel esencial que desempeñaban las mujeres en la vida cotidiana del hogar.

Stela of Renefseneb
Estela de Renefseneb
The Trustees of the British Museum (Copyright)

La egiptóloga Gay Robins señala cómo "los ritos practicados en el culto doméstico pueden haber incluido la ofrenda de alimentos, libaciones y flores en el altar, como en otros cultos egipcios" y que estos rituales "sugieren que las mujeres de la familia tenían un papel importante que desempeñar" (163). Aunque esto es sin duda cierto, y es muy posible que hubiera un "culto doméstico", también es posible que los altares domésticos durante el Reino Nuevo simplemente celebraran el aspecto femenino de la divinidad y la protección con más frecuencia que el masculino o que este tipo de altares se hayan encontrado intactos más que otros.

Hay que tener en cuenta que las diosas ocupan un lugar más destacado en las creencias e historias religiosas egipcias que en las de otras culturas, por lo que no es de extrañar que se encuentren altares domésticos en honor a lo femenino. Bastet no era sólo una "diosa de las mujeres", sino una de las deidades más populares de todo Egipto entre ambos sexos, y el culto a Isis llegó a ser tan popular que sobreviviría a cualquier otro culto egipcio cientos de años hasta la era cristiana. Los festivales de diosas como Bastet, Isis, Hathor y Neith eran eventos nacionales en los que todo el mundo participaba al igual que lo hacían con dioses como Osiris, Ptah y Amón.

Eliminar anuncios

Advertisement

La mujer en el trabajo

La cultura egipcia dio poder a las mujeres desde la época del Período Dinástico Temprano (hacia 3150-2613 a.C.) hasta el Período Ptolemaico (323-30 a.C.), como lo demuestran poderosas gobernantes femeninas como Neithhotep en la Dinastía I hasta Cleopatra VII en la Dinastía Ptolemaica. No parece haber sido necesario un culto particular en el Reino Nuevo para elevar lo femenino, ya que las mujeres habían estado participando casi por igual en la sociedad egipcia durante miles de años para entonces.

Egyptian Scarab Amulets
Escarabeos egipcios
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Por ejemplo, desde la época del Reino Antiguo de Egipto (hacia 2613-2181 a.C.) las mujeres ocupaban el puesto de "selladoras", uno de los trabajos más importantes que se podían tener. En la Dinastía XII del Reino Medio (2040-1782 a.C.) las mujeres seguían ocupando este puesto y la práctica continuó en el Reino Nuevo. Robins comenta:

Uno de los deberes más comunes de los hombres en toda la burocracia era sellar, ya que, a falta de cerraduras y llaves, los sellos se utilizaban para salvaguardar la propiedad. Un sellador llevaba el sello autorizado con el que se aseguraban los contenedores y almacenes contra la entrada no autorizada. (118)

El hecho de que hubiera mujeres selladoras es una prueba de su igualdad con los hombres a lo largo de la historia de Egipto. Aunque, al igual que en el hogar, los hombres eran considerados las figuras de autoridad dominantes, las mujeres podían, obviamente, ocupar el mismo puesto siempre que no estuvieran supervisando y dando órdenes a los hombres.

Eliminar anuncios

Advertisement

Sin embargo, este punto no es válido en todas las épocas de la historia de Egipto, ya que parece que la mujer médico Pesehet (hacia 2500 a.C.) era profesora en la escuela de medicina de Sais y el cargo de Esposa de dios Amón, que se hizo cada vez más importante en el Reino Medio de Egipto, era la contrapartida femenina del Sumo Sacerdote masculino. Las médicas atendían a pacientes tanto masculinos como femeninos, las mujeres videntes interpretaban sueños y presagios de hombres y mujeres, y las dentistas trabajaban para aliviar el dolor de muelas de hombres y mujeres.

Las mujeres fueron las primeras cerveceras y fabricantes de textiles en Egipto y siguieron dirigiendo talleres y cervecerías.

Las mujeres también fueron las primeras cerveceras y fabricantes de textiles en Egipto y siguieron dirigiendo talleres y cervecerías incluso cuando los hombres se hicieron cargo de la gestión diaria del negocio. Pinturas, inscripciones y estatuas muestran a mujeres trabajando y supervisando la fabricación y distribución de productos. Las mujeres con recursos también podían ser dueñas de la casa, es decir, tener sus propias tierras, productos y medios de cosecha y distribución.

Aquellas que habían adquirido habilidades especialmente impresionantes en la gestión del hogar podían ganarse la vida como administradoras de la casa en las casas de los ricos y la nobleza. Se encargaban de supervisar a los sirvientes y de asegurarse de que todos los trabajos se realizaban tal y como querían sus clientes, así como de abastecer la casa y organizar cenas y banquetes oficiales. El título de guardián del comedor era especialmente importante para la nobleza de clase alta que recibía a diplomáticos extranjeros y otros dignatarios, ya que el banquete preparado y servido debía ser perfecto en todos los sentidos.

