Edward Montagu, conde de Manchester

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 03 enero 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Edward Montagu, Earl of Manchester (by National Portrait Gallery, Public Domain)
Edward Montagu, conde de Manchester
National Portrait Gallery (Public Domain)

Edward Montagu, 2.ᵈᵒ conde de Manchester (1602-1671), fue un comandante parlamentario durante las Guerras civiles inglesas (1642-1651). Dirigió el ejército de la Asociación del Este antes de que la indecisa Segunda Batalla de Newbury de 1644 diera lugar a recriminaciones, a la formación del Nuevo Ejército Modelo y a la retirada de Manchester y otros del mando militar directo. El conde siguió al frente de la causa en su papel de miembro del Comité de Ambos Reinos, el gabinete de guerra del Parlamento.

Primeros años de carrera

Edward nació en 1602, fue el hijo mayor de Sir Henry Montagu, 1.ᵉʳ conde de Manchester (c. 1563-1642). El abuelo de Edward había sido un simple abogado, pero la familia había ascendido en la escala social durante los reinados de Jacobo I de Inglaterra (que reinó de 1603 a 1625) y Carlos I de Inglaterra (que reinó de 1625 a 1649). Sir Henry fue nombrado par en 1620 y adoptó el título de "vizconde de Mandeville". La madre de Edward era Catherine Spencer. El joven Edward sirvió a la Corona inglesa en una campaña en España en 1623 y regresó a Inglaterra para ser miembro del Parlamento por Huntingdon. Edward se casó cinco veces y adquirió los títulos y las propiedades de su padre tras la muerte de Sir Henry en 1642; también se convirtió en el lord teniente de Northamptonshire y Huntingdonshire.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Guerra civil y el ejército de la Asociación Oriental

El rey Carlos I de Inglaterra (que reinó de 1625 a 1649) se consideraba a sí mismo un monarca absoluto con poder absoluto y derecho divino a gobernar, pero su falta de voluntad para llegar a un acuerdo con el Parlamento, en particular sobre el dinero y las reformas religiosas, condujo a una guerra civil en 1642. Una de las varias chispas que encendieron el barril de pólvora de la guerra civil fue el intento del rey de arrestar a cinco miembros del Parlamento acusados de traición en enero de 1642. Edward Montagu, como lord de Mandeville, era miembro de la Cámara de los Lores, y también fue arrestado por su rey bajo el mismo cargo.

Cuando estalló la guerra, los cavaliers (realistas, que apoyaban la monarquía) y los roundheads (parlamentarios, "cabezas redondas" en español) se enfrentaron en más de 600 batallas y asedios. Al principio, las zonas del norte y el oeste de Inglaterra permanecieron fieles a la monarquía en gran medida, pero el sureste, Londres incluido, fue controlado por el Parlamento. Los parlamentarios también controlaban la Armada Real, un importante impedimento para que Carlos recibiera refuerzos del continente y de Irlanda.

Eliminar publicidad

Advertisement

Charles I by Anthony Van Dyck
Carlos I, de Anthony Van Dyck
Google Cultural Institute (Public Domain)

El primer gran enfrentamiento de la guerra fue la batalla de Edgehill, en Warwickshire, el 23 de octubre de 1642, con los dos ejércitos dirigidos por el rey Carlos, por un lado, y Robert Devereux, conde de Essex (1591-1646), por otro. Como tantas otras batallas por venir, concluyó con un resultado indeciso y ambos bandos sobrevivieron para luchar otro día. Edward Montagu apenas se cubrió de gloria cuando condujo al regimiento bajo su mando fuera de la batalla.

Manchester se encontraba entre los parlamentarios más moderados, y se le acusaría de ser demasiado moderado conforme se fue desarrollando la guerra.

