Colosales cabezas de piedra olmecas

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 21 marzo 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués

Las esculturas de cabezas de piedra de la civilización olmeca de la costa del Golfo de México (1200 a.C.-400 a.C.) figuran entre los artefactos más misteriosos y debatidos del mundo antiguo. La teoría más aceptada es que, debido a sus características físicas únicas y a la dificultad y el costo que implicó su creación, representan a gobernantes olmecas.

Olmec Colossal Head
Cabeza olmeca colosal
Mary Harrsch (Photographed at the de Young Museum of Fine Arts, San Francisco) (CC BY-NC-SA)

Hasta la fecha se han descubierto diecisiete cabezas, diez de las cuales proceden de San Lorenzo y cuatro de La Venta, dos de los centros olmecas más importantes. Cada una de las cabezas fue tallada a partir de una única roca de basalto que, en algunos casos, fue transportada 100 km o más hasta su destino final, presumiblemente mediante enormes balsas fluviales de balsa siempre que fue posible y rodillos de troncos en tierra. La principal fuente de esta pesada piedra era el Cerro Cintepec, en las montañas de Tuxtla. Las cabezas pueden tener casi 3 metros de altura, 4,5 metros de circunferencia y un peso medio de unas 8 toneladas. Las cabezas fueron esculpidas con piedras duras de mano y es probable que originalmente estuvieran pintadas con colores brillantes. El hecho de que estas esculturas gigantes representen solo la cabeza puede explicarse por la creencia generalizada en la cultura mesoamericana de que solo la cabeza contenía las emociones, la experiencia y el alma de un individuo.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los detalles faciales se taladraban en la piedra (utilizando cañas y arena húmeda) para que rasgos prominentes como los ojos, la boca y las fosas nasales tuvieran una profundidad real. Algunas tienen también hoyuelos en las mejillas, la barbilla y los labios. Todas las cabezas muestran rasgos faciales únicos (a menudo de forma muy naturalista y expresiva), por lo que pueden considerarse retratos de gobernantes reales. El erudito M.E. Miller identifica la Cabeza Colosal 5, por ejemplo, como un gobernante de San Lorenzo del segundo milenio a.C. Aunque la fisonomía de las esculturas ha dado lugar a especulaciones infundadas sobre el contacto con civilizaciones procedentes de África, de hecho, los rasgos físicos comunes a las cabezas se siguen viendo hoy en día en los residentes de las modernas ciudades mexicanas de Tabasco y Veracruz.

Olmec Colossal Stone Head, San Lorenzo
Colosal cabeza de piedra olmeca, San Lorenzo
Maribel Ponce Ixba (CC BY)

El sujeto suele llevar un casco protector que los olmecas usaban en batalla y durante el juego de pelota mesoamericano. Estos pueden variar en diseño y patrón y a veces el sujeto también tiene patas de jaguar colgando sobre la frente, tal vez representando una piel de jaguar usada como símbolo de poder político y religioso, una asociación común en muchas culturas mesoamericanas. La Cabeza Colosal 1 de La Venta, en cambio, tiene unas enormes garras talladas en la parte frontal del casco.

Eliminar publicidad
Advertisement
Muchas de las piedras son difíciles de situar en su contexto original, ya que no siempre se encontraron en las posiciones en que los olmecas las habían colocado originalmente.

Algunas cabezas son también reconstrucciones de otros objetos. Por ejemplo, la Cabeza Colosal 7 de San Lorenzo era originalmente un trono y tiene una hendidura profunda en un lado, y el Altar 5 de La Venta parece haber sido abandonado en medio de una conversión de este tipo. Miller sugiere que tal vez el trono de un gobernante concreto se convirtió en un retrato colosal en un acto de recuerdo tras la muerte de ese gobernante.

Muchas de las piedras son difíciles de situar en su contexto original, ya que no se encontraron necesariamente en las posiciones en que los olmecas las habían colocado originalmente. De hecho, Almere Read (41) sugiere que incluso los propios olmecas cambiaban regularmente de sitio las cabezas para diferentes propósitos rituales. Otra teoría es que las cabezas se utilizaban como poderosos marcadores de dominio y se distribuían para declarar el dominio político en diversos territorios. Curiosamente, las cuatro cabezas de La Venta tal vez se colocaron originalmente con este propósito, para que sirvieran de guardianes del recinto sagrado de la ciudad. Tres estaban situadas en el extremo norte del complejo y la otra en el extremo sur, pero todas miraban hacia el exterior como si protegieran el recinto. Estas cabezas son muy similares a las de San Lorenzo, pero presentan una variación regional, ya que son más anchas y de aspecto más achaparrado.

Eliminar publicidad
Advertisement

El hecho de que las otras cabezas pudieran haber sido descubiertas fuera de su emplazamiento original viene sugerido por el hecho de que muy a menudo muestran signos de vandalismo deliberado y la mayoría fueron enterradas en algún momento antes del 900 a.C. en lo que parece haber sido un distanciamiento ritual intencionado con el pasado. Sin embargo, también se ha sugerido que algunas de las cabezas fueron enterradas poco después de su producción en un proceso de culto a los antepasados o que fueron desfiguradas y enterradas por gobernantes posteriores para legitimar su reclamo de poder y excluir a linajes competidores. También podría ser que incluso fueran dañadas para neutralizar el poder del gobernante muerto. Cualquiera que fuera el motivo, las cabezas permanecieron enterradas y olvidadas durante casi tres mil años, hasta que se redescubrió la primera en 1871 y se excavó la última en 1994.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2014, marzo 21). Colosales cabezas de piedra olmecas [Olmec Colossal Stone Heads]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-672/colosales-cabezas-de-piedra-olmecas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Colosales cabezas de piedra olmecas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 21, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-672/colosales-cabezas-de-piedra-olmecas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Colosales cabezas de piedra olmecas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 21 mar 2014. Web. 22 abr 2024.

Afiliación