Es posible que las mujeres ascendieran a este tipo de puestos desde el estatus inferior de criada, sirvienta o cocinera. La egiptóloga Joyce Tyldesley escribe:

Una mujer egipcia de buen carácter siempre podía encontrar empleo como sirvienta; la falta de comodidades modernas, como la electricidad y el agua corriente, significaba que había una demanda constante de trabajo doméstico no cualificado. El salario de una sirvienta era relativamente barato y la mayoría de los hogares de la clase media y alta tenían al menos una sirvienta a la que le enseñaban habilidades domésticas mientras ayudaba en las tareas más arduas del hogar. (134)

Las chicas entraban en el servicio a una edad temprana, a veces hacia los 13 años, y si demostraban ser concienzudas y leales, podían ascender a un puesto más alto. Estas mujeres eran de vital importancia para el mantenimiento de un hogar, tal y como se constata en numerosas cartas e inscripciones. Una práctica común en el antiguo Egipto era escribir cartas a los muertos para pedirles ayuda en algún asunto. En ellas se solía suponer que un problema lo causaba alguna entidad sobrenatural, normalmente un fantasma o espíritu enfadado con el que el difunto podía razonar o enfrentarse.

En una de estas cartas a los muertos de una esposa a su difunto marido, la mujer le pide que interceda por una niña de su servicio que está enferma. La esposa escribe:

¿No puedes luchar por ella día y noche con cualquier hombre que le haga daño, y con cualquier mujer que le haga daño? ¿Por qué quieres que tu umbral quede desolado? Vuelve a luchar por ella, ¡ahora! - para que se restablezca su hogar y se derramen libaciones por ti. Si no prestas ayuda, tu casa será destruida; ¿no sabes que es esta sirvienta la que hace tu casa entre los hombres? ¡Lucha por ella! ¡Cuida de ella! (Parkinson, 143)

Una buena sirvienta se consideraba a menudo un miembro de la familia y, en algunas épocas, una pareja sin hijos adoptaba a una sirvienta como heredera para asegurarse de que sus ritos mortuorios se realizaban correctamente y de que habría alguien a quien dejar su patrimonio. En la carta anterior, la esposa amenaza al marido con cortarle las ofrendas de comida y bebida ("¿por qué quieres que tu umbral quede desolado?") si no intercede por la niña. Es una amenaza muy seria, porque se pensaba que los muertos necesitaban el sustento diario en la otra vida, y muestra lo mucho que significaba esta sirviente para el autor de la carta.

Si una mujer no se ocupaba del trabajo doméstico, podía ser artista. Hay constancia de mujeres músicos, cantantes y bailarinas, ya sea en público o para los rituales del templo. También eran cantantes sagradas que acompañaban y ayudaban a la Esposa del dios Amón en Tebas y, en algunos casos, sucedían en ese cargo. Para llegar a ser Esposa del dios, la mujer debía saber leer y escribir, por lo que, aunque varios estudiosos afirman que las mujeres carecían de esta habilidad, parece que había más de las que se acreditan.

Ancient Egyptian Music and Dancing
Música y danza del antiguo Egipto
Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

Las pruebas de que las mujeres sabían leer y escribir proceden de los ostraca (fragmentos de vasijas de arcilla) con anotaciones relacionadas con el parto, los niños, la confección, el lavado de ropa y otras cuestiones domésticas. En algunos casos, estos ostraca son el equivalente antiguo de las listas de tareas actuales y, en otros, son amuletos protectores o textos de execración. Sea cual sea la forma que adopten, no hay duda de que fueron escritos por mujeres.

A las mujeres se les negaban los altos cargos, como el de visir y, salvo notables excepciones, la monarquía, pero sin duda tenían mayores oportunidades de promoción personal y beneficio económico que sus hermanas de los países vecinos. Las mujeres eran figuras esenciales como comadronas, videntes y tatuadoras (aunque no está claro si se les pagaba por estos servicios), pero también ocupaban un lugar destacado en los puestos que solían tener los hombres. Las mujeres del antiguo Egipto eran en gran medida las directoras de su propio destino y, en muchos casos, el único límite a su éxito era su propio talento e imaginación.

Eliminar anuncios

Publicidad

Sobre el traductor

Miriam López
I'm a translator and interpreter in an ever-changing world. I love languages and getting to know other cultures. Travelling has become the nearest way to learn from each other these days.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Citar este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2017, mayo 03). El trabajo de las mujeres en el antiguo Egipto [Women's Work in Ancient Egypt]. (M. López, Traductor). World History Encyclopedia. Extraído de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1058/el-trabajo-de-las-mujeres-en-el-antiguo-egipto/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "El trabajo de las mujeres en el antiguo Egipto." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 03, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1058/el-trabajo-de-las-mujeres-en-el-antiguo-egipto/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "El trabajo de las mujeres en el antiguo Egipto." Traducido por Miriam López. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 03 may 2017. Web. 03 dic 2022.

Afiliación