A partir de agosto de 1643, Edward Montagu, ahora conde de Manchester, dirigió el Ejército de la Asociación del Este, compuesto por reclutas de Cambridgeshire, Essex, Hertfordshire, Norfolk, Suffolk (y más tarde Huntingdonshire y Lincolnshire). Este ejército contaba con 11 regimientos (4 se mantenían para vigilar los condados del este y los otros 7 se podían movilizar en cualquier parte del país). Además de ser el comandante general del ejército de la Asociación Oriental, compuesto por unos 3000 hombres, Manchester comandaba personalmente un regimiento, los "casacas verdes". El conde se enfrentaba con frecuencia a su talentoso comandante de caballería, Oliver Cromwell, por la cantidad de reclutas que eran independientes religiosos. Cromwell era un independiente congregacionalista, mientras que Manchester era presbiteriano, por lo que el primero tenía una opinión más liberal sobre la libertad religiosa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En esta primera etapa, pocos de los parlamentarios querían derrocar al rey, más bien habían llegado a la conclusión de que estaba siendo mal aconsejado por sus consejeros. Desgraciadamente, se hizo necesario el uso de la fuerza para obligar al rey a entrar en razón y atender algunas de las peticiones de su propio Parlamento. Manchester se encontraba ciertamente entre los parlamentarios más moderados y, de hecho, se lo acusaría de ser demasiado moderado conforme se fue desarrollando la guerra.

Marston Moor

El 1 de julio de 1644, los parlamentarios fueron expulsados de su asedio a York por la llegada de una gran fuerza al mando del príncipe Rupert, conde palatino del Rin y duque de Baviera (1619-1682). No contento con mantener el control de la ciudad más importante del norte, Rupert decidió entonces atacar al enemigo en retirada. Fue una medida precipitada, teniendo en cuenta que en realidad había tres ejércitos parlamentarios y que, combinados, superaban ampliamente en número a los de la realeza, a pesar de la llegada de un segundo ejército procedente de York y dirigido por el marqués de Newcastle.

Eliminar publicidad

Advertisement

Cromwell at Marston Moor
Cromwell en Marston Moor
Ernest Crofts (Public Domain)

Las fuerzas parlamentarias estaban dirigidas por el conde de Manchester, Alexander Leslie, conde de Leven (fallecido en 1661), y Sir Thomas Fairfax (1612-1671). El 2 de julio, volvieron a enfrentarse al enemigo en la batalla de Marston Moor. Fue una de las mayores batallas de la guerra en la que participaron probablemente más de 45 000 hombres. Los de la realeza contaban con unos 18 000 hombres, de los cuales unos 6000 eran de caballería, mientras que los parlamentarios tenían hasta 28 000 hombres. La caballería del conde de Manchester, dirigida por Sir David Leslie y Oliver Cromwell, tuvo una actuación particularmente buena, los parlamentarios obtuvieron una victoria decisiva y, con la rendición de York dos semanas después, ahora controlaban casi todo el norte de Inglaterra. Cromwell era ahora Teniente General de la Caballería de Manchester, y esta nueva estrella militar en ascenso pronto se convertiría en un serio desafío a la propia posición de mando del conde.

La deshonra de Newbury

La segunda batalla de Newbury, el 27 de octubre de 1644, no trajo más que otro resultado irresoluto que aseguró la continuación de las Guerras civiles inglesas. Los parlamentarios disfrutaban de una ventaja numérica de 2 a 1, pero la falta de coordinación entre sus comandantes les costó una victoria decisiva. La falta de propósito de Manchester en la batalla fue especialmente criticada.

"Si luchamos cien veces y lo derrotamos noventa y nueve veces, seguirá siendo Rey".conde de Manchester

Tres ejércitos parlamentarios convergieron en Berkshire. Los tres comandantes respectivos eran el conde de Essex, Sir William Waller (1597-1668) y Manchester. Essex se consideraba por encima de los otros dos, pero ninguno de ellos estaba dispuesto a adoptar una posición subordinada a nadie. Se formó un comité de mando con los tres líderes y se seleccionaron los oficiales de estado mayor. Entonces Essex enfermó y se vio obligado a retirarse.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los roundheads y los cavaliers se enfrentaron por enésima vez, pero la bien elegida posición defensiva de los primeros sirvió bastante para compensar la desventaja numérica. Waller y Manchester habían planeado un movimiento de pinza para acercarse al ejército de Carlos desde dos flancos, pero su falta de coordinación hizo que el rey no se viera obligado a luchar continuamente en dos frentes. Posteriormente, se acusó a Manchester de ser demasiado lento para enfrentarse a sus tropas en su lado de la pinza. Es posible que Manchester esperara a tener noticias de que Waller estaba totalmente comprometido a un par de millas de distancia antes de comprometer su pequeña fuerza en la refriega. Si hubiera entrado en combate antes de que Waller ocupara al enemigo, su ejército se habría visto rápidamente abrumado por todo el ejército de los cavaliers. El ejército de Manchester cruzó el río Lambourn y asaltó las posiciones enemigas, pero fue rechazado por la reserva de infantería realista. Incluso el comandante de caballería estrella de los parlamentarios, Oliver Cromwell, parece haber tenido un mal día, ya que no consiguió sus habituales éxitos contra la caballería rival.

Troop Dispositions, Second Battle of Newbury
Disposición de las tropas, segunda batalla de Newbury
Walter Money (Public Domain)

De la noche a la mañana Carlos retiró su ejército y Manchester tuvo que hacer frente a nuevas críticas por no perseguirlos con ningún vigor. El resultado de la batalla fue un empate cuando fácilmente podría haber sido una rotunda victoria parlamentaria. Se investigó por qué se había perdido esta oportunidad. Manchester no fue el único comandante criticado, sino que también tuvo que enfrentarse a rumores adicionales de que no era tan leal a la causa como se esperaba. La posición de Manchester no se vio favorecida por el hecho de que el rey recurriera a él para que actuara como mediador entre él y el Parlamento, ni por las declaraciones del propio Manchester de que no importaba cuántas veces fuera derrotado el ejército real, Carlos seguiría siendo rey. Manchester también observó que unas pocas derrotas graves de los parlamentarios acabarían con su causa, y esto quizás explique su cautela en el campo de batalla. Afirmó:

El rey no necesita preocuparse por la frecuencia con que lucha, pero a nosotros nos concierne ser cautelosos, porque en la lucha nos aventuramos a nada. Si luchamos cien veces y lo derrotamos noventa y nueve veces, seguirá siendo el rey. Pero si nos vence una vez, o la última, seremos ahorcados, perderemos nuestros bienes, y nuestras posteridades quedarán deshechas.

(Hunt, 149-50)

El conde volvió al tema de la religión, otra diferencia importante entre él y Cromwell y una interferencia en el buen funcionamiento del ejército parlamentario:

Eliminar publicidad

Advertisement

Al levantar sus regimientos, el coronel Cromwell elige a sus oficiales, no como soldados u hombres de estado, sino como hombres comunes, pobres y de parentesco mezquino, solo les daría el título de hombres piadosos y preciosos; sin embargo, su práctica común era cobrar a los caballeros honestos y a los soldados que eran firmes en la causa, como concibo, testigo de los que sufrieron en ese caso... Si mira a su propio regimiento de caballos, verá qué cantidad de gente se llama a sí misma piadosa; algunos profesan haber tenido visiones y revelaciones.

(Hunt, 151)

Cromwell & the Dead King Charles
Cromwell y el difunto rey Carlos
Bridgemanart (Public Domain)

Manchester defendió sus decisiones militares en Newbury y culpó de la falta de resultados positivos a su comandante de caballería Cromwell, cuestionando su lealtad. El conde creía que todavía se podía llegar a un compromiso con el rey y señaló su creencia de que Cromwell estaba absolutamente en contra de la aristocracia y la haría desaparecer si pudiera, creencia que fue respaldada por la Cámara de los Lores. Cuando la moción pasó a la Cámara Baja de los Comunes, Cromwell aprovechó la oportunidad para defenderse y atacar a Manchester:

... el error de su señoría en estos aspectos no se debió ni a accidentes (que no podían evitarse) ni a su imprevisión solamente, sino a su retraso en toda acción, y [yo] tenía algunas razones para concebir que ese retraso no se debía (simplemente) a la torpeza o a la indisposición para el compromiso, sino (además) de algún principio de falta de voluntad en su señoría para que esta guerra se llevara a cabo hasta una victoria completa, y de un diseño o deseo de terminarla por medio de un acuerdo (y eso) en algunos términos en los que podría ser desventajoso hacer caer demasiado al rey. Por lo tanto, con el fin de que (si fuera así) el Estado no fuera engañado en sus expectativas de su Ejército, yo (en el fiel cumplimiento de mi deber para con el Parlamento y el reino) descubrí libremente mis aprensiones y los motivos que tenía para ellas.

(Hunt, 149)

El Comité de Ambos Reinos

Las consecuencias de Newbury finalmente condujeron a la formación del Nuevo Ejército Modelo en los primeros meses de 1645. Se trataba de una fuerza parlamentaria más profesional, con una estructura de mando bien definida y unificada. Para asegurarse de que los comandantes de sus 24 regimientos no estuvieran en su puesto simplemente por sus títulos, en abril el Parlamento aprobó la Ordenanza de Autodenuncia, una moción que prohibía a cualquiera de sus miembros ser también comandante militar. Waller, Essex y Manchester fueron víctimas de esta política. El mando general del Nuevo Ejército Modelo fue otorgado a un talentoso y experimentado militar: Sir Thomas Fairfax (1612-1671).

Charles II of England & Royal Regalia
Carlos II de Inglaterra y las iura regalia
John Michael Wright (Public Domain)

El conde de Manchester ya no tenía un mando en el terreno, pero seguía muy implicado en la causa parlamentaria. A partir de febrero de 1644, el Parlamento dirigió la guerra a través del Comité de Ambos Reinos, cuyos miembros eran elegidos por la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores. Reunido diariamente en algunos periodos, una de las funciones del comité era dirigir el Nuevo Ejército Modelo y decidir cuándo, dónde y qué regimientos luchaban. Manchester era miembro de este poderoso comité.

Retirada y muerte

El Ejército Modelo obtuvo una gran victoria en la batalla de Naseby, en Northamptonshire, en junio de 1645. A Naseby le siguieron más victorias, entre ellas, la captura de Bristol, y el rey Carlos se vio obligado a huir a Escocia. Cuando Carlos fue devuelto y juzgado, Manchester se opuso a este proceso y se retiró de la vida pública. El rey fue declarado culpable de traición y ejecutado en enero de 1649, pero la república encabezada por Cromwell duró poco. En mayo de 1660, la Restauración vio cómo el hijo de Carlos se convertía en Carlos II de Inglaterra (que reinó de 1660 a 1685), y en recompensa por su retirada de la colisión republicana extremista y su apoyo a Jorge Monck (1608-1670) y su plan de reinstauración de la institución real, el conde de Manchester recibió otro montón de títulos para su ya impresionante colección, incluido el de Caballero de la Orden de la Jarretera. El conde murió el 5 de mayo de 1671 y fue enterrado en la iglesia de Kimbolton, en Huntingdonshire.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, enero 03). Edward Montagu, conde de Manchester [Edward Montagu, Earl of Manchester]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20359/edward-montagu-conde-de-manchester/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Edward Montagu, conde de Manchester." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 03, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20359/edward-montagu-conde-de-manchester/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Edward Montagu, conde de Manchester." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 03 ene 2022. Web. 16 ago 2022.

Afiliación